Ir a Planeta Futuro
3500 Millones

Salir de la crisis sin crear más pobreza

Por: | 17 de diciembre de 2012

Crisi-desigualdad-pobreza-foto-1
Un hombre cae en un agujero junto al camino y comienza a pedir ayuda a gritos. A lo largo del día, un economista, un sacerdote y un político pasan por allí y le ofrecen diferentes ideas, pero ninguna de ellas consigue sacarle de su problema. Finalmente, un amigo aparece y salta con él al agujero. "¿Por qué has saltado aquí dentro? -pregunta alarmado el primer hombre- ¿cómo vamos a hacer ahora para salir los dos?". "Porque yo ya he estado aquí y conozco la salida", le responde el segundo.

Hoy sabemos que España está en un profundo agujero de pobreza y desigualdad. La incapacidad de los diferentes gobiernos para consolidar durante los años buenos un sistema sólido de protección social (siempre varios puntos por debajo del gasto medio europeo) mantuvo a una parte importante de nuestro país al borde del precipicio, y la galopante pérdida de empleo ha hecho lo demás. De acuerdo con los datos que nos ofrecen Caritas, la Red Europea Contra la Pobreza, el INE y otras fuentes fiables, al menos uno de cada cuatro hogares españoles se encuentra en la pobreza o en riesgo inminente de exclusión social, lo que nos sitúa en la categoría de economía "sumergente". Ninguna de las esquinas del espectro ideológico parece discutir esto.

Lo que sí se discute –al estilo tabernario y superficial con el que se desarrollan los debates públicos en nuestro país- es el origen del problema y la receta para salir de él. Precisamente por eso convendría recordar que no somos los primeros en caer en el agujero. Otros, como América Latina o el este de Asia, estuvieron aquí antes y aprendieron algunas lecciones importantes. Una de ellas es que la recuperación social está ligada al empleo... pero solo en parte, porque el fenómeno de los “trabajadores pobres” es algo más que un concepto teórico. Como han comprobado amargamente decenas de miles de familias en nuestro país, un salario bajo y un empleo precario no es suficiente para garantizar una vida digna. También sabemos que la desigualdad galopante no solo supone un problema ético, sino también un importante lastre para la competitividad y la cohesión social de las que depende la recuperación. Finalmente, otros han llegado a la conclusión de que es posible ofrecer alternativas basadas en un sistema fiscal y regulatorio más justo, eficaz y remunerativo. Los impulsores de la tasa a las transacciones financieras o las asociaciones de inspectores de Hacienda recuerdan a quien les quiera escuchar que existe un considerable margen de maniobra nacional e internacional.

Estas lecciones –y otros muchos argumentos imprescindibles- son parte del informe Crisis, desigualdad y pobreza, presentado la pasada semana por la ONG Intermón Oxfam (pueden consultar los principales detalles en la crónica que hizo este periódico). A partir de una experiencia de casi 60 años de trabajo en medio mundo y con la autoridad que sitúa a Oxfam Internacional entre los líderes de la sociedad civil global, el informe contrapone argumentos técnicos, propuestas y sentido común a la cobardía política, la estrechez intelectual y el populismo rampante que acogotan a los gobiernos europeos.

Un argumento destaca por encima de los demás: existe una lógica fundamental que vincula los retos globales y los locales. La arrogancia irresponsable de los políticos que dirigen la sanidad madrileña, por ejemplo, responde a un patrón que se repite en otros muchos países del planeta. La desigualdad en el acceso a la salud, el poder desproporcionado de los consorcios empresariales y el modelo de “puerta giratoria” entre cargos públicos y privados no constituye una invención nacional, ni mucho menos: países tan diversos como Estados Unidos, India, Perú o Sudáfrica se enfrentan a dilemas demasiado parecidos a los nuestros. Por eso, como señala el informe, la verdadera oportunidad de esta crisis es ofrecer una respuesta global coordinada que los autores estructuran en tres grandes grupos: recaudar de manera justa, blindar los derechos sociales y fortalecer la calidad democrática.

Irónicamente, la contundencia de este trabajo habla tanto de la inspiradora visión de las ONG que apoyan el informe como de la pavorosa falta de ideas y liderazgo de los principales actores políticos, atrapados hoy en los debates territoriales y mañana en la siguiente memez que se les ocurra. Los ciudadanos de España y del resto de Europa merecemos un debate público infinitamente más transparente, creativo y sofisticado del que está teniendo lugar en este momento.

Nota de los editores:

Recomendamos el vídeo resumen de la campaña de Intemron Oxfam que les dejamos a continuación. 

 

Hay 6 Comentarios

Nadie parece saber las soluciones, como bien dice el artículo, pero probablemente si no nos dirigieran políticos que persiguen únicamente su propio interés, la salida sería más fácil. Lo peor es que cuando organismos como la UE propone sustitutos a los políticos, planta tecnócratas expertos en economía y en trabajar en empresas, las cuales, lógicamente, lo que saben es buscar su propio beneficio. Mejor nos iría con gente que de verdad conoce el tema de la pobreza y de verdad luch contra ella...... ¿o eso es a lo que llaman ser idealista?

No hay que ser adivino para prever que, con la globalización y el tipo de orientación ideológica que prima hoy en día, la salida de la crisis sí va a implicar mayores desigualdades y pobreza, al menos dentro del mundo desarrollado.
La única vía que existe para evitarlo, o al menos paliar sus efectos, sería que la sociedad civil cobrase conciencia de su papel, decidiese asumir mucho más protagonismo y se llegasen a crear potentes redes de ayuda basada en el altruismo. Recomiendo la lectura de esta artículo:
http://www.otraspoliticas.com/politica/%c2%bfjugamos-a-la-bolsa-o-a-la-sociedad-civil

nadie debería pasar por la pobreza

Afortunadamente España es un país grande, enorme en cultura, en historia, en gentes de toda clase y condición, en clima, en carácter, y en medios y recursos.
A pesar de la crisis es un país que está en pie, con crisis pero funcionando.
Se trata de corregir el rumbo en algunos temas que nos han traído más problemas que beneficios.
De rectificar posicionamientos erróneos en políticas torcidas que miraban el privilegio en lugar del servicio a la ciudadanía.
Sin control, sin auditorías, sin tener que rendir cuentas a nadie.
Unos derechos que son del pueblo democrático y no de ningún preboste encopetado.
El cambio que necesitamos en este país es pasar del privilegio heredado, a la responsabilidad compartida.
Con transparencia.
Igualitaria, respetuosa con nuestra historia y con todos los ciudadanos de cualquier rincón de España.
Ese tener presentes a la gente pero de verdad, y no únicamente para cobrarle los impuestos.
Con cara y ojos.
Y no con ideas peregrinas, como la de que trabajen más y que cobren menos.
Mientras que los listos se forran marchándose de puntillas a otra parte, con el dinero recogido el hombro.
Haciendo mutis por el foro.
Si no es tan difícil.

un país en el que unos se enriquecen a costa de otros, es un país subdesarrollado. Pretender mejorar a costa de empobrecer no es sino retroceder, es fundamental no perder el Estado de Bienestar y estos días se esta viendo amenazado más que nunca en la historia de la democracia.

les invito a mi blog http://diariodeunacleptomana.blogspot.com.es/2012/12/cena-de-navidad-que-me-pongo.html

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autores habituales

Principales:

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, preside la iniciativa +Social y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG
  • Lucila Rodríguez-AlarcónLucila Rodríguez-Alarcón, ingeniero agrónomo, experta en comunicación política, ahora dedicada en cuerpo y alma a Intermón Oxfam.

Colaboradores regulares

  • Uganda: Alberto Eisman (Director de Radio Wa, en Lira)
  • Infancia: Marta Arias (responsable de campañas de UNICEF)
  • Activismo on-line: Luis Morago (Director de campañas de AVAAZ), Irene Milleiro (Directora de campañas de Change)
  • Nuevos modelos económicos: Daniel Jiménez (redactor del portal Noticias Positivas), Alex Prats (activista de Christian Aid).
  • Indígenas: Raquel García y Laura de Luis (portavoces de Survival para España y Latinoamérica)
  • América Latina: Asier Hernando (responsable de campañas de Intermon Oxfam para América Latina y el Caribe).

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal