Ir a Planeta Futuro
3500 Millones

Brigadas vecinales, más allá del 15m

Por: | 06 de junio de 2011

Brigadas-vecinales

En el año 2009 se filtraron unas circulares de la policía en las que se daban indicaciones explícitas para llevar a cabo redadas con el fin de detener a inmigrantes sin papeles. Se creó un cierto revuelo que, como suele suceder con estas cosas, finalmente no llegó a nada. Pero, dos años más tarde, las redadas siguen teniendo lugar, con el apoyo explícito de todos los niveles de mando, a nivel nacional, regional y local. Muchos policías ya han expresado su malestar por tener que hacer este trabajo en vez de emplearse contra los verdaderos delincuentes.

No hace mucho, Caritas denunciaba las redadas que tienen lugar en sus comedores, sin que la organización pueda hacer nada para evitarlo. Pese a sus denuncias, nada cambia. El establishment sigue saltándose impunemente varios de los principios básicos que rigen nuestro Estado de Derecho, tanto los establecidos en nuestra Constitución (artículo 14), como en la Declaración Universal de los Derechos humanos (artículos 2.1 y 7) o en el Pacto Internacional De Derechos Civiles Políticos (artículo 26). Dicho de forma simple, las redadas raciales violan los derechos humanos, son discriminatorias por raza o fenotipo, y además son ilegales y encubiertas.

Cansados de ver cómo en sus barrios miembros de otras razas eran acosados y detenidos, grupos de vecinos se han unido para constituir lo que denominan “Brigadas vecinales de Observación de Derechos Humanos”. Su objetivo es doble: por un lado, evitar las redadas, tomando nota de las mismas e interpelando a los que las llevan a cabo. Por otro, crear concienciación entre el resto de los vecinos, informándoles de lo que está pasando y recabando su opinión al respecto.

Estas labores no son fáciles de llevar a cabo, como explica la brigadista Teresa Martín a este blog:

Cuando me pongo el chaleco naranja “Vigilando a los Vigilantes” y comenzamos en cualquier barrio de Madrid una Brigada Vecinal de Observación de los Derechos Humanos, siempre tengo en mente tres cosas: La primera es que, "una vez más, no será sencillo cuestionar los controles de identidad racial, ni hablar con la policía; pero recuerda que es una labor digna, legítima y legal”. La segunda, “cuando converse con los vecinos y vecinas para saber su opinión sobre los controles, informar de su existencia y conocer cómo estos afectan a la convivencia, estaré participando en construir barrios por la solidaridad, la tolerancia y la justicia”. Y la tercera “mis compañeros de brigada me arropan, no estoy sola”.

La policía se defiende abriendo expedientes disciplinarios a los brigadistas o poniendo multas injustificadas que pueden ascender a 4.000 euros. Una aberración donde aquellos que denuncian pacíficamente un atropello se convierten en el objetivo de los “brazos de la ley”. ¿Les suena de algo?

Pero estamos llegando a un punto en que los ciudadanos nos hemos cansado de esperar de nuestros dirigentes que aporten las soluciones a problemas que ellos mismos crean. Lo están gritando desde las plazas, desde los barrios y a través de una indignación social creciente. Las propias Brigadas son el reflejo de una idea indispensable para asegurar nuestro futuro como ciudadanos: “si no eres parte de la solución eres parte del problema”.

Como dice Teresa:

Mientras la policía se lleva a un vecino por no tener un papel y me crece la indignación recuerdo la cuarta y más importante de las cuestiones por la cuáles me había puesto el chaleco: “tantas veces lo hagáis, tantas veces nos tendréis enfrente”.

Más información sobre las brigadas vecinales de observación de los derechos humanos en: www.brigadasvecinales-ddhh.blogspot.com 

Hay 5 Comentarios

desde siempre me he preguntado , como el regimen nazi pudo matar a tanto judio, cuando en muchos campos habia muchos mas judios que soldados. hoy lo entiendo o casi, la indifrencia de muchos mientras no le llegue su turno. Hay que llamarla colaboracion.
COLABORAMOS CUANDO PERMITIMOS QUE UNA FAMILIA EN PARO SEA PUESTA EN LA CALLE, CUANDO
LO JUSTIFICAMOS PENSANDO QUE SOMO MEJORES. CUANDO EN NOMBRE DE LA LEY , COMO SI LA LEY NO HUBIESE SIDO HECHA A CONVENIENCIA DE QUIEN LA APLICA, NOS CALLAMOS ANTE EL HAMBRE, LA IGNORANCIA, EL SUFRIMIENTO, LA DISCRIMINACION, LA AVARICIA DE UNOS POCOS .
NOS CALLAMOS SIEMPRE HASTA QUE NOS TOCA LLORAR A NOSOTROS, PERO YA ES TARDE , SOMO SORDOS, INSENSIBLES. UNA SOCIEDAD QUE SE MIRA EL OMBLIGO DE FORMA CONTINUA ESTA CONDENADA A SER VICTIMA DE SU PROPIA INSENSIBILIDAD.

Yo soy español, aunque he vivido muchos años en países extranjeros.
Después de más de 20 años en Italia, había regresado a España,y desde el primer día he tenido a la policía judicial y a la Guardia Civil detrás de mí.
Han escuchado y grabado todas mis llamadas telefónicas, de mi teléfono fijo y del móvil, que estaban intervenidos y pinchados, me han seguido por la calle,han entrado clandestinamente en mi casa, sin ninguna orden judicial,de día y de noche,han metido un flahs a mi computadora para descargarse y espiar todos mis datos y correos,han robado mi correspondencia, cartas, documentos, datos protegidos,de mi buzón y de mi apartado de correos, me han metido encima a personas que se fingían amigos, y en realidad eran informantes confidentes de la policía.
Durante más de 10 años me han acosado. Un tipo que decía ser un policía secreto de proximidad, me seguía por la calle, entraba en todos los lugares detrás de mí, y les decía a todos que yo era un presunto implicado sospechoso que había que vigilar. En una ciudad de apenas 30.000 habitantes, se ha ido regando la calumnia y corriendo la voz de que yo presuntamente habría hecho algo malo, porque incluso entrando en una copistería para hacer unas fotocopias , el presunto policía secreto, me seguía y después entraba a controlar en la tienda que tipo de fotocopias yo había hecho, diciendo que podían ser falsos documentos.
Una chapuza y payasada sin fin.¿ Cuánto costará a la sociedad un tipo dedicado a perder el tiempo fingiendo que investiga algo inexistente y continúa prevaricando,?
La cuestión es que el jefe que lo mandaba, había cobrado algunas cantidades y recibía favores de personas del Club Rotary Pedralbes, de Barcelona, y especialmente del Sr. José Csasafulana Gilobert,( nombre supuesto) un fascista psicópata acosador, dedicado a la destrucción personal y profesional de los demás. Fingen una falsa apariencia de legalidad, y fingen que yo sería el malo, y ellos los buenos.Tirando y derrochando el dinero público. El tipo éste se encuentra en la Rambla de Cataluña nº 41, de Barcelona.El caso es que estosbfuncionarios, o policías, se incautaron de 22 obras de arte de mi propiedad,y varios cheques, diciendo que podrían ser falsas, se celebró un juicio, todas las obras eran auténticas, gané el juicio, pero los cuadros han desaparecido, tragados en cuarteles de policías o guardia civil, y nadie quiere devolver los cuadros ni el dinero, valorados en más de 80.000 euros.Estos son los negocios de los funcionarios, a sueldo de corruptores.

Todas las mañanas encuentro en la estación de Nuevos Ministerios de Madrid a un grupo de unos seis u ocho policías nacionales a "la caza y captura" del inmigrante "típico". Pero cómo se dejan llevar por las apariencias, yo soy extranjera y a mí nunca me han parado. Tengo la tez blanca y siempre me pregunto: ¿cómo pueden llevar a cabo un trabajo tan inhumano? Es que no sienten ni padecen lo que los inmigrantes sentimos?

Estoy de acuerdo con lo que se dice en el comentario anterior. Además habría que analizar si esas personas no abandonarán su país, porque nosotros, con nuestra ambición, no habremos hecho que en su país no tengan posibilidad de seguir adelante.

"Sólo una raza, la raza humana" demostrado científicamente, después lo que existen son etnias.
La libre circulación de capital es más importante que la libre circulación de PERSONAS. Pero ¿qué mundo es este? Ningún ser humano es ilegal.
Y para rematar un gobierno que se hace llamar de izquierdas y socialista encabezando los controles y leyes racistas, patético!

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autor

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, impulsa la iniciativa porCausa y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal