40 Aniversario
Ir a Planeta Futuro
Lola Huete Machado

Charles Taylor declarado culpable, ¿y ahora qué?

Por: | 26 de abril de 2012

Esta mañana, el Tribunal Especial para Sierra Leona ha declarado a Charles Taylor, antiguo señor de la guerra y ex presidente de Liberia, culpable de crimenes de guerra. Es la primera vez, desde los juicios de Núremberg, que un jefe de estado es condenado por un tribunal internacional. Un hito histórico para la justicia penal que refuerza la opinión de que no hay lugar a amnistías para los criminales a pesar del tiempo transcurrido o la edad de los acausados. Esto es un claro mensaje para los dictadores y los señores de la guerra que deberían ser conscientes de que a partir de ahora no les será fácil cometer, impunemente, los crímenes a los que están habituados. Sin embargo, esta decisión judicial no deja de ser una victoria agridulce para las víctimas de los conflictos de Liberia y Sierra Leona.

Image1          Charles Taylor en La Haya. Foto Jerry Lampen/AFP/Getty Images vía The Guardian.

 

 

Muchos años y mucho dinero ha costado llegar a esta decisión. Yo creo que la espera ha valido la pena, aunque no podemos detenernos aquí. Hay que seguir trabajando para que la justicia internacional llegue a todos.   

El fallo demuestra que Charles Taylor ayudó y aconsejó a los rebledes sierraleoneses a pesar de conocer los atrocidades que estos estaban y que también les proporcionó armas, comunicaciones y alojamiento y apoyo en Monrovia. El presidente del tribunal, Richard Lussick, también ha dicho que mientras en público Taylor apoyaba el proceso de paz en Sierra Leona, por detrás apoyaba y armaba a los rebeldes.

El 30 de mayo se conocerá la sentencia y, entonces, nos enteraremos de los detalles de la condena. Todo indica que Charles Taylor será trasladado a Reino Unido, país que se ha ofrecido para custodiarlo en prisión. El resto de los condenados por este Tribunal cumplen condena en suelo africano. Por eso, a mí, que me gusta cuestionar todo, me sorprende este hecho y me pregunto si Londres no querrá tener al ex señor de la guerra a seguro para que no hable demasiado y se descubran los trapos sucios de las guerras de Liberia y Sierra Leona. No cabe duda de que se trata de un tema que en este momento nos supera.

Durante décadas, Karl Dönitz, que asumió la presidencia alemana tras el suicidio de Hitler, era el único jefe de estado condenado por un tribunal internacional. Ahora ya son dos.

En 1990, Charles Taylor, en una entrevista de la BBC, declaró que “Sierra Leona experimentará la amargura de la guerra y un año después, el Frente Unido Revolucionario (RUF), liderado por Foday Sankoh, inició un conflicto que se prolongó durante 11 años. Ahora, queda demostrado que Taylor apoyó, financió y se benefició de la guerra de Sierra Leona y de las actividades del grupo rebelde, al que proporcioné armas a cambio de diamantes que utilizó para su enriquecimiento personal. El RUF es responsable de miles de muertes, amputaciones de manos y piernas, violaciones y abusos sexuales, secuestro de niños y niñas para ser utilizados como soldados y esclavas sexuales, destrucción de infraestructuras… Todo ello con el único objetivo de controlar las minas de diamantes del país.

Ya hablamos en su momento de la relación de Taylor con la CIA y con Gadafi y de las muchas preguntas que deja sin resolver este juicio con respecto a los apoyos e intereses en juego detrás del ex presidente liberiano y de las guerras en Liberia y Sierra Leona, en la entrada titulada Una de espías. También abordamos el tema de cómo la justicia internacional parece estar cebándose con el continente africano, mientras que no muestra la misma resolución a la hora de enjuiciar a líderes occidentales, al comentar la sentencia, en este caso del Tribunal Penal Internacional, de Thomas Lubanga.

Con el fallo de hoy, prácticamente, termina al trabajo del Tribuna Especial para Sierra leona, el cual se salda, además de esta resolución, con la condena de otros ocho señores de la guerra* que están cumpliendo penas de entre 25 y 52 años en la cárcel de Mpanga, en Ruanda. De los otros imputados por el Tribunal, tres murieron: Foday Sankoh, Sam Bockarie (Moskita) y Hinga Norman. Otro, Johnny Paul Koroma, logró escapar y ha generado un sinfín de rumores sobre su suerte: algunos afirman que está muero y otros que sigue luchando en alguna de las guerras africanas y que un día regresará para vengar a sus compañeros.

El que se hayan empleado tantos recursos y esfuerzos para llevar ante la justicia solo a 13 personas es una de las muchas críticas recibidas por este organismo. Pero su mandato era muy claro: juzgar solo a los máximos responsables. Desde un principio, los fiscales tuvieron que decidir hasta dónde llegar en la persucución de los criminales de guerra, una opción condicionada por los medios disponibles y que nunca ha estado exenta de críticas por parte de todos los sectores de la sociedad.

El proceso contra Taylor es el único que fue trasladado a La Haya, a la sede del Tribunal Penal Internacional, por razones de seguridad. Los otros se celebraron en las facilidades que el Tribunal Especial construyó en Sierra Leona.

Image1           Charles Taylor en sus años de señor de la guerra. Foto Getty Images vía BBC.

Recuerdo el primer día que entré en la sala del Tribunal, en La Haya, donde había sido llamado por los fiscales para dar testimonio como perito en menores soldados. Era enero de 2008. Seguía a la funcionaria que me guiaba a través de innumerables medidas de seguridad y de repente, sin estar preparado para ello, me encontré de frente con Charles Taylor. Estaba sentado detrás de sus abogados, al fondo de la sala, y llevaba unas gafas de cristales amarillos que no permitían verle los ojos con claridad. A pesar de ello, intenté mirarle fijamente, sosteniendo la mirada. Era la primera vez que tenía delante a esa persona, quizás el único de los grandes señores de la guerra sierraleonesa al que no me había enfrentado personalmente, hasta ese momento. Fueron unos segundos muy duros, miles de imágenes y de historias fluyeron en mi cabeza. Quería saber quién era ese hombre que había causado tanta muerte y sufrimiento.

La actitud de desprecio e indiferencia del ex señor de la guerra ante todo lo que pasaba a su alrededor me reforzó en el convencimiento de que era necesario que contase al Tribunal todo lo que sabía. A Taylor, que estaba sentado a mi izquierda, solo podía mirarlo directamente las veces que yo que salía o entraba en la sala. Por eso, no pude apreciar si mi testimonio produjo algún efecto en él. Solo dos veces, al inicio de la declaración, me interrumpieron unos ruidos provenientes de su parte; parece que intentó levantarse y abandonar la habitación, pero los guardias de seguridad se lo impidieron y le obligaron a permanecer sentado.

En Liberia, las últimas semanas, mientras se esperaba la sentencia, se creó un gran debate sobre el juicio. Hay varias cosas que parecen preocupar especialmente a los liberianos en este asunto: que Charles Taylor sea juzgado por los crímenes cometidos en Sierra Leona y no por los muchos de los que es responsable en su propio país, que los señores de la guerra liberiana solo hayan sido reprobados por sus acciones por la Comisión de la Verdad y la Reconciliación, que nunca hayan sido llevados ante la justicia  y  que en la actualidad  muchos de ellos ocupen cargos públicos, incluso en el Parlamento nacional. Tal es el caso de la ex mujer de Taylor, la que fuera primera dama del país durante años, Jewel Taylor, que hoy es senadora y en febrero pasado presentó en la Cámara una propuesta para penalizar la homosexualidad. La señora Taylor sigue defendiendo la inocencia de su ex marido.

Ella y los hijos del ex presidente han estado presentes en la lectura del veredicto invitados por el Tribunal Especial. Solo ha faltado el hijo mayor, conocido como Chucky Taylor que cumple sentencia en Florida, Estados Unidos, por crímenes cometidos durante la guerra.

Image1           Menores soldados durante la guerra de Sierra Leona. Foto AP vía BBC.

En cambio, en Sierra Leona el acontecimiento no parece haber despertado tantas pasiones. Mañana, 27 de abril, es el aniversario de la independencia, 51 años. Es fiesta nacional y los ciudadanos están pensando más en ir a la playa u organizar bailes que en la transcendencia de esta sentencia. Solo en Freetown ha habido algo más de movimiento. Allí, el Tribunal Especial ha preparado un gran acto en el que ha reunido, en sus premisas, a más de 800 invitados para presenciar en directo la lectura del fallo en una pantalla gigante. Entre los asistentes estaban representantes de los Paramount Chief (reyes tribales), políticos, victimas y miembros de la sociedad civil. También, las distintas radios del país han retrasmitido en directo el acontecimiento.

Charles Taylor es un personaje que, quizás, ninguna de las víctimas del conflicto sierraleonés identifica con su suerte. Igualmente sucede con el resto de los líderes que puedan estar en prisión. A ellas les preocupa más los cientos de jefes y jefecillos rebeldes con los que tuvieron que verse todos los días, de los que directamente recibieron todo tipo de abusos y vejaciones y que nunca han sido llevados ante la justicia. Y es más, la mayoría de ellos se han beneficiado de los programas de reinserción de ex combatientes, mientras que las víctimas no han recibido ningún tipo de compensaciones.

En mi libro Los hombres leopardo se están extinguiendo (PPC), cuento como al volver de La Haya me enteré de que mi testimonio había sido emitido por la radio traducido al krio. Mucha gente lo había escuchado, también Mammy Fatu, a la que me encontré una mañana cuando ella iba camino del mercado con un enorme cesto de bonga, pescado seco, sobre la cabeza. Me llamó y nos saludamos:

  -Gracias por lo que has hecho -me dijo con mucha emoción.
  -¿Qué he hecho? - contesté un poco sorprendido.
  -Te he escuchado hablar en la radio. Todos me dicen que fuiste muy lejos para hacer ese discurso. Te doy las gracias por contar lo que ha pasado en este país. No es bueno que se olvide, todo el mundo debería conocerlo para que no se repita otra vez. Por eso te doy las gracias, por todas las molestias que te tomas en hablar de mi país a tus amigos los blancos.

Le di las gracias a Mammy Fatu por sus palabras, pero ella continuó hablando:

  -Yo nunca conocí a Charles Taylor, ni a Foday Sankoh, ni a Moskita, ni a ninguno de esos grandes líderes de los rebeldes y que dicen que ahora están en la cárcel. Sin embargo, conozco muy bien al Coronel Sidi. Él fue quien le dio un arma a mi hijo y le obligó a ser un soldado. Fue también el Coronel Sidi quien se llevó a mi hijo a luchar a Guinea y cuando lo mataron y trajeron el cuerpo para enterrarlo, me dijo que si lloraba me mataba, porque eso significaba que era una traidora, que no creía que mi hijo fuera un héroe que había muerto defendiendo una causa justa.

Tras una pequeña pausa, Mammy Fatu continuó:

  -Ya nadie me devolverá a mi hijo. Yo no quiero que le pase nada malo a Pa Sidi, yo no quiero que lo metan en la cárcel, no quiero que lo maten como le sucedió a mi hijo. Estoy contenta de que ahora tenga un trabajo y haga bien y se gane la vida honradamente. Yo sólo quiero que me dejen llorar a mi hijo muerto.

Mammy Fatu se encuentra todos los días con Pa Sidi en la aldea de Madina, donde los dos viven. Se saludan, se miran y siguen caminando. Ella me hizo caer en la cuenta que las víctimas de los conflictos raramente reciben justicia.

Image1           Víctimas del RUF durante la guerra sierraleonesa. Foto AP vía BBC.

No cabe duda de que la resolución del Tribunal Especial para Sierra Leona es un hito histórico, que ha hecho justicia, que supone un gran avance en la lucha contra la impunidad de los criminales de guerra y violadores de derechos humanos, que lanza un claro mensaje a todos los dictadores y señores de la guerra…

Pero también deja en el aire cuestiones como por qué estos tribunales internacionales, incluido el Tribunal Penal Internacional, nunca llegan hasta los verdaderos responsables de los conflictos, no juzgan a los que financian y favorecen las guerras desde las capitales occidentales, no se cuestionan el comercio legal e ilegal de armas, ni el expolio de las materias primas que está detrás de estas acciones…

Sobre todo, queda por resolver el problema de hacer justicia a las víctimas civiles de los conflictos y reparar su dolor. Por eso, no podemos recrearnos en la pequeña-gran victoria que supone este fallo. Hay que seguir trabajando para que la Justicia Internacional sea verdaderamente ciega y llegue a todos, que no solo se cebe en los más débiles, que tenga el valor y los medios para investigar todos los aspectos de los crímenes de guerra y violaciones de derechos humanos y para que de una vez por todas sirva para satisfacer y reparar a las víctimas.

*Se trata de: Alex Brima (AFRC), Moris Kallon (RUF), Brima Kamara (AFRC), Issa Sesay (AFRC), Agustine Gbao (RUF), Moinina Fofana (CDF), Allieu Kondewa (CDF) y Santigie Kanu (AFRC).

 

Hay 8 Comentarios

Me alegro que quede claro lo que este hombre hizo, lástima que solo salga una parte de todo el entramado como bien dices.
Por otra parte solo son juzgados los jefes de estado o gobernantes que han perdido una guerra o caen en "desgracia internacional" , cuando han caído. Sabemos de otros que estando en el poder ni siquiera hay una orden de busca y captura, y siguen dando la mano a otros gobernantes en visitas oficiales o foros internacionales.
Pero es para alegrarse porque como dice el refrán "grano no hace granero pero ayuda al compañero".

Lo de siempre. Los del tribunal a cobrar por haber terminado un juicio por fin. El Taylor a forrarse con las memorias, y el resto de asesinos a esperar mejores tiempos para actuar de nuevo.
Las victimas que han sobrevivido es lo malo...

Se saludan? Es grande esa aldea que dices? La q comparten la señora y el tal sidi? Y el q dice? Has hablado con el?

Que se vaya a la m...todos son responsables...

Fantastica noticia. Es el principio de algo muy grande!

Sí, es una excelente noticia. Y yo también te doy las gracias, Chema, por tu trabajo con los niños soldado, por tu valentía, por haber contribuido a este desenlace y por tu continua lucha por los derechos de los más débiles.
un abrazo.
Nacho

¡ME ALEGRO MUCHÍSIMO! ¡QUÉ PASO TAN IMPORTANTE EN LA JUSTICIA INTERNACIONAL! Pero me alegro aún más por las personas como Mammy Fatu: para ellas también llega la justicia.

Exceletne. Una pequeña victoria dentro de las grandes derrotas, una buena noticia a pesar de todas las verdades ocultas.
saludos
txema

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre los autores

Lola Huete Machado. Redactora de El País y El País Semanal desde 1993, ha publicado reportajes sobre los cinco continentes. Psicóloga y viajera empedernida, aterrizó en Alemania al caer el muro de Berlín y aún así, fue capaz de regresar a España y contarlo. Compartiendo aquello se hizo periodista. Veinte años lleva. Un buen día miró hacia África, y descubrió que lo ignoraba todo. Por la necesidad de saber fundó este blog. Ahora coordina la sección Planeta Futuro.

Chema Caballero Chema Caballero. Llegó a África en 1992 y desde entonces su vida giró en torno a sus gentes, su color y olor, sus alegrías y angustias, sus esperanzas y ganas de vivir. Fue misionero javeriano y llevó a cabo programas de educación y recuperación de niñ@s soldado en Sierra Leona durante dos décadas, que fueron modelo.

José NaranjoJosé Naranjo. Freelance residente en Dakar desde 2011. Viajó al continente para profundizar en el fenómeno de las migraciones, del que ha escrito dos libros, 'Cayucos' (2006) y 'Los Invisibles de Kolda' (2009), que le llevaron a Marruecos, Malí, Mauritania, Argelia, Gambia, Cabo Verde y Senegal, donde aterrizó finalmente. Le apasiona la energía que desprende África.

Ángeles JuradoÁngeles Jurado. Periodista y escritora. Trabaja en el equipo de comunicación de Casa África desde 2007. Le interesa la cultura, la cooperación, la geopolítica o la mirada femenina del mundo. De África prefiere su literatura, los medios, Internet y los movimientos sociales, pero ante todo ama a Ben Okri, Véronique Tadjo y Boubacar Boris Diop, por citar solo tres plumas imprescindibles.

Chido OnumahChido Onumah. Reputado escritor y periodista nigeriano. Trabaja como tal en su país y en Ghana, Canadá e India. Está involucrado desde hace una década en formar a periodistas en África. Es coordinador del centro panafricano AFRICMIl (en Abuja), enfocado en la educación mediática de los jóvenes. Prepara su doctorado en la Universidad Autónoma de Barcelona. Su último libro se titula 'Time to Reclaim Nigeria'.

Akua DjanieAkua Djanie. Así se hace llamar como escritora. Pero en televisión o en radio es Blakofe. Con más de tres lustros de carrera profesional, Akua es uno de los nombres sonados en los medios de su país. Residente en Reino Unido, fue en 1995, en uno de sus viajes a Ghana, cuando llegó su triunfo televisivo. Hoy vive y trabaja entre ambos países. La puedes encontrar en su página, Blakofe; en la revista New African, en Youtube aquí o aquí...

Beatriz Leal Riesco Beatriz Leal Riesco. Investigadora, docente, crítica y comisaria independiente. Nómada convencida de sus virtudes terapéuticas, desde 2011 es programadora del African Film Festival de NYC. Sissako, Mbembe, Baldwin y Simone la cautivaron, lanzándose a descubrir el arte africano y afroamericano. Su pasión aumenta con los años.

Otros autores

Facebook

MAPA

mapa de África

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal