3500 Millones

3500 Millones

Ideas irreverentes contra la pobreza

3500 millones es la mitad de la población mundial. 3500 millones de personas condenadas cada día a la pobreza. ¿O no? Este blog es el relato de la contra-crisis y de sus protagonistas. Vivencias e iniciativas desde cada rincón del planeta que demuestran que lo más correcto es también lo más inteligente.

Capítulo 4: ¿Quién me mandó meterme en esto?

Por: | 04 de mayo de 2013

Cuarta y última entrada de la saga de la cooperante Mariona García, situada en un país de América Latina. 

Nota de los editores:

Debido a la polémica que se ha desatado con relación a la tercera entrada de Mariona, publicada la semana pasada, queremos aclarar varios puntos: En primer lugar, aunque Mariona ha estudiado y trabajado en Madrid, no es española; ni siquiera es europea, es latinoamericana, y más concretamente caribeña. Es llamativo que a nadie se le haya ocurrido antes de dar su opinión. En segundo lugar, con estas entradas solo pretendemos dar un espacio a una persona para que cuente su vivencia sabiendo que se trata de una perspectiva única, personal e intransferible; contada en primera persona y con una sinceridad que puede resultar chocante. La experiencia de muchos cooperantes es exactamente esta, con sus virtudes y sus miserias. Esperamos que estas aclaraciones hagan reflexionar a aquellos que han seguido esta saga, que solo pretendía ser una historia sin épica de fin de semana.

La urbe
Vale, yo solita, yo decidí que mi trabajo de escritorio en Madrid estaba demasiado burocratizado, que necesitaba un cambio de aires, que necesitaba estar aquí más cerca de la gente, de esa gente que me llevó en un momento dado, de forma casi inconsciente, a decidir vocacionalmente que iba a ser mileurista toda la vida...porque, vamos a ser sinceros, trabajando en una ONG una no se va a hacer millonaria, tampoco va a ser capaz de pagar sola el alquiler de un piso en Madrid, sobre todo si como yo una es soltera y de familia humilde.

Así que eso, dejo mi piso compartido en el centro de Madrid, separo mis cosas, las que me traigo las meto en dos maletas, las que dejo, en cajas en el trastero de mi familia, y me vengo al confín del mundo. A un confín algo cálido, húmedo, a trabajar con personas que se encuentran en los umbrales de pobreza más bajos, en un pueblo donde no hay más opciones de ocio que alguna cancha deportiva, restaurantes donde no te servirán una verdura, con discotecas y mucho licor. Y a este lugar me he trasplantado a mí misma, no lo ha hecho nadie por mí.

Aun así sigo creyendo que hice bien en despedirme de Madrid y sus oportunidades de salir a perderte en la ciudad, a caminar sin rumbo, acabar en una cafetería, librería, cine, parque, museo, bar, restaurante…. Extraño esas cosas aunque lo que más extraño es a las personas, a la familia, los amigos, con los que además hablar es muy complicado porque a) no tengo internet en casa, así que hay que arreglárselas con la única cafetería del pueblo que tiene wifi para poder acceder en horarios fuera del trabajo, b) he sido siempre tan cabezota, que tengo un Smartphone tan poco Smart, que no me deja descargar el Skype. Al menos me queda el WhatsApp y el Facebook ¡que iba a hacer yo sin ellos!

La primera vez que estuve volví la capital de este caluroso país a pasar los días del fin de semana y pude de ella de una ciudad, de la posibilidad de caminar por las aceras sin miedo a que te atropellen, de conseguir a precio de oro algo de jamón, de conectarte a internet ¡con banda ancha! y poder hablar con mis sobrinos y descubrir que el pequeño ya tiene casi todos sus dientes, que el mayor (5 años) le ha pedido a mi hermana ver alguna película de la selva (para ver cómo es que vive la tía), sentí que había recuperado una parte de mí misma. Maravillosa ciudad esa misma ciudad que al llegar de Madrid, me pareció tan sucia, caótica y poco amable.

Necesitaba un poco de aire.

O un mucho de aire, la verdad, porque ya os he dicho que esto dista mucho de parecerse a Madrid, y acostumbrarse al ritmo de trabajo está costándome. Hay quién me ha llamado snob, pija, pero… objetivamente (voy a preguntarlo alrededor a ver si esto se sostiene), por más sencillo que sea tu estilo de vida en España dista mucho de poderse llevar acabo en un sitio como este en el que me encuentro. Salir de aquí, ver las cosas en perspectiva, reflexionar fríamente sobre ellas, ayuda a decir "¡vale! si podemos seguir adelante en esto, la gente para la que mi organización y yo trabajamos vale mucho más que unas diferencias laborales".

Eso sí, saldré en cuanto pueda a la gran ciudad nuevamente a tomar a aire, contaminado, como el de todas las grandes ciudades latinoamericanas, pero un aire diferente al que respiro cada día. Creedme, estos días de descanso, que forman parte del protocolo de algunas organizaciones, son vitales para la salud mental y la capacidad de trabajo de quienes estamos un poco más cerca del frente.

Hay 11 Comentarios

Buenas noches.
He llegado tarde a esta serie de relatos, y lamento que termine.
Conocer de primera mano experiencias personales, obtenidas a pie de obra, de la vida cotidiana durante el desarrollo de un proyecto de cooperación, me parece muy interesante.
Y más todavía cuando he leído muchos de los comentarios que se han hecho, varios incluso insultantes, que me hacen pensar que la autora ha puesto el dedo en la llaga, lo cual para mi reafirma el valor de sus apreciaciones.
Lo dicho, lamento que éste sea el último.
Mucha suerte y un saludo.

Desde tu segundo articulo, me di cuenta del tipo de persona que eres, que complejos, y aires fuera de lugar que tienes, que mal, no sé como te han dado cabida en este diario, ah¡¡¡¡ y encima eres del caribe ...plop¡¡¡¡¡ cooperante??? jajajajajaja

Estimados Editores,

Me congratula poder leer sus palabras de excusas y a la vez de ataque a las personas que se ofendieron con las palabras de Mariona, pero me sigue preocupa su falta de profesionalidad. ¿Cual es la diferencia entre la libertad de expresión y publicar notas RACISTAS? Ahhhh, que es latinoameriana?, entonces ya puede ser racista y su editorial lo publica? Vaya, pues mañana porque no publican a algún colaborador/a que sea "judia" y que haga un artículo negando el Holoausto? O mejor, porque no invitan a alguien de Sud-Africa para que niegue el racismo y apoye el Apartheid? Porque parece que ahora el racismo sólo se justifica si eres alguien de fuera del país...va de nacionalismos? Curisoso!!!! Dice mucho de ustedes y del trabajo que realizan en el PAIS ultimamente. Como si los discursos neocolonizadores y las relaciones de poder fueran así. Les recomiendo que lean, se formen y luego publiquen notas, que más allá de DEFENDER a Mariona...que no es el caso, se sienten a pensar y relfexionar sobre la ética periodística.....

Y como no saben mi nacionalidad, vayan con cuidado con sus prejuicios!!!! Quizás hasta trabajo en su periódico!!!!

Y Porfavor...Mariona cariño, podés ser valiente o no..pero deberías DESCOLONIZAR tu mente y ver cuanto racismo hay en tus palabras, seas o no de donde seas!!!!

A los que se han molestado tanto con sus palabras, en mi pais se dice "quien se pica ajos come".A mariona: además de haber conseguido una lectura amena de fin de semana (no para todos, es evidente), inteligente, clara y critica también eres muy valiente, ya que las has escrito con todas las consecuencias. Una pena no leer alguna más...

Me gustaría decirte que he leído los dos últimos escritos de la saga y no me parece ofensivo, sin duda ha sido tu experiencia, soy latinoamericana y en otro país me ha pasado algo similar... entiendo que la gente se quiera defender, es la primera actitud que esperaría, pero no sé si utilizando lenguajes que agreden mucho más que el mismo artículo contando tu versión. Hay cosas que evidentemente como latina me chocan, cuando son otrxs lxs que hablan de lo que nos falta, o lo mal que aveces estamos procediendo, pero si continuáramos en nuestra burbuja de "cultura de sobarse el lomo" no sé si llegaremos muy lejos... opinarnxs es necesario, yo opino de Epaña, opino de Estados Unidos, de Francia, etc y no espero que la gente me salga con un palo a decir que quién me creo... la actitud condescendiente de algunxs "que por solidaridad vienen" es la que me molesta más soy latina insisto y espero que nos ayuden a construir y espero ayudar a construir... un abrazo Mariona y a todas nos ha tocado aprender!!!

Si es caribeña, pues peor. Es mucho más snob y denigrante su actitud, por cierto, muy clásica de cierta clase media acomplejada de AL. O sea, eres caribeña, te dedicas a estudiar algo con vocación social para ayudar a tu gente...pero pasas un tiempo en España, y ya todo tu mundo es "españoleitor"...oye muchacha espabílate que muchos han regresado con doctorados de la Sorbona de París y viven con menos trauma y menos complejos en El Caribe. Y ahora que lo pienso, su frase de haber encontrado "otro blanco" en su vecindario, es además racista. Dios mío "otro blanco" es su idea de haber encontrado otro igual a ella. Si es caribeña, se crió solo rodeada de blancos? En cuál país? Cada vez entiendo menos. Wao, estoy estudiando en el extranjero y esta es precisamente la actitud que no quiero tener a mi regreso a la República Dominicana. Y si decido trabajar en un país mas pobre que el mío, mi actitud debe ser todavía más comprensiva y humilde...No, no es un tema de experiencias es de actitud frente a los demás. Ella se posiciona como la europea que llega a luchar con los caribeños que no comprenden su mundo español! Espero, sin embargo, que esta experiencia la cambie para mejor, que se reencuentre con sus razones para ser cooperante....

Creo que no importa si eres española o caribeña. Desde luego tu artículo anterior estaba lleno de rencor, de altanería, de nagatividad y crítica poco constructiva. Si no era eso lo que querías expresar, quizás es mejor así, que dejes de escribir en un medio tan leído como éste. También hace mucha falta el perfeccionismo en el periodismo.
Por otro lado, no sólo me impactaron tus palabras, sino que el artículo pasara el filtro para ser publicado.

Qué bonitas pitilleras para los fumadores. Están de moda :)
http://ladimi.blogspot.com.es/search/label/Pitilleras

No perdáis la oportunidad de ganar 10.000 dólares en producto Apple.
http://rincondelsmartphone.com/app-store-50-000-millones-descargas/

He de decir que he leído las cuatro entradas de esta serie y como cooperante en un país de América Latina me he sentido identificado con mucho de lo contado por Mariona.
Sin embargo comparto algunas de las opiniones de la gente que ha comentado sus artículos. Creo que es irrelevante el lugar de donde venga, aquí donde yo estoy las clases acomodadas son infinitamente mas intolerantes con esos "tópicos" mencionados por Mariona que los mismos extranjeros.
Veo normal que se defienda su manera de escribir ante las criticas suscitadas, pero si tanta gente se ha sentido ofendida no ha sido gratuitamente y es posible que no se haya tenido en cuenta que esa "sinceridad chocante" quizá no fuera la más acertada para este tema.
Para terminar quisiera felicitar a Mariona por dar el paso de explicar por escrito su experiencia, cosa que no es tan fácil como parece, y también animarla a que siga haciéndolo. Un abrazo.

Compañera, has sido muy valiente y generosa escribiendo estas crónicas sin épica. Te felicito. Cuidate mucho.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autores habituales

Principales:

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, preside la iniciativa +Social y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG
  • Lucila Rodríguez-AlarcónLucila Rodríguez-Alarcón, ingeniero agrónomo, experta en comunicación política, ahora dedicada en cuerpo y alma a Intermón Oxfam.

Colaboradores regulares

  • Uganda: Alberto Eisman (Director de Radio Wa, en Lira)
  • Infancia: Marta Arias (responsable de campañas de UNICEF)
  • Activismo on-line: Luis Morago (Director de campañas de AVAAZ), Irene Milleiro (Directora de campañas de Change)
  • Nuevos modelos económicos: Daniel Jiménez (redactor del portal Noticias Positivas), Alex Prats (activista de Christian Aid).
  • Indígenas: Raquel García y Laura de Luis (portavoces de Survival para España y Latinoamérica)
  • América Latina: Asier Hernando (responsable de campañas de Intermon Oxfam para América Latina y el Caribe).

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal