Ir a Planeta Futuro
3500 Millones

Demasiados niños pobres en España

Por: | 22 de mayo de 2012

Esta entrada ha sido escrita por MARTA ARIAS (@MartAriasRobles), Directora de Sensibilización y Políticas de Infancia en UNICEF España. Esta organización hizo público ayer el informe La infancia en España 2012-2013: El impacto de la crisis en los niños.

Captura de pantalla 2012-05-22 a la(s) 00.19.38
Fuente: UNICEF España.

A estas horas el dato ha sido difundido por todos los medios de comunicación: la pobreza, en España, tiene rostro de niño. Exactamente, el rostro de cada uno de los 2.200.000 niños y niñas que viven por debajo del umbral de la pobreza. 

Pero, ¿qué significa exactamente ese tecnicismo? Para alguien que trabaja en una organización que es generalmente reconocida por hablar de la desnutrición infantil en el Sahel o el Cuerno de Africa, no siempre resulta fácil explicar qué significa ser un niño pobre en España. Ni por qué le prestamos atención. Vamos a hacer un intento.

Tradicionalmente, la pobreza se mide en los países pobres en términos absolutos: personas que viven con menos de 1 dólar al día. Pero en los países ricos, la medida es la desigualdad: cuántas personas viven considerablemente por debajo de unos ingresos considerados estándar en función de la “normalidad” de ese país. Y esa tal vez sea la idea de fondo, la ausencia de “normalidad”. Los niños de los que estamos hablando viven en familias con serias dificultades para llegar a fin de mes. Y para pagar el comedor escolar, los libros de texto, las actividades extraescolares, la factura del dentista, las gafas para poder seguir la clase o un gasto imprevisto como una avería en la calefacción. En los casos más extremos, son niños afectados por las ejecuciones hipotecarias o que acuden por primera vez a comedores sociales.

Pero, si no estamos hablando de hambre o pobreza extrema… ¿por qué debe preocuparnos?

En primer lugar, porque el derecho de todo niño “a un nivel de vida adecuado para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral y social” constituye una obligación legal para España, desde que en el año 1990 ratificó la Convención sobre los Derechos del Niño. En segundo lugar, porque estamos hablando de uno de los colectivos más vulnerables en cualquier sociedad, en los cuales un contexto de privaciones, aunque sea temporal, puede tener consecuencias irreversibles en aspectos clave como los resultados educativos o los niveles de salud (en un país donde el 44,5% de los niños de 6 a 9 años sufre obesidad o sobrepeso, el dato de que más del 40% de los españoles confiese recortar gastos en alimentación debería preocuparnos).

Si esto no parece suficiente, debemos prestar atención a la infancia también por nuestro propio interés, porque lo que les ocurre hoy a los niños no es más que un anticipo de lo que nos va a pasar a todos como sociedad dentro de unos pocos años. Si nos permitimos dejar atrás a más del 26% de los niños y niñas en este momento, sin duda no estamos haciendo más que acumular probabilidades de sufrir importantes problemas sociales y económicos en los años siguientes.

No es una cuestión de colores políticos. Ni en los buenos ni en los malos tiempos hemos sido capaces de rebajar los niveles de pobreza infantil ni de generar un sistema suficientemente sólido de protección social para abordarla. De hecho, ya en 2009 España era el quinto país (de 35 analizados) que menos capacidad tenía para reducir esta lacra. Pero esto constituye precisamente una gran fuente de oportunidad: en tiempos difíciles, tenemos que ser capaces de alcanzar algunos consensos básicos entre los cuales la infancia tendría que ocupar un lugar preferente.

Ya se ha dado algún avance en esta dirección. De cara a las Elecciones Generales de 2011, casi todos los partidos políticos se comprometieron a adoptar un Plan Nacional contra la Pobreza Infantil. Sea como un plan específico o sea como medidas concretas incluidas en otros planes, contar con una visión estratégica de lo que se quiere lograr y cómo lograrlo ayudaría sin duda a empezar a ponernos manos a la obra. Aspectos como el establecimiento de un paquete mínimo de beneficios para los niños, común en todas las administraciones públicas, ayudaría también a abordar otro de los grandes problemas del sistema español: la débil coordinación en la acción a distintos niveles administrativos.

Los propios niños son capaces de ver el lado positivo de la crisis, y también de plantear sus propuestas. Como dice uno de ellos en este vídeo “si nos tuvieran en cuenta, saldrían cosas”. Ojalá que salgan.

 

Hay 6 Comentarios

los inmgrantes tienen a esperanza de irse a su paises, alli pueden vender fruta en la esquina, cultivar su campos o recibir ayuda de familiares, pero a los españoles que mas les queda, la fuente del parque para refrescarse? una entrada a piscina es alta, los jovenes españoles deben saltar por los muros porque no tiene dinero ni ellos,ni sus padres, ni sus abuelos, ni sus vecinos...lamentablemente vendran tiempos duros, la falta de trabajo y del dinero de la ayuda degenerara en delincuencia, claro hay que comer, hay que pagar facturas en invierno, hay que pagar por donde vivir..lo malo es que millones estan en paro y os que tiene trabajo apenas si reciben 900 euros para lo propio...ahora señores y señoras que se creyeron un día que eran europeos! esto es lo que os espera....

es verdad, todo es verdad, muchos tiene verguenza de sus vecinos, estan pasando hambre en muchos hogares de madrid, ayudo con comida para dos familias, yo inmigrante, tengo empleo sumergido, me dan pena mis amistades españolas, antes me discriminaban, ahora les colaboro con comida y alguna vez ropa nueva un día de piscina, el burguer, etc...la vida es cara la ayuda de 420 es para alquiler, las facturas las pagan familiares que cobran 620 al mes y que tambien lo tiene duro...

Hombre creo que solo poner el nombre como "la gran desigualdad social", estaría más que bien, para una persona que trabaja en el cuerno de África sería como se le estuviera tomando el pelo, cuando al titulo niños Pobres en España

Toda una HIPOCRESÍA INDECENTE, primero se dedican a DEPREDARLO TODO desde dentro y ahora nos vienen con estas.


¿Qué inmensas cantidades de dinero se han robado, malgastado y malgestionado en los Gobiernos de pacotilla, en las Comunidades Autónomas, Ayuntamientos,Cajas y Bancos, en ladrillazos,y demás negocietes apoyados oficialmente; llenos de enchufados, lo peor de cada casa procedentes de los partidillos políticos y sus amiguismos.


¡Mi país es una cueva de LADRONES oficializados, es un asco, señores!
Esos individuos debían de estar en CAZA Y CAPTURA, le han sacado el pan de la boca a nuestras criaturas, son unos DELINCUENTES.


Vamos todos a PEDIRLES CUENTAS, hay que ir a por ellos legalmente. Que caiga sobre ellos TODO EL PESO DE LA LEY.
Hay tiparracos de la política y la Banca, en este sacrificado país de pandereta, que deberían estar en la CÁRCEL.


Y lo más importante, que se les INCAUTEN SUS BIENES y se vean obligados a DEVOLVERLOS al pueblo soberano.

Bueno...Creo que el titulo esta mal, al decir "una pobreza".Se que todo lo que esta relacionado y tiene una carencia, se pude utilizar este termino, pero lo mas correcto seria "desigualdad social" y NO POBREZA, porque la pobreza lo sabemos, que es una necesidad vital entre muerte y vida y aquí no estoy viendo nadie, morir sino carecer de necesidades que se pueden solucionar. Pero si aquí vemos una desigualdad social donde el gobierno, tiene que prestar mas atención para no llegar a un FUTURA POBREZA.

Porque no hay justicia. Está de semana caribeña en Marbella. Y como estos tampoco rompen papeleras ni visten tan mal.... A ver si dejan de jugar con sus Ipad sus señorías y legislan algo por vergüenza mismamente.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autores habituales

Principales:

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, preside la iniciativa +Social y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG
  • Lucila Rodríguez-AlarcónLucila Rodríguez-Alarcón, ingeniero agrónomo, experta en comunicación política, ahora dedicada en cuerpo y alma a Intermón Oxfam.

Colaboradores regulares

  • Uganda: Alberto Eisman (Director de Radio Wa, en Lira)
  • Infancia: Marta Arias (responsable de campañas de UNICEF)
  • Activismo on-line: Luis Morago (Director de campañas de AVAAZ), Irene Milleiro (Directora de campañas de Change)
  • Nuevos modelos económicos: Daniel Jiménez (redactor del portal Noticias Positivas), Alex Prats (activista de Christian Aid).
  • Indígenas: Raquel García y Laura de Luis (portavoces de Survival para España y Latinoamérica)
  • América Latina: Asier Hernando (responsable de campañas de Intermon Oxfam para América Latina y el Caribe).

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal