Lola Huete Machado

Las caras de la diáspora (1)

Por: | 14 de enero de 2013

Autora: Ángeles Jurado

Con tres mujeres llegadas de Mozambique, Túnez y Togo (Tania Safura, Zeineb Toumi y Hortense Yawa Djomeda, respectivamente) iniciamos esta serie dedicada a los africanos/as que viven en la diáspora, aquellos que salieron un día de sus lugares de origen por distintos motivos y a veces regresan y otras no pueden hacerlo. 


419321_10150711352505992_1224830296_n

Tania Safura fotografiada por Wai Lin Tse

DESDE MAPUTO A BARCELONA

Tania Safura Adam Mogne (Mozambique, 1979) nació en Maputo, una ciudad abierta al Índico, aplatanada y de una polvorienta y resplandeciente belleza. Trabaja en un proyecto financiado por el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat de Catalunya, el Espai Avinyó, dedicado a mostrar la diversidad de la ciudad a través de la cultura. No contenta con explorar la multiculturalidad del lugar donde habita, Tania se dedica a descubrir la música urbana africana a quien desee una visión alejada del estereotipo con su programa Radio África, que se puede escuchar en ScannnerFM. En su tiempo libre, bloguea sobre arte y otros asuntos y se dedica a su familia, y ha sido también colaboradora de este blog.

Llegó a España en 1989, cuando su padre, que trabajaba para unas líneas aéreas, se trasladó a Madrid con toda la familia. Los progenitores de Tania regresaron a Mozambique al finalizar el contrato, pero ella permaneció en Madrid ante la imposibilidad de estudiar en su país, que acababa de salir de una cruenta guerra civil. Cursó Administración de Empresas y con el tiempo se trasladó a Barcelona, que le parecía más acogedora y adecuada que Madrid. "Quizás por el mar", apunta esta hermosa mujer casi dorada, hecha para las cadencias de capulanas y passadas. 

El primer punto de inflexión que Tania reconoce en su trayectoria tuvo lugar en 1997. En ese año se produjeron unas terribles inundaciones en Mozambique en las que murió mucha gente. El país de Samora Machel y Mariza se materializó en las noticias por una desgracia, como suele pasar en el caso africano. "Me planteé que había gente que quería ayudar y que yo, desde donde estaba, no podía”, cuenta. “Quería hacerlo al menos, poder hacerlo, así que entré en el tercer sector con prácticas en Manos Unidas mientras terminaba mis estudios de Administración de Empresas. Cuando los acabé, empecé a trabajar en una discográfica".

Pasó el tiempo y se encontró en Barcelona, dedicada a la producción en una empresa de eventos. Allí la atropelló el segundo quiebro existencial. "Peté”, reconoce simplemente, “no quería invertir mi tiempo en fiestas. Me sentía muy vacía y no veía clara la línea que estaba siguiendo mi vida. Así que decidí 'reformularme' y entré en el máster de agentes de Desarrollo Internacional". Comenzó luego a trabajar con Intermon Oxfam en el área de sensibilización mientras seguía en la organización de eventos culturales del calibre del Sónar y otros macrofestivales. "Llegué a la conclusión de que la solución no estaba en las ONG y el desarrollo como se entiende tradicionalmente", declara. En todo caso, se encuentra en la sensibilización, en dar a conocer distintas realidades, en informar". La organización del Campus Euroafricano de la Cultura en su Mozambique natal la llevó a su tercer punto de inflexión vital y ahí está, en su convencimiento actual de que el desarrollo socioeconómico se puede alcanzar a través de la cultura. "Esta puede cambiar las realidades e influir en el desarrollo de las sociedades, la promoción cultural en una ciudad como Barcelona, por ejemplo, puede cambiar mucho las percepciones sobre la inmigración".

Tania Safura es una mujer fuerte y optimista, aunque reconoce que la situación de crisis está complicando su trabajo. "Se refuerza la identidad catalana, la lengua catalana", observa, "algo que me parece natural y muy bien. Pero la emigración es superior a la inmigración hoy y los que vienen, se van a quedar. Los hijos de inmigrantes o de matrimonios mixtos son el futuro de este país. Hay que saber gestionar esto, esta España nueva. Hay que estar preparado. La cultura es algo que se infravalora y es un error. Forma parte del PIB, da trabajo". Su familia acaba de crecer (ha tenido ¡trillizos!), pero dice que sigue echando de menos a su otra familia, la mozambiqueña, y la brisa con olor a sargazo y curry de Maputo

  6a00d8341bfb1653ef017d3fb979c1970c-320wiDESDE UN OASIS EN TÚNEZ

Descendiendo por la costa mediterránea llegamos hasta Zeineb Toumi (Túnez, 1977, a la derecha). Habla rápido en un español perfecto, con un suave deje extranjero. Sus padres proceden de Matuía, al sureste de Túnez, en la región de Gabes, famosa por albergar uno de los oasis más bonitos de su país, Chenneni, y porque en el Golfo de Gabes se pescan los mejores atunes del Mediterráneo.

Ella nació en Bardo, donde hoy se encuentra la asamblea constituyente. Ahora vive en Alicante y trabaja en Casa Mediterráneo. "Pisé Alicante por primera vez con un programa de becas de 15 días del Instituto Cervantes", cuenta. “En mi país, por las mañanas, acudía a clases de filología hispánica en la universidad de Manouba y, por las noches, al Cervantes para aprender español en condiciones. Terminé la carrera y empecé a formarme de manera intensiva en Internet. Conseguí una beca de la Agencia Española de Cooperación para el Desarrollo (AECID) para realizar estudios de tercer ciclo, pero mientras esperaba esta, conseguí otra para el Institut Universitari d'Estudis de la Dona en la universidad de Valencia con el programa Mujer y Desarrollo, destinada a mujeres del Mediterráneo que quisieran ampliar su formación en España". 

 

 

"Soy la primera doctoranda de mi país en esta materia, algo que también debo agradecer a la responsable de los becarios de la oficina técnica de cooperación española en Túnez, Marina". Su tesis, aún inacabada, se centra en las mujeres rurales magrebíes en los proyectos de cooperación española.

Zeineb se sabe afortunada. Mi abuela paterna se casó por primera vez con nueve años y fue repudiada dos vecesLa casaron tres veces siendo menor de edad, la última ya con 17 años. A mi otra abuela, la repudió su marido tres veces. La ley islámica prohíbe volver a casarse con una mujer tras tres repudios. Ellas me contaban con naturalidad estas atrocidades y lo duro que es no tener derecho a la custodia, ser hija del divorcio y ser hijo huérfano”. Por el camino que transcurre entre la perspectiva de género y las estructuras gramaticales, Zeineb descubrió el ciberactivismo. Gracias, precisamente, a las redes sociales y la revolución tunecina consiguió su primer trabajo legal en España. Fue el 8 de marzo de 2011 en Alicante. Acababa de caer Ben Alí. De Zeineb Toumi publicamos también en este blog el artículo Túnez: redes y medios, medios y redes sobre el impacto de éstas en los cambios democráticos y las prácticas de los medios de comunicación en Túnez, y al hilo del texto original recogido en el cuarto de los Cuadernos africanoseditados por Casa África, un librito que no tienen desperdicio.

 

DE LOMÉ A PARÍS, VÍA MADRID

En ese mismo cuaderno aparecía un artículo de Hortense Yawa Djomeda titulado El arte de las elecciones en África. Hortense (Lomé, Togo, 1966) se acaba de mudar a los suburbios de París, tras vivir durante los últimos 23 años en Madrid. Aterrizó en España en 1989, igual que Tania, y lo hizo gracias a una beca de cooperación, igual que Zeineb. “En principio para hacer un doctorado en filología hispánica, porque supuestamente había una acuerdo entre la universidad de Lomé y la embajada de España en Accra para crear un departamento de tal materia en la universidad”, cuenta. “Pero al llegar a España, no había nada organizado. La única solución que nos ofrecían era volver a matricularnos en primer año de carrera, cuando yo ya venía con una licenciatura en filología inglesa en la cartera. Se parecía tan poco a la idea que me hacía de Europa que en ese momento solo tenía ganas de volver a Togo”.

6a00d8341bfb1653ef017ee72df3eb970d-320wi

Para que su estancia en España se le hiciera breve, se matriculó en Formación Profesional en comercio exterior y transportes. Hizo el título de dos años y luego completó el nivel superior. Inquieta y curiosa, se le ocurrió permanecer en España para adquirir algo de experiencia profesional antes de regresar a su país. “Mientras buscaba trabajo, estallaron las revoluciones en algunos países africanos. Hubo en Togo una huelga general que duró un año, con el cierre de todas las fronteras y la prohibición de acceso al país, así que me tuve que quedar en España”. Hortense comenzó a dar clases de inglés y francés para ganarse la vida. También se dedicó a la limpieza en hogares. “Al final conseguí mi primer permiso de trabajo con la primera regularización del gobierno de Aznar”, afirma. “Como mi sueño siempre ha sido ser traductora e intérprete, decidí hacer un máster en traducción. Desde entonces, he trabajado por mi cuenta como autónoma, dando clases y haciendo traducciones”.

En 2009 decidió formarse en comunicación corporativa para ampliar sus posibilidades profesionales. “Cuando surgió la oportunidad de trabajar en el departamento de comunicación de la Fundación IDEAS, no lo dudé ni un momento. Al mismo tiempo, decidí hacer otro máster en Comunicación política e institucional. Después de tres años, con el batacazo electoral del PSOE y la crisis económica, me quedé sin empleo”, concluye. Entre máster y máster, Hortense se ha matriculado por fin en aquel doctorado por el que le concedieron la beca hace 23 años y espera terminar pronto su tesis doctoral sobre literatura francófona escrita por mujeres en África. También le ofrecen colaboraciones en conferencias, charlas, seminarios y publicaciones sobre temas relacionados con el continente africano, sus mujeres, sus condiciones socio-económicas, sus políticas y también su diversidad cultural, especialmente cada vez más, en literatura.

“Uno no sabe cuánto se ha acostumbrado a su país de acogida hasta que lo deja”, confiesa ahora con pesar. “En las distancias cortas, París resulta ser una ciudad decadente, sucia, maloliente, con infraestructuras vetustas que no siempre funcionan…. Desde luego, a su lado, Madrid es una ciudad modernísima en muchos aspectos. Pero, visto lo que hay ahora, igual no vuelva nunca más a España, más que como turista, quizá. Quizá ha llegado la hora de regresar por fin a casa", concluye. Pero no necesariamente a Togo: "Porque la situación política se enquista cada vez más y más, y mi sensación desde aquí es que, o las cosas estallan por algún lado o seguimos en las mismas eternamente y el hijo reinará durante otros 40 años como ha hecho el padre...”. En su país, en 1967, Gnassingbe Eyadema consiguió el poder a través de un golpe de Estado militar. En 2005, su hijo, Faure Gnassingbe repitió el mecanismo.

Hay 14 Comentarios

To start with the major line of my detail – I do adore to furnish an marvellous because of the periodical scrounging. really its aide degree gigantic work by him and that i found out out a very good help by his/her immense in degree. I effortlessly need to propose, large delight sustain it up and doing all your work. routinely i will be proficient to verify with your posting and change. endeavouring ahead to your a allotment of mails.

This is the foremost instant I have glimpsed you’re guaranteed and do akin to announced you – it is actually persuading to observe and I am appreciative for your hard work. But if you did it in a very simple procedure that would be in reality gracious. But over all I exceedingly not compulsory you and certain will stay for more mails like this. articulate thankfulness you so much.

They are my new role models. I hope to be like them :)

Quizás por el mar", apunta esta hermosa mujer casi dorada, hecha para las cadencias de capulanas y passadas.

This particular post is really very interesting. It has a really great peace of Data, I enjoyed very well with this particular blog it has very useful information I like to much the style of this Article. Pleasure thanks for the share and stuff

Awesome blog. I enjoyed reading your articles. This is truly a great read for me. I have bookmarked it and I am looking forward to reading new articles

Your work is very good and I appreciate you and hopping for some more informative posts. Thank you for sharing great information to us.

Quizás por el mar", apunta esta hermosa mujer casi dorada, hecha para las cadencias de capulanas y passadas.

In a company of outstanding actors, you stood out. I'm glad you love the Watermill, we want you to come back every year, it wouldn't be the same without you.

In The Myth of the Rational Voter, Bryan Caplan tries to answer the question: Why do public economic policies go against the public's interest?

Hola! Podría jurar que he visitado este blog antes, pero después de navegar algunos de los post que se dio cuenta de que era nuevo para mí. De todas formas estoy muy feliz de haber encontrado y voy a marcar y revise regularmente!

The subject of this site keeps me thinking a lot.The main theme of the site is very outstanding and it is very much useful for the new readers like me. I was looking for this kind of sites for a long time. I am waiting eagerly for its further publications. It really keeps me amazing.
seo company utah

This post is so much helpful for us.
Mr Simple Twill Shirts

The achievements of these three women are truly inspiring. I’ve learned that it isn’t easy to inspire others if that is the only thing you are setting out to do.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre los autores

Lola Huete Machado. Redactora de El País y El País Semanal desde 1993, ha publicado reportajes sobre los cinco continentes. Psicóloga y viajera empedernida, aterrizó en Alemania al caer el muro de Berlín y aún así, fue capaz de regresar a España y contarlo. Compartiendo aquello se hizo periodista. Un buen día miró hacia África, y descubrió que lo ignoraba todo. Por la necesidad de saber fundó este blog.

Chema Caballero Chema Caballero. Llegó a África en 1992 y desde entonces su vida giró en torno a sus gentes, su color y olor, sus alegrías y angustias, sus esperanzas y ganas de vivir. Fue misionero javeriano y llevó a cabo programas de educación y recuperación de niñ@s soldado en Sierra Leona durante dos décadas, que fueron modelo.

José NaranjoJosé Naranjo. Freelance residente en Dakar desde 2011. Viajó al continente para profundizar en el fenómeno de las migraciones, del que ha escrito dos libros, 'Cayucos' (2006) y 'Los Invisibles de Kolda' (2009), que le llevaron a Marruecos, Malí, Mauritania, Argelia, Gambia, Cabo Verde y Senegal, donde aterrizó finalmente. Le apasiona la energía que desprende África.

Ángeles JuradoÁngeles Jurado. Periodista y escritora. Trabaja en el equipo de comunicación de Casa África desde 2007. Le interesa la cultura, la cooperación, la geopolítica o la mirada femenina del mundo. De África prefiere su literatura, los medios, Internet y los movimientos sociales, pero ante todo ama a Ben Okri, Véronique Tadjo y Boubacar Boris Diop, por citar solo tres plumas imprescindibles.

Chido OnumahChido Onumah. Reputado escritor y periodista nigeriano. Trabaja como tal en su país y en Ghana, Canadá e India. Está involucrado desde hace una década en formar a periodistas y mejorar el conocimiento y uso de los medios de comunicación en África. Es coordinador del centro panafricano AFRICMIl (en Abuja), enfocado en la educación mediática de los más jóvenes. Su último libro se titula 'Time to Reclaim Nigeria' (Essays 2001-2011).

Akua DjanieAkua Djanie. Así se hace llamar como escritora. Pero en televisión o en radio es Blakofe. Con más de tres lustros de carrera profesional, Akua es uno de los nombres sonados en los medios de su país. Residente en Reino Unido, fue en 1995, en uno de sus viajes a Ghana, cuando llegó su triunfo televisivo. Hoy vive y trabaja entre ambos países. La puedes encontrar en su página, Blakofe; en la revista New African, en Youtube aquí o aquí...

Otros autores

Eskup

Facebook

MAPA

mapa de África

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal