40 Aniversario
Ir a Planeta Futuro
3500 Millones

España y los ODS: ya vamos tarde

Por: | 03 de mayo de 2016

Esta entrada ha sido escrita por Leonardo Pérez-Aranda, de Oxfam Intermón.

CuscoCampesinos en Cuzco (Perú). Foto: Oxfam.

En septiembre de 2015 la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), también conocidos como Agenda 2030, que venían a reemplazar y a profundizar en el camino abierto por los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), cuya vigencia venció en 2015. La nueva agenda de desarrollo es más ambiciosa que la anterior (esta ambición se expresa a través de su propio lema: “No dejar a nadie atrás), adopta una visión más multidimensional del desarrollo (17 grandes Objetivos desagregados en 169 metas) y, sobre todo, es universal. Esta universalidad significa que es una Agenda que involucra a todos los gobiernos nacionales - tanto de países en desarrollo como de países desarrollados-, quedando estos gobiernos obligados a trasladar los objetivos al ámbito nacional y convertirlo en guías para su política pública.

La Agenda 2030 plantea un complejo sistema de seguimiento y rendición de cuentas: primero, la Asamblea General de la ONU debe aprobar un marco de indicadores mundiales, tras lo cual este marco habrá de complementarse con indicadores regionales y nacionales formulados por los estados firmantes, adaptado a sus propias realidades, capacidades y nivel de desarrollo. Pues bien, el pasado 11 de marzo la Comisión de Estadística de las Naciones Unidas aprobó el marco de indicadores mundiales que será ratificado por la Asamblea General el mes próximo. Y, como era de prever, este marco no ha dejado satisfecho a todo el mundo y ha suscitado muchas dudas sobre el trabajo que tenemos por delante.

Dado que se ha optado por asociar al menos un indicador con cada una de las metas de los ODS, tenemos como resultado final un conjunto de 230 indicadores. Una cifra tan alta resulta poco práctica por tres motivos: primero, las dificultades que pueden tener muchos países con sistemas estadísticos precarios para recabar información sobre tal cantidad de variables (parece ingenuo pensar que países como Malawi o Chad puedan fortalecer exponencialmente en tan poco tiempo sus sistemas estadísticos); segundo, el ingente trabajo de tener que definir una metodología para cada uno de estos 230 indicadores; y tercero, la dificultad de ejercer una fiscalización eficaz sobre la implementación de los ODS a escala nacional si no se priorizan determinados indicadores.

Seguir leyendo »

Diásporas: un proyecto de investigación y periodismo

Por: | 29 de abril de 2016

FronterasFrontera entre Serbia y Hungría. Foto: Olmo Calvo.

"A lo largo de los últimos años la respuesta de Europa a la crisis de refugiados ha ido de la sorpresa al caos y de la inacción a la más que probable vulneración de las leyes internacionales. Hay algo muy equivocado en un modelo migratorio que ignora las verdaderas razones de la movilidad humana y elige descomponer el proyecto de unión política y social del continente antes que asumir la incertidumbre de unas fronteras más abiertas".

Con este texto de apertura presentamos ayer en Madrid el proyecto de porCausa Diásporas, una iniciativa que se desarrollará en tres continentes y que, como en todos nuestros proyectos, aglutina las capacidades de investigadores, periodistas y analistas de datos. Diásporas ha sido concebido en el contexto de la crisis más dramática de movilidad que ha vivido Europa en 50 años, pero nuestra mirada va mucho más allá. Al fin y al cabo, el espectáculo poco edificante de la respuesta de la UE es el epítome de un modelo migratorio global roto cuyas distorsiones legales, éticas y prácticas van mucho más allá de lo aceptable.

Seguir leyendo »

Siete presidentas: un regalo de Colombia para Málaga

Por: | 27 de abril de 2016

Por Lula Gómez. Directora del documental 'Mujeres al frente, la ley de las más nobles' @Lulagomez

 

Me gusta pensar que las siete protagonistas del documental Mujeres al frente, la ley de las más nobles merecerían dirigir países. Se aprende escuchándolas, como cuando resuenan ante nosotros los conocidos y sabios Eduardo Galeano o Pepe Mujica, ex presidente de Uruguay.

Mayerlis Angarita, Patricia Guerrero, Luz Marina Bernal, Vera Grabe, Nelly Velandia, Luz Marina Becerra y Beatriz Montoya son siete fuerzas de la naturaleza. En un país en guerra han sabido vencer la espiral de violencia e inventarse alternativas de paz, y lo mejor: sus propuestas funcionan. Una se inventó una ciudad de mujeres donde mandan ellas y expulsan a quienes incumplen su ley: la no violencia. Otra dirige el Observatorio por la Paz tras ser senadora y, muchos años antes, guerrillera. Recuperar la memoria y hacer justicia es la batalla de otra de estas heroínas; entenderse y hacer posible la reinserción es la de la propuestas de paz de otra de estas sabias. Hablar, empoderarse para crear una sociedad más libre y justa serían los combates restantes.

Seguir leyendo »

El problema de confundir el valor del agua con su precio

Por: | 26 de abril de 2016

Por José Manuel Gómez, de ONGAWA.

WaterFoto: SS-SCSD.

Sin agua no hay nada; tampoco economía. Por el momento no se ha encontrado un elemento que pueda realizar las múltiples funciones que el agua desempeña en la economía global. Basta pensar en el suministro de energía y la dilución de vertidos para la actividad industrial, en el riego para la agricultura, o en el abastecimiento de las cada vez mayores aglomeraciones urbanas, pasando por las enormes cantidades necesarias para la extracción de gas a través de fracking. Sin olvidar, claro, la más antigua y evidente de sus aplicaciones: calmar la sed (y asegurar la vida) de los hombres y mujeres que hacen girar (al menos de momento) la rueda productiva.

Dicen los números que la mitad de los empleos del mundo están relacionados con el agua, y son prácticamente todos los que dependen de una u otra forma de ella. No hace falta leerse ningún informe sesudo para hacerse una idea de esta dependencia, menos aún para entender que en la medida en que todas las actividades económicas requieren trabajadores razonablemente sanos, el acceso al agua (limpia) es requisito para asegurar que cada mañana se ponga en marcha la maquinaria del mundo. El hecho de que 1.800 millones de personas no dispongan de agua limpia es una sangrante vulneración de derechos, pero también un lastre productivo (250.000 millones de dólares es la mareante cifra de lo que se pierde cada año por servicios inadecuados de agua y saneamiento).

Seguir leyendo »

Cuando temblamos todos

Por: | 25 de abril de 2016

Por Belén de la Banda, periodista @bdelabanda

  Nepal

Sobre los escombros. Tras el terremoto del 25 de abril de 2015 en Nepal. Imagen de Pablo Tosco / Oxfam Intermón.

Algo especial ocurre en la sociedad española cuando la tierra tiembla en cualquier lugar del mundo. He tenido oportunidad de percibirlo en muchas ocasiones, aunque la primera que recuerdo con nitidez es la respuesta que llegaba al país tras el terremoto del sur de Perú que tuvo lugar en 2001. Pero lo mismo ocurrió con el siguiente de Perú en agosto de 2008, con el de Haití en 2010... Y por supuesto, también en Lorca en 2011. Hoy, cuando nuestros ojos están atentos a la posibilidad de ayudar a las víctimas del terremoto de Ecuador, y conmemoramos un año del de Nepal, es un buen día para pensar en los motivos de la sociedad española para ser generosa, rápida y solidaria ante estos fenómenos terribles que lo echan todo abajo.

La solidaridad puede ser tan abrumadora como la tragedia a la que responde. Desde el fin de semana pasado, he escuchado y recibido a través de las redes muchas propuestas y preguntas sobre cómo colaborar con las personas afectadas en Ecuador. Desde las propias organizaciones de migrantes en nuestro país, que me consta que se han dirigido a todas las organizaciones y medios de comunicación posibles para organizar posibles envíos de ayuda o colaboraciones económicas, hasta grupos scouts, asociaciones del ambito escolar, del ámbito cultural, y grupos de todos tipos -desde religiosos hasta musicales, muchas personas a las que nada les sobra, se movilizan en los días posteriores a un terremoto para ver cómo pueden colaborar a paliar el sufrimiento que están viendo en los medios.

Es cierto que las emergencias mediáticas reciben mucha más atención que las que no lo son, pero las consecuencias de esto no hay que atribuírselas a la ciudadanía, sino a las instituciones y los medios que hablan más de unos problemas que de otros. Porque esta situación de terremoto evidencia que, cuando la gente ve el problema y tiene claro que su colaboración es necesaria para solucionarlo, no hay fuerza capaz de parar la solidaridad espontánea, ni la capacidad de organización.

Lo mismo ocurre al otro lado: en pocas horas, en el propio país afectado, o en los países vecinos, hay gente organizándose para entrar a las regiones devastadas sin saber exactamente lo que van a encontrar. Se sabe que las primeras horas son valiosas para rescatar vidas atrapadas entre los escombros, y por eso los bomberos y expertos en protección civil se movilizan de forma exprés, pero también que en estas primeras horas es muy importante asegurar agua, alimentos y cobijo para garantizar la supervivencia de las personas a quienes se les ha caído todo su mundo. Los primeros días tras una tragedia de este tipo son muy difíciles para las organizaciones humanitarias. Llegar a una zona donde las carreteras han quedado destrozadas por el movimiento sísmico, comunicarse difícilmente porque las redes telefónicas también han caído, preparar con ayuda de la experiencia lo necesario para intervenir, buscar el modo de hacer llegar el material necesario desde otros países...

Más difícil es mantener la atención y el rumbo a medida que pasan los meses. Y sacar conclusiones que permitan evitar males mayores en futuros terremotos. Como tantas otras veces, un año después de un terremoto como el de Nepal, se demuestra que las personas más vulnerables, como las mujeres, a menudo único sustento de la familia pero que normalmente no tienen las tierras a su nombre, son quienes pueden quedar excluidas de los planes de recuperación. Y sin unos presupuestos oficiales adecuados a las necesidades de la ayuda humanitaria, la contribución de España puede quedar en meramente anecdótica o inútil.  

La emocionante respuesta de nuestra sociedad ante los terremotos es el ejemplo de cómo deberíamos ser capaces de reaccionar en otras situaciones de conflicto y emergencia. Para resolver con menos coste humano todo eso que, una y otra vez, nos hace temblar a todos. 

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autor

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, preside la iniciativa +Social y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal