Ir a Planeta Futuro
3500 Millones

¿Sobrevivirán las ONG gracias a la microfinanciación?

Por: | 27 de abril de 2011

por Lucila Rodríguez-Alarcón.

  Tunel natha

Foto: Nathalie Paco

La crisis está obligando a la mayoría de los sectores a replantearse su modo de supervivencia económica, y eso afecta también a las ONG. En España siempre ha resultado difícil convencer al ciudadano para que se comprometa de modo permanente y regular con una estructura solidaria. Ahora, en plena crisis, las ONG están viendo como sus fuentes de ingreso, públicas pero también privadas, se esfuman.

No solo las empresas han disminuido sus presupuestos de responsabilidad social (RSC), sino que el ciudadano también ha efectuado recortes en sus inversiones sociales, que se han traducido en bajas de socios en la mayoría de las organizaciones. Para asegurar su supervivencia económica, una de las opciones que más se ajusta a la realidad de las ONG españolas es la de optar por nuevos sistemas de captación de fondos basados en la microfinanciación y usando las nuevas tecnologías. Este enfoque lo estrenó con un éxito apoteósico el equipo de Obama durante su campaña electoral de 2008, donde recaudó cerca de 660 millones de dólares en unos meses solo gracias al email, las redes sociales y los sms.

La microfinanciación consiste en diseñar un proyecto concreto y conseguir financiarlo a través de millones de pequeñas donaciones, de valores de a partir de algunos céntimos de euro. Se cambia el concepto de 1 donante de millones de euros por 1 euro de millones de donantes.

Y no se trata aquí de hacer grandes inversiones en medios; gracias a las nuevas tecnologías los costes son mínimos (incluso existen herramientas gratuitas para promover este tipo de campañas, como por ejemplo la propuesta por la Fundación Real Dream). El reto consiste sobre todo en ajustarse a la realidad del mercado en el que nos encontramos y ser un poco audaz.

La microfinanciación necesita de algo empático. Si no, no funciona. Hay que encontrar esa forma de generar un vínculo entre nuestro pequeño inversor y el proyecto. Igualmente se debe prever algún sistema de premio: quien más aporte debe ver su esfuerzo reconocido públicamente.

En el caso de España, si nuestro mercado son los ciudadanos, estas son algunas de las cuestiones a tener en cuenta:

Somos desconfiados. Necesitamos seguridad. Es bueno contar con un certificado de la Fundación Lealtad, una descripción minuciosa de a dónde va a ir el dinero e incluso un sistema de seguimiento on-line del proyecto y de su financiación. La transparencia y la claridad en la comunicación son indispensables.

Somos un público poco maduro todavía. Necesitamos visualizar el proyecto, dar y recibir (de hecho por eso funcionan tan bien en nuestro país las engañosas campañas de apadrinamiento). Hay que encontrar una forma de trueque, de intercambio, por pequeña que sea la aportación se debe recibir algo a cambio.

Somos latinos. Es decir, que a la empatía necesaria para desarrollar con éxito una campaña de microfinanciación debemos sumarle un toque adicional. La propuesta debe presentar un reto, una historia, algo incluso un poco épico que dé valor el esfuerzo realizado por el que financia el proyecto.

Somos consumidores de móvil y todavía no son muchos los usuarios de los sistemas de pago por Internet como el Pay&Pal. Por lo tanto, estas campañas deben ir siempre acompañadas de un acuerdo con una compañía telefónica y diseñarse en torno a la recaudación por sms.

Algunas campañas ofrecen ejemplos exitosos de microfinanciación, como la iniciativa desarrollada por Avaaz la pasada primavera contra el trafico de personas, que consiguió recaudar 400.000 dólares en dos días; o la lograda campaña de Médicos sin Fronteras, de las pastillas contra el dolor ajeno, donde la recaudación es de 1 euro y a cambio te llevas una caja de pastillas de menta.

¿Será este sistema el salvador de nuestras maltrechas ONG? Desde luego, el buzoneo, la captación de socios por la calle o las galas de recaudación de fondos no son la solución.

Sobre el autor:

Lucila Rodríguez-Alarcón es directora de comunicación en Universo Vivo y colaboradora habitual de este blog.

Hay 6 Comentarios

Me parece una idea espectacular, hay mucha gente para la que 5 euros no significan nada comparado con el impacto que pueden tener esos 5 euros en un proyecto de una ONG. Creo que la clave consiste en hacer que la gente se de cuenta de que les llena mas, 5 euros para una copa en el bar o 5 euros para que un niño en India pueda ir a colegio durante 6 meses. Para muestra otro boton: http://bit.ly/exYQPN

Otro botón, sin mucha muestra: iniciativa del impulsor de Anonimus, 23 años, Sueco y que intenta ir contra el copyright con este novedoso sistema de pago con muchos fines, entre otros el fundraising para ONGs.
https://flattr.com/about

@lulu hombre las ONG las hay de todos los tipos y muchas de ellas trabajando en el ámbito local, incluido el español. Y si los que si tenemos ese euro, lo usamos en campañas que ayuden a los que no lo tiene, ya sea aquí o fuera (que podemos elegir), pues mejor ¿no? Vamos digo yo...

en estos momentos son muchos los que han perdido todo y, no se les puede pedir ni un euro para solidaridad, personas de clase media y media alta esperan en las ciudades la hora de que los supers tiren su basura a los contenedores para poder comer algo...sois realistas los de las ONGs? tenemos seis millones de parados con sus respectivas familias y las bolsas de pobreza crecen. No entiendo mucho la ceguera frente lo próximo

Pero siempre recordando que los ciudadanos y el sistema de la cooperación en general, necesitan de las ONG una mejor comunicación de mensajes y quizás algo menos de marketing vacío, por muy efectivo que sea (no hablo de los casos mencionados, claro).

Y para muestra, un botón: la fantástica iniciativa de Save the Children http://1libro1euro.com/

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autor

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, impulsa la iniciativa porCausa y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal