Comercio justo y soberanía alimentaria, dos caras de la misma moneda

Por: | 05 de septiembre de 2013

Por Marco Coscione

Comercio_justo_soberania_alimentariaDe la misma manera como los países enriquecidos y sus fieles aliados (organismos internacionales o estructuras supranacionales: el FMI, el BM, la OECD o la UE) han ido imponiendo la necesidad de una rápida y total liberalización del comercio internacional y de las economías nacionales, para trazar el único camino hacia el “desarrollo”, igualmente han ido construyendo e imponiendo las políticas alimentarias globales.

Tanto la “Revolución Verde” como la propuesta de “Seguridad Alimentaria” han sido recetas estudiadas y escritas en el Norte, para un “Sur” cada vez más poblado, más desigual y más hambriento. Curiosamente, así como pretenden que los países empobrecidos liberalicen su comercio dentro de los esquemas muy poco equitativos de la OMC, pero manteniendo en el Norte proteccionismo y subvenciones nacionales, los países enriquecidos pretenden ahora que el Sur acoja las políticas de producción agropecuaria industrial, favoreciendo despojo, acumulación y acaparamiento de las tierras más fértiles y productivas.

Por tanto, no debe sorprendernos si hoy en día es sobre todo en y desde el Sur que siguen alimentándose dos de las alternativas concretas a los desequilibrios globales causados por las “recetas” del Norte: los movimientos por un comercio solidario y con justicia y los movimientos por la soberanía, la autonomía y la justicia alimentaria.

Actualmente, más de dos mil millones de habitantes de este planeta son campesinos, y la mayoría de los productos alimenticios consumidos en los países del Sur está siendo garantizada por los pequeños productores y las unidades familiares campesinas. A pesar de este panorama, la propuesta de la Seguridad Alimentaria sigue pareciéndonos, por lo menos, algo ambigua.

Una multinacional del agronegocio puede garantizar a la población la disponibilidad de alimentos (no cuestionemos ahora la calidad de estos alimentos y la sostenibilidad ambiental) a través de su producción en enormes plantaciones, y de la venta en grandes superficies. Esta estrategia podría naturalmente garantizar seguridad alimentaria. Solo bastaría con que toda la población pueda llegar al supermercado y tenga el dinero suficiente para comprar.

Pero ¿cómo se garantiza que la población tenga acceso a dichos alimentos?Pensemos, por un instante, en que la multinacional de turno quiera de verdad producir alimentos (y no combustibles, algodón, o soja y maíz para alimentar al ganado, donde está el verdadero negocio a corto plazo), y consideremos los enormes problemas de desigualdad y pobreza del planeta. ¿De verdad los más vulnerables pueden tener acceso a los alimentos si el mercado lo manejan las corporaciones y sus grandes superficies? En este sentido, la propuesta de la Seguridad Alimentaria, a mi juicio, se queda corta, no enfoca realmente el problema y parte de supuestos equivocados o distorsionados.

Una vez despojados de la tierra (de manera legal o ilegal) los campesinos están obligados a migrar hacia las ciudades, engordando los cordones periféricos y las villas miserias, perdiendo cualquier tipo de autonomía productiva y alimentaria. ¿Cómo se garantizan, entonces, unas condiciones de vida digna que los campesinos, muy pocas veces, encuentran en las ciudades?

Para responder a estas dos preguntas el más grande movimiento campesino global, La Vía Campesina, considera que la soberanía alimentaria y la agroecología (como sistema agrario resiliente) son dos pilares fundamentales en sus luchas cotidianas por la construcción de una nueva sociedad global, una sociedad del vivir bien y no del tener o del “crecer”. Es una apuesta claramente política que nos llega desde el activismo, desde abajo. De la misma manera, la del movimiento por un comercio justo también es una propuesta política y social nacida desde abajo y que apunta hacia la misma dirección.

En este sentido, el comercio justo tiene un desafío muy importante por delante: asumir, entre sus objetivos de lucha política y social, la apuesta por la soberanía alimentaria. Para eso se necesita, inevitablemente, un cambio tanto del enfoque Norte-Sur que lo ha caracterizado hasta hoy, como un cambio en los mismos productos que se comercializan dentro de sus circuitos. Apostar por productos de las canastas básicas, de consumo cotidiano y, sobre todo, de gran aporte alimenticio, llevaría a repensar hacia dentro (territorio local, nacional o continental) el alcance de las redes comerciales y, al mismo tiempo, a una natural convergencia entre los dos movimientos.

Fotografía de apertura: Un espantapájaros donde se lee "La OMC mata a los campesinos". Foto tomada por Burn el 18 de diciembre de 2005, vía Wikimedia Commons

Hay 2 Comentarios

Muy de acuerdo con el enfoque del artículo y muy acertado el titular. Aunque últimamente se ha pretendido buscar fronteras inventadas entre ambos movimientos, los dos surgen de la misma reacción ante el mismo contexto y ambos comparten principios y objetivos similares.

Cierto que existen visiones diferentes dentro del comercio justo, pero son muchos más los puntos en común con la soberanía alimentaria que las diferencias. Demasiado a menudo tendemos a maximizar injustamente estas divergencias, olvidando lo que nos une, que es casi todo. Flaco favor al movimiento, enorme concesión a los enemigos comunes...

La complementariedad del comercio justo (en su versión "original" Sur-Norte) con las incipientes experiencias locales (Norte-Norte) es un debate más que bienvenido. Aún así, no nos perdamos en debates estériles sobre si debemos llamar a esto últimos también comercio justo. No es una cuestión de etimología, sino de economía y de ideología.

Bravo por el texto!

CHILE, AMERICAN ECONOMIC POWER
“CHILE” POTENCIA ECONOMICA DE SUDAMERICA, CON UN CRECIMIENTO DE UN 7% ANUAL, COLONIA ESPAÑOLA DE 16 MILLONES DE HABITANTES, NECESITA DE PERSONAS QUE QUIERAN TRIUNFAR, PERSONAS CON MENTALIDAD GANADORA.
CHILE, tiene el desierto más seco del Globo, donde se instalo el Laboratorio Internacional astronómico más grande del mundo (ALMA), Polinesia, Antártida, miles de kilómetros de Montañas con todo el año mucha nieve, volcanes, Zona Cetro con un clima exquisito que fluctúa entre los 28° y 34° durante la primavera y verano, Zona Sur en el invierno mucha lluvia pero durante el verano es maravilloso ver a los Alerces de 3000 y 6000 años, Bosques milenarios vírgenes, zonas vírgenes de la Montaña que nunca ha llegado el hombre, ríos, lagos, glaciares milenarios, Jungla Húmeda, miles de kilómetros de playas, Olas en Pichilemu que superan 10,20,30, hasta mas metros de altura para la práctica del Surf, Islas vírgenes sin habitantes, territorios vírgenes en el Sur sin habitantes, La Isla de Chiloé una zona hermosa para quedarse a vivir, tu caminas por los cientos de kilómetros de playa y parajes hermosos de CUCAO CHILOE y pateas las tremendas Machas que están en su orilla. Chile no tiene animales peligrosos, Chile no tiene reptiles venenosos, mucho Mar para disfrutar de sus productos y belleza marítima, belleza campestre, belleza natural. Sin olvidar los precios de las tierras (Muy barato).
En Chile no se paga arancel por lo que la tecnología de punta en el mundo llega al país con precios muy convenientes para sus clientes, como por ejemplo televisores pantalla plana OLED de 55” a USD150, Teléfonos inteligentes de última generación a USD170
Chile fue el primer país del Mundo en agotar las entradas del Mundial de Futbol.
LO HERMOSO DE TODO EN CHILE ES…
(“MILES” DE VACANTES LABORALES)
(MUCHO TRABAJO)
www.bne.cl
www.chile.com

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Alterconsumismo

Sobre el blog

“El consumo es democracia. A través de lo que compras decides qué tipo de sociedad quieres. En este espacio encontrarás ideas para hacer que tu consumo sea justo y sostenible. Únete al Alterconsumismo.”

Sobre los autores

Anna ArgemíAlterconsumismo es un blog coral dirigido por Anna Argemí, periodista especializada en comercio justo, consumo responsable y alternativo. Los últimos años estuvo a cargo de la comunicación externa del comercio justo en Intermón Oxfam.

  • Marta Guijarro (Coordinadora Estatal de Comercio Justo)
  • Laura Perona (Fairtrade Ibérica)
  • Albert Cañigueral (Consumo Colaborativo)
  • Carlos Ballesteros (Universidad de Comillas, especialista en consumo)
  • Marco Coscione (Coordinadora Latinoamericana y del Caribe de Pequeños Productores de Comercio Justo)
  • Anna Carrascón (Setem)
  • Álvaro Porro (revista de consumo responsable Opciones)
  • Esther Vivas (activista e investigadora en políticas agrícolas y agroalimentarias)
  • Sonia Felipe Larios (Triodos Bank)
  • Gema Gómez (Slow Fashion Spain)
  • Cristina Diago (Biocultura – The Ecologist)
  • Pilar Sampietro (periodista especializada en ecología RNE)
  • Laura Alcubilla (Economía del bien común)
  • Lidia Ucher
  • Dídac S-Costa (mercados sociales)
  • Rafael Sanchís (director de Comercio Justo de Intermón Oxfam).

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal