Ir a Planeta Futuro
3500 Millones

¿Cuánto contamina la comida que se tira?

Por: | 23 de septiembre de 2013

Esta entrada ha sido escrita por nuestro colaborador Manuel Bruscas (@Manuel_Bruscas).

Captura de pantalla 2013-09-22 a la(s) 21.33.44
Foto: La Hora de Ecuador.

“Por hambre vuelve el hombre sobre los laberintos
donde la vida habita siniestramente sola.
Reaparece la fiera, recobra sus instintos,
sus patas erizadas, sus rencores, su cola” -

Miguel Hernández (“El Hambre”, El hombre acecha

Sí, ya lo sabemos, pero no está de más repetirlo e incluso gritarlo hasta quedarnos roncos: en el mundo 870 millones de personas pasan hambre o están malnutridas (el 15% de la población total) y en España un número creciente de familias se enfrenta al fantasma de la mala nutrición e incluso el hambre. Lo que no todo el mundo sabe es que casi un tercio de los alimentos que se producen en el mundo se dilapidan. Una macabra ironía, sin duda: gente muere de hambre y a la vez tiramos comida. Pero este asunto del despilfarro adquiere un tinte aún más dramático si además consideramos el impacto que tiene desde un punto de vista medioambiental. ¿Sabemos cuánto cuesta producir, transportar y cocinar esta comida? ¿Sabemos las enormes repercusiones que tiene sobre el suelo, el clima o la biodiversidad?

Arrojemos algo de luz. Hace escasos días la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO en sus siglas en inglés) hizo público “La huella del desperdicio de alimentos: impactos en los recursos naturales“, un estudio que analiza los efectos del despilfarro alimentario desde una perspectiva medioambiental. Una primera conclusión es que los costes directos pueden alcanzar 750.000 millones de dólares. Pero a ese coste “económico” hay que añadir el coste medioambiental de la comida que tiramos. Veamos:

1)    La producción, el transporte y la manipulación de alimentos son actividades que emiten una gran cantidad de gases con efecto invernadero. Es lo que se conoce como huella de carbono y se expresa en kilos de CO2. Pues bien, toda la comida que lanzamos genera unas 3,3 Gigatoneladas de CO2. Esta cifra es mucho mayor que las emisiones de CO2 de casi cualquier país del mundo. De hecho si “dilapidar comida” fuera un país, sería el tercer país con más emisiones de CO2 (solo por detrás de China y Estados Unidos).

2)    Nuestro modelo actual de producción alimentaria se caracteriza también por una utilización masiva de agua para, entre otras cosas, regar los campos o dar de beber al ganado. Este consumo es lo que se conoce como huella hídrica o de agua. Se calcula que en un año la comida dilapidada consume 250 km3 de agua. Esta cantidad equivale a todo el volumen del Lago Léman (Suiza) o al caudal que anualmente mueve el Río Volga. 

3)    Asimismo, nuestro modelo de producción alimentaria requiere un uso voraz de tierra para cultivos y pastos. Como reconocen muchos expertos la deforestación de la Tierra – en particular, transformar bosques en suelo agrícola - es uno de los efectos más visibles de la mano del ser humano. Se calcula que el 28% de la superficie de la Tierra dedicada a cultivo sirve  para producir “comida que tiramos”. Se trata de una superficie más grande que Estados Unidos o China. De hecho, solo la Federación Rusa es más extensa que la “república independiente de la comida que se tira”. La deforestación también tiene un enorme impacto en la biodiversidad. Muchos ecosistemas son arrasados y la lista de especies en peligro de extinción no deja de crecer.

Queda claro que este ritmo es insostenible y que ya es hora que nos pongamos manos a la obra para acabar con el sinsentido del despilfarro. Los gobernantes tienen mucho que hacer; las empresas de alimentación también. Pero tú, lector y consumidor, también puedes impulsar el cambio. Es muy sencillo: no tires más comida. En caso de duda recuerda: para producir una hamburguesa necesitamos unos 16.000 litros de agua.

[Como colofón, un video de Midnight Oil que ya tiene algunos años. La letra refleja el enorme daño que le estamos infligiendo al Planeta Azul. ¿Será ya muy tarde?]

 

Hay 21 Comentarios

¿Está España condenada a ser un país low-cost?

Entra aquí: http://yestheycan.blogspot.com/2013/09/vida-low-cost.html

No solamente es lo que contamina, sino lo que que se podría hacer en lugar de tirarla. Una verdadera lástima para aquellos que no tienen de comer. Habría que hacer algo para distribuir las cosas mejor.
http://noengordar.com/

Es algo realmente asombroso y desconsolador ver que se pierde tanta comida cuando hay tanta gente muriendose de hambre. También es asombroso ver los comentarios de algunos diciendo que siempre ha habido gente muriendose de hambre y siempre la habra y que no se puede hacer nada.

ojala que entre todos podamos cambiar esta triste historia ya que hay recursos para hacerlo!

Entiendo que la consecuencia lógica de esto que nos cuentas, Manuel Bruscas, es la de que somos demasiados. Porque ¿a qué se le llama desperdiciar comida?. Imagína te una ciudad como Madrid o Barcelona, que no producen comida. Tienes que abastecer a tres millones de señores cuyas vidas transcurren en un desierto de cemento. No vas a ir con la comida justa. El desperdicio es inevitable. Entendería que se apoyase aumentar la dieta en vegetales, pero la conclusión lógica es que somos demasiados. ¿O no?.

Cabe mencionar que el 90% de cultivos sirven a la industria cárnica.

Abogo por el vermicompostaje. Es más fácil de realizar que el compostaje, el producto final es mejor, no se producen malos olores, y a las gallinas y cerdos les gustan mucho las lombrices vivas, Las lombrices constituyen una interesante fuente de proteínas.
Un saludo

si tuvieramos al menos la mitad de la poblacion haciendo composte en sus apartamentos y casas en la ciudad con los desperdicios que quedan de la cocina el daño medioambiental seria menor. yo comencé hace 1 mes y es extraordinario, crear abono para tus plantas de tomate de tu pisito

Viendo a la población mundial en todo su conjunto, hay focos de marginados que no van al ritmo de los demás por diversas circunstancias. Pretender incorporarlos a ese grupo que va veloz adelante, es tarea imposible, muchas veces por situaciones culturales que lo impiden. Tiene que haber gente que se muera de hambre, siempre los ha habido.

Breve documental brasileño sobre el tema:
https://www.facebook.com/pages/Ilha-das-Flores/102886616459073

Pues es una barbaridad, casi como el efecto medioambiental que va a producir la reforma electrica de Soria donde se promociona el derroche energético de energia fosil y se penalizan las renovables y el autoconsumo.

Que pesados se ponen con el tema del CO2,

Aparte de no tirar comida a la basura (ni comida ni nada, sería lo ideal), ahorraría CO2 el consumir productos locales. Y a ésto le ayudaría una normativa a nivel nacional que etiquetase los productos 100% españoles de forma ostentosa, mucha gente preferirá comprarlos porque ayuda a recuperar la economía del país y luchar contra el paro.

Manue, me referia al "Manue" del articulo. Lo dicho : la comida NO tiene por que sobrar. En Suiza reciclamos mucho y contaminamos aun mas...El compost es de mala calidad porque algunos no distinguen el color de los contenedores de basura...
Saludos hispano suizos

Por cierto, se me olvidaba la dirección del enlace:

http://www.compostandociencia.com/2013/09/food-waste.html

Muy buenas.
Hace poco descubrí un documental muy relacionado con este post. Se llama FOOD-WASTE. The environmental cost.

En él se reflexiona ya no solo sobre la cantidad de alimentos que desperdiciamos, sino el sobrecoste medioambiental que tenemos al desperdiciarlos. No solo gastamos una cantidad enorme de energía y recursos para producir los alimentos y transportarlos por todo el mundo, si no también del tratamiento de su reciclado y tratamiento.

Lógicamente, también está el drama de que se tira la comida habiendo mucha gente que pasa hambre...

Yo estoy de acuerdo con Manual. El vermicompostaje o el compostaje doméstico ayuda a reciclar los residuos orgánicos que generamos y a conocer como se hace. Así tenemos más concienca del proceso entero. del ciclo de la materia orgánica en la naturaleza.

Un saludo y muy buen post!!

Germán

"Una primera conclusión es que los costes directos pueden alcanzar 750.000 millones de dólares." Por favor se trata de una suma anual, cada diez años o que? Y más que nada por favor la fuente de esa información. Este tipo de articulos especulantes hacen un daño enorme para quienes con seriedad tratan de combatir todo lo que daña el medio ambiente.

Si, es cierto que tirar comida esta muy mal como consumidor, pero veo este articulo muy incompleto. Me falta saber que se entiende por "tirar comida", es decir, quienes tiramos mas comida, los consumidores o los supermercados o los restaurantes? y entre estos, cuales tiran mas, los consumidores ricos o los pobres, los restaurantes baratos o los caros? los supermercados baratos o los caros? Falta informacion para aislar el problema. No me siento comodo simplemente con no tirar el calabacin pasado que tengo en la nevera.

No "too late me temo", pero puede que haya personas que no hayan oído hablar de ello, y es una práctica que ofrece una pequeña luz al problema del desperdicio de materia orgánica, en especial comida. Simplemente es aportar con un comentario constructivo.

Ahora te enteras?( Manue)

El vermicompostaje es una solución real que convierte la comida que sobra en compost de alta calidad. Se realiza en muchas partes del mundo con buenos resultados.

"Yo también he tirado comida al dejar un apartamento... "
Nuestra reflexión al respecto, aplicada al despilfarro versión vacaciones: http://www.viajediario.com/derechos-pasajero-2/que-hacer-con-la-comida-que-sobra-al-dejar-el-apartamento-en-vacaciones/

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autores habituales

Principales:

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, preside la iniciativa +Social y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG
  • Lucila Rodríguez-AlarcónLucila Rodríguez-Alarcón, ingeniero agrónomo, experta en comunicación política, ahora dedicada en cuerpo y alma a Intermón Oxfam.

Colaboradores regulares

  • Uganda: Alberto Eisman (Director de Radio Wa, en Lira)
  • Infancia: Marta Arias (responsable de campañas de UNICEF)
  • Activismo on-line: Luis Morago (Director de campañas de AVAAZ), Irene Milleiro (Directora de campañas de Change)
  • Nuevos modelos económicos: Daniel Jiménez (redactor del portal Noticias Positivas), Alex Prats (activista de Christian Aid).
  • Indígenas: Raquel García y Laura de Luis (portavoces de Survival para España y Latinoamérica)
  • América Latina: Asier Hernando (responsable de campañas de Intermon Oxfam para América Latina y el Caribe).

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal