Ir a Planeta Futuro
Lola Huete Machado

John Atta-Mills, el presidente de Ghana calla para siempre

Por: | 25 de julio de 2012

L1040538                                                         Valla en una carretera rural en Ghana.

John Atta-Mills era presidente de Ghana por un voto nomás, se diría (50.23%–49.77% de diferencia con respecto a su rival, Nana Akufo-Addo), cuestión que fue investigada y probada, y que para él debió representar una verdadera cura de humildad. Consiguió el poder con mucho esfuerzo, se ve, en 2008, después de presentarse por tercera vez (fue vicepresidente entre 1997 y 2001) y sufrir derrota continuada y motivada por ese sistema absolutamente bipartidista que tiene Ghana. Quizá por eso, él era amable, diplomático, conciliador y siempre pacificador, poco dado al discurso despectivo del contrario al que estamos acostumbrados en estos fueros. Gustaba del juego límpio. Incluso en temas polémicos, como cuando le contestó a David Cameron sobre un asunto tan polémico en África como es la homosexualidad. Era gran aficionado al hockey.

Ayer murió repentinamente, al poco de celebrar su cumpleaños (21 de julio de 1944). Pero hacía mucho ya que estaba enfermo de cáncer de garganta y su voz se iba modificando con el tiempo. En los últimos meses apenas hablaba. Ahora ha callado para siempre. Alguna vez hasta se le dio por muerto. Y él se reía mucho con tal cosa. Su estado de salud fue siempre asunto nacional, pero nunca nadie confirmó su enfermedad; él mismo insistía en que se encontraba estupendo. En las fotografías, según su estado y la epoca, lucía mejor o peor aspecto (veánlo debajo). Iba y venía a EE UU para ser tratado. Su última visita médica había sido reciente.

_61786584_atta _56433932_ja

Cuando visitamos Ghana hace dos meses para un reportaje en El País Semanal titulado Ghana; estado de buena esperanza precisamente por la situación en que se encuentra el país, Atta-Mills, abogado y profesor de derecho durante más de 20 años (por eso popularmente le llaman profesor) no se encontraba allí. Solicitamos entrevista con él y algunas de sus ministras, pero no pudo ser (sí hablamos, sin embargo, con la hija del padre de la revolución Nkrumah, Samia, que es líder y única parlamentaria del tercer partido en liza, CPP, más a la izquierda de Atta-Mills, con perspectiva ahora de crecer).  

Atta-Mills se perdió esos días un acto de importancia organizado por la Alianza GAVI: la introducción de dos vacunas (neumonía y rotavirus) que iba a representar grandes avances de salud en un país muy afectado por ambos males, en el que sí estuvo presente su esposa Ernestina Mills, la ex consejera matrimonial con la que se casó (deja también hijo, Sam Kofi Atta-Mills), que dio discurso solidario y vacunó allí mismo a varios niños como símbolo y ejemplo a seguir. En el acto, muy protocolario pero distendido se bromeó con la capacidad del presidente para "saber guardar silencio y no estar". Estaban acostumbrados.

Esos días Atta-Mills era invitado por Obama a las reuniones del G8 (junto a Benín, Etiopía y Tanzania), así que la ausencia parecía justificada. Su integridad ha sido destacada por muchos en el momento de su desaparición. Hasta Obama ha hecho mención, además, claro de a las buenas relaciones que tenían. No en vano, Ghana fue el primer país que el mandatario estadounidense visitó en 2009 en su debú en África Occidental. Lo cierto es que Ghana es modelo de democracia en la zona, independientemente de sus cambiantes condiciones económicas (crecimiento en alza, petróleo recién descubierto...) y lo mucho que tiene de lastre y le queda por hacer, puesto que un 30% del país vive bajo el umbral de la pobreza (su posición en el Índice de Desarrollo Humano está en la zona adelantada, pero del pelotón de cola). Fue el primer Estado en independizarse del Gobierno británico (1957). Y tal cosa tiene allí su peso y su poso de orgullo nacional. Cuenta mucho en su haber. Ahora que se cumplen diez años de la Unión Africana, y bajo presidencia de una mujer, el vacío de Atta-Mills se dejará notar.

 

IMG_0235

La repercusión de la muerte de Atta-Mills fue grande. El corresponsal de BBC en África occidental, Thomas Fessy, comentaba que es la primera vez que un presidente muere en el ejercicio de su cargo y que su desaparición no va a suponer una crisis política en el país en absoluto, pero sí pondrá a prueba la solidez de las instituciones, sin duda. Sobre todo, siendo goloso el país como es. Ya la cercanía de las elecciones (el 7 de diciembre) en sí misma era motivo de intranquilidad para algunos ciudadanos durante nuestra visita. "Esperamos que nada sucede, que no se torne en violencia", nos decían hasta los más jóvenes, los estudiantes de la Universidad de Ghana. El intento de convertirlas en asunto límpio y bajo estandar internacional hizo que el Gobierno pusiera en marcha un control del censo biométrico. En muchos lugares se tomaban huellas digitales y se controlaban a rajatabla los registros para evitar los fraudes. Los periódicos informaban de la picaresca al respecto. El país entero está repleto de carteles anunciando la obligatoriedad de tal censo para ejercer el derecho al voto, igual que abundaban ya las reclamaciones políticas en vallas por las carreteras (vean arriba).

La gran pregunta ahora en Ghana es quién se va a presentar para la Presidencia en las elecciones en diciembre por el partido gobernante (Congreso Democrático Nacional, NDC) frente al Nuevo Partido Patriótico (NPP), dado que Mills había sido nominado para tal cosa de nuevo por su grupo, eso sí, con la oposición y competencia de la esposa del ex presidente Rawlings, Nana Konadu, que le hacía la vida imposible.

Ayer tarde, el vicepresidente John Dramani Mahama, curiosamente el cuarto Juan en el cargo, asumía la presidencia interina y su perfil era colocado velozmente en la página oficial del Gobierno, en una afán por mostrar normalidad política. Para hoy ha convocado reunión de emergencia de su gabinete. Mientras, todos los medios se hacían eco con tristeza de la desaparición de Atta-Mills. Algunos, como ABC News mencionaban el peligro de golpe de Estado tras la muerte del líder al mando, tal cual ha sucedido en países cercanos. Otros se detenían en su condición de líder panafricanista y pragmático (JeuneAfrique), en su papel estabilizador (el NYT), o en el crecimiento bajo su mandato... The Daily Graphics contaba el sentimiento de desconcierto que corrió entre los miembros de su partido. Y hubo hasta quien sacó punta a lo "misterioso" de su muerte en muchos mensajes en las redes sociales.
El presidente Atta-Mills se describía a sí mismo como socialdemócrata y seguidor del líder independentista Kwame Nkrumah en asuntos básicos como el del bienestar social, por ejemplo. Como aquel, era hombre de tirón y con base sólida como político de Estado, de aquellos que cuentan como líderes a la hora de hacer avanzar África y desligarse de las ataduras de Occidente. La llamada Agenda A Better Ghana era su objetivo: su primer discurso sobre el estado de la nación es muy significativo. Una vez en el poder inició un programa de austeridad y presidió el país prometiendo que - a diferencia de algunos países africanos - su Gobierno gastaría los ingresos de petróleo recién descubierto responsablemente. Pero hasta el momento no está demostrado que esto sea así. Muchos son los que temen -ahora mucho más- que no sea así.

Hay 1 Comentarios

Enhorabuena Lola, buen articulo. Estoy leyendo un libro sobre la descolonozacion de Africa, con Ghana y Guinea-Conakry como ejemplos de paises que lo hicieron bien (o todo lo bien que los dejaron) y el Congo como desastre orquestado desde las potencias Europeas, EEUU y la URSS por su enorme riqueza natural.

En la independia de Ghana Kwame Nkrumah hizo el manual perfecto a seguir por otros estados africanos que les seguirian en la indepencia (diversificacion economica para alejarla del clientelismo colonial, industrilizacion en la medida de lo posible, mejoras sociales en educacion y salud, panafricanismo) pero la corrupcion y un giro cada vez mas autoritario acabaron con el.

Con su decalogo en mente e intentando evitar sus errores Atta-Mills ha hecho de Ghana un oasis en el continente y un faro de guia para sus vecinos. Esperemos que sus sucesores sepan mantener el pais en el rumbo adecuado

saludos

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre los autores

Lola Huete Machado. Redactora de El País y El País Semanal desde 1993, ha publicado reportajes sobre los cinco continentes. Psicóloga y viajera empedernida, aterrizó en Alemania al caer el muro de Berlín y aún así, fue capaz de regresar a España y contarlo. Compartiendo aquello se hizo periodista. Veinte años lleva. Un buen día miró hacia África, y descubrió que lo ignoraba todo. Por la necesidad de saber fundó este blog. Ahora coordina la sección Planeta Futuro.

Chema Caballero Chema Caballero. Llegó a África en 1992 y desde entonces su vida giró en torno a sus gentes, su color y olor, sus alegrías y angustias, sus esperanzas y ganas de vivir. Fue misionero javeriano y llevó a cabo programas de educación y recuperación de niñ@s soldado en Sierra Leona durante dos décadas, que fueron modelo.

José NaranjoJosé Naranjo. Freelance residente en Dakar desde 2011. Viajó al continente para profundizar en el fenómeno de las migraciones, del que ha escrito dos libros, 'Cayucos' (2006) y 'Los Invisibles de Kolda' (2009), que le llevaron a Marruecos, Malí, Mauritania, Argelia, Gambia, Cabo Verde y Senegal, donde aterrizó finalmente. Le apasiona la energía que desprende África.

Ángeles JuradoÁngeles Jurado. Periodista y escritora. Trabaja en el equipo de comunicación de Casa África desde 2007. Le interesa la cultura, la cooperación, la geopolítica o la mirada femenina del mundo. De África prefiere su literatura, los medios, Internet y los movimientos sociales, pero ante todo ama a Ben Okri, Véronique Tadjo y Boubacar Boris Diop, por citar solo tres plumas imprescindibles.

Chido OnumahChido Onumah. Reputado escritor y periodista nigeriano. Trabaja como tal en su país y en Ghana, Canadá e India. Está involucrado desde hace una década en formar a periodistas en África. Es coordinador del centro panafricano AFRICMIl (en Abuja), enfocado en la educación mediática de los jóvenes. Prepara su doctorado en la Universidad Autónoma de Barcelona. Su último libro se titula 'Time to Reclaim Nigeria'.

Akua DjanieAkua Djanie. Así se hace llamar como escritora. Pero en televisión o en radio es Blakofe. Con más de tres lustros de carrera profesional, Akua es uno de los nombres sonados en los medios de su país. Residente en Reino Unido, fue en 1995, en uno de sus viajes a Ghana, cuando llegó su triunfo televisivo. Hoy vive y trabaja entre ambos países. La puedes encontrar en su página, Blakofe; en la revista New African, en Youtube aquí o aquí...

Otros autores

Eskup

Facebook

MAPA

mapa de África

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal