Ir a Planeta Futuro
Lola Huete Machado

Sobre los autores

Lola Huete Machado. Redactora de El País y El País Semanal desde 1993, ha publicado reportajes sobre los cinco continentes. Psicóloga y viajera empedernida, aterrizó en Alemania al caer el muro de Berlín y aún así, fue capaz de regresar a España y contarlo. Compartiendo aquello se hizo periodista. Veinte años lleva. Un buen día miró hacia África, y descubrió que lo ignoraba todo. Por la necesidad de saber fundó este blog. Ahora coordina la sección Planeta Futuro.

Chema Caballero Chema Caballero. Llegó a África en 1992 y desde entonces su vida giró en torno a sus gentes, su color y olor, sus alegrías y angustias, sus esperanzas y ganas de vivir. Fue misionero javeriano y llevó a cabo programas de educación y recuperación de niñ@s soldado en Sierra Leona durante dos décadas, que fueron modelo.

José NaranjoJosé Naranjo. Freelance residente en Dakar desde 2011. Viajó al continente para profundizar en el fenómeno de las migraciones, del que ha escrito dos libros, 'Cayucos' (2006) y 'Los Invisibles de Kolda' (2009), que le llevaron a Marruecos, Malí, Mauritania, Argelia, Gambia, Cabo Verde y Senegal, donde aterrizó finalmente. Le apasiona la energía que desprende África.

Ángeles JuradoÁngeles Jurado. Periodista y escritora. Trabaja en el equipo de comunicación de Casa África desde 2007. Le interesa la cultura, la cooperación, la geopolítica o la mirada femenina del mundo. De África prefiere su literatura, los medios, Internet y los movimientos sociales, pero ante todo ama a Ben Okri, Véronique Tadjo y Boubacar Boris Diop, por citar solo tres plumas imprescindibles.

Chido OnumahChido Onumah. Reputado escritor y periodista nigeriano. Trabaja como tal en su país y en Ghana, Canadá e India. Está involucrado desde hace una década en formar a periodistas en África. Es coordinador del centro panafricano AFRICMIl (en Abuja), enfocado en la educación mediática de los jóvenes. Prepara su doctorado en la Universidad Autónoma de Barcelona. Su último libro se titula 'Time to Reclaim Nigeria'.

Akua DjanieAkua Djanie. Así se hace llamar como escritora. Pero en televisión o en radio es Blakofe. Con más de tres lustros de carrera profesional, Akua es uno de los nombres sonados en los medios de su país. Residente en Reino Unido, fue en 1995, en uno de sus viajes a Ghana, cuando llegó su triunfo televisivo. Hoy vive y trabaja entre ambos países. La puedes encontrar en su página, Blakofe; en la revista New African, en Youtube aquí o aquí...

Otros autores

Eskup

Facebook

MAPA

mapa de África

La red marfileña (7): enjabonarse y cantar contra el Ébola

Por: | 01 de septiembre de 2014

 

El Ébola no ha tocado tierra marfileña (crucemos los dedos), pero la comunidad web del país ha emprendido varias campañas, como siempre originales y poderosas, para activarse frente a un peligro potencial, sensibilizar, prevenir, informar y forzar a las autoridades, muchas veces lentas a la hora de reaccionar, a tomar medidas frente a una epidemia que está en las fronteras del país. Dos de las iniciativas más publicitadas y exitosas son #MousserContreEbola (enjabonarse contra el Ébola) y #StopEbola. La primera, con una mujer al frente e inspirada en el reto del balde de agua helada o Ice Bucket Challenge contra la Esclerosis Lateral Amniótica (ALS), propugna la higiene personal a base de sustituir el hielo por jabón y regalar jabones en el entorno de los "desafiados". La segunda, con un hombre al frente y con el mismo afán didáctico, es una canción a difundir bajo la licencia Creative Commons y que explica a ritmo de reggae cómo evitar el contagio. 

 

Edith Brou (Abiyán, Costa de Marfil, 1984) es la mente pensante detrás de #MousserContreEbola. Hay pocas cosas que no haga (y además, bien) en el terreno de las nuevas tecnologías. Sobre todo, al servicio de la comunidad. Es activista web, community manager, bloguera, emprendedora, cofundadora de la primera revista online femenina de Costa de Marfil, Ayana, y gestora de proyectos en la agencia People Input CI. Lanzó su primer desafío contra el Ébola el 19 de agosto, a la hora de la siesta, desde el tercer piso de un inmueble del barrio de Cocody Angré, en Abiyán. La idea es derramarse por encima un balde de agua jabonosa, grabar un vídeo y colgarlo en redes sociales, nominando a otras tres personas para que hagan lo mismo. La acción se completa repartiendo tres jabones de manos entre los conocidos. Quienes aceptan el reto siguen la cadena; quienes no lo hacen, reparten nueve jabones en su entorno. 

A Edith le llegó la inspiración viendo la repercusión del Ice Bucket Challenge. "Me dije que el Ébola nos mata, así que podemos 'tropicalizar' el concepto para sensibilizar sobre la epidemia y la importancia de la higiene para controlarla", explica en Facebook. De momento, se ha sumado a #MousserContreEbola una gran parte de la comunidad web marfileña, con una treintena de vídeos publicados en apenas diez días. Todavía no hay vídeos de celebridades marfileñas, aunque el ministro de Deportes, Alain Lobognon, el periodista Robert Brazza y Didier Drogba (que aceptó el Ice Bucket Challenge nominando a su vez a gente como Mourinho) han sido formalmente desafiados. 

Algunos se han enjabonado contra el Ébola pero también han creado sus propias iniciativas para apoyar la lucha contra la enfermedad. Es el caso de Israël Guebo Yoroba (Buaké, Costa de Marfil, 1982), precursor en la movilización contra el Ébola en Costa de Marfil y que se adelantó apenas en horas al vídeo en el que Edith se dedicó a desafiar a medio cibermundo con sus baldes de agua jabonosa. El nombre de Israël se asocia a iniciativas como Avenue225, Bric'Espoir o la emisora web Classe FM. Y ahora también al hashtag #StopEbola y una canción del mismo título que ha compuesto y que ha puesto al servicio de todas las comunidades afectadas mediante la licencia Creative Commons. La canción es un éxito en Youtube, donde puede compartirse, descargarse y escucharse desde el 19 de agosto. Reggae didáctico para informar sobre las vías de transmisión del Ébola y las precauciones básicas para no contraerlo: higiene, evitar el contacto con los enfermos y sacar de la dieta la viande de brousse (la caza de África occidental: agutí, erizo, murciélago). 

Cerramos esta entrada con algunas de las respuestas a Edith, perpetradas por figuras conocidas del ecosistema digital de Costa de Marfil: los enjabonamientos de Cyriac Gbogou, Armand Breh y el periodista y bloguero Daouda Coulibaly.

 

 

 

Más información:

¡Dadnos el suero! La llamada virtual contra el ébola

West Africans get creative with Ebola awareness

Ebola : contre le virus, des initiatives originales

 

Compromiso y música (89) Algo de amor y mucho misterio

Por: | 30 de agosto de 2014

Creemos que los vídeos que presentamos hoy son muy interesantes y un ejemplo de la creatividad y originalidad que están surgiendo por todas partes en África. Hay que exceptuar el último de todos que va más en la línea clásica de lujo y chicas pero que está alimentando una leyenda que provoca fuertes discusiones en las redes sociales. Además, hoy hemos conseguido no proponer nada proveniente de Nigeria. Tenemos sudafricanos, keniatas, ugandeses y ghaneses. Aire fresco para bailar en estos días de desidia.

Empezamos en Sudáfrica con un vídeo muy ponente del DJ, productor, compositor y cantante Gino Brown. Criado en Alexandra, actualmente reside en Johannesburgo. Desde muy joven se interesó por el mundo de la música. Fue el chófer familiar el que comentó a la madre de Gino el talento del niño. Pero su golpe de fortuna le llegó cuando trabajaba de camarero en el club Stoep 15 de Alexndra y entre los clientes reconoció al DJ y productor Harrison Crump, al que propuso que participara en su canción The Movement. El artista aceptó y el tema se convirtió en un gran éxito rápidamente.  Durante los últimos años ha lanzado algunas canciones propias, pero es más conocido por sus trabajos de producción y como DJ. Al principio de este año saco el tema Body Language en el que colabora Moccachino Ochi. Hace un par de semanas salió el vídeo de este tema que hoy podemos disfrutar aquí tras seis meses de larga espera. La canción está interpretada en Pidgin.

 

Seguir leyendo »

Lamu no tiene quién le escriba

Por: | 28 de agosto de 2014

Autora invitada: Maribel Alonso Francisco (*)

Si los últimos acontecimientos no hubieran ocurrido, el archipiélago de Lamu (Kenia) no sería, a día de hoy, poco más que un espejismo tenue de lo que debería ser y fue durante años. Su centro histórico, Lamu Town, era el pasado martes 8 de julio, una ciudad donde los turistas se contaban con los dedos de una mano. Tanto ese día como las anteriores semanas, e incluso meses, numerosos complejos hoteleros permanecían cerrados, las barcas se mecían amarradas a los muelles y el bullicio de las calles, ajeno a lo que ocurría o pudiera ocurrir, se concentraba tan solo en un puñado de emplazamientos. Las playas, para goce y disfrute de los pocos a los que la casualidad nos había llevado hasta allí, estaban desérticas, las humildes tiendecitas de la calle principal apenas registraban movimiento.

Mujeres lamu

La mayoría de los europeos en el lugar disfrutábamos de unas ‘vacaciones solidarias’ al amparo de dos ONG españolas que se habían esforzado, desde hace ya algunos años, en proporcionar recursos a mujeres y niños. Algunos eran decididos voluntarios que se habían desplazado durante unos meses a Lamu de forma desinteresada, casi todos ellos médicos y enfermeros. Otros, simples vacacioneros que, sedientos de curiosidad y empachados de ingenuidad, habíamos decidido aprovechar las tres semanas de vacaciones de rigor para ayudar en lo necesario.

Ante nosotros estaba la magnífica posibilidad de vivir una experiencia distinta a cuando se visita un lugar como mero destino turístico: mezclarnos de verdad con los locales, conocer su cultura, compartir sus costumbres y su día a día. Una oportunidad de oro que, bien aprovechada, nos permitió en tan solo una semana aprender a jugar al Bao Game, disfrutar de los manjares del ‘break’ del mes de Ramadán al atardecer, hartarse del café con jengibre, no tener que pedir auxilio para encontrar la salida en el laberinto de calles de Lamu y, quizá lo más importante para nosotros: que dejaran de tratarnos como meros turistas.

Todo en solo unos días y por un único motivo: la ‘esencia de Lamu’ no entiende de complejos, lenguas, ni de estrechez de miras. Se encuentra en sus gentes, en su forma de saludarte y despedirte. En su trato cercano que consigue que la conversación fluya de la forma más natural posible, saltando de un inglés oxidado a tímidos y cómicos intentos de swahili, por nuestra parte y de castellano, por la suya.

Si la experiencia duró solo una semana fue porque ese día, 8 de julio, Lamu Town amaneció repleta de carteles donde Al-Shabab, grupo terrorista somalí vinculado a Al Qaeda, amenazaba en lenguas wahili que iba a convertirse en el escenario de inminentes atentados contra kikuyus (etnia del actual presidente de Kenia). Pese a los mensajes de tranquilidad de las autoridades locales, el ambiente, antes sosegado y acunado por los cánticos del Ramadán, se volvía entonces titubeante y confuso.

 

Seguir leyendo »

Asesinar como deber religioso

Por: | 27 de agosto de 2014

Autor invitado: Omer Freixa

Ruanda1
Imagen de la fotogalería de El País publicada sobre el genocidio. En ella se cuenta cómo en cuanto corrió la voz de que Habyarimana había muerto, los hutus comenzaron a matar a tutsis y miembros moderados de su propia etnia: hombres, mujeres, niños y ancianos fueron masacrados a tiros y machetazos. En la foto refugiados tutsis juegan en el campamento de Niashishi en Ruanda, 7 de abril de 1994. Pascal Guyot / AFP

 Bastante se habló de lo ocurrido hace unas semanas en Ruanda. Se celebraron homenajes a los caídos en 1994 y una semana de luto nacional. No es para menos. Veinte años representa una fecha importante en las efemérides. Y más cuando se trata de una de las principales barbaries cometidas durante el siglo XX, una para agregar al inventario de catástrofes de la centuria pasada, que también se siguen perpetuando, lamentablemente, en la presente. Nosotros volvemos a ello. Porque es un mecanismo muy actual. Y porque en este país de África oriental, conocido ahora como “la Suiza de África” o “el país de las mil colinas”, la comunidad internacional se comportó no solo de forma indiferente frente a la muerte y el sufrimiento sino algo más. 

Respaldó las acciones genocidas, por ejemplo, apoyando a los asesinos hutus en su huida del país bañado en sangre. Francia tiene las manos teñidas en sangre, y ello explica por qué ningún galo presenció en vivo las ceremonias del homenaje en Kigali, la capital del país. A partir de aquel 7 de abril, en apenas tres meses, la locura humana provocó la muerte de unos 800.000 tutsis y hutus moderados.

Pero no fue un impulso irracional. 

Seguir leyendo »

Compromiso y música (88): El ritmo de la riqueza

Por: | 23 de agosto de 2014

Hoy casi nos sale un monográfico nigeriano, pero a última hora hemos encontrado a unos viejos amigos procedentes de la República Democrática del Congo y lo hemos evitado. Aunque los temas que proponemos hoy estén recién lanzados, la estética de la mayoría de ellos no tiene nada de nuevo: lujo, chicas, cochazos… Quizás el tercero de los que presentamos hoy aporte algo distinto, una historia de pobreza que aboga a la chica a la prostitución. Finalmente, tras facilitar lecciones de baile, terminaremos con una canción más romántica, para compensar.

Nos comentan algunos amigos que uno de los temas más populares en muchas partes de África es Dorobucci, el cual está interpretado por los principales artistas de la casa discográfica nigeriana Mavins: Don Jazzy, Tiwa Savage, Dr Sid, D’Prince, Reekado Banks, Korede Bello y Di’Ja. El primero de ellos, cuyo verdadero nombre es Michael Collins Ajereh, es el fundador y director de la compañía. El tema, como bien muestran las imágenes del muy esperado vídeo, es un canto al poder de las riquezas y del lujo. A pesar de estar todos los artistas que intervienen en él basados en Nigeria, el vídeo está rodado en Sudáfrica. Solo una observación, la frase Doro Messi, como que no pega con el resto de la canción.

 

Seguir leyendo »

Cómo besa un africano

Por: | 22 de agosto de 2014

Maxresdefault

Comenzamos esta entrada partiendo de la base de que cada uno es un universo en sí mismo y de que esa premisa es especialmente apropiada para lo que sucede en el terreno de los afectos. También aclarando que africano es un concepto irreal, demasiado amplio y reduccionista a un tiempo, que fracasa en el intento de contener 55 países (o más o menos) y millones de maneras de entender el amor, el sexo, la familia y las relaciones. Finalmente, señalamos que esta entrada es la continuación de otra sobre el mismo tema publicada en el blog Eros y que se centraba en aspectos como la infidelidad y la poligamia, que no pretende levantar ampollas ni polemizar y que se redacta desde el respeto total a todas las individualidades y las generalidades posibles. Africanas, europeas, asiáticas o extraterrestres.

Oumar Ndao (Dakar, 1966) es un escritor, crítico literario y periodista senegalés radicado en Costa de Marfil. Presente y muy activo en Facebook, bajo el seudónimo Blanko Gbich, allí comenta las lecturas y las noticias que le interesan, lanza preguntas al ciberviento y publica extractos de sus escritos del momento. Ha firmado títulos como C’est idiot d’aimer y Corps et âme y ahora trabaja en la paternidad y en la revista satírica  Gbich. En octubre aparece su tercera novela, Voleurs des Rêves. Sus obras, precisamente, tienen mucho que ver con el amor, el sexo y las relaciones.

"No diría que exista un comportamiento específicamente africano en el sexo o las relaciones", se explica a través de Facebook, "sin embargo, sí que es cierto que, para amar bien a un africano, hay que tener claros algunos conceptos y hay que saber que la familia es (normalmente) muy importante. Es esencial llevarse bien con la familia política, respetar a los suegros y aceptar que van a estar allí siempre, muy presentes en la relación". 

 

Seguir leyendo »

Se ofrece ciudad maravillosa: Kigali

Por: | 20 de agosto de 2014

Autor invitado: Cheikh Fall (bloguero senegalés)

Podríamos hacer un recorrido histórico por el genocidio de Ruanda en el que más del 10% de la población fue masacrada; podríamos recordar que este país quedó totalmente destrozado y necesitaba ser reconstruido por completo tanto en el plano económico, como en el social, el cultural y el político... Pero no, veinte años después preferimos hablar del milagro ruandés.

Ruanda, nación independiente desde 1962, es miembro de la ONU desde el 18 de septiembre de 1962, y de la Unión Africana desde 1963. Es asimismo miembro de la Commonwealth desde 2009. Un Estado muy joven por tanto en el mapa internacional, pero expuesto a los desafíos que presenta su reconstrucción tras los trágicos sucesos de 1994. Hay muchos factores que nos inclinan a considerar a Ruanda como un país próspero y utópico. Son muchos los que nos llevan a hablar del contraste entre el pasado y un presente que muestra a la ciudad de Kigali (capital de Ruanda), como un modelo a imitar en todo el continente. Con previsión y visión de futuro

Kigali1

El propósito de este texto es que conozcan y se enamoren de la ciudad de Kigali, y confío en que los líderes africanos que manejan proyectos reales pero aún incipientes encuentren mi oferta atractiva.

 

Seguir leyendo »

Achetez Kigali, elle est à vendre

Por: | 20 de agosto de 2014

Autor invitado: Cheikh Fall (*)

Plus besoin de faire ce rappel historique du génocide qui a massacré plus de 10% de la population rwandaise. Plus besoin de rappeler que ce pays s’est retrouvé déchiré et complètement à reconstruire sur le plan économique, social, culturel et politique. En vingt ans, nous parlons aujourd’hui du modèle rwandais. Indépendant depuis 1962, le Rwanda est membre de l'ONU depuis le 18 septembre 1962 et de l'UA depuis 1963. Il est aussi membre du Commonwealth of Nations que depuis le 29 novembre 2009. Un très jeune état sur le plan international car exposé aux défis de la reconstruction après les douloureux événements de 1994.

Autant de facteurs qui pourraient rendre le rêve d'un Rwanda prospère utopique. Autant de facteurs qui amènent à parler de contraste entre le passé et un présent exposant la ville de Kigali (capitale du Rwanda) comme modèle à reproduire un peu partout en Afrique. Je vous vends Kigali à travers ce billet et j’ose espérer que la marchandise trouvera preneur chez nos leaders africains aux projets encore embryonnaires et trébuchants.

Ma déclaration d’amour à Kigali

Je suis amoureux. Je suis tombé sous le charme de cette jeune fille. Toute belle, claire et brillante de sa beauté fraîche. Oui, je m’avoue vaincu, séduit et complètement sous le charme de cette dame aux mille collines. Toute rouge vêtue, elle offre toutes ses formes toutes généreuses couvertes par une légère coiffure verte. A en croire, elle ne séduirait que des jeunes. On s’y plaît à y errer avec les regards innocents et fragiles, les sourires simples et légers, son parfum séduisant et doux. Oui, Kigali est une ville séduisante et qui peut très vite rendre amoureux n’importe quel bel homme africain. Haute de ces 1400 mètres d’altitude et prenant sa sieste sous l’équateur, son vent frais et agréable tournant autour de 18 à 20 degrés, elle reste aussi généreuse en eau et en forêt.

Tel un artiste, tes tableaux peignent pour les yeux un paysage très doux aux décors verdoyants. Remontant tes pentes et se laissant guider par tes versants, mouvant à travers les sommets de tes collines, tu nous offres à la fois ciel et terre. Toute proche des nuages, le bleu du ciel se marie avec la terre ocre de tes maisons. Le climat paisible témoigne de la grande volonté de la population à regarder devant.

Le passé douloureux fait partie de ton histoire mais tu as bien su, comme une vaillante dame de fer, rebondir de tes cendres.

Je m’appelle Cheikh Fall et je veux t’épouser.

 

Kigali
Vue dégagée à partir de mon hôtel sur les quartiers de la ville de Kigali

 

Seguir leyendo »

Un cine que agoniza

Por: | 18 de agosto de 2014

Autor invitado: Tanguy Blais (realizador de cine de Costa de Marfil)

Es algo triste y evidente: el cine de Costa de Marfil agoniza, como en la mayor parte de los países africanos, si exceptuamos la pujante industria de Nollywood. Y lo hace por la conjunción de una serie de factores que incluyen la piratería a escala industrial, la desaparición de los cines, reconvertidos en lugares de culto para diferentes iglesias evangelistas, y la falta de financiación

Hubo una época diferente y no tan lejana, donde triunfó Timité Bassori, con La femme au couteau, la primera película marfileña, que hizo soñar a los cinéfilos del país. Lanciné Kramo Fadiga firmó Djéli en aquellos días en los que Costa de Marfil figuraba en un lugar de honor en el Festival Panafricano de Cine de Uagadugú (Fespaco). Hubo otros nombres y otras películas que pusieron al país a la vanguardia de la industria del cine africano, si es que tal cosa existió alguna vez: Roger Gnoan M’Bala  con Au nom du Christ, Henri Duparc con Rue princesse, Yéo Kozoloa y Désiré Ecaré. Hasta aquí algunos de los grandes del cine marfileño que, desgraciadamente, pierde velocidad a causa de la falta de organización del sector.

 

Un mal profundo aqueja al sector cinematográfico marfileño, además de lo anteriormente expuesto: no existe, en estos días, ninguna disposición institucional que reglamente o proteja eficazmente la profesión de cineasta. Sí que se han aprobado algunas leyes dispersas por aquí y por allá, pero favorecen un espacio para la anarquía. Como el decreto 2008-357 del 20 de noviembre que reforma la Burida (Oficina Marfileña de los Derechos de Autor por sus siglas en francés) y que estipula que ésta es el único organismo de este tipo en el país, habilitado para asegurar la explotación y protección de estos derechos en fotogramas y videogramas en todo el territorio marfileño. O la ley 96 - 564 del 25 de julio de 1996 que protege las obras artísticas. Sin embargo, estas leyes no reciben el apoyo de decretos que deben favorecer su aplicación. Algo que  provoca la creación de un auténtico vacío jurídico.

Seguir leyendo »

Compromiso y música (87): Todo termina

Por: | 16 de agosto de 2014

El azar ha querido que sean mujeres todas las artistas que nos presentan sus últimos éxitos en la selección musical de esta semana. Eso sí, cada una con su propio estilo e historia. Como tantas otras veces hemos reservado el tema que más nos gusta para el final.

Comenzamos con un vídeo que es bastante divertido, además de tratarse de una colaboración entre dos grandes artistas nigerianas, Waje y Tiwa Savage. El nombre de la primera es un acróstico formado por las iniciales de Words aren’t just enough y durante mucho tiempo hizo coros y colaboraciones con P-Square, lo que ayudó a lanzar su carrera. Tiwa, la más sexi de las dos, apareció en esta sección hace unas semanas ya que es una de las artistas que participan en el vídeo de la campaña Africa Rising. Ella lanzó su primer disco en 2013 y desde entonces su éxito ha sido espectacular.  El vídeo también cuenta con la participación de la cantante y actriz Omawumi. Un gran plantel para contar la historia que hay detrás de este tema de amor y engaños que se titula Onye.

 

Seguir leyendo »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal