Ir a Planeta Futuro
3500 Millones

¿Por qué los jóvenes españoles no se indignan?

Por: | 15 de marzo de 2011

Putxe Carlos Prieto promueve desde la Universidad Comillas la solidaridad y el compromiso social de los estudiantes, que llegan en algunos casos a tomar opciones profesionales en estos campos. En su primera colaboración con 3.500 Millones reflexiona sobre las razones que mueven a los jóvenes con los que trabaja.

 

Seguro que han oído hablar de él: la editorial Destino acaba de publicar en España un librito titulado ¡Indignaos!, firmado por Stéphane Hessel, un diplomático francés de 93 años con una biografía increíble y el único redactor todavía vivo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Más de un millón y medio de personas lo han leído en Francia en los últimos meses. Hay quien dice —Maruja Torres entre ellos— que también contribuyó a prender la mecha de las esperanzadoras revoluciones populares en el mundo árabe.

Indignaos-2En su breve obra de apenas sesenta páginas, Hessel y su prologuista español, el inmenso José Luis Sampedro, agitan contra la indiferencia y abogan por la insurrección pacífica, enumerando las causas que pueden mover a la indignación: el desmantelamiento del Estado de Bienestar, la brecha entre ricos y pobres, la violación de los derechos humanos, el trato a los inmigrantes y minorías étnicas, la degradación medioambiental…

Hessel, un venerable nonagenario, se ha convertido en estos últimos meses en la vanguardia del activismo juvenil. ¿Qué les sucede a nuestros jóvenes? ¿En qué creen? ¿Por qué no se indignan?

¿O sí lo hacen? Lo cierto es que, a pesar de ciertos retrocesos en su atención a los principales problemas sociales, como refleja el informe Jóvenes españoles 2010, de la Fundación SM, esta generación cree más profundamente que las anteriores en la igualdad entre hombres y mujeres, en la democracia como sistema de organización social, en la necesidad de ordenar el mundo de forma sostenible, en la radical injusticia que supone hacer diferencias entre personas en función de su etnia, en que la guerra es siempre la demostración de un fracaso y un mal en sí misma.

Paradójicamente, el mismo informe refleja el acusado descenso en la implicación de los jóvenes en causas concretas, ya sea desde el asociacionismo, el voluntariado o, por supuesto, la política.

Inmigrantes La causa de esta incongruencia tiene mucho que ver con el modelo de relaciones sociales que hemos erigido, en el que la suerte de los excluidos del sistema no nos afecta en nuestra vida diaria. Por eso, desde la universidad, donde mi labor es promover el compromiso social y la participación ciudadana, intentamos romper esa brecha conjugando el conocimiento informado, la capacidad crítica y, sobre todo —y esta es la clave—, proponiendo acercamientos concretos. Así, alumnos de los últimos cursos de Derecho acompañan las situaciones de personas migrantes con Pueblos Unidos, estudiantes de Psicología o Trabajo Social se implican con personas sin hogar a través de RAIS. En nuestros programas de voluntariado internacional en Perú, Kenia o la India, los estudiantes de distintas titulaciones trabajan codo con codo con profesionales de su área de conocimiento. Formamos profesionales, pero también ciudadanos. Y, como profesionales y como ciudadanos, intentamos que se acerquen a la realidad, que se impliquen con personas concretas. Funciona.

Hay que poner los pies en el barro. Pero no desde la caduca perspectiva caritativa que atiende las consecuencias y se olvida de las causas, sino para hacer renacer los vínculos sociales. Para ser capaces, finalmente, de indignarse por la suerte del vecino. Y eso solo puede lograrse si para mí ese vecino es alguien, si Su causa es Mi causa.

Hay 91 Comentarios

La ignorancia nos hace felices. el saber nos hace libres.
Actuación o no por concienciación o no.
No por el ritmo visual impuesto por loe medios de comunicación; porque sólo sale lo que les conviene y , para nosotros, sólo existe lo que aparece y no existe lo que no..
Necesidad de involucrarse en masa; de querer saber más que lo que emiten.. Sals Rosa, Sálvame Delux...
Todo lo que está pasando en la actualidad y todo lo que va a suponer sólo está en manos/cabezas de unos pocos privilegiados por querer ir más allá y ahí está la cuestión.
Por qué conformarnos tan poco? No queremos evolucionar?

La ignorancia nos hace felices, el saber nos hace libres.
Porque el problema de todo esto es el desconocimiento; desconocimiento por parte de la mayoría de la población muy probablemente generado por el ritmo visual de los medios de comunicación que imponen lo que quieren que pensemos que exista. " Lo que aparece existe, lo que no aparece no existe ".
La pobreza mundial, el aislamiento social de los menos favorecidos...
Informémonos, hagamos que sea posible el conocimiento más allá que Salsa Rosa o Sálvame delux.. Necesitamos concienciación para poder ACTUAR.

El 15 de mayo toma la calle contra esta falsa democracia

!!El 15 de mayo toma la calle contra esta falsa democracia!!

Tienen ganas de verdad de pasar a la acción? Aquí tienen probablemente la mejor forma de todas...

El Movimiento Zeitgeist es un movimiento social dedicado a la actualización de la sociedad hacia el conocimiento actual para la mejora de la humanidad. Reconocemos que la mayoría de los problemas sociales, físicos y psicológicos que plagan la humanidad son el resultado directo o indirecto de la escasez real y artificial que se ha creado.

Para contrarrestar esto, se deben revertir los fundamentos de nuestra estructura social. El trabajo competitivo basado en la recompensa del sistema monetario nunca ha funcionado completamente, lo que se necesita es un abordaje sistémico para la estructura social.

El mundo es uno solo, no hay ninguna frontera verdadera, los depósitos de minerales y de energía están por todas partes, es necesario tener un sistema que abarque todo esto para hacerlo funcionar de la forma más eficiente.

El Movimiento Zeitgeist no es un "grupo", ni lo puede ser en España ni en ninguna parte. La noción divisoria de "grupo" es una ilusión, pues todos estamos conectados. El Movimiento Zeitgeist es eso, un movimiento. Un miembro es cualquiera que se ha apropiado y ahora promueve los entendimientos con sus acciones. Cada cual es su propio líder.
Para el que no conoce de que se trata todo esto les recomiendo empezar viendo el documental "Zeitgeist Moving Forward" como así tambien leer la "Guia del Activista"

Abrazo para tod@s
http://zeitgeist-madrid.co.cc

Campeón, acabo de llamar a Rais (ya que estudio Psicología) a ver si me dejan colaborar con ellos.
Lo hago porque estoy REALMENTE INDIGNADO.

Gracias por existir gente como tú. Muy bueno tu blog.

Nos hemos malacostumbrado a que nos lo den todo hecho, ya no se "premia" el esfuerzo, el trabajo bien hecho, sino el éxito fácil....
Y lo peor de todo son los modelos en los que la juventud (llamémosla así) debe reflejarse.....estamos anestesiados. Los modelos políticos son peores aún, que ha sido de la educación?

Me alegro de ver a alguien del mundo academico tan implicado, de hecho quizas Gonzalo o alguna otra persona pueda darme consejo: ?que puede un matematico de carrera hacer en relacion con el activismo? A veces me pregunto si no seria mejor dejarlo y dedicarme a algo mas util para la sociedad, pero me da la impresion de que igual seria precipitarse... en fin, tribulaciones.

La vida real no tiene nada que ver con los anuncios de la TV ni con el colegio, concertado o privado en este país, o su prolongación universitaria. Una persona con preparación ya lo sabe o intuye.

La situación de uno de 40 o 50 que se queda en el paro es la misma o peor, pues tiene responsabilidades y no puede tirar de la familia que la de un joven que aún ha de probar el que es trabajar y estar a las órdenes de otro o el crear una empresa y que se vaya a pique o que te quedes sin tener financiación. La crisis no la sufren algunos y los hijos de algunos, no es un tema de edades. Y los tiburones de Walt Street o de la City están en la treintena y hay jóvenes que se preparan para emularlos. No se lleva, ahora, el que en la política ... haya gente mayor. Se vive mucho de la imagen. De manera que dejar el tema de la edad que pronto pasaréis a quejaros porque contratan a uno de 30 antes que a vosotros. el que se queda en paro con niños y eternos adolescentes no lo tiene mejor. Y el que tenga padres que se hicieron ricos o con casa, eso heredarán. Seguramente sus padres no lo heredaron. Lo único por lo que lucháis es por

¿Por qué?... Pues como ya dije en otro sitio y con algún otro motivo:

- Por Comodidad, es más comodo no pensar, no discutir y no movilizarse.

- Por Incoherencia, no queremos, no nos gustan las nucleares, amamos a los animales y los ecosistemas, detestamos la contaminación, pero no queremos renunciar a ir en coche aunque sea para recorrer tan solo quinientos metros, ni deseamos dejar de tener la televisión puesta aunque sea para poner verde a Belen Esteban.

- Por Sumisión. No deseamos enfrentarnos al poder establecido, aceptamos lo que nos dicen y asumimos que estamos en el mejor de los mundos y de los sistemas posibles.

- Por Estupidez, es mejor alinearse con alguna fuerza de poder o cercana al poder y estar tirandose los trastos los unos a los otros en vez de hacer causa común contra el poder y sus representantes.

- Y por Egoísmo... Al fin y al cabo... ¿Qué nos importa lo que pase mientras no nos afecte de forma directa y personal?.

Salud y Amistad

¡¡Pero como nos vamos a indignar si vivimos como reyes¡¡ dentro de poco heredaré un piso cuando mis padres no estén, y me bajo gratis todo lo que me apetece de internet,bebo en la calle que es barato y cogemos unas cogorzas estupendas, Y las carreras universitarias cada vez son mas cortas,..que se indignen otros¡¡

La Ley fundamental de la Termodinámica social deja bien claro que no existen las movilizaciones espontáneas, que no hay manifestaciones ni movimientos espontáneos.... El PSOE gobierna: por eso no hay agitación social... si, como muchos deseamos ardientemente, el PSOE pierde el gobierno de España, entonces, al día siguiente volverán las oscuras pancartinas las calles de España a recorrer...

La pasividad tiene muchas causas.

La desinformación conscientemente fomentada en la que vivimos contribuye a ello. No podemos activarnos contra problemas que desconocemos o qué nos son presentados de manera descontextualizada. La pobreza mundial es uno de los temas así presentados, generando frustración, aislamiento o caridad.

Por otro lado la burocratización y concentración del poder de decisión en la sociedad española lo mamamos desde la infacia. La mayoría de las estructuras que ayudan a la conformación de nuestra personalidad desincentivan la participación, la creatividad, el coraje del cambio. El colegio no deja de ser, en muchos casos, una estructura vertical, lo mismo que la iglesia, la universidad, la familia

Hay que informarse y participar poquito a poco, ir empapándose, desentumecerse. Además cuando uno comienza a asomar un poco la cabeza al mundo de la lucha por una sociedad más justa, inmediatamente se siente que no se está sólo.

Así mientras en Davos (Suiza) se celebraba una nueva reunión del Foro Social Mundial, en la que la clase política y empresarial mundial continúan promoviendo una visión del mundo estrecha, mercantilista y alienadora, en Dakar Senegal tenía lugar el Foro Social Mundial. Allí campesinos, indígenas, mujeres, hombres de todos los colores, edades, etniasetc, compartían su vida y deseo de un mundo más justo. Muchos de ellos eran jóvenes. Esa masa humana constituye el corazón del mundo, el que se une a la vida y celebra.

Mi receta: Intentar buscar ese corazón. Es fácil porque está ahí, en cada uno. Si nos unimos a él, la participación, la indignación, la rebeldía sana vendrán de forma natural. Además nos sentiremos un poco menos solos.

Enhorabuena por el blog
Recomiendo la publicación: Sociedad y Ambiente en la web Ecoportal

Amen a Federico Pala y Pico. Añado que durante toda nuestra infancia nos han vendido humo y promesas de un futuro inexistente... Con diferencia, la generacion de nuestros padres es la peor que haya existido. Y digo padres, no abuelos, que no tienen nada que ver.

Creo que a mi generación le cuesta creerse el panorama que nos habéis dejado. Sueldos que (no) nos pagáis, contratos que (no) nos ofrecéis, méritos que (no) nos reconocéis, esperanzas que (no) nos dais -a nosotros, que sabemos bastante más que muchos de vosotros con nuestra edad-...estamos corriendo con los costes de vuestra crisis, pero estad tranquilos; ya llegará el momento en que haya que pagar vuestra asistencia social, y tendréis vuestra merecida recompensa ^^

Claro que nos indignamos. LLevamos 10 años indignados. Desde que nos escupieron de la universidad y andamos errando y acumulando sobreformación y desdoblando en mil habilidades nuestro conocimiento para nada. Pero la constante búsqueda y la acumulación de trabajos quitan tiempo para el activismo, el que además, sospecho, que no sirve de nada. Indignados, cansados, escépticos y luchando cada día, pero individualmente, también por no caer en el hoyo del pesimismo y la lamentación continua. No seáis condescendientes, esto no es mayo del 68, hay que pagar las cuentas y buscar, inventar, pergeñar el día a día.

Primero fue la sociedad de las minorías, ahora la de los individuos. Paradójicamente, de esa ventaja de proteger al individuo por encima de todo acabamos eligiendo el aislamiento social que produce la incomodidad de "buscarse la vida", ir de casa al trabajo y del trabajo a casa, y que nuestro vecino sea un completo desconocido. Veo una sociedad donde se nos impone la prisa por un bienestar basado en la posesión y no en la riqueza social. Como propuesta: "un take it easy" en nuestro afán por prosperar y pagar facturas, y una búsqueda de alternativas a esos mismos problemas basadas en el asociacionismo de individuos con los mismos intereses (extraña paradoja, pues creo q la sociedad está construida para el individuo). No se trata de encontrar gente afín en todos los sentidos sino "compañeros de viaje" para dar alternativa a la carrera por llegar a fin de mes. Tengo 28 años, mi ocupación es ser cuidador de hecho de una anciana con demencia senil, padezco trastorno bipolar y depresiones, y me encantaría tener un entorno más rico.

Los jovenes no queremos indignarnos, fruncir el ceño, soltar pestes por la boca y mirar a otro lado. Queremos ACTUAR. Tenemos ideas que poner en práctica y soluciones a los problemas, tal vez no mejores que los de nuestros mayores, pero sí completamente NUEVAS. Pero son muy reducidos los ámbitos en los que la que fuera la generación de 68, que se rebeló contra la gerontocracia, la plutocracia y el autoritarismo, nos deja participar activamente. En estos ámbitos participamos, justo en la medida que nos toca, ni más ni menos que el colectivo de jubilados, el colectivo de amas de casa, el colectivo de ejecutivos de empresa. Somos los que estamos y estamos los que somos, restando un más/menos pequeño porcentaje, que es precisamente el que tiene repercusión mediática (porque la noticia es que un humano muerda a un perro, no lo contrario)...
No nos toca a nosotros indignarnos, ese es el recurso de los hipócritas, lo dejamos para vuestra generación. Cuando nos toque y podamos ACTUAREMOS.

Medios clásicos como la huelga general ya no sirve, la violencia -excepto la institucional- está mal vista, los medios -incluido éste- esconden o tergiversan las iniciativas de los grupos alternativos y hasta nos venden que las revoluciones norteafricanas las convocan vía twitter, la Universidad anula la discrepancia ante el consenso neoliberal y los sindicatos están devaluados y controlados. No sé como se atreve a exigir nada a una generación a la que sus padres, todos muy progres y antifranquistas, educó en el consumismo y que ahora se despierta con la certeza de que se somos la primera generación que vivirá peor que nuestros padres. Indígnese de la cobertura que da este medio o la Universidad en la que trabaja a determinados temas y luego hablamos.

Estamos indignados, oh, sí, y mucho. Pero, ¿porqué íbamos a protestar de la misma manera que nuestros padres?¿De qué sirvió la huelga general?¿De qué las millonarias manifestaciones contra la guerra y todas las demás? De nada. Nosotros, los jóvenes, tenemos nuestra propia visión de la sociedad que nos dejáis y, sobre todo de sus fallos, así como nuestros métodos y nuestras armas para afrontarlos. ¿Porqué nadie ve que nuestra negativa de participar en esta farsa (los nini, los desmotivados, etc) es consecuencia de nuestra indignación? ¡Dejad de aplicarnos vuestros cuentos, vuestras motivaciones y vuestra visión!

Sobre el libro de Hessel, después de leerlo me quedé muy decepcionada. Indignaos!, sí, pero ¿de qué manera? Tengo 28 años y no encontré en el libro ninguna vía para manifestar mi indignación. ¿Colaborar con una ONG es manifestar mi indignación? ¿Presentar quejas a la administración? ¿No votar en las próximas elecciones?

El problema ya no es "indignarse por la suerte del vecino". Con los ataques cada vez más furibundos al llamado estado del bienestar, la cuestión es si vamos algún día a indignarnos por nuestra propia suerte. ¿O nos dejaremos llevar como ovejitas al matadero mientras se configura una élite mundial cada vez más reducida y cada vez más alejada de la realidad?

Sus padres se indignaron ¿de qué sirvió? En cuanto "ciertos" han podido, se le ha dado la vuelta a la tortilla, de nuevo.

¿Por qué se indignan los padres de los jóvenes de hoy?
Esa puede ser, en mi opinión, la pregunta del millón.
Los jóvenes son el reflejo, están a tiempo de tomar el testigo, pero mientras tanto no son más que un producto de la generación que les precede.
Si hay que acudir a los abueletes para agitarlos, da la impresión de que hay una generación que se durmió en los laureles de la abundancia.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autor

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, impulsa la iniciativa porCausa y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal