A gusto del consumidor

El exceso de hielo, ¿publicidad engañosa?

Por: Ana Llorens

19 may 2016

Star
Un empleado sirve una bebida en un Starbucks. / REUTERS


En EE UU, una clienta de Starbucks ha estallado contra lo que podríamos denominar “la tiranía del hielo” en las bebidas y refrescos. Harta de que su vaso de bebida se llene de hielo en lugar de la bebida en cuestión, ha interpuesto una demanda contra la cadena de restauración por lo que considera una publicidad engañosa. ¿Y si todos nos plantáramos y exigiéramos lo mismo?

En esta ocasión, este blog se escribe en clave de denuncia. En realidad, quien ha dado el primer paso no ha sido servidora, sino Stacy Pincus, una consumidora estadounidense que ha puesto los 'puntos sobre las íes' a toda una multinacional como es Starbucks. La cuestión es la siguiente: ¿Es o no es engañoso que el vaso del refresco nos lo entreguen lleno de hielo? Si le quitamos el hielo, ¿qué cantidad de bebida quedaría dentro del vaso? Vayamos un poco más allá... Si no queremos hielo en nuestra bebida, ¿tenemos derecho a que nos llenen el vaso de la medida elegida?

Pero no se trata de una práctica exclusiva de las cadenas de ‘fast food’, esto lo hacen en cualquier pub o bar a la hora de servirte la parte alcohólica de la copa. La novedad es que hasta ahora, que sepamos, ningún consumidor había dicho ‘¡basta!’. Y es una buena noticia.

Según la denuncia, publicada por la cadena de TV CNN, “Starbucks defrauda a sus clientes en el proceso”, al anunciar un tamaño de vasos para sus bebidas que no se corresponde con la cantidad de líquido que el cliente recibirá. En concreto Stacy Pincus señala que el tamaño de bebida más vendido por la marca contiene, en teoría, 709 mililitros pero, si le quitamos el hielo, el contenido de bebida se rebaja a 414 mililitros.

Ahora la pregunta es: ¿Tenemos derecho a exigir que nos llenen el vaso sin hielo? Sergi Gil Bezana, socio del bufete Ad Legem Abogados especializado en derecho del consumidor explica en conversación telefónica que “tenemos derecho a exigir la cantidad de bebida que nos han vendido y a pedir que nos retiren el hielo si no lo queremos”. Sobre la denuncia a Starbucks, sin embargo, se muestra más escéptico:

“Pedir daños y perjuicios como ha hecho esta consumidora no creo que prospere porque no hay perjuicio como tal, otra cosa es la publicidad engañosa, que sí existe y puede prosperar”.

Sin embargo, en este caso cabe la posibilidad de que a la empresa la sanción que se le pueda imponer por engañar al consumidor le salga rentable, como hemos visto en el caso de Apple. “La Ley de Consumidores y usuarios en España establece una sanción de entre 3.000 y 600.000 euros cuando en EE UU son mucho más altas”, asegura Gil Bezana.

Desde el punto de vista práctico, el experto nos recomienda exigir directamente en el establecimiento en cuestión la cantidad de bebida por la que hemos pagado y, en último extremo, denunciar ante la Oficina del Consumidor que nos corresponda, por publicidad engañosa y no por daños y perjuicios porque esto, asegura, “no prosperaría”.

La demanda de Stacy Pincus se basa, además, en un "enriquecimiento injusto", señala Helena Pascual Rodriguez, abogada de Versus Estudio Jurídico, que tampoco ve "viable" una demanda de este tipo en España. Eso sí, deja claro que, "si la empresa está anunciando x mililitros de bebida debería respetar esa cantidad, sin incluir hielos".

Desde este despacho advierten, no obstante, que, "se trata de una práctica generalizada en cadenas de comida rápida, bares y hasta en el cine" donde, "si pides que no te pongan hielo, ya lo tienen medido, dan al botón y va a salir lo que esté estipulado".

Entonces, ¿de qué sirve la denuncia a Starbucks? “Allí son muy habituales este tipo de denuncias que pretenden hacer ruido y llamar la atención sobre algo, pero si lo que queremos es obtener un rédito económico no lo vamos a conseguir en España y difícilmente en EE UU”, añade Gil Bezana.

"Damos por hecho que las cosas son así, que las cosas no se pueden cambiar", asegura Pascual Rodriguez pero...hacer ruido es necesario porque, como nos recuerda Gil Bezana, “el consumidor tiene el poder, pero no lo usa”. ¿Lo usamos?

Hay 2 Comentarios

Totalmente de acuerdo. Es una vergüenza. Además o te lo bebes rápido o se queda aguado.
Otros casos: cubatas en los Pubs, refescos.. etc.
Me acuerdo de la feliz satisfacción de pedir un café con hielo, y que el hielo fuera de café! Soy fijo en ese bar jajaj.
Un saludo a todos desde http://berbopublicidad.com/

No solo en las bebidas hallamos excesos de hielo. En los pollos solemos encontrar en su interior bastante hielo, lo cual significa que si hemos comprado un `pollo que pesó 2 kg. al menos 200 gramos son hielo puro.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

Si te indigna que tu operadora móvil te suscriba al servicio SMS Premium sin avisar, si te enfurece que te llamen diez veces para que cambies tu tarifa de internet (a las 8 de la tarde!), si no entiendes la factura de la luz o no sabes dónde denunciar a esa aerolínea por dejarte en tierra, no lo dudes, eres de los nuestros. En este espacio queremos ayudarte a elegir con criterio, ahorrar un poquito, quejarte cuando toca y, en definitiva, a que vivas a gusto del consumidor. Y si tienes una consulta, envíala a agustodelconsumidorblog@gmail.com y te daremos solución en formato vídeo.

Sobre el autor

Ana LLorens

Ana Llorens es periodista de información económica con más de doce años de experiencia en medios audiovisuales y prensa digital. Entre datos, cifras, balances y porcentajes saca un hueco para otra de sus pasiones: informar y defender a los consumidores.

Archivo

septiembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal