Lola Huete Machado

África retrata a España

Por: | 03 de mayo de 2013

19. MuholienLasPalmasGCSiete miradas africanas para siete ciudades españolas. Esa es la idea. Zanele Muholi (Umlazi, Sudáfrica, 1972) aterrizó en Gran Canaria a mediados de julio de 2010 armada con su cámara. Tenía siete días por delante y un salvoconducto: la garantía de libertad creativa absoluta. El resultado fue el proyecto Characters, una serie de imágenes que reflejaba vertederos, casas semiderruidas, escombros: un paisaje que hermanaba a Las Palmas de Gran Canaria con la Sudáfrica de la era post-apartheid, en manos del programa de reconstrucción y desarrollo conocido como RDP. Nada podía alejarse más del estereotipo de paraíso turístico subtropical que Canarias vende por medio mundo.

Sola, incomunicada por su falta de conocimiento del español y conminada a reflejar en sus imágenes lo que le llamara la atención, la fotoactivista sudafricana se dejó invadir por la nostalgia apenas distraída por los vivos colores de las casas de los riscos de la ciudad canaria, que le recordaron a urbes mediterráneas. También se dejó arrastrar por el hastío, al imaginar la lucha de los viejos barrios populares contra la modernidad, el mercado y el consumismo. Y quedó fascinada por la convivencia entre las viejas y las nuevas construcciones, las fronteras urbanas entre nuevos ricos y antiguos propietarios en decadencia y, sobre todo, por los fantasmas de los antiguos habitantes de esas casas, las historias sepultadas entre sus muros.  El suyo es un ejercicio de delicadeza, para evitar la intromisión en las vidas ajenas y de memoria imaginada de las historias muertas.

Characters es parte de áfrica.es, un proyecto de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y Casa África, enmarcado en el programa Arte inVisible que desde hace años desarrolla el Departamento de Cooperación y Promoción Cultural de la Dirección de Relaciones Culturales y Científicas de la AECID.  El proyecto consistía en pedir a siete fotógrafos africanos de vanguardia su visión sobre siete diferentes espacios urbanos españoles y llevó a Mamadou Gomis (Senegal), Patrick Wokmeni (Camerún), Nii Obodai (Ghana), Arturo Bibang (Guinea Ecuatorial), Emeka Okereke (Nigeria), Zanele Muholi (Sudáfrica) y Mohamed Konaté (Mali) hasta Bilbao, Madrid, Sevilla, Valladolid, Valencia, Las Palmas de Gran Canaria y Barcelona, ciudades que les fueron asignadas y que retrataron durante una semana.

áfrica.es llega, con medio centenar de imágenes de estos siete fotógrafos, a Casa África. La exposición permanecerá abierta desde el 2 de mayo hasta el 5 de agosto. La entrada, gratuita.  

  

Mamadou Gomis (Ndoulo, Senegal, 1974). De Senegal a Bilbao.

"En el País Vasco, los viejos son reyes; se les trata con deferencia -explica el senegalés en su texto en el catálogo del proyecto áfrica.esLo mismo sucede en Senegal, donde vivo yo. En ese pequeño país del África occidental, nos enseñan desde pequeños que, cuando se extingue un anciano, una biblioteca se quema. Es lo que me ha inducido a elegir como tema, además de la arquitectura, la tercera edad". En las imágenes de Gomis, los ancianos se esquinan en la playa o pasean a sus perros por el parque o visitan el Guggenheim o se reúnen para charlar apuntalados por sus bastones. También hay sintechos o peregrinos o simples viajeros dormitando en bancos al sol. Mujeres jóvenes, embarazos, niños en una playa de olas gélidas.  

20. Wokmeni

Patrick Wokmeni (Duala, Camerún, 1985). De Camerún a Sevilla.

"El autor tiende hacia la poética de lo indefinido y de lo voluble,  y una vez logrado, sigue a lo suyo -se autoexplica el fotógrafo camerunés, enganchado a la cotidianidad hispalense, a los simples encuentros, los paseos solitarios, las imágenes aparentemente más anodinas- Patrick vino a Sevilla, a Tierra de blancos, se paseó, vio lo que vio y volvió a su Douala. Volvió a New-Bell, a CBC Nguangué, al pescado a la brasa de Hélène, a las mortajas con música de fondo coupé decalé y bikutsi, a las petites, a sus amigos del barrio, que -claro- no se creen lo que ven sus ojos...".

 

Nii Obodai (Accra, Ghana, 1963). De Ghana a Valladolid.

"La tierra, un secarral, casi un desierto. No me lo esperaba. Transportado en tren a un sitio donde nunca he estado. Me gustan los trenes. Me gusta el movimiento. Cápsula rítima que viaja por el tiempo y el espacio. Miro por la ventanilla y veo enormes molinos y la luz del sol entre árboles del bosque. Las sombras jugando a lo suyo. Pero mi billete lo dice todo. Lo miro de nuevo. Me recuerda que estoy atado a la Tierra. Tú y yo no somos iguales. Divisiones de clase, economías. El tren también dividido. Esto es lo que hay", explica el ghanés, perdido en las calles vallisoletanas. "No soy de aquí y todo momento, en esta ciudad, me lo recuerda. Está claro que creéis que no compartimos nada. Vuestros tiempos de imperio pasado os hablan aún ahora", continúa.

 

Arturo Bibang (Bata, Guinea Ecuatorial, 1971). De Guinea Ecuatorial a Valencia.

"Me encontré con una Valencia muy cambiada -explica el ecuatoguineano, que ya conocía la ciudad y regresaba a ella desde otro tiempo y el prejuicio de los recuerdos- Como cuando visitas a un viejo amigo después de años y lo que ves no sabes a ciencia cierta si es lo que recuerdas o restos de lo que querías recordar". "Lo cotidiano se mezcla con lo extraordinario. Vestigios de una Valencia Añeja, tradicional, se funden con otra más moderna y llena de promesas de futuro. El fruto de esos largos paseos, de mi inmersión sonámbula por las calles de esta gran ciudad, es esta serie de fotografías... La ciudad perdida".

 

Emeka Okereke (Lagos, Nigeria, 1980). De Nigeria a Madrid.

"Yo estaba en Madrid como turista, consciente, por supuesto, de que tenía sólo diez días por delante para entrar y salir -cuenta el nigeriano, que dirigió su cámara hacia la euforia de la Copa del Mundo sudafricana y de las rebajas de verano- Tuve que aceptar que todo lo que iba a aprender de la ciudad se reduciría a lo que vieran mis ojos, a lo que mis emociones confirmasen o rechazasen. Decidí, pues, que lo mejor que podía hacer era ponerme manos a la obra en cuanto cruzara el umbral de mi habitación". Okereke se declara también sorprendido por la absoluta abstracción de sus modelos, que le permitió deslizarse como una sombra inadvertida bajo el sol quemón de julio y obtener imágenes de las que pocos se apercibían.

08. Konate

Mohamed Konate (Bamako, Mali, 1978).  De Mali a Barcelona.

"Llegué a Barcelona y me metí en la piel del turista -recuerda el fotógrafo maliense, que logró componer más de 300 imágenes desde un autobús turístico o paisajes urbanos como Las Ramblas, recopilando el patrimonio monumental y visual de la ciudad catalana- Vivir la ciudad como un turista, mirar como un turista, tomar fotos como un turista. Cuando el turista toma una foto, lo que desea es conservar un recuerdo del momento. Cada cliché es testimonio de un descubrimiento, de una sensación, a modo de recordatorio y recuerdo". Ocres, rojos y amarillos inundan sus imágenes, donde prima lo arquitectónico y esa mirada de turista, estupefacta a la par que casi documental.

 

 

Hay 7 Comentarios

ÁFRICA


... por qué habría de veros el mundo con ojos de ánforas brillantes
y no con ojos de burro sobre mies calcinada y arrastrando milenios de hambre;
por qué no habría de miraros ahora sobre la podrida arcilla de caminos,
por qué, digo, no iba a hacerlo, precisamente cuando arrecian las moscas
y suena el aire con zumbido de muerte entre sol, boñigas y charcos,
si marcháis cual pellejos repletos de costurones secos de asnos y hombres,
por qué, por qué - insisto - habría de miraros de otra manera, aunque no lo sepáis y seáis príncipes,
puesto que algún día, y no en vano, que sanados seáis, habréis de detener el sol
y salvar para siempre las individuales, y también preciosas y desgarradas, repúblicas unidas,
por las que, veraz e ingenuamente, late y llora hoy,
- de forma desesperada -
vuestro alado corazón y el mío.

. . a la policía española no le gustan las gentes, y encantadoras, del Africa subsahariana y prefiere detenerlas y expulsarlas del país como si de la peste se tratara. No saben lo que se pierden esos bastardos.

En África, lejos del mediterráneo, el azul del cielo es diferente, más profundo, lleno de matices.
Y, al mirar al firmamento en las suaves noches, las estrellas lucen inauditas.
El viento oeste allí llamado Sahel barre la vida que discurre serena e insondable. Yo nací allí y soy como la propia África.

Lola: Te felicito por tus publicaciones e invitados que son siempre interesante. Yo siendo mexicana, por azahares del destino, uní la otra segunda mitad de mi vida al continente africano. Viví nueve años en Africa y si me hubiera quedado un minuto más, no podría haberla dejado jamás. Te roba todo lo que ves, vives, comes, tocas, es absolutamente maravillosa, yo conocí seis países y viví en el norte y en el sur.

Una acotación: África no es un continente ni virgen ni joven.


De hecho, el ser humano viene de África. Incluido los españoles.

Llegar a Valladolid en tren te permite ver enormes molinosEs lo que tiene Valladolid, que está llena de molinos...

África es un continente virgen y joven, situado en el pleno despertar a la modernidad.
Se puede decir que África es la reserva del mundo.
A donde podremos mirar siempre cuando se nos cansen los ojos de ver tanta modernidad miope.
Buscando lo auténtico en el ser humano que sufre al natural delante mismo de la plena naturaleza.
Quizás no lo parezca, pero para muchas personas que han estado allí, África puede ser la principal escuela que nos enseña de verdad el fundamento de la cultura.
La base de la cultura auto sostenible.
La naturaleza como el fundamento y la base primordial de nuestra continuidad como raza humana.
Se intuye en África la fuerza maternal, la vida, la fertilidad, la confianza segura de la tierra.
La bastedad de un continente inabarcable.
El aire que se respira en África huele diferente.
Como si tuviera vida propia.
Hace sentir a las personas realmente lo que somos, seres insignificantes y débiles, que vivimos bajo el amparo de la misma naturaleza.
Desde donde parece que todos los adelantos inútiles son solo una anécdota en el tiempo.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre los autores

Lola Huete Machado. Redactora de El País y El País Semanal desde 1993, ha publicado reportajes sobre los cinco continentes. Psicóloga y viajera empedernida, aterrizó en Alemania al caer el muro de Berlín y aún así, fue capaz de regresar a España y contarlo. Compartiendo aquello se hizo periodista. Un buen día miró hacia África, y descubrió que lo ignoraba todo. Por la necesidad de saber fundó este blog.

Chema Caballero Chema Caballero. Llegó a África en 1992 y desde entonces su vida giró en torno a sus gentes, su color y olor, sus alegrías y angustias, sus esperanzas y ganas de vivir. Fue misionero javeriano y llevó a cabo programas de educación y recuperación de niñ@s soldado en Sierra Leona durante dos décadas, que fueron modelo.

José NaranjoJosé Naranjo. Freelance residente en Dakar desde 2011. Viajó al continente para profundizar en el fenómeno de las migraciones, del que ha escrito dos libros, 'Cayucos' (2006) y 'Los Invisibles de Kolda' (2009), que le llevaron a Marruecos, Malí, Mauritania, Argelia, Gambia, Cabo Verde y Senegal, donde aterrizó finalmente. Le apasiona la energía que desprende África.

Ángeles JuradoÁngeles Jurado. Periodista y escritora. Trabaja en el equipo de comunicación de Casa África desde 2007. Le interesa la cultura, la cooperación, la geopolítica o la mirada femenina del mundo. De África prefiere su literatura, los medios, Internet y los movimientos sociales, pero ante todo ama a Ben Okri, Véronique Tadjo y Boubacar Boris Diop, por citar solo tres plumas imprescindibles.

Chido OnumahChido Onumah. Reputado escritor y periodista nigeriano. Trabaja como tal en su país y en Ghana, Canadá e India. Está involucrado desde hace una década en formar a periodistas y mejorar el conocimiento y uso de los medios de comunicación en África. Es coordinador del centro panafricano AFRICMIl (en Abuja), enfocado en la educación mediática de los más jóvenes. Su último libro se titula 'Time to Reclaim Nigeria' (Essays 2001-2011).

Akua DjanieAkua Djanie. Así se hace llamar como escritora. Pero en televisión o en radio es Blakofe. Con más de tres lustros de carrera profesional, Akua es uno de los nombres sonados en los medios de su país. Residente en Reino Unido, fue en 1995, en uno de sus viajes a Ghana, cuando llegó su triunfo televisivo. Hoy vive y trabaja entre ambos países. La puedes encontrar en su página, Blakofe; en la revista New African, en Youtube aquí o aquí...

Otros autores

Eskup

Facebook

MAPA

mapa de África

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal