Ir a Planeta Futuro
3500 Millones

¿Multinacionales o democracia? Europa decide

Por: | 20 de mayo de 2014

Esta entrada ha sido escrita por nuestro colaborador Miquel Carrillo (@miquelcarr). Es la segunda de nuestra serie sobre las elecciones al Parlamento Europeo.

Screen Shot 2014-05-20 at 7.35.34 AMUn trabajador durante las limpiezas del vertido de Texaco en la Amazonía ecuatoriana. Foto: CB24.tv

Pablo Fajardo lleva casi veinte años litigando contra Chevron, antes Texaco, por sus abusos y delitos ambientales en la Amazonía ecuatoriana. Es uno de esos casos que da la sensación de que nunca van a acabar: cuando la justicia del país andino parece haber dictado sentencia firme y obligado a pagar 19.000 millones de dólares a la petrolera norteamericana, su equipo de más dos mil abogados encuentra un nuevo resquicio para eternizar el caso y no hacer frente a sus obligaciones. Durante su gira por España, en febrero pasado, pudimos ver que había algo que indignaba especialmente a este incasable abogado: 'La empresa está ahora apelando al Tratado Bilateral de Inversiones (TBI) que tienen Ecuador y EE.UU. para saltarse la sentencia de los tribunales ecuatorianos, aunque la corte de Nueva York donde empezó el proceso reconoció la capacidad de estos y su jurisdicción absoluta al remitirles el caso. ¡Y eso que la firma del TBI es cinco años posterior al cese de las actividades de Chevron en Ecuador!'

Si nadie lo remedia durante el proceso de negociación o en el momento de aprobarlo, cuando el Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y Estados Unidos (TTIP, por sus siglas en inglés) entre en funcionamiento, dispondrá de una instancia de arbitraje similar a la que tiene el TBI y el resto de acuerdos bi o multilaterales de comercio, que permitirá a las empresas dirimir sus diferencias directamente con los Estados donde inviertan, si estiman que no han recibido un 'trato justo y equitativo', como suele estipularse en la mayoría de ellos. Por lo visto en Ecuador, ya pueden hacerse una idea de qué va el asunto. En este caso no se trata de una hipótesis alarmista sin más asideros: existen decenas de casos similares en el mundo, en los que el sistema judicial o la capacidad de legislar de estados soberanos está siendo laminada por acuerdos internacionales, que dan una protección especial a las inversiones extranjeras, saltándose los sistemas judiciales propios y condicionando la leyes y políticas públicas.

Y no, no se trata de países de los que pueda dudarse de su madurez y solvencia democrática: Alemania fue demanda en 2009 por la multinacional Vattenfall por 1.400M € por las restricciones ambientales impuestas a una central de carbón y el caso se resolvió fuera de los tribunales, cuando los germanos aceptaron 'adaptar' su normativa ambiental. Después de que Quebec impusiera una moratoria al fracking, Canadá ha sido demanda por 250.000M€ por Low Pine.

Como confesaba el árbitro español Juan Fernández Armesto, “nunca deja de sorprender(me) que Estados soberanos hayan aceptado el arbitraje de inversiones [...]. A tres particulares se les concede el poder de revisar, sin ningún tipo de restricción o procedimiento de apelación, todas las acciones del Gobierno, todas las decisiones de los tribunales y todas las leyes y reglamentos que emanan del Parlamento”. Como denuncia el Transnational Institute, lo que sucede es que se ha creado una industria muy lucrativa alrededor del arbitraje comercial, que infla de manera interesada e injustificada la necesidad de dichas instancias parajudiciales, que garanticen que el creciente flujo de inversiones a escala mundial se mueve en un ambiente totalmente favorable.

Pues eso es, por si no lo saben, un asunto que tratará el próximo Parlamento europeo, el que salga de las urnas el 25 de mayo. A él le tocará ratificar o no el acuerdo que se le presente, gracias a las atribuciones que le da el Tratado de Lisboa. Como tantas otras cosas de nuestra vida cotidiana, que exista o no un paraíso a medida de los intereses económicos oligopólicos, al margen de los dos sistemas judiciales más potentes del mundo, depende de Europa. Piense en lo que ha costado conseguirlos como para que ahora, americanos y europeos, los entreguemos en bandeja de plata al mejor postor, con la manida e improbable excusa de salir de la crisis

Hay 2 Comentarios

Esas negociaciones se están llevando con nocturnidad y alevosía y mucho mas extraño es que la prensa, al parecer "libre", esté tan callada sobre este gravísimo tema. Se trata nada mas y nada menos que de entregar a los países de manos atadas al Capital Financiero Especulativo y Criminal. Esto es, imponer el viejo colonialismo, con EE,UU, a la cabeza como garante con sus leyes ultra liberales y su potencia militar al servicio de los intereses de la casta de especuladores y criminales financieros. Mientras la prensa canalla se dedica a adormecer a los pueblos (droga, fútbol, cotilleos televisivos, y otras lindeces...) y a desviar la atención contra países que supuestamente son una amenaza. El caso de Libia aún está candente. Bombardeos de pueblos y civiles aplaudidos como benéficos, y efectivamente lo son, pero para los mismos que nos quieren imponer el colonialismo.

Compatibles en la proporción justa los avances y las industrias, con el progreso de las personas.
En función de necesidades, y de acuerdo con una regulación que impida los abusos.
Parece lógico, que los excesos perjudican, pero que en las dosis apropiadas las industrias y las actividades humanas de todo tipo, producen riqueza y bien estar.
El progreso hay que lograrlo con la aplicación de la inteligencia, y el trabajo sabiamente administrados.
Desde el respeto por la vida.
Y las personas.
Ya que por si mismos los avances, si no tienen quien los disfrute o los utilice, son un desperdicio, o una pérdida de tiempo.
Que solo consume años de retraso para el avance cultural, ocasionando daños, muchas veces irreparables.
Al menos a corto plazo, el que nos toca vivir a quienes estamos aun de pie sobre la superficie de la tierra.
Lo lógico es ser sensatos.
Ya que somos inteligentes los seres humanos.
Es lo que se espera al menos.
Sensatez e inteligencia.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autor

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, impulsa la iniciativa porCausa y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal