40 Aniversario
Ir a Planeta Futuro
3500 Millones

Sudán del Sur: vieja violencia para un país nuevo

Por: | 13 de julio de 2016

Por Stella Madette, trabajadora humanitaria de Oxfam en Sudán del Sur. El país conmemoró el pasado fin de semana el aniversario de su independencia con un nuevo brote de violencia. Unos días antes, la autora de esta entrada había recogido estos testimonios de crisis previas, valiosos para entender las consecuencias del conflicto en la vida de las personas.

Asunta-south-sudan-conflict-stella-mandate-1504x1000

Asunta, madre de dos niños y desplazada interna de Ndisa (Sudán del Sur), delante de su casa.

Helena vive en Wau, en el oeste del estado de Bahr El Ghazal, en Sudán del Sur. No ha podido volver a su pueblo desde que se vio obligada a abandonarlo el pasado año debido a la violencia. Aunque se marchó acompañada de algunos miembros de su familia, otros buscaron refugio en el bosque y, desde entonces, sin medios para comunicarse, Helena no los ha visto ni ha podido hablar con ellos.

No es la primera vez que esto ocurre. "Construí la casa en la que vivía con mis propias manos y, ahora, me he visto obligada a abandonarla por segunda vez ", dice. "La primera vez fue en 2012, cuando estalló el conflicto y tuvimos que huir a Wau, donde nos quedamos con algunos familiares durante cuatro meses".

Las antiguas tensiones que enfrentaban a los agricultores locales de Wau con comunidades pastoralistas de áreas cercanas estallaron en conflicto a finales de 2012. Muchos civiles de ambas comunidades murieron y miles se vieron obligados a desplazarse. El conflicto que afectó a Sudán del Sur en 2013 polarizó aún más el enfrentamiento, lo que provocó más combates y la pérdida de más vidas.

Seguir leyendo »

Educación para vencer al miedo

Por: | 12 de julio de 2016

Por Irene Ortega Guerrero, miembro del Grupo de Educación para la Ciudadanía Global de la Coordinadora de ONG para el Desarrollo.

Captura de pantalla 2016-07-11 a las 23.48.32"Europa se mira el ombligo". Foto: El País/EFE.

La Educación para la Ciudadanía Global como estrategia para prevenir y frenar la xenofobia, promover una cultura de la hospitalidad y afrontar los retos de la movilidad humana global.

“Cualquier persona que tenga un sueño, cualquier sueño que venga a la mente, se puede realizar en el futuro si esa persona tiene la oportunidad de recibir una educación”. Quien así habla es Shahed Habbad; tiene 10 años y es refugiada siria en Líbano. Juan tiene 9 años y es de Madrid, para él “lo que intentan las personas que hacen la guerra es que (los niños y niñas) no tengan derechos”. Ambos, Shahed y Juan, forman parte de un proyecto educativo que une rincones del mundo y enlaza las vidas y sueños de estos pequeños.

Los ingredientes esenciales de este tipo de proyectos vienen de la mano de la comprensión, el análisis, el compromiso y la articulación. Una suerte de receta sencilla pero con propiedades esenciales para el mundo complejo en el que vivimos. Se conoce como “Educación para la Ciudadanía Global” y su objetivo es formar personas que comprendan que hoy, más que nunca, la teoría del batir de alas de mariposa nos afecta directamente, y que nuestras vidas están irremediablemente unidas por hilos invisibles que precisan ser identificados. Solo siendo conscientes de ese batir de alas, analizando su funcionamiento, podemos llegar a comprender, a tirar de un lado y de otro de manera colectiva hasta conseguir que los hilos comiencen a aflojarse.

Se trata, en definitiva, de ofrecer herramientas que permitan analizar críticamente cómo se han tejido las interdependencias desiguales e injustas que rigen los ámbitos político, económico, social o cultural en el mundo. Un análisis que, inevitablemente lleva a conciencia ciudadana y, de ella, al compromiso personal y político por la justicia. Y es de ahí de donde surgen las redes ciudadanas supranacionales que presionan públicamente contra los efectos nocivos de la globalización.

Seguir leyendo »

Captura de pantalla 2016-07-07 a las 20.52.24Literatos africanos, en el dibujo de Paula Cabildo/Pueblos.

Nuestro storify de esta semana (compilado por Yuly Jara) se abre con la imprescindible investigación sobre pesca ilegal en África Occidental presentada hace pocos días por el Overseas Development Institute de Londres y la Fundación porCausa. Se trata de un trabajo realizado sobre una base de datos única elaborada metódicamente por una empresa española, Fish Spektrum, y cartografiada en mapas digitales por otra empresa de origen español, CartoDB. Más allá de sus resultados iniciales, la colaboración de nuestras organizaciones muestra el potencial enorme de la investigación basada en datos para apoyar un trabajo de control que hasta ahora dependía de herramientas sobre el terreno infinitamente más costosas y menos operativas.

Siguiendo con África, un segundo bloque de la relación de historias ofrece varias perspectivas originales sobre esta región. La pieza de Pueblos comenta la influencia de las diversas literaturas africanas en la conformación de una disciplina continental y en el relato que de él se hace. Otras dos referencias destacan la creatividad de una ONG como Ayuda en Acción en el uso de nuevos formatos narrativos (en este caso, sobre la sequía en Etiopía) y la dura y desconocida historia del conflicto entre tribus nómadas armadas y agricultores locales en Nigeria (Al Jazeera), donde dan cita variables muy diferentes de la complejidad africana.

Seguir leyendo »

'El gran escape': una historia esperanzadora y mal rematada

Por: | 07 de julio de 2016

[Este texto fue publicado originalmente en la revista Razón y Fe (número de julio/agosto de 2016).]

Captura de pantalla 2016-07-06 a las 22.58.23
Angus Deaton, premio Nobel de Economía 2015. Foto: El País.

La desigualdad está de moda. Desde que la Gran Recesión abriese en buena parte de los países más desarrollados una brecha social y económica de la que no será fácil recuperarse, los economistas de la desigualdad se han convertido en las nuevas estrellas del debate público. Solo de este modo se explica que el francés Thomas Piketty haya vendido centenares de miles de copias de su Capital en el siglo XXI, un volumen de 700 páginas que pocos tendrán en la mesilla de noche. Junto a Piketty, menudean las publicaciones y apariciones públicas de Milanovic, Stiglitz o Krugman alertando sobre un asunto que resulta dolorosamente familiar para cualquier estudioso de la pobreza: la inequidad no solo supone una condena injusta para el que la padece, sino también un problema para el conjunto de intereses de la sociedad, que ve cómo las diferencias excesivas lastran sus perspectivas económicas, debilitan el sentimiento de mutua responsabilidad y erosionan la credibilidad de las instituciones.

Precisamente este argumento es el que desarrolla de manera convincente Angus Deaton en su libro El gran escape: salud, riqueza y los orígenes de la desigualdad (Fondo de Cultura Económica 2015). El profesor de Princeton y último premio Nobel de economía desenmaraña de forma pedagógica y convincente la hipótesis central de este debate: en materia de salud y bienestar globales, el último siglo es un éxito sin paliativos que deja al mundo muy por encima de cualquier otra época de la historia; sin embargo, para una parte sustancial (aunque decreciente) del planeta, el lugar en el que uno nace determina todavía de por vida sus oportunidades y sus derechos más fundamentales.

Seguir leyendo »

La luz al final del túnel para una familia siria

Por: | 05 de julio de 2016

Por Joelle Bassoul, responsable de comunicación de emergencia de Oxfam, desde Amman (Jordania).

El reasentamiento II

Padre e hijo, en Jordania. Imagen de Thomas Louapre

Esta vez el ambiente es más relajado. Las risas y  bromas llenan la habitación y las caras tienen un brillo inconfundible de esperanza. Abed (cambiamos su nombre real, y el de todas las personas citadas, por precaución) me cuenta cómo han sido los últimos meses desde que conocí  a su familia en un piso pequeño e insalubre de las afueras de Amman, la capital jordana. Ahora me reencuentro con ellos en la casa de su hermano, a la que se han mudado. Sus maletas esperan en una esquina. Mañana volarán a Florida, en los Estados Unidos. Tienen un billete de ida con destino a la seguridad y a una nueva vida.

Después de los dos primeros encuentros con el personal de reasentamiento en 2015, nuestro caso se mantuvo paralizado hasta marzo de este año’, dice el padre de cuatro hijos, sacando de un sobre de plástico los documentos en árabe sellados por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), que se encarga de su caso. Detalladas preguntas y respuestas dan a la familia de refugiados sirios una idea sobre su futura vida: ‘¿En qué Estado voy a vivir?',‘¿Hay otros árabes?'.

Abed, Reema y sus cuatro hijos, que  escaparon con lo puesto de la guerra que asoló su ciudad, Homs, nunca han viajado en avión y están impacientes por coger su vuelo a los Estados Unidos.

Sólo una cosa empaña su felicidad: la ausencia  del más más pequeño de los niños, Mohammad . ‘Cuando fuimos a la cita de seguimiento en marzo, los funcionarios seguían preguntándome dónde estaba Mohammad. Un funcionario entraba en la sala, hacía la pregunta, escuchaba la respuesta, y se iba para dejar su lugar a otro compañero, que hacía lo mismo. En torno a una decena de ellos me preguntaron por Mohammad’.

 

Seguir leyendo »

Captura de pantalla 2016-06-30 a las 23.07.08Foto: 20 minutos.

Cita semanal con las noticias que no encontrarán en televisión, las que nos rompen algo por ahí dentro. De la mano de porCausa y con la imprescindible colaboración de Yuly Jara.

En esta ocasión hemos intentado sinceramente abandonar el disgusto temático del Brexit y la xenofobia paneuropea para ofrecerles un menú más variado... pero hemos acabado saltando a una pecera muy similar: varias de nuestras historias hablan de la intolerancia desde perspectivas muy diferentes. Mala época esta que nos está tocando vivir. Mientras Alberto Arce (de la Revista 5W) nos explica porqué los latinoamericanos temen más a Donald Trump que a una plaga bíblica, su compañero Andrés Mourenza realiza un inquietante retrato del ascenso de Recep Tayyip Erdogan, el gobernante que explota las debilidades de Europa. También podemos leer en VICE News el modo en que los resultados del Brexit han dado rienda suelta al racista violento que algunos británicos llevan dentro y que últimamente han decidido sacar a pasear. Mientras tanto, los africanos acaban de aprobar un pasaporte único que facilitará la movilidad por el continente (Quartz Africa). Como señala Marta Foresti, ah, la ironía...

En el lado soleado de la intolerancia también se producen noticias. La comunidad LGTB se ve acosada en muchos países y ciudades del mundo, pero, según las inspiradoras historias que publican eldiario.es y 20 Minutos (este de la mano de nuestro colega Enrique Anarte), esa no es razón para quedarse en casa. Como tampoco quieren quedarse donde están muchas mujeres árabes que han comenzado la revolución del dormitorio, o al menos eso es lo que pretende Mona Eltahawy en el relato que nos cuenta El Español.

Y, hablando de peces, no se pierdan la fabulosa historia de los cruceros marítimos que publica Univision Noticias. Esta investigación de datos -resultado de una colaboración de estudiantes de Columbia y reporteros de Univision, y dirigida por Giannina Segnini- bucea en las consecuencias fiscales, laborales y medioambientales de estas 'maquilas' flotantes. Un aviso: les va a arruinar la reposición de Vacaciones en el Mar.  

Estas y otras historias en nuestro storify de esta semana.

No falta gente en el camino: migrar no es delito

Por: | 30 de junio de 2016

Eneko Calle, de la Coordinadora de ONG de Desarrollo de Euskadi

Migrar no es delito

Fotograma del video 'Migrar no es delito', de la Coordinadora de ONG de Desarrollo de Euskadi.

Migrar no es delito. Delito son, o deberían ser, muchas de las causas que provocan la migración. Delito es saquear los países del Sur, expoliarles sus riquezas, allanar el camino a las multinacionales para que acaben con sus recursos y luego cerrar nuestras fronteras. Delito es construir muros y mirar para otro lado como si el motivo por el que miles de personas huyen de sus países no tuviera nada que ver con nuestro sistema capitalista y patriarcal. Delito es bombardear Siria y establecer cupos de personas que pueden venir a Europa huyendo de la guerra.

Ante la peor crisis migratoria desde la II Guerra Mundial, el vídeo Migrar no es delito analiza las distintas migraciones y desplazamientos en el mundo, así como sus causas y las alternativas. No es difícil darse cuenta de que hay muchas y distintas  formas y razones para viajar, o que las personas no son recibidas del mismo modo según su origen y destino o motivo del desplazamiento.

Migrar no es delito from Coordinadora de ONGD de Euskadi on Vimeo.

 Pensemos en los movimientos desde los países enriquecidos a los más pobres, asociados casi siempre al ocio o al turismo. En estos viajes no hay fronteras, se pueden atravesar con visados y con divisas. Ningún problema.

Hay muchas diferencias entre estos viajes turísticos y los desplazamientos de un Sur empobrecido a los países del Norte, motivados por razones como el hambre, la guerra, la persecución o la necesidad de vivir con dignidad. Para estos viajes sí hay fronteras y todo tipo de obstáculos: permisos, papeles, vallas, concertinas, muros, pateras o policías disparando. La violación de derechos de las mujeres en tránsito es otra de las penosas consecuencias del sistema.

Mucha menos atención pública en nuestro entorno tienen los movimientos entre los países empobrecidos: personas que huyen de las mismas causas. Son las regiones en desarrollo las que acogen al 86% de las personas refugiadas, fundamentalmente Turquía, Pakistán, Líbano, Irak, Etiopía y Jordania. Según datos de ACNUR, a finales de 2014 en todo el mundo había casi 60 millones de personas en situación de desplazamiento forzoso, y en las últimas cifras han aumentado a 65 millones: un nivel sin precedentes.

También tenemos cerca los movimientos de personas del Sur de Europa sin recursos, con formación pero sin trabajo, que viajan hacia el Norte del mismo continente. Es un fenómeno más reciente, con su origen en la crisis sistémica que asola Europa.

Necesitamos políticas coherentes que sitúen la vida en el centro y que obliguen a que en toda situación se respeten los derechos de las personas migrantes. Apostemos por una vida digna para todas las personas. Por un mundo más justo donde no haya fronteras infranqueables para unas personas y alfombras rojas para otras.

El vídeo Migrar no es delito es la cuarta entrega de la campaña de sensibilización y comunicación ¿Quién es quién?, que busca explicar a la ciudadanía las principales consecuencias en distintos ámbitos de nuestro actual modelo de desarrollo. Debatimos sobre las causas de la pobreza y la desigualdad en #IniciativaQuienEsQuien.

Más información: www.iniciativaquienesquien.org

Deuda externa, empresas transnacionales, relaciones comerciales injustas y sobre consumo.

Guerras y conflictos, gasto militar y privatización de derechos humanos.

Inequidad de género, patriarcado y machismo.

Crisis ecológica, calentamiento global, destrucción del medio ambiente y desigual acceso a alimentos.

Desinformación por sobreinformación e información mercadeada.

Niños: ¡prohibido soñar!

Por: | 29 de junio de 2016

Por Sandra Astete, especialista en Políticas de Infancia de UNICEF Comité Español. UNICEF presentó ayer su informe anual Estado Mundial de la Infancia, una oportunidad justa para cada niño.

UN016303Jhuma Akhter, una niña bangladeshí de 14 años, trabaja por las noches aprovechando la luz exterior de su calle. Retornó a la escuela tras haber comenzado a trabajar como sirvienta a los 8 años. Foto: UNICEF/Ashley Gilbertson.

En pleno siglo XXI debemos hacer frente a una verdad incómoda pero innegable: la desigualdad pone en peligro las vidas de millones de niños y amenaza el futuro de todas las sociedades. También de la nuestra. La inequidad no entiende de fronteras.

Si seguimos actuando de la misma manera y no revertimos la dinámica actual, cuando lleguemos a 2030 habrán muerto 69 millones de niños menores de cinco años. La mayoría por causas evitables. 167 millones de niños aún estarán viviendo en condiciones de pobreza extrema, y 750 millones de mujeres se habrán casado siendo niñas, perpetuando los ciclos de discriminación y pobreza. ¿Vamos a permitir esta situación ética, política y económicamente?

¡No podemos seguir con los brazos cruzados!

Para un niño que no puede ir a la escuela porque tienen que trabajar, incluso soñar está fuera de su alcance. Muhammad Modu tiene 15 años y es de Nigeria. Vive desplazado, no va al colegio y remueve basuras en un vertedero buscando algo que vender. Aunque la enseñanza es gratuita, no tiene el dinero necesario para pagarse la comida, el uniforme o el transporte escolar.

Seguir leyendo »

Captura de pantalla 2016-06-23 a las 22.33.48Frontera entre Hungría y Serbia. Fotografía de Attila Husejnow para Amnistía Internacional.

Hoy nos desayunamos con una noticia que nos rompe más que cualquier otra. Así que, recién confirmado el Brexit, esta semana nuestro storify conjunto con porCausa está dedicado de manera exclusiva a una de las razones que más han pesado en el ánimo de los votantes británicos: la crisis de refugiados a la que hace frente Europa. O, más bien, a la crisis de solidaridad que hacen frente los refugiados que llegan a nuestras costas, que se confirma hoy del modo más inapelable. Las noticias, recogidas por nuestro compañero Dani Martínez, ofrecen una diversidad de enfoques sobre un asunto que no pierde relevancia y del que conocemos perspectivas cada vez más originales.

Seguir leyendo »

#MoreInCommon: las lecciones de Jo Cox para el 26J

Por: | 23 de junio de 2016

Jo

Ayer fue 22 de junio y Jo Cox –la diputada laborista asesinada brutalmente en el Reino Unido hace ahora una semana- hubiese cumplido 42 años. Su marido, decenas de amigos y una muchedumbre anónima le rindieron tributo en Londres, mientras equipos de Oxfam en medio mundo nos congregaban a trabajadores antiguos y actuales para hacer lo propio. En el caso de Madrid, el encuentro no solo fue enormemente emotivo, sino que adquirió una relevancia particular por la presencia de representantes de los cuatro partidos principales que concurren a estas elecciones y cuyos miembros firmaron por decenas un cariñoso texto de recuerdo a Jo y apoyo a su familia.

Este crimen puede haber influido de manera definitiva el resultado del referéndum británico sobre la pertenencia a la UE, pero adquiere también una relevancia especial para nuestro propio proceso electoral.

Seguir leyendo »

Sobre los autores

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

Autor

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, impulsa la iniciativa porCausa y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal