Feliz Navidad y próspero consumo

Por: | 05 de diciembre de 2013

Por Carlos Ballesteros

Navidades_las_justas
Un año más llega la Navidad con más de un mes de antelación y con ella los sentimientos de bondad, de felicidad, de caridad. Un año más las calles están ya llenas de dulzonería y sensiblería, de villancicos, de papás noeles, de luces, de espumillón aún cuando el mes de noviembre no haya termindado de despedirse. Llega la Navidad y los ayuntamientos de nuestros municipios llenarán las calles de bombillas y más bombillas y de gasto energético inútil y derrochador.

Llega la Navidad y rezaremos para que este año sí, este año por fin nos toque la lotería; para que el Gran Atracón no pase factura en el estómago (porque en el bolsillo es imposible que no la pase). Llega la Navidad y desde los comercios, los medios de comunicación y los grandes almacenes se nos bombardeará (de hecho llevan haciéndolo desde principios de noviembre) con este Supermercado de la Solidaridad, con estas Tiendas de los Buenos Sentimientos. Compra, date el atracón ….Anda, ríe, bebe, que hoy es nochebuena….Gasta de tu Visa …pero hazlo con una sonrisa y piensa en los demás. Un año más gastaremos y gastaremos sin fin en la fiesta del exceso y del consumo.

Navidades…las justas

Navidades las justas significa, al menos para mí y en primer lugar, que tienen que durar eso, lo justo: el tiempo apropiado, exacto, limitado. Que las Navidades no duren tres meses casi. Que lo poco agrada (bueno, a veces ni eso) y lo mucho empacha.

Navidades las justas significa que seamos conscientes de lo que se celebra, de que es una fiesta religiosa para los que creen en ella y de ahí el porqué y el para qué de estas fiestas. Navidades las justas apela al fin del cinismo y la hipocresía con que felicitamos y sonreímos a ese jefe que detestamos los once meses restantes del año, a esa compañera de la que no conocemos ni siquiera su nombre, a ese vecino que no sabemos ni en qué piso vive. Navidades las justas significa reivindicar el derecho incluso a no celebrarlas: si uno no cree en ellas. ¿Por qué atiborrarse la noche del 24? ¿Por qué seguir comiendo el 25? ¿Por qué dar y recibir regalos caros, inútiles?

Navidades las justas significa el plantearse en estas fiestas qué compramos, qué comemos, qué regalamos. Navidades las justas tendría que plantear en nuestras cabezas y en nuestros corazones preguntas como ¿lo necesito? ¿Merece la pena? ¿Tanto es bueno? Lo justo, lo imprescindible, lo necesario... y no dejarse llevar por tantas y tantas propuestas de felicidad publicitaria.

Navidades las justas también significa que nos preguntemos de dónde vienen los productos que compramos y regalamos y que miremos más allá de las etiquetas y los precios. Que nos preguntemos y le preguntemos a los productos si se habrá pagado un salario justo, si se habrán fabricado bajo condiciones laborales dignas, si respetaran el medio ambiente los procesos productivos. Que desviemos el máximo posible de la corriente compradora hacia la compra de productos responsables: ¿una cena de Nochebuena hecha con productos agroecologicos? ¿turrón de comercio justo? ¿cava de redes de consumo alternativo? ¿regalos de productores de economía solidaria? ¿regalos hechos por uno mismo con sus propias manos?¿regalar tiempo?

Y no sigas metiendo en tu cesta de la compra botellas de cava que donan el 0’7% a apadrinar niños y niñas que no saben lo que es la Navidad; mazapanes y turrones que cada vez tienen menos almendras y cacao de ese que se produce allá lejos en Africa; no sigas pujando en el telemaratón de turno por un producto que un famoso ha donado para que tú lo compres y ese dinero vaya a los mismos hambrientos de la Navidad del año pasado; no sigas buscando para regalar artesanías latinoamericanas, máscaras africanas que den un toque exótico a tus reyes magos pero que no sabes cómo ni quién las ha hecho (seguro que son made in China) …Y sigue leyendo cosas como estas. A lo mejor estas Navidades son, de verdad, las justas.

Imagen de apertura: Padre e hijo con árbol de Navidad, (1949), Nationaal Archief, vía Flick / The Commons

Hay 4 Comentarios

Es increíble esta ola, leyendo este artículo, curiosamente al lado hay una publicidad de un anillo de lujo que invita a descubrir la navidad...
En México en las grandes superficies la navidad aparece justo después de nuestras fiestas patrias, 16 de septiembre... justo el fin de semana posterior a éstas veremos árboles de navidad, luces, esferas y demás... supongo que lo que hacen es sacar sus productos del año pasado, para renovar "bríos"... No conforme con toda esta ola de consumismo relacionado con las navidades, aparece el "Buen Fin", una imitación del Black Friday... se adelantan aguinaldos, las familias se endeudan hasta 36 meses sin intereses... y así... caemos y caemos en esta espiral interminable que te invita a comprar y comprar... Gracias Carlos por tus buenas reflexiones...

Es verdad que no existe conciencia sobre los límites del consumo, hay gente que está todo el año aguardando las navidades para gastarse lo poco que le queda en elementos que queda abandonado al día siguiente de adquirirlo. Pero así somos, y cada día estamos más ahogados por deudas y necesidades.
https://goo.gl/LMz7gj

Es curioso como en esta sociedad nos dejamos llevar por el consumismo y hacemos como borreguitos lo que quieren que hagamos. Una pena https://xurl.es/9ik46

VICENÇ NAVARRO SOBRE MARX Y KEYNES, O LAS VAGAS IDEAS ECONÓMICAS DEL REFORMISMO: https://marat-asaltarloscielos.blogspot.com.es/2013/12/vicenc-navarro-sobre-marx-y-keynes-o.html

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Alterconsumismo

Sobre el blog

“El consumo es democracia. A través de lo que compras decides qué tipo de sociedad quieres. En este espacio encontrarás ideas para hacer que tu consumo sea justo y sostenible. Únete al Alterconsumismo.”

Sobre los autores

Anna ArgemíAlterconsumismo es un blog coral dirigido por Anna Argemí, periodista especializada en comercio justo, consumo responsable y alternativo. Los últimos años estuvo a cargo de la comunicación externa del comercio justo en Intermón Oxfam.

  • Marta Guijarro (Coordinadora Estatal de Comercio Justo)
  • Laura Perona (Fairtrade Ibérica)
  • Albert Cañigueral (Consumo Colaborativo)
  • Carlos Ballesteros (Universidad de Comillas, especialista en consumo)
  • Marco Coscione (Coordinadora Latinoamericana y del Caribe de Pequeños Productores de Comercio Justo)
  • Anna Carrascón (Setem)
  • Álvaro Porro (revista de consumo responsable Opciones)
  • Esther Vivas (activista e investigadora en políticas agrícolas y agroalimentarias)
  • Sonia Felipe Larios (Triodos Bank)
  • Gema Gómez (Slow Fashion Spain)
  • Cristina Diago (Biocultura – The Ecologist)
  • Pilar Sampietro (periodista especializada en ecología RNE)
  • Laura Alcubilla (Economía del bien común)
  • Lidia Ucher
  • Dídac S-Costa (mercados sociales)
  • Rafael Sanchís (director de Comercio Justo de Intermón Oxfam).

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal