Ir a Planeta Futuro
3500 Millones

Dos buenos libros sobre África

Por: | 31 de mayo de 2011

John Githongo. Fotografía de Michela Wrong

La editorial de Intermón Oxfam lleva cerca de dos décadas contribuyendo a llenar un vacío en la poblada jungla de las ediciones en castellano. Sus ensayos, informes, material de divulgación y libros infantiles han ofrecido a un público numeroso la posibilidad de acercarse a una realidad poco conocida: la del mundo en desarrollo, sus estudiosos y sus autores. En un país en el que los periódicos y otros medios de comunicación dedican a África, por ejemplo, el mismo interés que a la Atlántida, el pequeño equipo editorial de Intermón ha luchado con dignidad para dar a conocer ideas y perspectivas diferentes.

Este mes nos ofrecen dos verdaderas joyas de la corona. La primera se titula Ahora comemos nosotros, de la periodista italo-británica Michela Wrong (que ya había publicado otros dos libros espléndidos sobre Congo y Eritrea). En él se narra la extraordinaria historia de John Githongo, designado en 2003 por el Presidente keniata Mwai Kibaki como su 'zar' anticorrupción, el símbolo del compromiso del gobierno contra este cáncer nacional. Pero Githongo descubre pronto que las promesas de su presidente eran solo palabras vacías: los mismos que denunciaban los excesos del 'régimen anterior' ahora se apuntaban a la vieja máxima del "ahora comemos nosotros". En vez de huir o de unirse al festín, John se arma de una grabadora bajo la camisa y destapa el entramado Anglo Leasing, que salpicó al propio presidente y a la tribu a la que ambos pertenecen.

M Wrong 1 La corrupción africana se distingue de la europea en sus formas, no en su naturaleza, pero el impacto sobre las poblaciones más pobres tiene un efecto desmesurado. Con esta narración casi novelesca de una historia real, Wrong pone el dedo en la llaga del problema africano: la fe ciega en el "gran hombre" y las dificultades para pasar de una conciencia de tribu a una conciencia de clase. Un problema en el que los donantes y las potencias occidentales tienen tanta responsabilidad como los propios africanos. No se pierdan esta pieza de buen periodismo, el que solo se consigue investigando y pateando las calles durante años.

M Meredith El segundo libro tiene otro tono, pero es igualmente imprescindible. Se trata de África: una historia de 50 años de independencia, de Martin Meredith. Por increíble que parezca, constituye la primera gran historia contemporánea de África publicada en castellano. Pero no crean que este es otro ladrillo académico. Meredith recorre África con un pulso profundamente literario, describiéndonos las diferentes etapas de su historia reciente y deteniéndose en cada uno de los países. Los lectores descubrirán las decepcionantes historias de los líderes de la independencia y de sus némesis coloniales; o el modo en el que prácticamente todos los países de la región fueron cayendo en la autocracia y la pobreza con la ayuda imprescindible de los patrones de la Guerra Fría. Entenderán mucho mejor lo que está ocurriendo hoy en el Magreb y, por supuesto, conocerán las historias de éxito, desde la Botswana postcolonial a la Sudáfrica de Mandela

Dos buenos libros para conocer mejor y de forma amena la realidad de un continente que no comprendemos. 

(Si se pasan por la Feria del Libro del Madrid, que tiene lugar esta semana y la próxima, la caseta de Intermón Oxfam es la 155.)

El Gobierno corta el gasto social, tú no

Por: | 30 de mayo de 2011

Este blog ha denunciado en numerosas ocasiones la caída de los recursos públicos destinados a la protección social y a la lucha contra la pobreza, dentro y fuera de nuestro país. Mientras tanto, muchas ONG pelean cada día para facilitar la vida de enfermos, mayores, discapacitados y excluidos sociales. Si a usted le preocupa esta situación, existe un modo directo de incrementar las contribuciones públicas a estas partidas sin que le cueste un céntimo extra al contribuyente. JUAN LARA CREVILLÉN, presidente de la Plataforma de ONG de Acción Social, nos explica cómo en esta entrada.

Xsolidaria
 
La crisis nos afecta a todos, pero los colectivos menos favorecidos sufren con más intensidad los vaivenes de la economía. Los ciudadanos se ven atrapados entre el deseo de ayudar a los demás y la necesidad de mirar por su propia situación. Y, mientras, las ONG luchamos por atender a más personas con menos recursos.

Aquí entra en juego la asignación tributaria a través del 0,7% del IRPF: Cada año, en su declaración de la renta, los contribuyentes pueden elegir el destino de una parte de sus impuestos:

-         A otros Fines Sociales, a través de los programas de las ONG;

-         Al sostenimiento económico de la Iglesia Católica;

-         A ambas.

Si no se elige ninguna de estas tres opciones, el 0'7% vuelve a la bolsa de los Presupuestos Generales del Estado. En 2010, casi 9,5 de los 19 millones de personas que hicieron la declaración marcaron la casilla de fines sociales, destinando un 0,7% de sus impuestos a más de mil programas sociales en ámbitos como el empleo, la pobreza, el VIH-SIDA o las personas mayores. Programas que ayudaron el año pasado a más de cinco millones de personas.

Por tanto, es obvio que decidir el destino de esta parte de nuestros impuestos es no solo un derecho, sino también una decisión inteligente para mejorar la situación del país y ayudar a los demás. Un pequeño gesto que NO CUESTA NADA (ya que no supone que se que pague más ni te devuelva menos).

Y aquí reside el problema de esta cuestión: ¿conocen los ciudadanos sus opciones al hacer la declaración, qué implica marcar fines sociales, para qué sirve?

Muchas personas aún no saben que se puede marcar simultáneamente las casillas para el sostenimiento de la Iglesia y la de fines sociales. Y muchas menos saben que al hacerlo están duplicando la aportación (se destinará un 0,7% de la cuota íntegra al sostenimiento de la Iglesia Católica y otro 0,7% a otros Fines Sociales a través de los programas de las ONG).

Otro ejemplo, ¿saben los contribuyentes cuántos colectivos sociales se incluyen entre los destinatarios de esta ayuda? ¿Saben que, además de los antes mencionados, se incluyen proyectos de infancia, de lucha contra el cáncer, de población rural? Seguramente no.

Por ello varias organizaciones nos hemos unido y estamos desarrollando una intensa campaña informativa. La llamamos la campaña de la X Solidaria. Tiene acciones en todos los frentes (notas de prensa, folletos informativos, etc.), además de una intensa labor “de guerrilla” en redes sociales (Twitter y Facebook) donde cada día buscamos nuevos apoyos para llegar a ese porcentaje de población que no conoce esta información. Hasta se ha formado una banda ciudadana de apoyo.

Si el 100% de los contribuyentes marcáramos Fines Sociales, se podría superar la cifra de los 500 millones de euros. ¿A cuánta gente podríamos ayudar entonces?

 

NoIMF

Cien de las organizaciones activistas más importantes del planeta (incluyendo a Oxfam, Action Aid o el Bretton Woods Project) remitieron esta semana al consejo del FMI una carta solicitando lo evidente: que el proceso de elección del nuevo director/a general de la institución sea abierto y democrático, y que además esté basado en los méritos del candidato/a y no en el músculo financiero de sus padrinos. Dicho de otro modo, justo lo contrario de lo que han propuesto en bloque los países europeos con la candidatura de Christine Lagarde.

El FMI -junto con otras instituciones financieras internacionales como el Banco Mundial- conserva una democracia de tipo colonialista, en la que un grupo de blancos occidentales y adinerados deciden la suerte de la mayoría a golpe de acciones. El conjunto de países europeos (representados de forma individual) conserva un 32% de las acciones de esta institución, seguidos de EEUU con un 16,7%. Gracias a este poder, ambas potencias se han repartido durante más de medio siglo las direcciones del FMI y del Banco Mundial, del mismo modo que las bandas se reparten los barrios. Es difícil exagerar la influencia extraordinaria que han ejercido desde estos cargos en el destino de millones de personas en decenas de países pobres, imponiendo medidas draconianas como el recorte en la salud o en la educación que en ningún caso hubiesen aceptado en sus propios países. 

El problema es que el mundo ha cambiado algo desde 1944 y Europa parece ser la única que no se ha dado cuenta. Varias de las grandes potencias emergentes (Brasil, India, China, Rusia y Sudáfrica) han exigido hace pocos días baraja nueva y cambio de reglas. Al igual que las ONG, quieren un proceso democrático y transparente, que podría ser resuelto, por ejemplo, exigiendo una doble mayoría de acciones y países miembros (de los 187 que lo componen), así como audiencias públicas que incluyan la participación de otras organizaciones internacionales y no gubernamentales.

Pero no basta con mejorar el procedimiento. Eso que denominamos vagamente "los méritos" del candidato/a esconde interpretaciones muy diferentes. Para Europa y EEUU, el FMI debe continuar siendo el perro guardián de la ortodoxia económica, impuesta desde fuera cuando sea necesario. A pesar de su fama de dirigente progresista, Strauss Kahn no fue una excepción a esta regla. Como recuerda P. Chowla en el blog IMFboss.org, tres de cada cuatro acuerdos promovidos por el FMI como respuesta a la crisis y a la recesión económica contenían políticas 'pro-cíclicas' (es decir, lavativas fiscales como las aplicadas a Grecia). Los movimientos de esta institución en las grandes reformas pendientes, como la fiscalidad internacional o la transparencia y el control del sistema financiero han sido bastante menos que impresionantes.

Así que este blog se alegra mucho del cosmopolitismo de la candidata europea, pero espera que el nuevo director/a general del FMI sea elegido/a por otros méritos, incluyendo la independencia política y la legitimidad moral. Muy particularmente, por su capacidad para comprender que hasta ahora esta institución financiera ha sido una parte mucho más importante del problema que de la solución.

(Todos los detalles del nuevo procedimiento que proponen las 100 ONg están disponibles en el documento Heading for the Right Choice: A professional approach to selecting the IMF boss).

Todo lo que se puede hacer con un móvil en África

Por: | 26 de mayo de 2011

Esta entrada ha sido escrita por nuestro colabarador en Uganda, Alberto Eisman.

Africa moviles
Gráfico extraido de la web afrographique

Hace diez años, la penetración de la telefonía fija en el continente africano era mínima. Muchos pueblos dependían exclusivamente de la línea telefónica individual o de la oficina de correos, de la policía o incluso de algún comercio. El servicio crecía a un ritmo lentísimo debido a la complicada logística que implica -colocación de postes, provisión de cables, suministro eléctrico, especialmente dadas las grandes distancias- y a la recalcitrante burocracia africana. En ese letárgico contexto, apareció el teléfono móvil. Al principio con unos precios prohibitivos: una línea costaba 20 veces lo que ahora, en un mercado de monopolio o con dos operadores en el mejor de los casos. Pero, poco a poco, África comenzó a dar un salto tecnológico que dejó atrás el fijo. El sector del móvil se liberó, la competencia creció en muy poco tiempo y los productores de teléfonos sacaron al mercado modelos básicos y realmente asequibles, haciendo de África el mercado con mayor crecimiento del mundo. Los productores de teléfonos se han adaptado a las necesidades de los africanos: teléfonos con cargadores solares, modelos que se podían cargar con la dínamo de la bicicleta o con linterna incluida (son millones de personas las que vuelven del trabajo en la oscuridad), cargadores artesanales multimodelos, teléfonos con capacidad de hasta 4 líneas, etc.

Las consecuencias de esta penetración tecnológica en el día a día de la población han sido rápidas y de gran alcance. Algunos ejemplos:

- Hace algunos años, los agricultores desconocían el precio final de sus productos en los mercados de la capital o de las poblaciones importantes. Así, el espacio que tenían para maniobrar y negociar con los intermediarios era bastante reducido. Ahora, con el teléfono móvil y gracias a cooperativas y aliados de los grupos productores, se sabe en tiempo real el precio que tiene cada producto en la tienda o el puesto del mercado. Los productores no están ya a merced de los precios de los intermediaros y pueden hacer presión para obtener más beneficios. ·

-Otro de los problemas más acuciantes eran los deficientes servicios bancarios, que dificultaban la transferencia de dinero de la ciudad al campo. Las operadoras telefónicas, arriesgándose bastante debido al vacío legal que había en la materia, se lanzaron a promocionar sistemas de transferencias en metálico a través de teléfonos. Hoy día, Kenia cuenta con el sistema de transferencia monetaria por móvil más voluminoso del mundo en número de usuarios, y países con estados fallidos y situaciones de verdadero caos administrativo, como Somalia, cuentan con eficientísimos sistemas de transferencias internacionales que llegan a los pueblos más diminutos.

- Los mensajes de texto se han convertido también en un arma muy eficiente a la hora de movilizar a la población. Gracias al férreo control sobre las compañías telefónicas, Etiopía ha impedido durante varios años que la población pudiera enviar mensajes para así poder evitar que grupos de oposición se pudieran organizar, convocando manifestaciones o acciones de protesta. En otros países no es raro ver que, en momentos cruciales donde el orden público o la estabilidad del gobierno se ven amenazados, se suspendan estos servicios durante algunas horas o incluso durante días.

- Por último, el acceso de un margen tan elevado de la población a la telefonía móvil es también una oportunidad genial para poder “controlar” la gestión de administraciones públicas y servicios. Por ejemplo, hay ya iniciativas que, en connivencia con radios locales y gracias a la colaboración ciudadana, son capaces de controlar el desempeño de instituciones públicas o privadas, tales como el absentismo laboral en escuelas, dispensarios y otros servicios, de modo que pueden pedir cuentas de la gestión presupuestaria de cualquier institución.

Todo un mundo de posibilidades que gracias al teléfono móvil se abren para el desarrollo y la lucha contra la pobreza.

Todos queremos trabajo

Por: | 25 de mayo de 2011

Esta entrada ha sido elaborada por FRAN EQUIZA desde Nairobi (Kenia).

DANDORA_0287

 

¡Queremos trabajo! No sólo es uno de los gritos de la Puerta del Sol estos días, es también el grito de muchos africanos que, si bien agradecen la ayuda que se les envía, lo que de verdad quieren es un puesto de trabajo. Quieren tener la posibilidad de ganarse el pan con su esfuerzo y de dignificarse haciendo servicios útiles para sus conciudadanos. Vamos, más o menos, lo que queremos todos.

De hecho, una encuesta de Gallup en África Subsahariana dice que lo que la gente quiere, por encima de cuestiones como educación o reducción de la malaria, es que se creen puestos de trabajo especialmente para los jóvenes.

Y ya hemos aprendido que cuando llegan las crisis se pierden los empleos, pero cuando cuando llegan los años buenos no siempre hay trabajo para todos. Así pues no es solo importante crecer, sino cómo hacerlo. Esta debería ser una de las prioridades de los gobiernos del sur (y de los gobiernos del norte cuando los apoyan).

Veamos un ejemplo. Una ciudad como Nairobi necesita un buen sistema de recogida de basura. Digamos, por ponerlo simple, que hay dos maneras de poner ese sistema en marcha. Una es la tradicional, con camiones pequeños y trabajadores recogiendo la basura, apilándola, entrando a las calles más estrechas, cargándola en dichos camiones y luego vaciándola en el basurero. La segunda, más común para nuestros lectores, poniendo unos sofisticados camiones de recogida con un chófer cada uno, llenando la ciudad de contenedores y recogiendo estilo occidental, si se me permite la expresión.

Está claro que el segundo estilo es más sexy, más moderno e incluso tiene pinta de más barato. Pero más allá de si es un sistema adecuado para una ciudad donde muchas de sus calles son impracticables, esconde dos presupuestos terribles: crear empleos no es importante, o al menos no es la prioridad, y los empleos no son eficientes económicamente.

Este último punto, si nos atenemos a un análisis económico estricto, puede ser cierto en lugares como Tokio o Barcelona, donde los sueldos pueden ser comparativamente más caros que el capital, pero definitivamente no es el caso de Nairobi o Lagos, ciudades donde el empleo es muy barato pues hay mucha mano de obra.

El primero es perverso en sí mismo y peca de un afán de modernidad que tiene más que ver con aparentar que con garantizar el bienestar de los ciudadanos. Pero hay algo más: ¿quién es el interesado en vender esos camiones, contenedores, repuestos y tecnología a Nairobi? Casualmente siempre son compañías de países ricos, como Japón, con préstamos que dicen son ayuda al desarrollo.

No solo es inmoral no generar empleos cuando se puede hacer, sino que en este contexto, crear dichos empleos hace el sistema más barato y eficiente, genera mucho bienestar social pues los salarios y la riqueza se distribuyen y sin duda es mucho más difícil caer en prácticas de corrupción

La revolución: ¿2.0 o a pie de plaza?

Por: | 24 de mayo de 2011

Esta entrada ha sido escrita por BELÉN DE LA BANDA, en su primera colaboración con 3.500 Millones.

La foto

Empecé el mes de mayo rodeada de un puñado de increíbles blogueras y blogueros revolucionarios de los países árabes: Túnez, Egipto, Siria, Libia, Marruecos, Argelia... Era un encuentro organizado por Casa Mediterráneo en Jávea, y mi encargo era hablar de la experiencia de muchos años de trabajo en campañas de movilización. Pero evidentemente todo palidece cuando, ya en el bus, escuchas a esta gente impresionante, que se ha jugado la vida o se la sigue jugando para derrocar a regímenes asesinos. Y sin perder el humor, la capacidad de análisis ni la adrenalina que permite que la revolución se haga realidad.

La idea de la reunión era hablar de la revoluciones 2.0.

Sin embargo, Basel Ramsisun director de cine egipcio que vive en Madrid desde hace muchos años,nos explicó con mucha claridad que la de Egipto “no es una revolución de Facebook, una revolución de jóvenes, ni una revolución pacifista. Lo que ocurrió en la plaza Tahrir sólo es posible por el valor simbólico que tienen la presencia física y el riesgo real.”

La presencia física, como aquí: tomar las plazas y jugársela para ellos, es jugarse mucho.Como nos explicó Ignacio Ramonet la brutalidad y la corrupción de esas dictaduras ha creado una generación de activistas “preocupados por el progreso social, en absoluto obsesionados por la cuestión religiosa, ávidos de libertad, hartos de la corrupción, mientras denuncian las desigualdades y reclaman la democracia para todos, sin excepciones”. 

También he conocido en Jávea a Hany Darwish, periodista de la edición en árabe de Le Monde Diplomatique: “Lo único que le agradezco a Mubarak es que desde mediados de los 90 gastara millones en infraestructura informática para dar cifras bonitas a los organismos internacionales. A las denuncias sobre la pobreza, respondía que los egipcios tenían muchas conexiones en Internet. También censuraba la alta tasa de natalidad de los egipcios. Que luego sirvió para lograr manifestaciones millonarias”. Y coincide en el análisis: “La gente politizada desde los 90, como Basel y yo, que pertenecemos a otra generación, teníamos de una forma u otra la experiencia de la represión y el encarcelamiento en la época de Mubarak, cuando te detienen, te aíslan, te vendan los ojos y llega un momento en que dejas de saber por dónde vienen los golpes. Mubarak nos habituó a tener miedo por nuestro propio cuerpo. Pero la gente que bajó a las calles no tenía esa experiencia y bajaron por primera vez a poner en riesgo su integridad, con la espontaneidad y los deseos de ir hasta el final.”

En Egipto, para los activistas más experimentados como Hany Darwish y Basel Ramsis, la web reinó sólo dos días: del 25 al 27 de enero. “Esos días, los jóvenes, los activistas por Facebook, por Twitter, convocan las primeras manifestaciones. Las redes informaron al mundo sobre la brutalidad del régimen, que asesinaba a las personas en las calles”.Pero del 27 de enero al 3 de febrero, durante los días más duros y sangrientos, no había Internet, y los egipcios se comunicaban a través de rumores. “A partir del 3 de febrero, Facebook ya no cumple ninguna función. Ya era ver quién aguantaba más: el régimen o nosotros en la calle. Al final ya era una cuestión de paciencia. Y ganamos”, nos contó Basel.

La primera noche del encuentro vimos cómo un revolucionario tunecino invitaba a una copa de vino a otro egipcio, mientras John Perry Barlow, el autor de “Vender vino sin botellas” se tomaba una bebida alta en cafeína

Y también fuimos testigos del encuentro entre Arabicca y Z, protagonistas de una misma historia pero que nunca se habían conocido. “Z” es un caricaturista anónimo que vive fuera de Túnez y cuyo flamenco rosa se convirtió en símbolo de la rapiña de Ben Alí y su clan. Con la generosidad de los grandes, nos ofreció sus caricaturas -“no las vendo, son libres para que todo el mundo las pueda compartir”- y el domingo publicaba un chiste sobre la #acampadasol poco antes de lamentar un nuevo retraso de las elecciones constituyentes en su país. Arabicca, realmente llamada Fatma Riahi, es una profesora y bloguera  que fue detenida y torturada en 2009 por publicar las caricaturas de “Z” traducidas al árabe en su blog. La comunidad online se movilizó: “Todos somos Fatma”. También encontramos activistas muy jóvenes, como Wala Kasmi, que utiliza el video  para denunciar la brutalidad policial.  Wala conoce a otros colectivos radicales como Takriz, el núcleo duro de la biodiversidad revolucionaria en su país. Gente que, online, equivale a los ultras de los equipos de fútbol que se pusieron en la primera línea de las manifestaciones.

Estos días ha sido emocionante encontrarme a Basel Ramsis en Sol...  ¿Querrá decir que hay revoluciones universales, como los Derechos Humanos?

Y ganó el 15m

Por: | 23 de mayo de 2011

15m

El lunes pasado, en Siena, me contaron una historia preciosa, la de las Contradas. Siena está dividida en 17 barrios, cada uno de ellos con su Contrada. Son conocidas por la fiesta medieval del Palio, pero las Contradas son mucho más: son redes comunitarias e identitarias de las personas de un barrio. Si alguien se queda sin trabajo, o sin casa, sabe que puede contar con la Contrada para ofrecerle un alojamiento, ayudarle a buscar empleo o apoyarle económicamente. Sociólogos de todo el mundo han ido a Siena para analizar como este sistema ha podido perpetuarse desde la era medieval hasta nuestros días.

Pero a lo mejor no es tan raro, porque el martes, cuando llegué a Madrid, me encontré con una “supercontrada” en la Puerta del Sol. A lo mejor la solidaridad y la generosidad siempre han estado ahí, y no hemos querido verlas. A lo mejor no hemos entendido que internet es sinónimo de compartir: música, pelis, consejos, recetas, sofás, opiniones. No hemos valorado la ruptura de status que ha supuesto Twitter, donde se discute de tú a tú, donde Javier Solana responde a tus mensajes, donde tu opinión vale lo mismo que la de cualquiera. No hemos sabido (¿o querido?) entender que los jóvenes sí estaban inquietos e indignados. Así que han salido a la calle y lo han dicho, en más de ¡600! acampadas en todo el mundo.

Estoy viendo los resultados de las elecciones mientras escribo: participación similar, PP arrasa, PSOE se desmorona y se refuerzan algunos partidos más pequeños. ¿Ha servido de algo? se preguntarán muchos. Pues claro que sí. Más allá de los resultados electorales, el movimiento ya ha ganado, y la sociedad también. Ya hemos demostrado que hay muchas personas generosas, tolerantes, activas, reivindicativas. Ya hemos dicho, escrito, gritado, pintado que no, que no, que no nos representan, que sabemos lo que hay y que exigimos otra cosa: un nuevo contrato social menos corrupto, menos falso, menos manipulador, menos egoísta, menos de unos pocos y más de todos.  Algo más alegre, más transparente, con IVA, donde no paguen los de siempre, y donde tu voto y mi voto valgan lo mismo.

Ya hemos conseguido que los partidos políticos, los sindicatos y hasta las ONG nos cuestionemos muchas cosas. Porque una sociedad nueva necesita estructuras y propuestas nuevas. Y la Puerta del Sol, como la Plaza de Cataluña, o las plazas de Sevilla, Valencia, Granada y miles de otros sitios son estos días un reflejo de esa nueva sociedad que muchos queremos: la sociedad en la que duermen juntos perroflautas, pijoflautas, gafapastas, porros, zumos de piña, gays, blancos, negros, amarillos, músicos, intelectuales, rastas, barbas, piercings, tacones, cristianos, ateos, perros y cobayas. Y cuando se despiertan, construyen entre todos y todas un mundo en el que las personas son lo primero.

Una última cosa. Ojo, fue el manifiesto de ¡Democracia Real Ya! el que nos unió a todos y encendió la mecha. Esos #3puntosbásicos son el mínimo común que nos une. Pero intentar ir más allá y generar una especie de programa electoral, como se ha visto en algunas comisiones este fin de semana, corre el peligro de dividir y de hacer de algunos un movimiento que era de todos. Lo que hace falta ahora es canalizar con cabeza todo el entusiasmo, la creatividad y la energía en una estrategia para que esas 3 soluciones se conviertan en realidad, cambiando y mejorando el sistema, pero desde el sistema. ¿Tú que opinas? 

Voten y alboroten

Por: | 20 de mayo de 2011

Imputado de lujo 4
 Foto: Nathalie Paco. Entrega de Premios Imputado de Luxe de AVAAZ ayer en Madrid.

Acabamos de saber que la Junta Electoral Central no autoriza la marcha convocada por el movimiento 15M para el próximo sábado. No sabemos qué pasará con las convocatorias, ni cuál será la reacción de los convocantes y seguidores. Sabemos, eso sí, que la prohibición se justifica en la posible "alteración del proceso electoral". También sabemos que no hay problema en que los partidos presenten alegremente a candidatos imputados por delitos de corrupción. Se ve que eso no altera el proceso electoral. Y es una lástima, porque si algo necesita este proceso electoral es precisamente ser alterado un poco. Cualquier exposición de los candidatos a la realidad puede tener efectos verdaderamente curativos.

Pero el movimiento inspirado por Democracia Real Ya y 15M va mucho más allá de esta campaña. Con independencia de sus propuestas concretas (algunas de las cuáles son francamente exóticas), se trata de un ejercicio puro y simple de ciudadanía, que es exactamente lo que nos hace falta. Pedir explicaciones y responsabilidades a dirigentes e instituciones públicas que nos las deben; ni más ni menos.

Les pongo un ejemplo de sus reivindicaciones que me interesa especialmente: en materia de acceso a la información pública, España va medio siglo por detrás no ya del resto de Europa, sino de más de 80 países de todo el mundo. El acceso ágil y sencillo a toda la información que manejan las administraciones e instituciones públicas constituye una herramienta fundamental de control ciudadano y de progreso social: ¿Quiénes, cuándo y con qué criterio deciden recortar presupuestos sociales e inyectar salvavidas multimillonarios a la banca? ¿Qué lobbies empresariales visitan a nuestros parlamentarios o responsables de la administración y bajo qué condiciones? ¿Quién se embolsa los cerca de 5.000 millones de euros anuales de ayudas de la Política Agraria Común y por qué? ¿Cuál es el presupuesto del hospital público de mi pueblo y con qué criterios se asignan las partidas de gasto?

Cada una de estas preguntas podría verse respondida con la Ley de Acceso a la Información que decenas de organizaciones agrupadas en la Coalición Pro-Acceso reclaman desde hace años y que el PSOE incluyó e incumplió en sus programas electorales de 2004 y 2008. Tendremos oportunidad de hablar más de este asunto en el blog con la colaboración de Pro Bono publico (que ha puesto en marcha iniciativas tan saludables como gastopublico.es), pero lo cierto es que incumplimientos como este justifican todas las frustraciones expresadas por los ciudadanos que se han echado a la calle en media España.

Y de la corrupción, para qué repetirnos... Ayer por la noche, en una divertida gala en el Hub de innovación social de Madrid, Avaaz entregó su premio al candidato Imputado de Luxe. Como en un avance de la noticia del día, Francisco Camps encabeza glorioso la lista de los imputados más votados por el público, pero entre los Siete Magníficos que le siguen uno puede encontrar joyitas del PP, PSOE, IU, CiU, ERC o Coalición Canaria. Todo muy edificante.

Este fin de semana salgan a la calle. Voten y alboroten. No permitan que nadie impida la regeneración pacífica de nuestra democracia. Tenemos una oportunidad histórica y la obligación de aprovecharla.

Tu dinero financia la muerte de civiles

Por: | 19 de mayo de 2011

Descubrimos esta campaña por la red. Nos encantó y pedimos a Annie Yumi Joh, Responsable de Campañas de Setem, que nos la resumiera en 500 palabras.

Cluster munitions instalaza
¿Nuestro dinero fabrica armas que matan a civiles? Sí. Y os pondré un ejemplo muy concreto: el mes pasado Gadafi utilizó bombas de racimo en barrios residenciales en Misrata.  Según Human Rights Watch, las bombas de racimo MAT-120  fueron fabricadas en 2007 por Instalaza, empresa española con sede en Madrid. Desde la organización para la que trabajo, teníamos mucha curiosidad en conocer qué bancos  habrían concedido préstamos a la productora de las bombas de racimo que fueron transferidas a las manos de Gadafi y finalmente usadas contra la población civil en Libia. Tras investigar el asunto, nos sorprendió mucho averiguar que 8 bancos españoles, la gran mayoría cajas de ahorro, financiaron a Instalaza y, en este sentido, las bombas de racimo que causaron cerca de 1.000 muertos. 

 Los bancos utilizan nuestro dinero, entre otras cosas,  para financiar armas.  Este hecho ha impulsado un movimiento internacional que trabaja para denunciar esta práctica y evitar que se siga produciendo.

Dentro de este marco global, nace la campaña Banca Limpia: somos clientes no cómplices, con el objetivo de informar a la sociedad sobre lo que hacen los bancos con nuestro dinero y de  exigir a las entidades implicadas que dejen de financiar la producción de armas, tales como minas antipersona, bombas de racimo, armas nucleares, armas biológicas, químicas y de uranio empobrecido.  Gracias a la investigación compleja que sustenta la campaña, podemos confirmar que 14 bancos españoles han aportado casi 2.000 millones de euros  a 19 empresas fabricantes de armas.  El BBVA es el banco que más invierte en productoras de armas con casi 1.000 millones de euros en empresas como Lockheed Martin y Textron, empresas que están en la lista negra de fondos de pensión de Noruega y Holanda.

Teniendo en cuenta que esta campaña va dirigida a los principales bancos de España y que su contenido es ciertamente  “delicado”, nos surgieron dudas (y algo de vertigo) antes de sacarla a la luz.  Hubo incertidumbre sobre la posibilidad real de incidir en cambios en bancos. Gracias a las firmas recogidas y la difusión en redes sociales en twitter y facebook, ya se han producido avances en algunas entidades financieras.

Por ejemplo, BBK fue el primer banco que nos confirmó haber vendido su participación en Thales, empresa productora de armas nucleares. A su vez, CatalunyaCaixa, Banco Pastor, Banco Popular y Bankinter se han puesto en contacto con la campaña. En ningun caso la respuesta de los bancos hubiese sido posible sin la participación de un gran número de personas  que han consultado y difundido la web www.bancalimpia.com y el video que elaboramos para presentar la campaña (y que está rozando a fecha de hoy las 1.800 reproducciones)

Estar convenientemente informados sobre las prácticas inaceptables de los bancos es el primer paso y conocer la opción de banca ética puede ser el siguiente. Proyecto FIARE y Triodos Bank son opciones que proporcionan mayor transparencia en las operaciones y la garantía de que con sus ahorros no se están financiando actividades ilícitas ni proyectos controvertidos.  

Armas banca

Vota por un mundo más justo

Por: | 18 de mayo de 2011

Logo y foto

Para muchos españoles, la cita electoral del próximo domingo va ser un verdadero trago. Tendremos que elegir entre una serie de partidos que están lastrados por su incapacidad para asumir responsabilidades, por su complacencia con la corrupción o, sencillamente, por la mediocridad de sus candidatos. Es difícil que vayamos a votar con mucho entusiasmo.

Pero incluso en este panorama están surgiendo infinidad de propuestas alternativas(que promueven movimientos tan a la moda como el de Democracia Real Ya). Pocas de ellas mecen la atención de los medios, así que, para compensar la balanza informativa, este blog les presenta una posibilidad poco conocida: el Partido por un Mundo Más Justo (M+J).

M+J es exactamente lo que dice su nombre, un partido cuyo único propósito es garantizar políticas públicas eficaces en la lucha contra la pobreza. En otras ocasiones (como las elecciones generales o europeas), su discurso se ha centrado en las políticas de ayuda al desarrollo o la injusticia de los acuerdos comerciales, pero en este momento M+J propone medidas concretas contra la pobreza local, la que está al alcance de ayuntamientos y comunidades autónomas. Asesorados por algunos de los expertos con más prestigio en estos campos, este partido habla de vivienda social, de inmigración, de exclusión o de configuraciones urbanas más justas. Estas son algunas de las preguntas que podrán ver respondidas en su programa electoral:

- ¿Cómo enfrentarse al problema creciente de las personas sin hogar? ¿Qué papel deben jugar los servicios sociales, los juzgados, las policías municipales?

- ¿Cómo promover modelos de convivencia entre inmigrantes y nacionales que no caigan en mamarrachadas populistas como los 'contratos de integración'? ¿Es posible impulsar sociedades maduras de acogida que no necesiten ser espoleadas por el miedo o el patriotismo barato?

- ¿Qué pueden hacer los ayuntamientos para incrementar la transparencia y la participación en la elaboración de presupuestos? ¿Podemos esperar apoyo a las redes alternativas de economía social o a la construcción de ciudades sostenibles?

Alguno podrá pensar que M+J es otro más del batiburrillo de grupúsculos políticos que pueblan las mesas de papeletas electorales, pero se equivocaría. Gracias al esfuerzo de un equipo amplio de candidatos y militantes que trabajan de forma voluntaria, este partido ha pasado de los poco más de 9.000 votos en las Europeas de 2004 a los 216.000 votos al Senado en 2008. Cualquiera que se haya enfrentado a una carrera electoral sabe que estos números no son nada despreciables para un entorno político tan rígido como el nuestro.

Eso sí, es inevitable pensar que el verdadero potencial de M+J y otras iniciativas similares, como Equo, está en la unión de fuerzas. Miles de votantes en nuestro país estamos esperando una alternativa ecosocial que nos permita recuperar el entusiasmo por la política. Mientras tanto, tengan presente que la papeleta de M+J estará en su mesa electoral.

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autores habituales

Principales:

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, preside la iniciativa +Social y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG
  • Lucila Rodríguez-AlarcónLucila Rodríguez-Alarcón, ingeniero agrónomo, experta en comunicación política, ahora dedicada en cuerpo y alma a Intermón Oxfam.

Colaboradores regulares

  • Uganda: Alberto Eisman (Director de Radio Wa, en Lira)
  • Infancia: Marta Arias (responsable de campañas de UNICEF)
  • Activismo on-line: Luis Morago (Director de campañas de AVAAZ), Irene Milleiro (Directora de campañas de Change)
  • Nuevos modelos económicos: Daniel Jiménez (redactor del portal Noticias Positivas), Alex Prats (activista de Christian Aid).
  • Indígenas: Raquel García y Laura de Luis (portavoces de Survival para España y Latinoamérica)
  • América Latina: Asier Hernando (responsable de campañas de Intermon Oxfam para América Latina y el Caribe).

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal