Ir a Planeta Futuro
3500 Millones

Tu "like" no sirve para nada

Por: | 07 de enero de 2014

Liking isnt helping

En junio de 2013 Crisis Relief Singapur, una organización cristiana de ayuda humanitaria afincada en Singapur, adquiría una relevancia mundial gracias a una campaña dirigida a la captación de voluntarios. Proclamada como una de las campañas más poderosas y conmovedoras del año, “Liking isn´t helping” (es decir “gustar no está ayudando”) ganaba el León de Oro en la categoría de prensa en el Festival de Cannes. Usando unos montajes de Photoshop muy llamativos, la campaña invita a la adhesión removiendo las conciencias de los ciberactivistas con un mensaje muy claro: tu “like” no vale para nada.

A primera vista ¿quién podría estar en desacuerdo con esta fantástica campaña? Efectivamente, parece que hacer un “like” a una foto o un artículo no reporta absolutamente nada más que eso. Pero basta conocer un poco el entorno digital para saber que ese es un enfoque bastante simplista y algo demagógico. En primer lugar, la popularidad de una imagen, de un artículo o de una idea en espacios digitales puede constituir un antes y un después para una causa o incluso para una organización. Un ejemplo contundente es el mayor viral de youtube de la historia hasta el momento: Kony2012. Este vídeo consiguió 70 millones de visualizaciones en 4 días que se tradujeron en 5 millones de dólares de recaudación en sus dos primeros días. Pero hay muchísimos más ejemplos, no tan notorios, de cómo acciones que empiezan por meros “likes” o “firma esta petición” acaban por conseguir cambios importantes.

Entonces, ¿por qué cuando vemos esta campaña tenemos la impresión de que refleja una realidad aterradora? Su parte gráfica y su mensaje nos llegan al fondo de nuestro pequeño corazón y nos dicen que dejemos de lavar nuestra conciencia a base de clicks de nuestro ratón. Y es que, efectivamente, aquellos usuarios digitales más activos nos implicaremos realmente sólo en un mínimo porcentaje de las causas que apoyaremos on-line. Para hacernos una idea, el nivel de conversión medio esperable de activistas digitales a donantes o voluntarios es de un 5-7% en el mejor de los casos.

Pero el matiz viene cuando recordamos lo que es un entorno digital 2.0 que es un mero soporte para conversar. Conversar. Simple y llanamente. En una reunión con el equipo directivo de Metroscopia me explicaban que hay conceptos con los que la gente al ser preguntada siempre va tomar la opción éticamente más sólida, lo cual aplicado a una encuesta, hace que esta no tenga ningún valor. Por ejemplo, si preguntamos sobre “el hambre en el mundo” en términos del tipo “¿qué te parece el hambre en el mundo?”, el 99% de los encuestados dirán que “mal”. Pero eso no les convertirá inmediatamente en activistas contra el hambre en el mundo. La gente puede conversar sobre temas y tomar partido dentro del marco de esa conversación, como se ha hecho toda la vida en los bares y en los cafés, sin que esto se traduzca de forma inmediata en una acción. Así sucede igualmente en las redes sociales y otros entornos digitales donde, como dice el refrán, “del dicho al hecho hay mucho trecho”.

Pero ese “like” que critica la maravillosa campaña de Publicis, es sin duda el primer paso hacia algo más. Es potencialmente un grano de arena en la creación de un meme como explica Delia Rodríguez en su indispensable libro Memecracia. Es difusión, publicidad, información, es la primera piedra. La red nos ha dado una libertad y unas posibilidades comunicativas que no teníamos pero no son extrapolables a todo lo que existía antes. Ahí radica el gran error, en equiparar nociones y soportes que no tienen nada que ver entre ellos. Como le explicaba grandiosamente Hernan Casciari a Lucia Etxebarria en su carta “para ti, Lucía”: “Vendimos siete mil, se descargaron seiscientas mil”. Es decir para conseguir vender 7 mil ejemplares de una revista necesitas tener 600 mil descargas libres, pero nunca antes una revista como ORSAI habría conseguido tener esa difusión mundial y por lo tanto esa influencia global.

La realidad es que la creación de una idea es extremadamente compleja. Las organizaciones que luchan para cambiar el mundo y los sistemas que lo rigen son creadoras, potenciadoras, promotoras e incluso vendedoras de ideas. Estas organizaciones tienen que introducir ciertas ideas en forma de valores o causa en un conjunto de personas que, una vez convencidas, sea consciente o inconscientemente, decidirán actuar. En ese proceso de creación de la idea o del meme, los soportes digitales son un mundo nuevo en el que las organizaciones que sepan moverse encontrarán un filón. Ese es el caso de la tan observada y envidiada Avaaz.com que cuenta ya con más de 32.012.227 de seguidores en todo el mundo y subiendo. Con una estructura mínima, una gran inversión en innovación digital y una línea de trabajo por causas coherente y muy bien estructurada, Avaaz recauda fondos de forma natural cada vez que lanza una campaña. En ciertos casos, sus peticiones transcienden a lo digital y tienen una expresión física en forma de acciones de activísimo ciudadano, de lo abstracto a lo concreto.

En definitiva, “liking is helping” y mucho. Y por lo tanto no se trata de dejar de usar las redes sociales para difundir informaciones importantes sobre temas ética y humanamente cruciales. Se trata de ajustar bien las expectativas. Para conseguir ciudadanos más implicados yo personalmente apostaría más por enfoques como los que presenta Carissa Véliz en su artículo “Ética individual y pobreza mundial”, a saber, proponer a la sociedad nuevas opciones de participación sencillas y adaptadas a los nuevos tiempos. Eso sí, indispensable armarlo todo con la ayuda de la misma agencia de publicidad, con una campaña visualmente rompedora, esa es también otra gran cuestión.

 

Nota de la autora:

Si les ha interesado este artículo les recomiendo que no dejen de pinchar en los enlaces de Kony2012 que va al análisis de Delia Rodriguez en Trending Topic y en la carta de Hernan Casciari a Lucía Etxebarría. Y por supuesto, indispensable si no lo han leído es el mencionado libro de Delia Rodriguez, Memecracia.

Hay 16 Comentarios

realmente, no cambia nada

Eu acho que o uso de redes sociais hoje são descontrolada. uso pretendido é diferente, muitas pessoas em redes sociais para atender às necessidades individuais, muitos usuários com o objetivo de organizar o evento, os comerciais ... Pessoas comentar ou gostar mas mal consciente, apenas roçar e ignorar.

la pura verdad!

Yo veo esta campaña bajo mi propio punto de vista, pues trabajo para una ONG que recluta voluntarios para causas sociales. En nuestra página alcanzamos cientos de 'likes' con nuestras publicaciones, pero ni un solo nuevo voluntario inscrito en nuestros programas. Además de redes sociales hacemos eventos, publicidad comercial y visitas... A ver si tenemos más suerte.

Es un poco complicado dar una opinion certera sobre este asunto de los LIKE, pues creo que existen razones dividadas, pues quienes realmente hacen valer los like, son las verdaderas causas , aquellas que mas que llevarnos a mover el mouse y darle click, antes nos invitan a reflexionar sobre el tema, ya que son muchas millones de millones de like que solo se dan por el mero hecho d ecumplir, mas no para tomar partida de cierta causa. Sin embargo hay que reconocer que dentro de esos millones, estan los verdaderos activista digitales que ademas de publicar comunicar una causa, tambien se mueven en busca de una solucion. Es por ello que se hace necesario entender que el efecto causado por las redes de hoy no se compara en nada a los tiempos de donde solo habian medios tradicionales, donde los efectos de comunicacion eran diferentes.

Saludos cordiales

Muy interesante tu análisis, Lucila.
Considero que la acción sin conocimiento, sin reflexión, no es más que simple reacción ante un estímulo. Para involucrarnos y adquirir compromisos a largo plazo, coincido con que la información se convierte en un primer paso indispensable y la red en un medio extraordinario para avanzar en ese sentido.
Gracias por los enlaces!

Seamos realistas "Like" NO ES AYUDAR!, de la misma manera que un kilo de azúcar no es una tarta! al menos no todavía, o no necesariamente, pero sobretodo, no NATURALMENTE. "Convertir" un simple e indoloro "like" en una serie de actitudes o acciones de verdadera solidaridad y compromiso depende en gran medida de las organizaciones que plantean las campañas y de las opciones personales de cada uno/a... Así que lo primero es no engañarnos, reconocer que si el número de likes fuera representara un cambio real, ya estaríamos en un mundo distinto!. Los likes no son nada... hasta que no hagamos algo para que sean más.

Efectivamente, aquí se critica la pasividad de la gente que da por sentado que con un simple like se puede ayudar y hacer algo. Una cosa es movilizar a la gente y otra es creer que uno ayuda dando me gusta. Hay muchas acciones que ayudan mas que esta.

jajajajajaja ay sí no mames pendejo! y ya con eso pueden dormir a gusto en las noches? delusiones ridículas! deja voy a darle like a la imagen del niño podrido con cáncer, para que en la noche ya se cure.

idiotas.

Cuando mi hija de 11 años publica en facebook fotos de perros abandonados, ciertamente recibe "like"s pero su objetivo no es ese sino encontrarles hogares y ha conseguido varios. Ciertamente lo que me queda del artículo no es la limpia de conciencias sino la complejidad del diseño de una campaña en las redes sociales.

No es lo mismo un "like" que un apoyo. Pero lo bueno de los "like" es que una vez hecho, te mantiene al corriente del asunto durante un tiempo y te vincula. El ratio de conversión, aunque escaso (5-7%) según el artículo, es suficientemente bueno como para que el mensaje se propague, y cada vez lo será más gracias al uso de las redes sociales. De acuerdo con la conclusión, seguiremos trabajando con esa ética.

Leer esto me ha dejado mi cuota de verguenza, pues es vardad lo que dice. Leì el artìculo Kony2012 y es tambièn netamente contundente. Debemos estar màs unidos y en alerta para ver dònde y cuàndo colocamos el grano de arena. Gracias

Estoy totalmente de acuerdo con la reflexión de la autora,sin desestimar que un link puede a la hora de la suma beneficiar la iniciativa de algún proyecto,y que es necesario estar informado de la realidad mundial,eso sólo nos hace estar con los pies sobre esta tierra ,pero solo el aporte verdadero es quien en definitiva ayuda,es necesario que abandonemos nuestro romanticismo,sólo hubo un Quijote y un molino...miremos a nuestros alrededor sobran contextos críticos ,niños ,adolescentes, madres solteras, ancianos ,huérfanos,medio rural ... si realmente queremos aportar podemos unirnos a personas con el mismo sentir y hacer algo!!!!! a veces una merienda perpetuada en el tiempo sazonada con amor cambia las realidades a muchas historias donde sólo la soledad y el rechazo existen!!!! seamos honestos , el ser ilustrados no ayuda a nadie, aporta si lo acompañamos de acciones verdaderas .... que ASÍ SEA!!!.

Pues a mi me parece que la mayoría de gente lo único que hace es lavar su conciencia con este tipo de cosas, sobretodo la gente que tiene dinero http://xurl.es/9ik46

la campaña sobre la que va el post creo q no ignora los efectos positivos de la movilizacion por redes sociales sino que critica la pasividad que todos tenemos ante los desastres y que tratamos de calmar con un simple apoyo moral

Bastante de acuerdo. Sin embargo noto que muchos 'comprometidos' en algunas causas lavan su conciencia difundiendo en Facebook entre los amigos ya convencidos. Igualmente no creo que este gente diera un paso más si no estuviera Facebook. Solo les permite 'sentirse buenos'.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autor

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, impulsa la iniciativa porCausa y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal