Ramón Lobo

El reposo del guerrero

Por: | 22 de septiembre de 2012

PeticionImagen(305)
Muhammed Muheisenr (ASSOCIATED PRESS).

Las mejores fotos no necesitan un pie que las explique: 'Un rebelde sirio duerme tras regresar del frente de Aleppo'. Cuando una imagen tiene fuerza e información sobran las palabras. Escribir lo que el lector ve es redundante.

En esta destacan ocho armas de fuego colgadas de un perchero improvisado. Las cinco cortas parecen Kaláshnikov; las dos que se hallan detrás de un aparato de televisión podrían ser 'made in USA'. Las armas siempre tienen el nombre de fábrica o de su inventor, nunca el de los muertos que provocan.

En la pantalla, un canal de noticias. El rebelde sirio está descalzo, como buen musulmán. Los zapatos impuros no pisan las casas ni las mezquitas. El ventilador gira en otra dirección, brisea. En la escalera hay una pintada, tal vez una proclama. Mantiene cerca del cuerpo un paquete de tabaco con su mechero y un móvil que se recarga; son sus urgencias. Una de las dos botellas junto al colchón está vacía. ¿Canada Dry y Seven Up?

Podemos describir, buscar detalles que explican presencias y ausencias, aficiones, pero no entrar en sus sueños y pesadillas; saber por qué lucha, cuál era su vida antes de la guerra, si está casado. La foto transmite calma: el joven duerme recogido, tranquilo, con la boca cerrada. Parece una siesta. Proyecta soledad: un hombre para demasiadas armas; un hombre que se está secando. 

En una guerra nadie puede captar la esencia del horror. Quizá Conrad en El corazón de las tinieblas. Cada foto es un instante suspendido, frenado, irreal. Pero si se mira desde dentro el instante se mueve, avanza y retrocede como un vídeo. En una guerra, fotografías como esta son una ventana a la realidad; huelen a sudor, utopía y miedo.

Hay 2 Comentarios

Ahora me entero que los guerreros son raposos, es decir, zorros. Las guerras provocan odio y generan más odio por ambos lados. Tal es la historia del ser humano que heredó de sus antepasados (los felinos) marcar el territorio en disputa con sus exquisiteces orinas. ¿Qué se disputa en Siria? La respuesta es clara.... el control del petróleo. Lo que se discute es la libertad de robar los recursos ajenos en nombre de una falsa ética. ¿Por qué no se juzga a los torturadores de la base americana de Guantánamo y el genocidio perpetrado contra el pueblo de Irak?

El reposo del guerrero o del pajero....?

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Nací en otro siglo, en Venezuela, mitad español, mitad inglés. Siempre me gustaron las noticias internacionales. Con El País he viajado a guerras en medio mundo. He aprendido mucho, sobre todo a escuchar.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal