Ir a Planeta Futuro
3500 Millones

Cómo hacer que la gente se interese por la pobreza

Por: | 05 de marzo de 2012

Captura de pantalla 2012-03-04 a la(s) 17.33.06
Refugiadas malienses en el norte del Níger. Foto: © UNHCR/H.Caux

Hace algunos años, el lingüista estadounidense George Lakoff se hizo popular por su libro No pienses en un elefante. Basándose en la existencia de una serie de valores individuales y en los símbolos que utilizamos para expresarlos, Lakoff argumentaba que unas ideologías han tenido mucho más éxito que otras a la hora de influir a los votantes, lo cual explica la preocupante deriva de las políticas de interés público como inmigración, salud o educación.

El caso es que un grupo de organizaciones y expertos de la sociedad civil británica han usado este mismo marco conceptual para tratar de contestar una pregunta fundamental: ¿cómo podemos reducir la distancia que existe entre la opinión pública y las políticas de lucha contra la pobreza? El estudio está centrado en el caso británico con respecto a la pobreza internacional, pero al leerlo es difícil no pensar en otros muchos países en los que resulta francamente complicado involucrar a los ciudadanos en la defensa de los asuntos de interés general, desde la calidad de los servicios públicos a la corrupción, la pobreza o la inmigración.

El diagnóstico que se describe en la primera parte del informe resulta desolador. En pocas palabras, las organizaciones sociales se han empeñado en medir el éxito de sus esfuerzos con los indicadores equivocados: una campaña de impacto global como Make Poverty History (Pobreza Cero, en el caso español) fue capaz de generar millones de firmas y euros en defensa de más ayuda al desarrollo o de un comercio más justo, pero estos resultados no parecen haber alterado de manera fundamental la percepción que los ciudadanos tienen de sí mismos y de su relación con los países pobres: “donantes generosos” que resuelven los problemas de “pobres agradecidos”. Así se explica, claro, la frustración de mucha gente tras 40 años en los que la ayuda ha ido creciendo al mismo ritmo que la pobreza.

La verdadera clave del éxito, dicen los expertos, está en alterar este compromiso superficial fomentando valores individuales del tipo ‘universalista’ (como la empatía), que constituyen la motivación más importante del comportamiento. Utilizando los símbolos y marcos de referencia adecuados, estos valores pueden ser traducidos en actitudes y acciones concretas que logren cambiar la realidad.

Y esa es la batalla que, según Lakoff, ganan por goleada los ideólogos conservadores. 

El ejemplo de la inmigración demuestra hasta qué punto acierta el autor norteamericano. Incluso cuando todas las partes aceptan que el actual sistema regulatorio no funciona, el modo en el que se enmarca el debate prejuzga quién es responsable del problema y de quién depende la solución. Se ha impuesto la idea de que existe un problema porque estamos invadidos por inmigrantes dispuestos a cualquier cosa con tal de trabajar en nuestro país, no porque hayamos fracasado a la hora de reducir las desigualdades y crear oportunidades en sus países de origen. Si el problema fuese este, tendríamos que buscar otros culpables, algunos de ellos en nuestros propios gobiernos. Más aún, los inmigrantes pasarían a convertirse en refugiados económicos, protegidos por las mismas garantías que protegen a los refugiados políticos.

Es solo un ejemplo, pero busquen ustedes cualquier otro que les resulte útil: los musulmanes son extranjeros (como dijo hace poco el Ministro Wert), la sanidad pública catalana es una fuente de ineficiencia (como sugiere cada día la Generalitat) o el problema de los países pobres es la corrupción de sus dirigentes (un modo eficaz de evaporar nuestras propias responsabilidades).

Tal como está el patio, este asunto puede parecer una frivolidad de bloguero aburrido, pero yo no lo creo. El modo en el que respondamos hoy a esta crisis determinará la sociedad y el mundo en el que vivamos mañana. Desde la educación en la escuela y en la familia a la participación en cualquier forma de organización social, estamos obligados a nutrir los valores de la solidaridad y la empatía. Todo lo demás será un fracaso que cargaremos durante generaciones.

Hay 7 Comentarios

Interesante!! Me evoca lo que propone el "cosmopolitismo arraigado", una visión de acercarse a la injusticia global desde lo local, lo concreto, lo que nos afecta y por lo que nos involucramos

La uniao Planetaria es una ONG de Brasil que apoya y trabaja en el movimiento Brasil si Pobreza..algunas de sus iniciativas estan en http://www.uniaoplanetaria.org.br/brasilsempobreza/

Hola Gonzalo,
Me ha gustado mucho el artículo. Pero yo creo que la crisis está ayudando a que la crisis esta visibilizando la pobreza. A ver que te parece esta página: http://elsnouspobres.wordpress.com/
El problema es que no conectamos los pobres más cercanos o más lejanos son victimas del mismo sistema (sin comparar la suerte entre pobres). solo tenemos que elegir bien el blanco de nuestras demandas: http://www.thoughtleader.co.za/jasonhickel/2011/12/16/how-to-occupy-the-world/

El problema de los países pobres ES la corrupción de sus dirigentes:

http://internacional.elpais.com/internacional/2012/02/26/actualidad/1330268187_699004.html

Pues yo creo que tenemos una buena oportunidad con la maldita crisis de aplicar mas la empatía por proximidad que en otras épocas. A ver si ahora que viviremos mas cerca la pobreza, y sobre todo la distancia con la riqueza, nos percatamos de que la pobreza como la salud, la puede ocasionar cualquier virus de nada.
Y nadie está a salvo.

Me han contado que la coordinadora catalana de ONGD está traduciendo el informe al castellano, así que pronto todo el mundo podrá leer el informe en castellano.

Tuve la suerte de escuchar a Martin Kirk en la Escuela de Verano que organizó CONCORD en Finlandia en 2011 y ha cambiado mi forma de enfocar mi trabajo de Comunicación en Habitafrica. http://www.youtube.com/watch?v=MKvLODX1mLU

Las ONG luchamos contra corriente, en un mundo donde priman los valores individualistas, el hedonismo y el materialismo. Cuando estos valores se alzan, se empequeñecen los valores contrarios del universalismo, la solidaridad o el sentido de la comunidad.

Por eso tenemos que trabajar juntos para ser más fuertes y cuidar el lenguaje que empleamos. Y apelar a nuestros valores,que tienen que ver más con la ética que con el egoísmo inteligente.

Hablar de "Ayuda al desarrollo, beneficiarios, caridad" refleja marcos de valor que han hecho mucho daño a la visión anticuada y dañina de la ayuda y de la que todavía no hemos salido. Internamente son temas superados, pero hay que hacer mas esfuerzos en la comunicación. Y mucho ojo con qué tipo de comunicación hacemos: la necesitamos más que nunca, pero también puede hacer más daño que nunca. NO vale todo.

Tenemos la obligación ética de recuperar valores comunitarios.Sería un gran error seguir avanzando por la senda del individualismo supondría.Necesitamos espacios como este blog,con la empatía como guía. Si somos capaces de percibir los vínculos que nos unen a los demás, de intentar comprenderles; la solidaridad triunfará.Además de preferible a nivel ético, la puesta en práctica de estos valores acaba resultando más conveniente desde la óptica del interés individual.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autores habituales

Principales:

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, preside la iniciativa +Social y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG
  • Lucila Rodríguez-AlarcónLucila Rodríguez-Alarcón, ingeniero agrónomo, experta en comunicación política, ahora dedicada en cuerpo y alma a Intermón Oxfam.

Colaboradores regulares

  • Uganda: Alberto Eisman (Director de Radio Wa, en Lira)
  • Infancia: Marta Arias (responsable de campañas de UNICEF)
  • Activismo on-line: Luis Morago (Director de campañas de AVAAZ), Irene Milleiro (Directora de campañas de Change)
  • Nuevos modelos económicos: Daniel Jiménez (redactor del portal Noticias Positivas), Alex Prats (activista de Christian Aid).
  • Indígenas: Raquel García y Laura de Luis (portavoces de Survival para España y Latinoamérica)
  • América Latina: Asier Hernando (responsable de campañas de Intermon Oxfam para América Latina y el Caribe).

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal