40 Aniversario
Ir a Planeta Futuro
Lola Huete Machado

Zanele Muholi, notaria de los crímenes del odio

Por: | 04 de marzo de 2014

Zanele Muholi, fotógrafa y artista visual sudafricana de 41 años. Negra y lesbiana. Estas son las credenciales de una mujer que ha hecho de su identidad su trabajo, reconocido con numerosos premios internacionales, el último, el Príncipe Claus del Ministerio de Cultura holandés.

Son malos tiempos para el colectivo LGTB (lesbianas, homosexuales, transexuales y bisexuales), castigado judicialmente en la mayoría de países del continente, y perseguido por la intransigencia de una sociedad y gobernantes que los ven ajenos a lo africano.

 

Ahí entra la Zanele activista, la que desde hace más de una década decidió poner su talento al servicio de todos esos gais, lesbianas o transexuales que se juegan el tipo. “Soy ante todo y primero de todo, una activista que con mi cámara consigo más visibilidad para la lucha contra la discriminación”, advierte al ser preguntada por su trabajo. Ahora tiene en Johannesburgo, la ciudad donde reside, dos exhibiciones en marcha: Mo(u)rning (un juego de palabras en inglés entre Luto y Mañana) en el Museo Wits y, en la galería Stevenson la que lleva por título De amor y pérdidas. Las dos exposiciones son un conjunto de fotografías y vídeos que sirven de guía y hemeroteca para conocer de primera mano la vida cotidiana de lesbianas y homosexuales negros sudafricanos. Sus sufrimientos y sus alegrías.

Sudáfrica es sobre el papel un oasis para los homosexuales. Tras la segregación racial del apartheid, la nueva Constitución democrática de 1994 se esmeró en huir de las discriminaciones y así en 2006 se convirtió en el primer país africano que autorizó el matrimonio gay, equiparándolo en derechos y deberes al de hombre y mujer. Un éxito que, sin embargo, no siempre viene acompañado a pie de calle, sobre todo entre las clases pobres negras, abiertamente homófobas.

 

“Yo soy negra y lesbiana y por eso me es más fácil retratar a homosexuales negros porque yo vengo de ahí y sé de qué hablo y por lo que pasan”, explica Muholi, que antes de salir del armario trabajó como peluquera. Seguramente, a raíz de ese oficio, tiene la buena manía de sacar la mejor cara de sus modelos, a los que peina y maquilla cuidadosamente antes de cada sesión.

Boda

Celebración de la boda de Promise Meyer y Gift Sammone.  Zanele Muholi

Nueve pequeñas cruces de madera, que simulan las tumbas de otros tantos homosexuales asesinados en Sudáfrica en los últimos años dan la bienvenida al visitante en Mourning, que se adorna con gigantes rosarios que cambian el crucifijo por cuchillos y las cuentas por pelotas de tenis. Es el duelo por las numerosas víctimas que pasan a engrosar las abultadas estadísticas de violencia del país, por lo que es casi imposible cifrar la magnitud. En septiembre de 2013, el Gobierno avanzó su intención de presentar una Ley contra los crímenes del odio, en la que tendrían cabida los ataques físicos y verbales a homosexuales e inmigrantes. Según el viceministro de Justicia, John Jeffry, señaló entonces que desde 1998 habían sido asesinadas 31 lesbianas y admitió que la propia policía es en algunas ocasiones la responsable de agresiones.

Mourning

Duelo por un asesinato homófobo, de la exposición 'Mo(u)rning'
en la Universidad Wits.   Zanele Muholi

Muholi pretende que esos asesinatos, violaciones y ataques no pasen desapercibidos y no se queden en simples números. “No quiero que estas muertes sean únicamente estadística”, afirma la fotógrafa que para realzar ese objetivo recrea los macabros hallazgos de cadáveres, tapados con plásticos y hojas muertas caídas de los árboles. Sin embargo, subraya que el activismo gráfico que practica necesita “de espacios que se atrevan a mostrar este tipo de trabajos porque en Sudáfrica y en África hay activistas valientes que están trabajando en dar visibilidad a estas agresiones pero no encuentran salas de exposiciones, museos que quieran exhibir las fotos”. En este sentido, también reclama la “solidaridad” de otros artistas o Gobiernos de todo el mundo “en las luchas abiertas contra todos los tipos de violencia” que en el pasado reciente se añadieron a la lucha contra el apartheid.

Está claro que no es su caso. Muholi ha expuesto en solitario en Estados Unidos y Europa y tiene en agenda repetir en los próximos meses. 

 

La otra muestra en marcha en Johannesburgo recibe con un ataúd de cristal relleno de algodón blanco, unas flores marchitas y un gran retrato de la artista, que justifica esta performance como su particular “aportación contra la homofobia” reinante. 

Love & loss

Ataud que simula ser de la artista y, al fondo, la película sobre la boda de Magoloza
y Moremi en la exposición 'De amor y pérdidas' en la Galería Stevenson de Johannesburgo.

En ese amor de que habla la exhibición, Muholi no tiene reparos en mostrarse en la intimidad junto a su novia, blanca, en unas fotos artísticas que sirven de contrapunto a esa tensión a la que se refiere la segunda palabra del título, a las pérdidas.

Zanele

Un  momento de intimidad entre Muholi y su pareja, en la exposición de Stevenson.

Pero hay más amor. Como el vídeo de la boda de Ayanda Mogoloza y Nhlanhla Moremi o de Promise Meyer y Gift Sammone, que se dieron el sí quiero rodeados de otros GLTB y familiares y que Muholi retrató y filmó. Igual que hizo en los entierros de Duduzile Zozo o Maeswane Radebe, lesbianas asesinadas sólo por el hecho de no esconderse. Tan sólo días o semanas separaron las celebraciones de los matrimonios y de los funerales.

Hay 18 Comentarios

Algún día se conseguirá que no nos discriminen por ser como somos y querer lo mismo que todo humano, ser feliz. Gracias por el estupendo artículo.

es la realidad de essa cultura, solo com educacion e con el tiempo es que esso puede cambiar

Este articulo es la mejor manera de normalizar las diferencias de genero.
http://www.lolatoys.com/es/toys.html

Excelente artículo! Yo ya conocía a Muholi, porque por ciertos temas, tengo una debilidad. Es terrible que en un mundo como este la homosexualidad sea perseguida. Esta mujer todavía tiene 2 factores añadidos que lo empeoran, ser mujer y encima negra. Vamos, todo! Hay que ser muy fuerte, estar muy segura y tener las ideas muy claras. Olé y olé y olé. Para mí, mujeres como Muholi son ejemplo de lucha y de fortaleza. Lo que más admiro y amo del mundo, vamos! Y sí, desde luego y después de leer algún que otro comentario, cuánta gilipollez hay que leer a veces!

Es triste leer algunos comentarios,justificando la violencia.Todos las personas se merecen respeto,amar y desear no es enfermedad

Muy buen artículo.

¿saben quien era Alfred Kinsey, el cobarde pedófilo sionista, y su papel hediondo en la revolución sexual? ¿Conocen a su detractora Judith Reisman, esa mujer de gran valor y entereza que investigó y reveló la verdad de todo lo se llama hoy en día revolución sexual?
Personalmente me he quedado boquiabierto ante lo que revela esa gran investigadora. Mujeres así si que levantan el moral a toda la humanidad.

Todavía en el DSM-III se consideraba la homosexualidad como una enfermedad mental. Cuando muchas personas están enfermas, no se considera que están curadas, sino que estamos ante una epidemia

Me ha encantado leer el artículo, aunque me ha horrorizado el tema (que ya desgraciadamente conocemos) y me ha horrorizado más aun leer algunos de los comentarios de los lectores. Gente que, aquí en occidente, aun trata la homosexualidad como enfermedad y degeneración humana. No tengo palabras hacia esto; es, de nuevo, insistir en lo obvio, en la necesaria defensa de la libertad que todos deberíamos tener. Esa libertad de amar quién y qué nos parece y de expresarnos como nos de la gana. Respetando siempre a los demás, claro está. Pero siendo respetados también.

No conozco ningún hombre que no le guste el sexo lésbico , al que no le guste si que esta un poco enfermo .

Que dos personas de un mismo sexo reproduzcan escenas de hetereos me anima a escribir; son hábitos humanos necesarios. El afecto es un alimentos esencial de los humanos.
Lo que no voy admitir es los intentos de que productos de la imitación quieran ser reconocidos como iguales. Un matrimonio de Hetereos no es un igual a matrimonio de homos.
Suponerlo es solo ficción. Porque claro, lo inmediato es insinuar que siente los deseos de ser padres o madres cuando no pueden serlo, tambien simulan. Es tal en vacío y la inestabilidad emocional que los condiciona que intentan búsqueda desesperada por simular porque no tuvieron valor para luchar por el verdadero origen desde su nacimientos. Si sos hombre considera que debes reivindicarlo y si eres mujer, para ello has nacido.
Por último. Están todo el tiempo produciendo escenas propagandísticas para atraer hacia ellos la mayor cantidad de enfermos sexuales para supuestamente transformarlos en buenos y generosos gais. Son patéticos.

Muy interesante el artículo.
Excelente la labor de Zanele Muholi.

O gay. Da lo mismo en lugares extremistas lo singular es castigado. Aprovecho para animaros a reservar con descuentos increíbles desde http://cort.as/7-u2

Esto es como en todas partes, aunque queramos verlo como más graves en África o en Oriente, las restricciones para alguien que tiene una tendencia sexual diferente a lo socialmente aceptada, es infernal.
http://ow.ly/udEjE

. . .tengo dos amigas nigerianas, que en verano y en ocasiones las he llevado a Chueca, una observaba el espectáculo con cierto agrado, mientras la otra me comentaba "no está bien", que dos hombres (en apariencia) se besaran en la calle. No obstante no les llamaba mucho la atención. Cuando les preguntaba por los gais en Nigeria, me respondían ofendidas que allí no había esa clase de gente. Claro, les respondía, quien se atreve en tu país a decir que van contra corriente. Es curioso, se sienten ofendidas.

Susana: el problema más grave que tienen los homosexuales africanos, que se juegan la vida.
Y del resto que, sin ser homosexuales, tengan un mínimo de empatía hacia estas personas.

En realidad, si no lo entiendo mal, el desarrollo del odio estructural a los gays y lesbianas en África (leyes que penalizan, persecución oficial en los medios de comunicación, etc.) es algo que ha llegado hace unos lustros, promovido, por congregaciones evangelista norteamericanas, imbuidas de fundamentalismo bíblico. Sus clérigos y sus militantes están haciendo una labor de intimidación y de violencia en Uganda y en otros países africanos. Los líderes islamistas no les van a la zaga. La sociedad africana tradicional, sus clanes y sus grupos tribales, parece que eran mucho más tolerantes. La homofobia como se está consolidando hoy en África tiene las características de un proceso de inculturación de prejuicios de raíz religiosa venidos de fuera. Todo esto pinta muy mal pues se trata de una involución dificílmente extirpable, como todos los estigmas basados en lo irracional. Europa lo ha vivido también y aún no ha conseguido erradicarlo. Para ejemplo, lo que ocurre en Rusia y el rol deplorable de la jerarquía cristiana ortodoxa en esta materia como en otras.

Por cierto que da lástima un comentario como el de Susana. Lo mismo ocurría cuando se miraba hacia otro lado en nuestra Europa frente a los pógromos antisemitas, la gente tenía otras prioridades...

Los derechos de la persona, aunque sean los de una sola, son la base del humanismo democrático y del estado de derecho. Sin eso, es la vuelta atrás. Así que, respetada Susana, en esto no hay escala de gravedades, ni pesos ni medidas. O se está a favor o en contra.

Será el problema más grave que tienen...

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre los autores

Lola Huete Machado. Redactora de El País y El País Semanal desde 1993, ha publicado reportajes sobre los cinco continentes. Psicóloga y viajera empedernida, aterrizó en Alemania al caer el muro de Berlín y aún así, fue capaz de regresar a España y contarlo. Compartiendo aquello se hizo periodista. Veinte años lleva. Un buen día miró hacia África, y descubrió que lo ignoraba todo. Por la necesidad de saber fundó este blog. Ahora coordina la sección Planeta Futuro.

Chema Caballero Chema Caballero. Llegó a África en 1992 y desde entonces su vida giró en torno a sus gentes, su color y olor, sus alegrías y angustias, sus esperanzas y ganas de vivir. Fue misionero javeriano y llevó a cabo programas de educación y recuperación de niñ@s soldado en Sierra Leona durante dos décadas, que fueron modelo.

José NaranjoJosé Naranjo. Freelance residente en Dakar desde 2011. Viajó al continente para profundizar en el fenómeno de las migraciones, del que ha escrito dos libros, 'Cayucos' (2006) y 'Los Invisibles de Kolda' (2009), que le llevaron a Marruecos, Malí, Mauritania, Argelia, Gambia, Cabo Verde y Senegal, donde aterrizó finalmente. Le apasiona la energía que desprende África.

Ángeles JuradoÁngeles Jurado. Periodista y escritora. Trabaja en el equipo de comunicación de Casa África desde 2007. Le interesa la cultura, la cooperación, la geopolítica o la mirada femenina del mundo. De África prefiere su literatura, los medios, Internet y los movimientos sociales, pero ante todo ama a Ben Okri, Véronique Tadjo y Boubacar Boris Diop, por citar solo tres plumas imprescindibles.

Chido OnumahChido Onumah. Reputado escritor y periodista nigeriano. Trabaja como tal en su país y en Ghana, Canadá e India. Está involucrado desde hace una década en formar a periodistas en África. Es coordinador del centro panafricano AFRICMIl (en Abuja), enfocado en la educación mediática de los jóvenes. Prepara su doctorado en la Universidad Autónoma de Barcelona. Su último libro se titula 'Time to Reclaim Nigeria'.

Akua DjanieAkua Djanie. Así se hace llamar como escritora. Pero en televisión o en radio es Blakofe. Con más de tres lustros de carrera profesional, Akua es uno de los nombres sonados en los medios de su país. Residente en Reino Unido, fue en 1995, en uno de sus viajes a Ghana, cuando llegó su triunfo televisivo. Hoy vive y trabaja entre ambos países. La puedes encontrar en su página, Blakofe; en la revista New African, en Youtube aquí o aquí...

Beatriz Leal Riesco Beatriz Leal Riesco. Investigadora, docente, crítica y comisaria independiente. Nómada convencida de sus virtudes terapéuticas, desde 2011 es programadora del African Film Festival de NYC. Sissako, Mbembe, Baldwin y Simone la cautivaron, lanzándose a descubrir el arte africano y afroamericano. Su pasión aumenta con los años.

Otros autores

Facebook

MAPA

mapa de África

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal