Ramón Lobo

Los samuráis de Fukushima

Por: | 17 de marzo de 2011

Captura de pantalla 2011-03-17 a las 12.59.23
Visión por satélite. Fukushima, antes y después en el The New York Times.

Actualizado a las 18.10 /

Hemos transitado de la euforia por las revueltas árabes al pesimismo nuclear, de la democracia que se extiende como un reguero por el Magreb y Oriente Próximo a la nube radiactiva que nos amenaza a todos. Lo único incólume es la Unión Europea y su parálisis. Siempre he sentido interés por los héores anónimos, protagonistas de pequeñas historias capaces de mover las grandes. Unas veces es un cirujano napolitano en Bunia, en el noreste de la República Democrática de Congo; otras, civiles que padecen cada día la guerra en Afganistán. De Japón conmueve la historia de los los 180 últimos de Fukushima. No sabemos quiénes son, cómo se llaman, por qué están arriesgando su vida, qué pasa por su mente. La Tokio Electric Power Company, su empresa, los mantiene en el anonimato. Entre ellos hay físicos, ingenieros, bomberos y demás especialistas. Todos son, al parecer, voluntarios.

Fukushima ha reducido su personal después del terremoto y el maremoto. Se quedó en 50 irreductibles que siempre han estado dentro de la central excepto unas horas tras una breve evacuación esta semana. Después aumentaron a 180. Son los liquidadores, expertos en evitar una catástrofe. Muy pocos de los liquidadores que trabajaron en la central de Chernóbyl hace 25 años están vivos.

Japón conserva la cultura del sacrificio por la comunidad. Los 180 de Fukushima representan esa tradición de luchadores, de samuráis que dan su vida por un bien superior. No solo ellos, también los pilotos de los helicópteros y cualquiera que se acerque a menos de 30 kilómetros de distancia corren un riesgo potencial. En uno de los vídeos que siguen a continuación, un especialista estadounidense asegura que los liquidadores son como los bomberos que entran en un edificio en llamas, no piensan en si van a morir, solo piensan en apagar el incendio. Los expertos sostienen que las próximas 48 horas son decisivas.

Las condiciones en Fukushima son pésimas: peligro de explosiones y contaminación radiactiva, frío y oscuridad. Un trabajo de titanes, sin descansos, sin horarios, casi sin esperanza. Colgados de ese hilo de esperanza pelean, y con ellos todo Japón.

Los últimos de Fukushima recuerdan a Los 47 Ronin, la mejor historia de samuráis.

Y en los momentos de gran confusión, la inteligencia:

Elrotonuke20110316elpepivin_3

Hay 26 Comentarios

Soy superviviente a la guerra de Vietnam donde serví como artillero de un helicóptero.

En situaciones extremas el ser humano es capaz de cosas que pensadas en frío parecen inauditas.

Conocí gente que se dedicaba a coleccionar dedos pulgares de sus enemigos y a quienes se presentaban voluntarios para darse un paseo bajo una lluvia de ráfagas de ametralladora enemiga para intentar rescatar al camarada herido. O caminar a la cabeza del pelotón intentando detectar minas.
Muchas veces era el mismo tipo de individuo el que se aficionaba a estas prácticas.

Los seres humanos son complejos.
Lo realmente importante para que el valor se manifieste es que el individuo se sienta orgulloso de su labor, es entonces cuando está motivado para defender su pundonor.

Estas cosas no se suelen ver en la sociedad civil, pero es frecuente en el ejército y en profesiones de riesgo como policías, bomberos o servicios de rescate como el de la Guardia Civil.

Basta con recordar a los bomberos del 11-S.

La verdad es que no son samuráis: lo que están haciendo los trabajadores de Fukushima lo haría cualquier trabajador de cualquier central del mundo, incluidos los españoles. Se llama prurito profesional y responsabilidad. Es lo que hacen los mineros que se lanzan a rescatar a sus compañeros atrapados, o lo que, no me cabe duda, haría un periodista en una situación de peligro.

Sobre la energía nuclear hay muchos mitos, pero para los que trabajan allí, es un trabajo muy normal, con riesgo, sí, pero un riesgo no mayor que el de los mineros (personalmente, conozco ambos mundos bien). Y los trabajadores son responsables y suelen estar orgullosos de su trabajo. Los de Fukushima son héroes, sí, pero aquí también lo serían.

@ Eva X
Por eso cuando hablan de policías también tendrían que decir policíos... verdad? dentista por dentisto, etc... madre mía menos mal que somos personas y no "personos" como usted.

@ Eva X:
Otra persona que confunde el género gramatical con el sexo...que triste! Por si quieres "perder" un poco de tu tiempo, lee un poquito más:
:http://es.wikipedia.org/wiki/G%C3%A9nero_gramatical_en_espa%C3%B1ol

Creo que no hace falta ser un literato* para hablar y escribir bien.
*PD: Perdón, personas susceptibles sustituir por una literata.

Este articulo esta redactado por un hombre, cómo se percibe la clave machista: físicos, ingenieros, bomberos,... ¿¿y las físicas, ingenieras y bomberas?? ¿porqué pasar de alto su sacrifico? Si las centrales las llevasen mujeres, no habría ocurrido todo esto

Acabo de leer también este artículo de un enviado especial
http://www.elmundo.es/elmundo/2011/03/18/internacional/1300439516.html

Seguid hasta que la exposición a la radiactividad os mate"
....Me he quedado sin palabras... Tanta tecnología para qué me pregunto ahora? Entiendo que pueda haber samurais,kamikazes,liquidadores... pero estamos en el 2011 ya. Si inventamos robots,maquinas que operan teledirigidas y demás.. ¿ Por qué no se aplican a estas cosas?
Una cosa es el honor, la valentía y los 300 de las Termópilas si me apuran. Pero ahora esto es una vergüenza... Personas obligadas a morir pudiendo tener tecnología y seguridad? Además de Héroes se les debería de dar el tratamiento de Mártires. Mártires de la necedad y la maldad humana.

Muchas gracias Sr. Lobo.Me ha gustado muchísimo su visión del asunto.

El problema de que aquí mucha gente no entienda el sacrificio que está afrontando esta gente es qeu quizá se basa en dos conceptos que no se reconocen estilan mucho por estos pagos. Uno es el valor, el coraje infinito que hace falta para enfrentarse a una pelea perdida de antemano, y aún así llevarla hasta el final. Por la patria dice alguno que lo hacen. Quizá . O quizá por sus familias, o por sí mismos. Por no pensar un día que se rindieron y no lucharon por salvar lo que querían. El otro es el honor. Eso que aquí pensamos exclusivo de la chusma de la telebasura ya sus querellas. Para ellos es la esencia misma de la vida. no puedo expresar el inmenso respeto que me merecen.

Veo que has borrado mi comentario. Al no ser ni xenófobo ni maleducado, debe ser que lo calificas como estúpido. Pues nada, la misma opinión me merece desde ahora tu blog. Un saludo y suerte.

El artículo del Blog de "La Pizarra de Yuri" traida a colación aquí por "arielbar" es de lo mejor, más sintético y certero que he leido en castellano sobre la limpieza de Chernobyl en los 3 años que llevo ojeando y viendo documentales, en lo que respecta a la movilización colectiva solidaria y desinteresada. La Unión Soviética en su verdadera dimensión en los ochenta, que también tenia aspectos para asombrar al mundo durante decadas posteriores. Una pena que siempre escriban la historia las civilizaciones que prevalecen. La verdad es que asombra que el mundo haya cambiado tanto que nos parezca irreal lo que se relata, por ejemplo, en ese post memorable.

Ramón, hubo unos 800.000 liquidadores en Chernobyl. Según un artículo de Le Monde del 2006: According to Vyacheslav Grishin of the Chernobyl Union, the main organization of liquidators, "25,000 of the Russian liquidators are dead and 70,000 disabled, about the same in Ukraine, and 10,000 dead in Belarus and 25,000 disabled", which makes a total of 60,000 dead (10% of the 600 000, liquidators) and 165,000 disabled. La fuente es wikipedia.

Carmela: los comentarios no tienen previsualización. Solo borro los xenófobos, maleduacados y estúpidos. El que haces referencia daba suspenso en los tres apartados. Ya no está. No es censura, solo higiene democrática. Los insultos, que abundan, los dejo, muchos se califican a ellos mismos.

Para el comentario de Hitla, no sé cómo se puede permitir hacer un comentario de ese tipo. Ese desgraciado energúmeno es un desalmado y un ser repugnante, no se puede consentir que un comentario así aparezca, por mucha libertad de expresión que tengamos.
No he leído nada más pero expreso mis condolencias al pueblo japonés por tan terrible desgracia.

"(...) democracia que se extiende como un reguero por el Magreb y Oriente Próximo". ¿Perdón? Yo no he visto que surja una verdadera democracia aún en los países árabes. Una cosa son las ganas, y otra la realidad.

Los empresarios japoneses cuando quieren jubilar a un directivo lo trasladan a los despachos del último piso. Esos despachos están perfectamente equipados, pero a sus ocupantes no les dan trabajo. Les llaman “windows man” porque se les ve todo el día mirando por la ventana. Eso es deshonroso para ellos y bastantes se tiran por ella. Los jubilados de la central, que sobrevivieron en su infancia a dos bombas nucleares, a la posguerra y construyeron el milagro japonés, acuden ahora a los reactores de Fukushima de voluntarios liquidadores, con ese trabajo esperan recuperar el honor que se les negó.

¿Estoicismo, actos heroicos y dignidad?
¿Donde esta la responsabilidad social empresarial y el honor en Japón y el resto del mundo?


Estos últimos días hemos sido testigos de conductas estoicas y dignas. Decenas de trabajadores y técnicos de Fukushima han dado clases de heroísmo intentando resolver un problema que les costara sus vidas. No obstante, los verdaderos responsables no han dado la cara ni están aparentemente decididos a completar esta versión japonesa de luchas épicas.

La historia para que fuese perfecta y realmente digna debería terminar con la palabra “honor”, y el acto final o la expresión lingüística que mejor define el honor en este contexto es “pena de muerte” ya sea por suicidio propio o por intervención de un tercero encargado de recordar que se pueden cometer errores, pero no se puede faltar a la confianza publica y matar gente inocente sin pagar el justo precio.

Los altos ejecutivos de Tokyo Electric Power jugaron sus cartas, hicieron sus apuestas como las que hizo BP en el Golfo de México. Incluso Tokyo Electric Power habría falsificado aparentemente datos e informes y mucha gente a la que se le paga por fiscalizar y monitorear las actividades de la empresa japonesa simplemente se tapo los ojos, como lo hacemos frente a los riesgos del funcionamiento de los mercados financieros.

No se trata de anular la “codicia privada “como generadora de riqueza, simplemente se trata de que esa misma codicia que nos hace ricos, no nos cueste la vida. ¿ Cuanto dinero ahorro Tokyo Electric Power? Y ¿ Cuanto dinero le costara a Japón pagar la factura de sus ahorros?. La codicia de la sociedad debe ser encaminada de la misma manera que el actuar de los ejecutivos debe ser controlado y fiscalizado.

Medimos índices de Responsabilidad Social Empresarial, informes correctamente diseñados para mostrarnos como las empresas plantan árboles, usan eficientemente la energía y eliminan sus desechos entre otras sandeces. Se trata de actividades registradas por las mismas empresas, que no consigan el peligro que corren quienes trabajan y viven en sus inmediaciones producto de lo que hacen pero no queda registrado en esos “formularios de RSE”.

Medir índices como la RSE sin la transparencia que garantiza un sistema no corrupto de fiscalización es “ser cómplices de este tipo de crímenes contra la humanidad”. Esperemos que los Test de Stress de la banca europea no sean como los informes de Tokyo Electric Power. Esperemos que los lideres que se prestan para estas practicas, sean honorables, algo difícil en estos tiempos, y en nuestro continente aún más.

Ya que el artículo está en castellano, sus enlaces deberían dirigirnos a páginas tambien en castellano.
Sobre los 47 Ronin, hay una buena reseña en es.wikipedia.

Efectivamente. La mejor referencia cultural es ese monumento cinematográfico llamado 47 Ronin. Qué valor.

perdon, quise decir eva.

Ana, Kami Kaze quiere decir "viento de los dioses" en japones, algo que no le vendria nada bien en este momento al pais ya que es justamente el viento el que mueve las particulas radiactivas. Ademas, el Kami Kaze original fue el que hundio la armada mongola cuando intento invadir japon.

Justamente el termino Samurai que usa el periodista es el que mas se aplica, que por lo contrario a lo anterior viene del verbo japones que significa "Servir". Los Samurai son literalmente "aquellos que sirven", y no hay duda que estos 180 encarnan plenamente ese verbo.

Pensar que las víctimas son héroes como mínimo me parece una equivocación.

Gracias Juan y Arielbar, corregido y linkado. Es lo bueno de Internet, el intercambio permanente e inmediato!

"Esta es la historia de Alexei Ananenko, Valeriy Bezpalov y Boris Baranov, los tres superhéroes de Chernóbyl, de quienes se dice que salvaron a Europa o al menos a algún que otro millón de personas en miles de kilómetros a la redonda un frío día de abril."

http://lapizarradeyuri.blogspot.com/2010/04/los-tres-superheroes-de-chernobyl.html

Yo los llamaría, mejor, kamikazes, en el sentido de que dan su vida por la patria.

Es cierto, muchos de los "voluntarios" liquidadores de chernobyl siguen vivos, con tremendas secuelas físicas y psicológicas... pero vivos.
Incluso alguno de ellos ha llegado a afirmar que Japón se enfrenta a un desafío mayor que el que ellos encontraron.
Les deseo lo mejor...

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Nací en otro siglo, en Venezuela, mitad español, mitad inglés. Siempre me gustaron las noticias internacionales. Con El País he viajado a guerras en medio mundo. He aprendido mucho, sobre todo a escuchar.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal