3500 Millones

3500 Millones

Ideas irreverentes contra la pobreza

3500 millones es la mitad de la población mundial. 3500 millones de personas condenadas cada día a la pobreza. ¿O no? Este blog es el relato de la contra-crisis y de sus protagonistas. Vivencias e iniciativas desde cada rincón del planeta que demuestran que lo más correcto es también lo más inteligente.

La oportunidad de Ecuador contra la pobreza

Por: | 12 de abril de 2013

Esta entrada ha sido escrita por nuestro colaborador Miquel Carrillo (@MiquelCarr).

Foto0293
La inversión nacional está permitiendo rescatar ríos ecuatorianos de la contaminación.

El otro día, El Comercio abría con la noticia de que el 35 % de la población ecuatoriana era ya clase media. Volver cinco años después permite ver los cambios en este país, empezando por los muchos emigrantes que han decidido finalizar su sueño español y formulan en el nuevo y flamante aeropuerto, recién inaugurado en marzo, sus impresiones y análisis sobre un país, ya distante, que fue un día la tierra prometida y tiene ahora que sufrir cotas de pobreza insospechadas.

 

El relato y los sujetos del desarrollo han cambiado en esta última década, nunca dejan de hacerlo. Corremos un serio riesgo de no entender nada y aferrarnos a clichés atemporales, que devienen tópicos, si no nos esforzamos continuamente en analizar y comprender lo que está pasando en cualquier lugar. En Ecuador, el petróleo y una nueva política pública redistributiva han transformado el país y su sociedad en estos años. El Coca, capital de uno de los territorios con más producción hidrocarburífera, tiene mejor estación de autobuses que Barcelona, y no es una exageración. Tiene hasta un cine dentro, gratuito, que le hace competencia desleal al otro, en el centro de esta ciudad del far west ecuatoriano, instalado por un magnate local en el shopping que preside el malecón en la orilla del Napo.

En breve, el río por el que bajara Francisco de Orellana para descubrir el Amazonas dejará de recibir los afluentes contaminados de la ciudad petrolera. Los gobiernos local y nacional han negociado una inversión de 33 millones de dólares para construir el alcantarillado y el tratamiento de aguas residuales. Dinero ecuatoriano, nada de dádivas de la cooperación internacional. De hecho, hace poco se consignó una partida de 2.400 millones de dólares para los próximos cuatro años, destinada a mejorar el acceso al agua potable y el saneamiento, y que reducirá a la mitad la población que todavía no goza de esos servicios. Para que tengan una idea de la magnitud, el Fondo de Agua y Saneamiento de la cooperación española se constituyó con 1.500 millones de dólares para toda Lationamérica. Habiendo recursos financieros, es comprensible que Correa y su gobierno sólo quieran colaboración técnica, con un valor añadido, destinada a transformar esa capacidad inversora en una mejora de las condiciones de vida.

 

El sistema no es perfecto, no obstante. Es cierto que se está creando un sistema fiscal serio, desconocido en otros países ricos en materias primas, que empieza a generar recursos propios y una cultura redistributiva y de responsabilidad de todos los ciudadanos para con el interés común. Existe incluso una persecución más o menos efectiva del fraude: si usted pasea por las calles de Quito podrá ver muchos negocios ostensiblemente clausurados por no cumplir con sus obligaciones fiscales. Sin embargo, la locomotora del sistema sigue siendo el maná petrolero, al que en breve se le añadirá la minería a gran escala. Y eso perpetúa toda una serie de conflictos socioambientales, con graves agresiones territoriales, culturales, al medio ambiente y a la salud de comunidades y pueblos, y cuestiona la sostenibilidad del sistema.

Más allá de las limitaciones físicas de los recursos, Ecuador debería abordar esa cuestión si quiere seguir, durante muchos años, prodigándose en nuevas infraestructuras y servicios para su gente. Tan necesario es que acaben el nuevo metro de Quito, que justo ahora acometen, como que tanto desarrollo no atropelle a mucha de su gente. Y en ese punto es necesario también que la cooperación siga apoyando a la sociedad civil, crítica con el modelo y preocupada por la construcción y el respeto de otros derechos tan importantes como los que aseguran esas infraestructuras.

 

 

Hay 2 Comentarios

Es cierto, Ecuador es todo un ejemplo, no sólo de cómo generar políticas redistributivas en la region sino también como enfrentar problemas más concretos como lucha contra la desnutrición crónica infantil en la región, con importantes innovaciones en su institucionalidad y nuevos instrumentos en las políticas públicas que buscan llegar de una forma más coordinada de los diferentes sectores que están involucrados en este reto a los territorios. Esto supone no solo un capital para Ecuador sino para toda América Latina y el caribe.

Dejo solo un ejemplo de las cosas interesantes que se están haciendo en Ecuador: http://www.youtube.com/watch?v=uVM3HG9hhbo

En algunas ocasiones, como en este programa,estos desarrollos del gobierno ecuatoriano han contado con el apoyo técnico de la FAO, financiado por la Cooperación Española, en donde en general se han genrado importantes aprendizajes para la coperacion.

El autor comete el mismo error de siempre, observar alguna "obra notable", y colegir un "desarrollo" importante; deberia saber que con o sin plata petrolera(o de otra fuente), los desgobiernos las hacen por motivos puntuales: uno, aparentar preocupacion por el pueblo(curiosamente esas "obras sirve a intereses privados o foraneos(el OCP), estafas con sobreprecio; dos, sacar "tajada", es lo mas comun, ninguna "obra" esta libre, mientras mas grande mas aun; tres, estan inconexas, a la espera de "obras complementarias"; la manera de ver el progreso, es ver el poder adquisitivo y el acceso de la gente comun a los bienes y servicios, entonces podra notar que en el Ecuador se ofrecen los servicios mas caros(y malos, telefonia por ejemplo), y con los sueldos mas bajos de la region, ¿conclusiones?.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autores habituales

Principales:

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, preside la iniciativa +Social y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG
  • Lucila Rodríguez-AlarcónLucila Rodríguez-Alarcón, ingeniero agrónomo, experta en comunicación política, ahora dedicada en cuerpo y alma a Intermón Oxfam.

Colaboradores regulares

  • Uganda: Alberto Eisman (Director de Radio Wa, en Lira)
  • Infancia: Marta Arias (responsable de campañas de UNICEF)
  • Activismo on-line: Luis Morago (Director de campañas de AVAAZ), Irene Milleiro (Directora de campañas de Change)
  • Nuevos modelos económicos: Daniel Jiménez (redactor del portal Noticias Positivas), Alex Prats (activista de Christian Aid).
  • Indígenas: Raquel García y Laura de Luis (portavoces de Survival para España y Latinoamérica)
  • América Latina: Asier Hernando (responsable de campañas de Intermon Oxfam para América Latina y el Caribe).

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal