Lola Huete Machado

Nina Wallet Intalou, la rebelde tuareg

Por: | 08 de enero de 2013

El salón está decorado de manera austera. Una gran alfombra en el suelo, un televisor siempre sintonizado con el informativo de France24 en un rincón y un cuadro con una sura del Corán apoyado en la pared que atrae mi atención. En la esquina opuesta, hay una mujer vestida con una melfa color turquesa rodeada de un pequeño ordenador portátil y tres teléfonos móviles. Cuando me ve entrar, se levanta con una franca sonrisa, me saluda dándome la mano y me invita a sentarme. “El cuadro lo acabo de comprar, lo colgaré un día de estos”, me dice, divertida por mi curiosidad. Es Nina Wallet Intalou, la única mujer miembro del Consejo Político del Movimiento Nacional de Liberación del Azawad (MNLA), el grupo armado que el pasado 17 de enero, hace ahora casi un año, inició una revuelta que acabó por desestabilizar a todo Malí

Nina

Nina Wallet Intalou, miembro del Consejo Político del MNLA. / Foto: J. Naranjo

Estamos en Nuakchot, la capital de Mauritania. Hasta aquí se trasladó Intalou hace ya algunos meses con parte de su familia en busca de un poco de seguridad para ella y sus hijos, consciente de que en Bamako, donde residía, podía sufrir algún tipo de ataque. Suena uno de los teléfonos. Una de sus tareas es la de coordinar los movimientos de las unidades del MNLA que están sobre el terreno. Habla unos minutos en árabe con voz autoritaria y luego cuelga. Me mira y la sonrisa vuelve a aparecer. “Disculpa, llevamos doce horas intentando localizar al grupo de Mohamed Ag Najim” (se refiere al jefe militar del MNLA). “¿Está en el norte de Malí?”, le pregunto. “Está en el Azawad, siempre ha estado allí”, responde de manera enigmática. 

Nina Wallet Intalou nació en 1963 en Kidal y es tuareg por todos los costados, miembro de la poderosa tribu de los Idnane. Implicada desde muy joven en la lucha de su pueblo por tener un estado propio, con solo 20 años se fue a Costa de Marfil para sensibilizar a otros países africanos en la causa tuareg. En Abidjan, esta licenciada en Derecho contrajo matrimonio con un rico hombre de negocios y se convirtió, a su vez, en empresaria, poniéndose al frente de una compañía de construcción con 250 asalariados. En cierta forma, Nina Wallet Intalou simboliza el potente rol que las mujeres desempeñan en la cultura tuareg. Tras divorciarse, regresó a Kidal, donde en 1997 es elegida alcaldesa. Sin embargo, nunca llegó a ocupar su puesto porque las presiones del incipiente islamismo radical que se estaba instalando en la región y que no podía consentir que una mujer ocupara un puesto de tal responsabilidad se lo impidieron.

Ya entonces percibió con total nitidez que esa suerte de yijadismo que empezaba a llegar a su región natal procedente de tierras lejanas no tenía nada que ver con su tradición o con su forma de entender la religión islámica. “Los tuaregs estamos muy apegados a nuestras costumbres y toda nuestra cultura reposa sobre la mujer, que es muy libre de hacer lo que quiera y vestir como quiera. Vivimos un Islam tolerante y abierto”, asegura. 

El 17 de enero de 2011, hace un año, estalló la enésima rebelión tuareg, la última de una larga serie de levantamientos que comenzaron en la época del colonialismo francés, se repitieron en los años sesenta, tras la creación del estado de Malí, y volvieron a estallar en las dos últimas décadas. “De repente”, explica, “la generación de mis padres vio cómo llegaba gente del sur para administrar nuestra tierra, nuestros recursos y nuestra forma de vida. Y, como habían hecho sus abuelos y hacemos ahora nosotros, dijeron no y se levantaron en armas”, asegura Nina Wallet Intalou, quien no dudó ni un instante en dar un paso al frente cuando en noviembre de 2011, junto a un puñado de jefes tribales y su amigo Mohamed Ag Najim, quien formó parte del Ejército de Gadafi en Libia, participó en la creación del MNLA. 

111010Feature1Photo1Rebeldes tuaregs en el norte de Malí / Foto: Reuters

La primera ciudad en caer fue Ménaka, el 17 de enero, luego vendrían Aguelhoc, Anderamboukane, Tessalit... Sin embargo, los rebeldes no estaban solos. Un grupo armado también tuareg, pero de ideología islamista radical, aprovechó el empuje del levantamiento para situarse en el confuso escenario. Se trataba de Ansar Dine (Defensores de la Fe). Al frente, el histórico líder tuareg Iyad Ag Ghali que lideró las revueltas de los años noventa. “Yo trabajé a sus órdenes entonces. Era alguien en quien en su momento confiábamos y cuando nació el MNLA, pidió ser secretario general del movimiento. Pero la mayoría lo rechazó por su mala gestión de los acuerdos de paz de los noventa y sus vínculos cada vez más estrechos con Al Qaeda del Magreb Islámic (AQMI)”, asegura Wallet Intalou, quien añade que “los notables le pidieron que se integrara en el MNLA como un jefe militar más o que se retirara, pero él dijo que no, que iba a crear un movimiento armado propio. Así nació Ansar Dine”.

La líder tuareg insiste en que “en realidad nunca estuvimos juntos. Cada vez que tomábamos una ciudad, llegaban ellos y se instalaban. Pero les dejamos hacer, eran tuaregs como nosotros. Sin embargo, pronto nos dimos cuenta de cuál era su estrategia: llegaban a las ciudades y corrompían a la gente con el dinero de AQMI para que ingresaran en sus filas, para que les permitieran instalarse allí. Ansar Dine es la correa de transmisión de los yijadistas, es la llave que les ha permitido controlar toda la zona. Ha sido una enorme traición de Iyad Ag Ghali a su propio pueblo”.

Durante dos meses, el empuje combinado de rebeldes tuaregs y de Ansar Dine logró hacer retroceder al Ejército de Malí, que, a finales de marzo, perdió definitivamente el control sobre este vasto territorio cuando, en un solo fin de semana, cayeron las tres principales ciudades del norte del país, Kidal, Gao y Tombuctú. El Ejército maliense, desconcertado tras el golpe de estado del 21 de marzo en Bamako, huía en desbandada hacia el sur y se instalaba en las cercanías de Mopti. Pocos días después, el MNLA proclamaba de manera unilateral la independencia del Azawad. Sin embargo, las desavenencias con Ansar Dine y sus aliados terroristas de AQMI y el Movimiento por la Unicidad de la Yijad en África del Oeste (Muyao) surgieron pronto. Y Nina Wallet Intalou, que había sido nombrada responsable de la Mujer y la Familia del gobierno provisional del Azawad, volvió a dar un paso al frente.

 

Las mujeres tuareg empezaron a ver cómo los recién llegados pretendían aplicar una visión estrecha y radical de la ley islámica o sharia que incluía, entre otras medidas, la obligación de llevar velo o la prohibición de hablar con un desconocido por la calle, fumar o conducir una motocicleta. Y en Kidal se produjo la primera reacción. El 5 de junio de 2012, las mujeres se echaron a la calle en claro desafío a los islamistas radicales. Y estos respondieron a golpes. Nina Wallet Intalou lideró entonces, desde la distancia, la respuesta a estos actos de violencia. “Lo que ha pasado hoy en Kidal no había ocurrido nunca. Jamás habíamos visto a mujeres golpeadas como hoy porque en la cultura tuareg esto no se puede hacer, incluso si una mujer es golpeada por su marido, esto implica directamente el divorcio. Pero es peor aún, porque estas mujeres se manifestaban hoy por su libertad y los hombres las han golpeado como se golpea a los animales”, dijo entonces Intalou, quien además encabezó la corriente dentro del MNLA para que su movimiento rompiera lazos de manera definitiva con los salafistas.

No tuvo que pasar mucho tiempo. Por más que ambos grupos estuvieran formados por tuaregs, la visión independentista y laica del MNLA no podía convivir mucho tiempo con el yijadismo radical de Ansar Dine y sus socios AQMI y Muyao. A finales de junio, Gao fue el escenario de violentos enfrentamientos entre unos y otros que se saldaron con la derrota de los rebeles tuaregs que se vieron obligados a dispersarse por el norte de Malí o a huir hasta la vecina Burkina Faso. “Tenemos la voluntad y la capacidad para atacar y defendernos, pero Ansar Dine y sus aliados tienen medios y armamento más sofisticados. Se les ha unido mucha gente, egipcios, tunecinos, argelinos, chadianos, nigerianos…”, explica Intalou.

Desde julio, tras la derrota militar del MNLA, la aplicación de la sharia se ha hecho más patente: lapidación de una pareja en Aguelhoc por tener hijos sin estar casados, amputación de manos y pies por robar, latigazos por fumar, beber alcohol o adulterio y todo un entramado de prohibiciones (escuchar música, jugar al fútbol, ver la televisión, tocar a alguien de distinto sexo, etc) de las que las mujeres salen las peor paradas. “Están consiguiendo convertir el Azawad en un infierno para la mujer. Eso es lo que la comunidad internacional debe entender, que mientras no se produzca una reacción y expulsemos a todos esos yijadistas de nuestra tierra, no habrá descanso, seguiremos en lucha. Nunca nos sentaremos a negociar con esta gente, nunca”, añade.

La líder tuareg defiende que se produzca una intervención de la ONU para expulsar a los terroristas de AQMI y Muyao. “No queremos que vuelva el Ejército de Malí o una fuerza militar de la Cedeao porque van a disparar contra todo el que tenga la piel blanca, va a ser una masacre. Que lo haga la ONU, nosotros estaremos con ellos para expulsar a todos aquellos que quieren imponer una ley y una religión extraña a nuestro país. Pero luego hay que arreglar el problema tuareg, tiene que reconocerse nuestro derecho a la autodeterminación, que Malí se convierta en una federación o que se nos dé una amplia autonomía. Es lo justo”, explica.

Sin embargo, sobre los rebeldes tuaregs también recae la sospecha de abusos y actos violentos contra la población civil, tal y como aseguran recientes informes de Amnistía Internacional y Human Rights Watch. “No estamos de acuerdo con esos informes, no se han producido investigaciones sobre el terreno. No tenemos miedo de una investigación, no hemos llevado a cabo violaciones ni ejecuciones. Para hacer esos estudios han preguntado a los tuaregs que están en Bamako y casi todos están con Malí y contra nosotros, no son imparciales. Los investigadores deben ir al terreno, a Kidal, a Gao y a Tombuctú para preguntar”, se defiende.

Elpa2Refugiados tuaregs en M'bera. / Foto: Intersos.

Mientras el conflicto de Malí aguarda por una solución, Nina Wallet Intalou no descansa ni un instante desde su exilio en Nuakchot. Acaba de regresar de los campamentos de M’bera, al sur de Mauritania, donde decenas de miles de refugiados del norte de Malí esperan también poder volver a su país. “En M’bera la situación es terrible, la ayuda humanitaria llega con cuentagotas y hay familias enteras expulsadas de sus hogares con lo mínimo”. Sus opiniones son controvertidas y pertenece a un movimiento rebelde en el ojo del huracán por haber desencadenado el conflicto que hoy sacude a Malí. Pero Nina Wallet Intalou, que fue definida por un negociador maliense como “el hombre fuerte” del MNLA, no cede ni un ápice en sus posiciones, las mismas que ha defendido toda su vida. “No pararemos hasta que seamos libres en nuestra propia tierra, tanto los hombres como las mujeres, y no permitiremos que venga nadie a golpearnos, educarnos o decirnos cómo debemos vivir”.

Hay 7 Comentarios

Excelente artículo Pepe, pero hecho en falta algún comentario sobre los tuaregs regresados de Libia que aportaron fondos y armas al MNLA

El MLNA tendria que estar contento, azawad ya es libre. Lo que les molesta que sus colegas de Ansar Dine se han llevado la mejor parte.
Seria interesante saber la opinion de los 'liberados'.
¿Prefieren las lapidaciones o el futbol?

Te felicito por el artículo, aunque me da pena que tenga que ser este periódico, últimamente bastante fascista el que publique tu artículo.

La democracia, basada en los partidos políticos, es la peor forma de gobierno, exceptuando todas las demás (W. Churchill). Los países no necesitan salvadores, por encima del bien y del mal, lo que necesitan son políticas diferentes a las impuestas por un neoliberalismo salvaje, que nos lleva a la ruina, a la mayoría, para salvaguardar los intereses de ciertos grupos. Lee REVOLUCION FINANCIERA en el blog. http://fraesma.blogspot.com

LIDERESA en vez de líder. ¿El hombre fuerte del MNLA? ¿Es que no ha entendido usted nada de lo que ha dicho la mujer más importante del sur del Magreb al Sahel? La ignorancia, el sexismo y el morbo que acompaña a crónicas de violaciones y abusos nos impiden conocer la realidad de África y usted sr. Naranjo no ha hecho más que contribuir a desdibujar una realidad por demás patente: la verdadera vida del Pueblo Touareg.

Gracias, Pepe, magnifico artículo, así sí se puede uno enterar un pizco de lo que pasa aqui al lado. Esperemos que el conejo no nos enrisques la perra y con el tiempo se arregle la cosa a favor de los tuaregs

Fantástico artículo, fundamental. ¡Gracias!

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre los autores

Lola Huete Machado. Redactora de El País y El País Semanal desde 1993, ha publicado reportajes sobre los cinco continentes. Psicóloga y viajera empedernida, aterrizó en Alemania al caer el muro de Berlín y aún así, fue capaz de regresar a España y contarlo. Compartiendo aquello se hizo periodista. Un buen día miró hacia África, y descubrió que lo ignoraba todo. Por la necesidad de saber fundó este blog.

Chema Caballero Chema Caballero. Llegó a África en 1992 y desde entonces su vida giró en torno a sus gentes, su color y olor, sus alegrías y angustias, sus esperanzas y ganas de vivir. Fue misionero javeriano y llevó a cabo programas de educación y recuperación de niñ@s soldado en Sierra Leona durante dos décadas, que fueron modelo.

José NaranjoJosé Naranjo. Freelance residente en Dakar desde 2011. Viajó al continente para profundizar en el fenómeno de las migraciones, del que ha escrito dos libros, 'Cayucos' (2006) y 'Los Invisibles de Kolda' (2009), que le llevaron a Marruecos, Malí, Mauritania, Argelia, Gambia, Cabo Verde y Senegal, donde aterrizó finalmente. Le apasiona la energía que desprende África.

Ángeles JuradoÁngeles Jurado. Periodista y escritora. Trabaja en el equipo de comunicación de Casa África desde 2007. Le interesa la cultura, la cooperación, la geopolítica o la mirada femenina del mundo. De África prefiere su literatura, los medios, Internet y los movimientos sociales, pero ante todo ama a Ben Okri, Véronique Tadjo y Boubacar Boris Diop, por citar solo tres plumas imprescindibles.

Chido OnumahChido Onumah. Reputado escritor y periodista nigeriano. Trabaja como tal en su país y en Ghana, Canadá e India. Está involucrado desde hace una década en formar a periodistas y mejorar el conocimiento y uso de los medios de comunicación en África. Es coordinador del centro panafricano AFRICMIl (en Abuja), enfocado en la educación mediática de los más jóvenes. Su último libro se titula 'Time to Reclaim Nigeria' (Essays 2001-2011).

Akua DjanieAkua Djanie. Así se hace llamar como escritora. Pero en televisión o en radio es Blakofe. Con más de tres lustros de carrera profesional, Akua es uno de los nombres sonados en los medios de su país. Residente en Reino Unido, fue en 1995, en uno de sus viajes a Ghana, cuando llegó su triunfo televisivo. Hoy vive y trabaja entre ambos países. La puedes encontrar en su página, Blakofe; en la revista New African, en Youtube aquí o aquí...

Otros autores

Eskup

Facebook

MAPA

mapa de África

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal