Ramón Lobo

Se busca artificiero de palabras

Por: | 25 de julio de 2011

Osloflores  

CATHAL MCNAUGHTON (REUTERS).

Actualizado a las 23.30 /

Todo empieza con las palabras: el niño regresa del colegio y repite una frase racista, xenófoba. Los padres lo reducen a una gracia, a qué-cosas-tiene-el-niño, cuando esas palabras son la alerta que exige la presencia de los artificieros de las palabras. ¿Dónde las escuchó? ¿De un maestro? ¿Un compañero? ¿Una teleserie basura? ¿Una red social? La única defensa contra las ideologías del odio es la educación. A menudo preventiva: la batalla empieza en la primera palabra equivocada.

Isabel, una lectora de este blog, escribe: "Ellos no ven peligro en sus opiniones racistas, no ven que unas palabras pueden ser el detonante, la mecha que enciende la hoguera cuando la hierba está muy seca". Y da ejemplos de esa xenofobia subyacente que afecta a la prensa.

Cuando se produce un crimen se desliza con frecuencia un añadido peligroso: "Un marroquí mata a una mujer...". Nunca titulamos: "Un español blanco y católico asesina a sus padres con una espada". Los delitos los cometen las personas (nombre y apellido), no las razas, ni las nacionalidades, ni el color de la piel. El añadido -marroquí, negro, islámico- sirve para generar tranquilidad, también subyacente: 'No es uno de los nuestros'. Ellos y yo, buenos y malos; el horror y un exceso. Esa división racista es el caldo en el que beben algunos de los discursos contra los inmigrantes.

+

La confusión social surge cuando el estereotipo social inculcado -ellos; nosotros- no funciona: el caso de Oklahoma y el de Noruega.  Cuando el asesino no lleva barba, ni grita Allah Akbar ni procede de un país atrasado y lejano, medieval, la sociedad se conmociona. Es cuando descubre que el mal es universal, vive entre nosotros, es como nosotros. Me gusta esta entrada en el blog de Ramiro Villapadierna, corresponsal del 'ABC' en Berlín: "Los tópicos apagan miedos; pero no deberían, porque la deriva es preocupante".

Las palabras son la consecuencia de las ideas. ¿o es al revés? Las ideas son libres en democracia. La apología, no; la apología de violencia es un delito. Hay personas que se educan en el odio, se bañan en el odio y lo proclaman. Las sociedades abiertas y plurales no son como el Estado policial de 'Minority Report', pero deberían existir detectores de ese odio desmedido. Y medios de comunicación sensatos, que no que difundan por llenar espacio sus sandeces, sean originales o de cortar y pegar.

Todo empieza y sigue cuando un político, por lo general de derecha o extrema derecha, aunque la estupidez no conoce límites ideológicos, propone cupos de inmjgrantes o el respeto a una cultura concreta, como si la presencia del extranjero fuese una amenaza a la pureza. También deberían acudir a ellos, los artificieros de las ideas. Detrás de esas ideas está la semilla, la apología de la violencia, el fascismo que avanza.

Nosotros, los puros, fuimos sus creadores en Italia, Alemania, España, Portugal, Croacia, URSS... Un libro: 'Una tumba para Boris Davidovich' de Danilo Kis.

La crisis económica reduce la oferta de trabajo, recorta los beneficios sociales porque lo mandan 'los mercados' y amplía el egoísmo, el descontento. Son las hojas secas de las que habla la lectora. Cuando la economía no funciona, los fanáticos multiplican los decibelios de su voz, de su discurso. Y aparecen los oídos que escuchan y repiten palabras-bomba.

Clauditwitter

Imagen 4

Libros recomendados sobre inmigración: 'Tea Bag' de Henning Mankell sobre redes de inmigración y El mar color de vino de Leonardo Sciascia. Nueve recomendaciones en inglés.

Cine: 'In this world' de Michael Winterbottom.

Canción de cierre: Clandestino. Manu Chao.

 

Hay 54 Comentarios

Interesante reflexión, pero redundante y no muy clara.

Racismo es una cosa. En el mismo diccionario se explica bastante bien. En cualquier idioma. Pero en el diccionario también existe el término y palabra adjetivo y sus sinónimos... y ello no tiene nada que ver con el racismo per sé.

Aunque claro, esa "cuchufletada politiqueril" que han ideado de "Igualdad de trato" vuelve a tomar por la calle de en medio para no querer afrontar los problemas, las responsabilidad y la aplicación de la igualdad de trato propiamente dicha... qué barato sale en una sociedad como la española ponernos a todos de racistas ¿no?

"A día tal de tal, noticia de sucesos: fulano de mengano a la hora tal de tal cometió un presunto asesinato en la ciudad tal, de la cual es natural o vive. El presunto homicida de tantos años y natural de tal ciudad fue detenido tras descubrir la policía blablabla..."

Podría ser una noticia cualquiera ¿verdad? ¿Racismo? En ningún lado. Pero amigo, pongamos esta noticia en España y que el autor no sea español ni natural de un municipio español, y se tacha de racismo... curioso.

La forma de redactar puede ser correcta o incorrecta, ahí sí que estoy de acuerdo con el artículo. Pero desde luego no me parece correcto ocultar información porque se tache tan alegremente de racismo o desigualdad de trato. Nunca. A quien le pueda picar... cada cual sabrá por qué pensamientos lo ve y siente así, ya que un asesino, vándalo... delincuente a fin de cuentas, es eso, en un país o en otro. ¿Sus detalles y adjetivos que lo caracterizan? Eso no es racismo, todos los tenemos.

En su opinión: "Los delitos los cometen las personas (nombre y apellido), no las razas, ni las nacionalidades, ni el color de la piel".
Permítame discrepar de tal afirmación pues decir "las personas" (jurídicas o no), "las razas", "las nacionalidades" o "el color de la piel" es lo mismo contextualmente al referirse a un causante. Sin embargo, destacar que el hecho delictivo tiene que ver con hechos acontecidos (sean acciones o inacciones, incluso por omisión, etc) la problemática se situa en el prisma adecuado de polarización, que obviamente refleja la voluntad y que se contrapone a leyes. Por tanto, tanto las personas como las nacionalidades, etc, serían en efecto causantes de delitos al atentar contra leyes, así es que lo importante para entender la responsabilidad penal radica en la conciencia de los individuos ante el derecho a respetar la Ley que obra por conocimiento, consentimiento y en su consecuencia.
Es por ello destacable la Educación Cívica, para que la conciencia individual de las personas, o de las naciones, o de las razas, o de los hinchas de futbol, o de la sociedad en su conjunto, o de la humanidad, o de cualquier abstracción de grupo que se quiera, no presente la confusión y el ardid artificioso que lleva al artilugio de "por la noche todos los gatos son pardos". Los fundamentos psicológicos del entendimiento humano hoy en día se cotizan como "moneda de cambio", que por generalización tienden a confundir el instinto de supervivencia pacífica con un "instinto de lucha o agresividad". Y los progymnasmata allí olvidados a toda reflexión de su lectura, ausentes a los instantes perdidos de las personas.
Sin más, agradecer este espacio de expresión de libertad.
Abrazos! :)

desde la matanza de Oslo no paro de ver articulos y comentarios que mencionan algo llamado "fundamentalismo cristiano" , ¿qué es eso?

hombre, decir " un marroqui mata a su mujer" es una forma tan común del lenguaje como decir, si se diera el caso, "un taxista de Granada mata a su mujer" o "un jubilado de Cuenca mata a su mujer"", es mera información, si tenemos que pensar que es racismo, xenofobia y odios regionales no se va a poder hablar ni informar de nada , sólo decir "alguien ha matado a alguien" como en el chiste Gila. Ademas ¿esto a qué viene, por la matanza de Oslo?, que se sepa es un noruego que ha masacrado compatriotas suyos. Por cierto, los padres del monstruo pertenecian al Partido Laborista , el mismo que organizó el campamento fatídico ¿hay que culpabilizar a sus padres?. Y si finalmente fuera obra de un loco a su bola eso no quita estemos intranquilos viendo lo facil que ha sido matarles, la tranquilidad es que a este le han cogido, si fuera una organizacion terrorista estariamos muy intranquilos mientras anden sueltos los demas

Es extraño que ese odio extremo surja en los países donde hay menos inmigrantes extracomunitarios. En Noruega no deben llegar al 4 por ciento de la población.
Lo mismo en Dinamarca .... donde suben los partidos extremos.
Aunque sea sólo por esta vez, el análisis me parece simplista.

A Hervada. Le repito, nadie mata por las matemáticas ni por el álgebra. El materialismo es un instrumento de investigación científica que utilizan varias disciplinas que van desde la antropología a la economía. ¿Quién puede hoy dejar de utilizar términos como; “unidades de producción”, “fuerzas productivas materiales”, “modo de producción”?, ¿Quién puede prescindir hoy día de la base científica que estableció Thomas Malthus, en el estudio científico de demográfico. Estos conceptos son tan absolutos hoy día como los números a las matemáticas lo son. Otra cosa son las ideologías que puedan surgir en torno al conocimiento que Marx nos enseñó, por las que alguien si puede estar dispuesto a matar. El conocimiento es el camino hacia el poder. Saber es poder. Una vez que comprendemos el mecanismo de funcionamiento de algo, intentamos sacar de una u otra manera el máximo beneficio. Sistemas políticos y económicos se van gestando entorno al conocimiento material que nos rodea. Así unos están convencidos de que las plusvalías que produce el trabajador deben ser los propios trabajadores quiénes las administren, o la dictadura del proletariado y la revolución que trajo consigo. Otros pueden tener la convicción de que el dueño de esas plusvalías no es el trabajador, que ya percibe su salario, sino el dueño privado de la fábrica, el terrateniente, o un consejo de administración x, de cualquier emporio financiero. Y que el estado no debe participar en este proceso, que se administra solo. Juraban los neoconservadores (y matan por esa idea llevando la guerra a todos los puntos del planeta). Hoy los estados, que en su mayoría están dominados por complejos capitalistas, han ido a salvar a los bancos y empresas privadas.

Orin escribe: "Señor Hervada. Se mata en nombre de dios, de la patria, o del clan, pero nadie mata en nombre del materialismo." Se mata también en nombre de una clase o de una forma de ver e interpretar la historia. El materialismo histórico no es equiparable a las matemáticas por la buena razón de que es una visión ideológica de lo real. Matar en nombre del materialismo histórico es matar a partir de la visión materialista del hombre y su devenir. Ieología, falsa conciencia, ya sabe usted.

Angel MOnte Rubio escribe : "un acto terrorista de un fundamentalista cristiano, obsesionado con la defensa de su supuesto estirpe ario". En su libro "Declaración de Independencia de Europa" el asesino se dirige explícitamente también a los ateos. En ningún momento hace referencia a lo ario, ni si quiera a lo noruego o nórdico, sino siempre sistemática y machaconamente a uropa y lo europeo, con frecuentes enumeraciones de países que siempre incluyen a España, gracias a Dios país poco ario donde los haya :-)

Lo del loco extremista trastornado que actuaba solo, es una teoría simpática que nos dejará dormir tranquilos hasta la próxima vez. Sin embargo las sospechas se acumulan en torno al país escandinavo comienzan a ser reveladoras. Por muy privada que pudiera haber sido la matanza, cosa que habrá que averiguar tras la investigación, y si la prensa no se mete por medio a intentar imponer la versión particular de sus propietarios. los autores intelectuales, es decir los constructores de la islamofobia son los Richard Pipes, o los Pam Geller. Así como diarios respetables (The New York Times), que siguen manteniendo la base, de que si bien se habían equivocado en sus primeras valoraciones sobre el posible autor islamista de los atentados de Noruega, la manera de actuar, dice The New York Times, lleva el inconfundible sello de Al Qaeda. Claro que en este mundo donde existe tanta información sobre todo, es fácil buscar lo que a uno le venga bien para demostrar sus teorías. Para los mal informados hay que decir que el primer atentado moderno de estas características, se produjo el 22 de Julio de 1946 en Jerusalén por miembros del Irgún, y que en 2006 Benjamín Netanyahu y ex miembros de grupo terrorista, celebraron el 60º aniversario de su masacre particular del Hotel Rey David.

Lo del loco extremista trastornado que actuaba solo, es una teoría simpática que nos dejará dormir tranquilos hasta la próxima vez. Sin embargo las sospechas se acumulan en torno al país escandinavo comienzan a ser reveladoras. Por muy privada que pudiera haber sido la matanza, cosa que habrá que averiguar tras la investigación, y si la prensa no se mete por medio a intentar imponer la versión particular de sus propietarios. los autores intelectuales, es decir los constructores de la islamofobia son los Richard Pipes, o los Pam Geller. Así como diarios respetables (The New York Times), que siguen manteniendo la base, de que si bien se habían equivocado en sus primeras valoraciones sobre el posible autor islamista de los atentados de Noruega, la manera de actuar, dice The New York Times, lleva el inconfundible sello de Al Qaeda. Claro que en este mundo donde existe tanta información sobre todo, es fácil buscar lo que a uno le venga bien para demostrar sus teorías. Para los mal informados hay que decir que el primer atentado moderno de estas características, se produjo el 22 de Julio de 1946 en Jerusalén por miembros del Irgún, y que en 2006 Benjamín Netanyahu y ex miembros de grupo terrorista, celebraron el 60º aniversario de su masacre particular del Hotel Rey David.

Sin necesidad de buscar nuevos calificativos para designar a este tipo de individuos, se puede decir sin tapujos que este es un acto terrorista de un fundamentalista cristiano, obsesionado con la defensa de su supuesto estirpe ario. Este chico, es un terrorista con igual grado de fanatismo, como los que hace gala los de Al-Qaeda. No le den más vuelta. A los terroristas islámicos se les encarcela en Guantánamo, al terrorista cristiano de Noruega ¿en qué lugar le enceramos?

Señor Hervada. Se mata en nombre de dios, de la patria, o del clan, pero nadie mata en nombre del materialismo. Eso sería como matar por las matemáticas, la aritmética, o la biología. El materialismo y sus distintos métodos, son un instrumento de investigación, que hoy nadie puede dejar de observar. Del estudio de Marx sobre la sociedad y su funcionamiento han surgido como hijos tanto el comunismo como el capitalismo, en sus distintas versiones. La clave sobre la que gira toda la teoría son las plusvalías del trabajo y como administrar estas. Si el comunismo fue un fracaso según la mayoría del mundo occidental, el causante de la crisis que nos azota y amenaza con llevarse por delante toda una civilización, el Imperio Colonial (mapa interactivo), ha sido el otro gran hijo del Marx, el capitalismo. Ahora en su versión más dura y fanática, el neoconservadurismo, que deja en manos privadas (mercados), todo el proceso económico y político (…). El materialismo es (desde Marx), un discurso diferente para explicar los acontecimiento en los que nos vemos envueltos. Podemos explicar el fin de la esclavitud como la lucha por la libertad del hombre o, con una mirada materialista convenir que, es más productivo un hombre bien alimentado y al que no se le golpee, que un esclavo a la antigua usanza. O en otro orden de cosas. Que el amor es un sentimiento profundo que nos estremece, o un mecanismo biológico para reproducirnos. Los mundos que crean los discursos dialécticos pueden gustar más o menos. Pero decir que se mata en nombre del materialismo es un grave error.

Señor Hervada. Se mata en nombre de dios, de la patria, o del clan, pero nadie mata en nombre del materialismo. Eso sería como matar por las matemáticas, la aritmética, o la biología. El materialismo y sus distintos métodos, son un instrumento de investigación, que hoy nadie puede dejar de observar. Del estudio de Marx sobre la sociedad y su funcionamiento han surgido como hijos tanto el comunismo como el capitalismo, en sus distintas versiones. La clave sobre la que gira toda la teoría son las plusvalías del trabajo y como administrar estas. Si el comunismo fue un fracaso según la mayoría del mundo occidental, el causante de la crisis que nos azota y amenaza con llevarse por delante toda una civilización, el Imperio Colonial (mapa interactivo), ha sido el otro gran hijo del Marx, el capitalismo. Ahora en su versión más dura y fanática, el neoconservadurismo, que deja en manos privadas (mercados), todo el proceso económico y político (…). El materialismo es (desde Marx), un discurso diferente para explicar los acontecimiento en los que nos vemos envueltos. Podemos explicar el fin de la esclavitud como la lucha por la libertad del hombre o, con una mirada materialista convenir que, es más productivo un hombre bien alimentado y al que no se le golpee, que un esclavo a la antigua usanza. O en otro orden de cosas. Que el amor es un sentimiento profundo que nos estremece, o un mecanismo biológico para reproducirnos. Los mundos que crean los discursos dialécticos pueden gustar más o menos. Pero decir que se mata en nombre del materialismo es un grave error.

La verdad, la mayor parte de los comentarios de la prensa española sobre la masacre de Oslo son de un avestrucismo pasmoso. Hay una línea que destaca por su estupidez que dice a) "Ese pájaro está loco" y, por lo tanto, dice locuras. Un artículo singularmente pasmado de Juan Cruz dice "Esta tragedia que azota Noruega es culpa de un malvado que escribe estupideces sobre la historia de Europa".
Juan Cruz y los que como él quieren creer ESO no han entendido nada de la tragedia. Primero, no estoy nada seguro de que ese hombre sea un malvado; es más, me temo muy mucho que no lo sea. Tras leer cinto y pico de páginas de su famoso libro, puedo certificar que lo que escribe son barbaridades, visiones alucinadas si se quiere, paranoias, ¿pero estupideces? En absoluto. El texto tiene una coherencia interna que me hiela el alma, es lógico y está, en general, bien escrito. ESA ES LA TRAGEDIA.
De nuevo, tras el aperitivo de los Balcanes en los 90, tenemos en Europa gente inteligente, obviamente culta y desde luego con un discurso articulado capaz de matar a sus semejantes en nombre del materialismo histórico (que de eso se trata). Que reniegan del humanismo en nombre de una sociedad mejor, utópica y cuadriculada y son capaces de exterminar en nombre de ese sueño.
Tenemos un problema, que es creer que los nazis o los estalinistas eran monstruos sedientos de sangre. Nos hemos creido esa narrativa balsámica, tranquilizadora para no asumir por ejemplo que los nazis inventaron la ecología (en su versión más antihumanista) y el estado de bienestar. Nos resistimos a aceptar que buenos padres de familia, amigos de sus amigos, gente normal (que viene de norma) pudieran meter a seis millones de seres humanos en cámaras de gas y luego quemarlos antes de pasar el fin de semana jugando con sus hijos. Nos negamos a creer -o mejor dicho a aceptar y a buscar las causas- que en nombre del socialismo de provocaran hambrunas a sangre fría para exterminar a poblaciones enteras.
Nos negamos a asumir que toda utopía tiene en un rincón de su paisaje idílico de referencia una hoguera, un paredón y un horno crematorio.

Lo malo es que nadie se ocupa de enseñar a pensar y a discriminar y razonar la información, a los niños y jóvenes... El sistema educativo está pensado para ir metiendo un sinfin de datos, números y eventos, haciéndoles memorizar los mismos. Pero nadie se ocupa de realmente enseñar a las nuevas generaciones el trasfondo de los temas que se ven obligados a aprender, ni a pensar y razonar con las cosas que son de su interés.

¿Anders Behring Breivik = Timothy McVeigh = genocidas guatemaltecos = genocidio ruandés = Pol Pot = talibanes = nazismo genocida = genocidio armenio (etc.)?

Esto, efectivamente, se vacuna desde el colegio. Donde los profesores deben enseñarles a que aprendan los valores más fundamentales: a decir no, a ser cardinales, a ser abandonados, a equivocarse, a ser nobles, a ser misericordes...

Menos geografía y más filosofía. Antes de aprender literatura tienen que aprender a leer.

Hay muy poca autocrítica por parte de la izquierda. Buena parte de los actuales votantes de ultraderecha antes votaban a la izquierda. Barrios y ciudades dormitorio de toda Europa antaño feudos socialistas o comunistas ahora son del FN o gente así.
Eso es porque la izquierda, con su política buenista con respecto a los extranjeros ("papeles para todos", etc) se ha buscado su tumba política. Los pobres (sí, los pobres) están asfixiados desde arriba de la escala social (empresarios explotadores) y desde abajo (extranjeros todavía más desesperados que ellos, dispuestos a casi cualquier cosa por trabajar, porque en sus países de origen la situación es todavía peor).
Lo único que se puede hacer es aplicar las leyes para evitar el dumping laboral (lo que significa enviar policías no a las fronteras sino a los lugares de trabajo) y endurecer las sanciones a los empresarios explotadores de extranjeros desesperados.
No olvidemos que aquí en España no hay escasez de trabajadores, sino escasez de personas dispuestas a cobrar sueldos de miseria. Y que así siga.
Con eso y con fortalecimiento del Estado del Bieestar a través del ensanchamiento de la base fiscal del Estado (impuestos a rentas altas y a especulación: patrimonio, SICAVs, tasa Tobin,etc), la izquierda podría rehacerse electoralmente. Y la ultraderecha hundirse.

La educación es clave...
La derecha ha crecido SIEMPRE en casos de crisis. Si además añadimos choques entre autóctonos e inmigrantes es un buen caldo de cultivo.

Ya lo decía Stieg Larsson en sus novelas...

Reducir todo su analisis a la extrema derecha, .. me parece muy parcial, una breve mención a Straus Khan (agresor sexual) , ZP (traidor de su programa político) y Blair (irak) , ect ect, si la extrema derecha crece será tambien porque desde el otro lado de la balanza no se estan haciendo bien las cosas.
Saludos Sr.Lobo

No sé si somos xenófobos, lo que sí somos es aporofóbicos. El palabro no figura todavía en el diccionario, y dada la agilidad de la Real, aún tardará en entrar. Es fobia a los pobres. No nos gustan los moritos que vemos por la calle trabajando en precario, ni los rumanos que piden limosna o hacen chapuzas a domicilio en negro (cuando lo hace uno de nosotros es casi un héroe, un superviviente, un espavilao que se sabe buscar la vida). Pero nadie le hace ascos a un jeque que llega a la costa en yate con todo su séquito a bordo y, aunque estilísticamente lo consideremos inferior por hortera, se le tolera y anima a quedarse y ¡ah! a consumir mucho y caro. Eso sí, como llegue en patera ya viene a quitarnos lo nuestro y se le mira con recelo, cuando no con odio... Todo azuzado por políticos oportunistas y populacheros, nuevos mesías y salvadores de la patria... por el poder en definitiva, que así nos mantiene entretenidos, y nos hace confundir el objetivo a la hora de señalar al culpable. Y nosotros, los pobres, acabamos despreciando a los que todavía son más pobres y los de arriba, tan contentos. Misión cumplida.

Seguimos sin querer entender enredados en nuestros cinismos. La incapacidad de ser honestos debe ser también, como el racismo que nos empapa lo es, un determinismo biológico. Es racista nuestra religión que solo admite un dios, y no uno cualquiera, el nuestro. Es racista nuestro sentimiento patriótico nacional, hoguera que alimenta la política de todo el arco iris ideológico, e ilustran los libros de historia. Es racista nuestra concepción contemporánea de la sociedad, el progreso es en si mismo una forma de racismo cimentada en la transmisión hereditaria y los caracteres adquiridos. Hay una creencia y una preocupación por demostrar la nobleza de la cepa de la que presuntamente procedemos. Alcanzar el conocimiento que es el camino del poder, para crear y civilizar. Civilización es otro concepto racista en si mismo, porque supone que algo/alguien está fuera de esa esfera elevada y no pertenece a ella. Los bárbaros, los salvajes, los incivilizados no son como nosotros. El sentido de pertenencia es la exacerbación del espíritu que conduce al racismo y proporciona el aquelarre y la quincallería de la hojalatería nacional; la patria, la bandera, la religión. Cuanto más grande es el tambor donde resuena el himno nacional, mayor es el poder, mayor la gloria, y más crueles y peligrosas sus consecuencia para los otros. ¡Marchemos hijos de la patria… que una sangre impura abreve nuestros surcos! Los impuros. Kafir. Gentiles. Elegidos/no elegidos. Infieles a los símbolos de la patria, del aquelarre, y la cacharrería nacional. La bandera sagrada. No hay un himno nacional que no sea un canto al racismo, a la diferencia exacerbada. Intento inútil, porque somos iguales. Y eso es lo que más nos trastorna. Precisamente por ser humanos y poder razonar lo podemos entender, y entender es padecer. Razonar es un ejercicio doloroso. Por tener memoria de nosotros, pero también del otro, nos reconocemos y en ese momento lo sabemos, somos iguales. No hay razas hay humanos caídos en desgracia y otros con suerte. Y como sabemos la suerte se acaba. Hay que aprovechar. La razón no es la mayor virtud del hombre sino el sentimiento que, como una fuerza extraña lo proyecta todo, a pesar, ¡y que pesar tan terrible! de su razón. La historia está llena de atrocidades, genocidios que ninguna civilización ha detenido, la lucha contra el Mal es una quimera. “No hay documento de civilización que no sea al mismo tiempo documento de la barbarie” Terrible revelación que no hizo Walter Benjamín, y que como un Leif motive, siguieron los demás, pese a los intentos vagos por olvidar. Hitler sigue vivo, habitando el ser humano. Las últimas fotos así nos lo muestran. Era un humano. Terrible noticia. Como los demás, como todo el pueblo alemán. Un humano con una convicción infinita. Seguimos siendo iguales. Degollando, matando. Destruyendo países enteros. Quemándolos con gas mostaza, con conocimiento nuclear. Matando y matando. Amenazando. Asediando naciones. Bloqueando para agotar a la población y hacerla claudicar. Robando a manos llenas. Mandando a la prehistoria a millones de personas, con argumentos que levantan clamorosas carcajadas que resuenan en la bóveda del Universo. ¿Racismo dice? Será una broma.

Esto ya es imparable, ya pueden salir a gritar todos los voceros del régimen político-correcto, "la extrema derecha" como algunos la llaman va a seguir creciendo porque la gente está harta de sentirse extranjera en su propio país, pagar servicios públicos a advenedizos llegados de todo el mundo y que los salarios disminuyan gracias a la competencia desleal, que aumente la inseguridad y la delincuencia, etc, etc.

Los barrios pueden degradarse por sí solos o dejar que se degraden: así podemos hablar de barrios degradados. Los colegios públicos pueden llenarse de alumnos extranjeros si una presidenta se salta la ley y no escolariza por igual en los centros públicos y en los concertados: así podemos hablar de centros púiblicos degradados. La sanidad pública puede degradarse si dejamos de invertir en ella y se la entregamos para que la administre a empresas de la construcción: así podemos hablar de degradación de la sanidad pública. Cuando los españoles guisaban con aceite de oliva y ajo sus comidas en la Alemania de los 60, los alemanes decían que las viviendas españolas olían mal y que su olor les molestaba: querían que cocináramos con mantequilla pero pese a todo no les expulsaron y hoy gozan del mayor nivel de vida. Lo mismo les pasó a los franceses con los argelinos y a los holandeses con los indonesios. Todos ellos países receptores de inmigrantes hace 50 años. ¡lástima! Ninguno de ellos está en ruina, sr. o sra. Najal (no conozco su género español)

Sr. Lobo, muy de acuerdo -como casi siempre-, pero noté demasiado énfasis en la influencia del crecimiento de la extrema derecha y poco hincapié en la tradicional preponderancia de la izquierda que alimenta, primero, a ese crecimiento de las ideas ultras.
Solo una observación.
Gracias por sus reflexiones y un saludo desde Uruguay

Sr. Lobo, muy de acuerdo -como casi siempre-, pero noté demasiado énfasis en la influencia del crecimiento de la extrema derecha y poco hincapié en la tradicional preponderancia de la izquierda que alimenta, primero, a ese crecimiento de las ideas ultras.
Solo una observación.
Gracias por sus reflexiones y un saludo desde Uruguay

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Nací en otro siglo, en Venezuela, mitad español, mitad inglés. Siempre me gustaron las noticias internacionales. Con El País he viajado a guerras en medio mundo. He aprendido mucho, sobre todo a escuchar.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal