Ir a Planeta Futuro
3500 Millones

¿Es posible un aceite de palma ético y sostenible?

Por: | 02 de diciembre de 2015

Por Laura Villadiego, del Colectivo Carro de Combate (@Carrocombate). Este proyecto está buscando apoyo a través de Goteo para completar la investigación sobre los efectos de la industria del aceite de palma.

Captura de pantalla 2015-12-01 a las 17.40.02Foto: WWF.

A mediados de noviembre se celebró en Kuala Lumpur, capital de Malasia, la XIII Mesa Redonda por el Aceite de Palma Sostenible, una iniciativa que pretende mejorar los estándares sociales y medioambientales de producción de este aceite que se encuentra en la mitad de los productos de supermercado europeos, desde comida procesada a jabones, cremas o velas. Pero la RSPO, como se conoce a la Mesa Redonda en sus siglas en inglés, está estos días en el punto de mira no sólo por su reunión, sino por los miles de fuegos que están devorando los bosques vírgenes y las tierras de turba de Indonesia para cultivar, entre otros, ese mismo aceite de palma. Algo que ha sido calificado por la ONG 'Amigos de la Tierra' como el mayor desastre ambiental provocado por el hombre desde el derrame de petróleo de BP en el Golfo de México.

El aceite de palma ha sido criticado durante años por su alto coste social y medioambiental. Para responder a estas críticas, en el año 2004 se creó la RSPO, una especie de certificación similar a la del Comercio Justo pero centrada en esta industria, que tiene en Malasia e Indonesia a sus principales productores. Más de diez años después de su creación, sin embargo, la certificación llega sólo al 20 por ciento de la producción mundial – una cantidad limitada aunque mayor a certificaciones similares de otras industrias - y los Principios y Criterios (PyC) en los que se apoya la organización son puestos en cuestión continuamente por la sociedad civil.

Una de las principales críticas se refiere a la casi total ausencia de cuestiones sociales en los estándares de la organización. En este sentido, los criterios medioambientales han prevalecido en las discusiones de la Mesa Redonda y los PyC apenas incluyen estándares mínimos en cuanto a los derechos laborales que las empresas tienen que respetar para que sus plantaciones puedan tener la certificación.  La cuestión social es, sin embargo, fundamental en una industria donde el trabajo migrante es la norma y donde ha habido numerosas denuncias de condiciones análogas a la esclavitud, incluso en plantaciones certificadas por RSPO.

Los estándares medioambientales también se han puesto en cuestión continuamente. Incluso WWF, la ONG que impulsó la creación de la mesa redonda, aseguró en 2013 que la RSPO no debía ser considerada una medida adecuada para asegurar la sostenibilidad medioambiental debido a su escasa capacidad para luchar contra las emisiones de efecto invernadero y el uso de pesticidas. 

Los certificados de “Palma Verde”(Green Palm Certificates) han sido otro de los aspectos polémicos ya que permiten a los productores emitir un certificado por cada tonelada de aceite de palma que produzcan según los estándares RSPO y venderlo luego en el mercado como una iniciativa de apoyo al aceite de palma sostenible. Sin embargo, muchas empresas utilizan estos certificados como herramientas de 'lavado verde', asegurando que apoyan la certificación sin necesidad de utilizarlo en sus cadenas de producción.

En la reunión, los más de 2.500 miembros de la RSPO discutieron elementos clave de la certificación, como el sistema de quejas o el papel de los gobiernos para mejorar los estándares de la industria, mientras se ponía en cuestión la transparencia y la efectividad de la base de todo este sistema: las auditorías medioambientales y sociales de las plantaciones. Y prometieron mejoras en los estándares de producción del que es hoy el aceite más consumido en el mundo, conscientes, aseguran, de que de ello depende la supervivencia de valiosos ecosistemas y el fin de las condiciones análogas a la esclavitud en las que viven millones de trabajadores. Sin embargo, el aceite de palma ético y sostenible está aún lejos de ser una realidad y la lentitud con la que avanza la principal iniciativa para mejorar este sector no da mucho mucho pie al optimismo.

Hay 7 Comentarios

Actualmente he leído acerca de los beneficoos del aceite de palma. La verdad el artículo está bastante bien a título informativo pero yo prefiero consumir personalmente otro tipo de aceites. Un aceite ideal para cocinar es el aceite de coco que no libera sustancias al calentarse como sí lo hacen este aceite o el mismo aceite de oliva. Me pareción de interés el sisguiente artículo.http://curacancernatural.org/aceite-de-coco/
Saludos cordiales.

A raíz de este artículo se me ocurrió leer más acerca de los aceites naturales. He aprovechado para investigar y he encontrado otros aceites que son realmente buenos, y algunos incluso sólo para mujeres, como es el caso del aceite de onagra. A más de uno de sorprenderán sus maravillosas propiedades, que pueden reconducir situaciones aparentemente irreconocibles gracias a su consumo periódico. Para mayor información adjunto un enlace: http://aceitedeonagraweb.net . Un saludo :)

La RSPO establece una serie de estandares que basicamente apuntan a desarrollar una industria de palma sostenible, y aunque lo logrado es aun insuficiente, se esta dando avances importantes. Por otro lado es diferente las realidades de Asia, en la cual se basa principalmente la RSPO, con el contexto de Latinoamerica.
El articulo es interesante, desde el punto de vista del activismo por el desarrollo sostenible, pero tambien se debe tener en cuenta a los otros actores de la cadena de la industria de palma aceitera.

El aceite de palma no es hidrogenado, pues esta constituido en una gran proporcion por acidos grasos saturados con elevado punto de fusion. El aceite es una mezcla de aceites con acidos grasos saturados, poli insaturados y mono insaturados y existen multiples estudios cientificos que demuestran sus efectos positivos en la salud

El otro día vi un anuncio en Internet que criticaba la explotación que se bruta explotación que se está haciendo del aceite de palma. El anuncio había sido elaborado por Greenpeace y en él aparecía como protagonista una famosa marca de golosinas de chocolate que por lo vista utiliza dicho aceite para la elaboración de sus productos. El anuncio era en tono burlesco pero el impactante final te hacía darte cuenta de la gravedad del asunto. Es curioso porque cuando escuchamos "aceite de palma" estas palabras prácticamente nos transmiten todo lo contrario, es decir, puede que hasta parezca algo moderno y exclusivo, pero no lo es. No debemos confundirlo con el famoso aceite de argón, de prímula o de onagra. Éste último, el aceite de onagra muy beneficioso para la mujer, por cierto.

Pues que en vez de que las reuniones o eventos para evitar el desastre ecológico y humanitario que provoca la producción de este aceite sean de tipo local , que se hagan estudios serios y se debatan en foros medioambientales más globales o internacionales para que se conozca la realidad del problema y se empiecen a tomar algunas medidas más prácticas y reales.

Ética aparte, es de los peores aceites para el consumo en términos de salud. Especialmente si está hidrogenado.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autor

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, impulsa la iniciativa porCausa y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal