Ramón Lobo

Túnez: ¿una oportunidad para perder el miedo al islamismo?

Por: | 25 de octubre de 2011

Actualizado a las 11.25 /

Las primaveras árabes no siguen un patrón. Hay alguna, como la de Bahréin, que ha quedado encallada en una invisibilidad mediática que le favorece. Túnez es, de momento, el primero de la clase, el ejemplo. Fue el país que contagió hace nueve meses a los demás con un levantamiento popular contra la dictadura de Zine el Abidine Ben Ali, y ahora puede influir también con los resultados de las elecciones del domingo, las primeras democráticas en 50 años. 

Los resultados provisionales apuntan a una victoria del movimiento En Nahda, islamistas moderados. Aseguran haber obtenido el 41% de los 217 escaños de la Asamblea Constituyente, según informa Al Yazeera. Dos partidos laicos y de izquierda se disputan el segundo lugar. La palabra "islamista" asusta en Occidente; sirvió a Ben Ali, Mubarak y Gadafi, entre otros, como parapeto para sus dictaduras. La revista Time propone dejar de preocuparse por ella y aprender a amarla.

No es la opinión de Ahmed Ibrahim, fundador del Polo Democrático Modernista, liberal. Afirma que En Nahda recibe dinero del golfo Pérsico (eufemismo para señalar a Arabia Saudí). Para Ibrahim se trata de una amenaza para "la frágil democracia tunecina", según el blog The Angry Arab News Service.

Le Monde afirma que los islamistas están dispuestos a buscar alianzas en la izquierda. The Economist se preocupa por el siguiente paso y The New York Times subraya en su titular la moderación de los islamistas de En Nahda. Lo mismo que Der Spiegel, que destaca que votó cerca del 90% de los registrados.

Captura de pantalla 2011-10-25 a la(s) 06.52.24
Liberation lo lleva a su portada: "Túnez se pasa al verde", junto a la crónica de su enviado especial.

Captura de pantalla 2011-10-25 a la(s) 05.38.46

Y el tunecino Les Temps dedica la suya al optimismo y la paciencia.

Captura de pantalla 2011-10-25 a la(s) 06.05.28

Prohibidos durante los regímenes de Habib Burguiba y Ben Ali, zarandeados por la propaganda y por sus rivales durante la campaña, En Nahda tiene el sabor de lo prohibido. Se presenta como un islamismo moderado y democrático, similar al que gobierna en Turquía. Tiene lazos con los Hermanos Musulmanes de Egipto, un país que sigue en manos de los militares que gobernaron con Hosni Mubarak, a los que Obama pide cambios urgentes.

En Nahda defiende que el islam sea la referencia para el sistema político y para sus leyes, es decir, la sharía; lo mismo que las nuevas autoridades libias. Ricky Goldstein, observador electoral de Human Rights Watch, afirma. "Durante la campaña fueron muy disciplinados en decir que protegerían los derechos humanos, los de la mujer, y que mantendrían la igualdad, pero esta es, de hecho, una cuestión abierta", declaró a Associated Press. 

Intissar Ghanuchi, hija líder de En Nahda, Rachid Ghanuchi, habla en este vídeo de las elecciones.  

Una broma muy informativa: La Goulette amaneció el domingo con un cartel del exdictador Ben Ali. Varias cámaras ocultas grabaron la reacción de los ciudadanos. Tras arrancarlo los más decididos, se hizo visible el mensaje escondido debajo: "Vota, la dictadura puede volver".

Tras ocho meses de guerra en Libia (17 de febrero-23 de octubre), han ganado los 'buenos', es decir los rebeldes apoyados por la OTAN.

El cruento final de Muamar el Gadafi a manos de una turba armada, en la que hubo vejaciones y golpes y disparos, como se aprecia en el vídeo (brutal) obtenido por Global Post, y la aparición de los cuerpos de 53 gadafistas en un hotel controlado por los rebeldes en Sirte no presagian la llegada de los valores de la democracia, sino la sustitución de una barbarie por otra.

Lo ocurrido con Gadafi recuerda al final de Mussolini. The New York Times no esconde su decepción: "El lugar de la matanza de Sirte se limpia, no se investiga". Liberation añade cautelas con los nuevos tiempos: "Libia, un país fundamentalmente conservador y tribal". The Guadian revela unos informes del M16 que ayudan a situarse: el servicio de inteligencia británico estaba en contra de atacar a la oposición a Gadafi porque favorecía a Al Qaeda.

Tampoco ayuda al prestigio del nuevo régimen la muerte de , hijo de Gadafi; en unas imágenes fuma y bebe agua y en la siguiente yace muerto.

Los vídeos los ha reunido The Lede, uno de los blogs internacionales del diario The New York Times. El autor de la bitácora Kabonfest explora las diferencias de interpretación desde la cultura occidental y la libia. En la misma línea, The Economist se pregunta: "¿Cuándo celebrar una muerte?" y un antetítulo provocador: "Hipocresía y Occidente".

Al Yazeera informa de que el cuerpo de Gadafi ha sido enterado al alba en un lugar secreto.

PeticionImagen(35)
¿Estás seguro Barroso? / Benoit Doppagne (EFE)
.

Europa regresa a su casilla habitual: una cumbre que debería decidir algo importante y que casi nunca cumple las expectativas. La cita es mañana, pero el optimismo no aparece. John Cassidy escribe en The New Yorker: Europa Fideles. La Repubblica destaca en un titular la bravata de Berlusconi ante la presión de Alemania y Francia: "No aceptamos lecciones". The Independent le dedica un amplio espacio a la rebelión de los euroescépticos británicos. Simon Carr es rotundo: "Un desastre para Cameron que se lo ha ganado a pulso". Este diario y Der Spiegel informan sobre el pacto del billón de euros [trillón, según la contabilidad estadounidense] de euros para intentar salir de la recesión.

Para desmadejar el enredo, The New York Times publica una Infografía interactiva.

 

Captura de pantalla 2011-10-24 a la(s) 13.39.13

La serie de BBC One Frozen Planet ha obtenido imágenes de la cacería de una manada de lobos grises. Su objetivo son bisontes que escapan juntos. ¿Una metáfora sobre el valor del grupo en tiempos de crisis?

Hay 9 Comentarios

la primavera árabe que se nos vendió en occidente es una farsa , todos estos paises estan teniendo un retroceso hacia un mayor islamismo: Tunez, libia, egipto ,.... , está claro que es los paises musulmanes son así , no entienden una democracia laica ,no pueden separar religión de su vida normal, solo hay que ver a los musulmanes que están coviviendo entre nosotros ,siguen siendo bastante fanáticos de su religión, no se adaptan a las costumbres de nuestro pais , no quieren , cuantos mas viven en una localidad pequeña como la mía más se observa .

No me fio un pelo de eso de islamismo moderado , lo que está claro es que todos estos paises de la primavera árabe va hacia lo que me sospechaba desde un principio : hacia un mayor islamismo, hacia un retroceso. En europa somos de un buenismo que alucina , nos lo creemos todo lo que nos dicen y confiamos en todo lo que nos cuentan , pero yo no fio ,el islam se mete en la vida social de las personas , en su vida personal , rige la vida de las ciudades , por eso a mi entender es tan peligroso.Ya veremos dentro de un par de años , ya veremos la constitución que redactan a ver cuanta libertad real dejan a la mujer , a ver si las mujeres pueden ir sin cubrir sus cabello sin que nadie por la calle les insulte . todo eso lo veremos con el tiempo , pues Tunez estaba bastante modernizado en sus costumbres , por lo menos en la capital y las ciudades grandes , aun con un dictador como tenía o quizas gracias al dictador en este sentido.

Nos guste o no 1.000 millones de musulmanes estan ahí, no van a desaparecer porque a nosostros no nos gusten. Tendran que ser los propios musulmanes lo que evolucionen, porque no lo haran por lo que pensemos nosotros.

Que sorpresa que haya ganado un partido islamista en Tunez, el cual mantuvo un perfil súper bajo durante la revuelta, Tengo la sensación de que se vuelve para atrás, es tan difícil dar la bienvenida al laicismo en una sociedad árabe ? será interesante ver el papel de la mujer en la futura sociedad tunecina y sus derechos, Los islamistas están a favor de la ley Sharia que defiende la poligamia y el superioridad del hombre respecto a la mujer, etc en esa linea la mujer ha perdido en Tunez, una pena y espero equivocarme

Exactamente, esta es una oportunidad de oro para que periodicos y corrientes de opinion como "el Pais", terminen de darse cuenta que el islam en tanto religion no tiene fronteras practicas con la politica y, consecuentemente, con la vida en sociedad y sobre el espacio publico de la poblacion. El islam, lo dicen ellos mismos, rige el comportamiento personal y de la sociedad entera....quien dice sociedad, dice ambito politico. En este cuadro, el hecho de que un grupo de jovenes arabes den una golpiza a otro joven arabe , por tomarse un café en un lugar publico en pleno ramadan...es completamente conforme a esta concepcion religiosa politica.

pero porque dices que no es democracia o tegustaria que
saliera lo que te gusta ati pues la gente voto y bien venido el partido democratico islamista
quien de be decidir es el pueblo hemos decidido
pero hay alguna jente que tiene que mirar en su pueblo antes de opinar porque no ahy muchas democracias hay esta la historia

La idiotez ,el acojone y el papanatismo de occidente alabando unas revueltas creyendo que esa sociedad se va ha democratizas es de traca..ejemplo: Los medios de comunicacion han alabado el cambio, que segun ellos queria la juventud democratica y fuera de ataduras..pues bien resulta que, como se entiende, que siendo sociedades donde la mayoria de la poblaqcion muy joven se les ofrece unas elecciones libres y sale una mayoria de partido pro islamista...

Tahla Tunis!

http://nelygarcia. wordpress.com. Después de las primeras batallas ganadas, por la primavera árabe, queda la de su consolidación, que resultará difícil: las culturas arraigadas, serán difíciles de cambiar, pero creo que con el tiempo y, “si no surgen nuevos dictadores”, lo lograrán.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Nací en otro siglo, en Venezuela, mitad español, mitad inglés. Siempre me gustaron las noticias internacionales. Con El País he viajado a guerras en medio mundo. He aprendido mucho, sobre todo a escuchar.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal