Alterconsumismo

Sobre el blog

“El consumo es democracia. A través de lo que compras decides qué tipo de sociedad quieres. En este espacio encontrarás ideas para hacer que tu consumo sea justo y sostenible. Únete al Alterconsumismo.”

Sobre los autores

Anna ArgemíAlterconsumismo es un blog coral dirigido por Anna Argemí, periodista especializada en comercio justo, consumo responsable y alternativo. Los últimos años estuvo a cargo de la comunicación externa del comercio justo en Intermón Oxfam.

  • Marta Guijarro (Coordinadora Estatal de Comercio Justo)
  • Laura Perona (Fairtrade Ibérica)
  • Albert Cañigueral (Consumo Colaborativo)
  • Carlos Ballesteros (Universidad de Comillas, especialista en consumo)
  • Marco Coscione (Coordinadora Latinoamericana y del Caribe de Pequeños Productores de Comercio Justo)
  • Anna Carrascón (Setem)
  • Álvaro Porro (revista de consumo responsable Opciones)
  • Esther Vivas (activista e investigadora en políticas agrícolas y agroalimentarias)
  • Sonia Felipe Larios (Triodos Bank)
  • Gema Gómez (Slow Fashion Spain)
  • Cristina Diago (Biocultura – The Ecologist)
  • Pilar Sampietro (periodista especializada en ecología RNE)
  • Laura Alcubilla (Economía del bien común)
  • Lidia Ucher
  • Dídac S-Costa (mercados sociales)
  • Rafael Sanchís (director de Comercio Justo de Intermón Oxfam).

El comercio justo es política

Por: | 29 de mayo de 2015

Por Marco Coscione, de la CLAC (Coordinadora Latinoamericana y del Caribe de Pequeños Productores de Comercio Justo)

3360732104_73440ea598_o

En 2009, las dos redes globales de comercio justo internacional, World Fair Trade Organization y Fairtrade Internacional, firmaron la “Carta de los principios del comercio justo” donde se afirma que el comercio justo es una “una respuesta al fracaso del comercio convencional para proveer de modos de vida sostenible y oportunidades de desarrollo”. Sin embargo, no se explica de qué tipo de respuesta estamos hablando. Yo, soy uno de los que entendemos que el comercio justo es un movimiento socio-económico internacional; por tanto, estamos hablando de una respuesta desde abajo, desde los movimientos sociales y ciudadanos; las bases sociales del movimiento, de hecho, están perdiendo fuerza dentro de las relaciones comerciales de comercio justo internacional.

En el tercer párrafo de la introducción, encontramos otra parte que necesita mejoras: se dice que la “razón de ser” de todas las iniciativas de comercio justo es “mejor a las necesidades y circunstancias particulares de las personas beneficiarias del comercio justo”. Primero, los que aquí lamentablemente aún se identifican como “beneficiarios”, son en realidad pequeños agricultores, trabajadores rurales y artesanos organizados democráticamente, verdaderos líderes y actores de desarrollo en sus comunidades y a nivel nacional. No beneficiarios. El movimiento por un comercio justo siempre se alejó de la lógica de la ayuda al desarrollo, retomando el lema de la UNCTAD, “Trade, not aid!” (¡Comercio, no ayuda!). Segundo, la razón de ser de este movimiento es, principalmente, crear un mercado alternativo para quienes nunca tuvieron acceso al mercado: pequeños productores agrícolas y artesanos, excluido de los canales del comercio, por los actores tradicionales del mercado, sus prácticas desleales y la connivencia de los aparatos estatales con las multinacionales que dominan las cadenas de suministro. Es a través de este nicho de mercado alternativo y solidario que los productores, con su trabajo, construyen su propio camino hacia el desarrollo o el buen vivir.       

Seguir leyendo »

Criptomonedas para cambiar el mundo (I)

Por: | 27 de mayo de 2015

Por Carlos G. de Juan, activista de la comunidad global OuiShare

Faircoin

El dinero ha servido desde su origen como una herramienta para facilitar y simplificar el intercambio de bienes y servicios entre personas y entidades dentro de un entorno comercial y de confianza, que con el paso del tiempo, se ha vuelto más complejo y de mayor dimensión conformándose el actual mercado global. Actualmente podemos ver cómo se ha convertido sin embargo en un fin para alcanzar la dominación socio-económica y la concentración de poder en cualquier ámbito.

En la reciente crisis global, esta deriva tomada por el dinero se ha agravado aún más, ampliándose la brecha social desde el punto de vista económico, habiendo cada vez más pobres por un lado  y más ricos por otro lado, generando así un sistema muy desequilibrado en el que los derechos humanos universales y la dignidad humana se encuentran en una situación de riesgo.

Ante esta situación, se hace necesario buscar alternativas y generar acciones que detengan esta deriva que alimenta una realidad  superficial y deshumanizadora. Buscar modelos que redistribuyan los recursos, como el dinero y que limiten la concentración del mismo, son acciones sobre las que cada vez una ciudadanía más empoderada está trabajando en común. Por ejemplo, en la actualidad dentro del marco de la Economía Colaborativa existen muchas iniciativas a lo largo y ancho del mundo, incluso anteriores, como son las monedas sociales y complementarias que generan impacto a nivel local. Si bien estas acciones están ayudando de algún modo en la redistribución económica y el desarrollo local, apenas tiene un  impacto en términos globales en la reducción de la brecha entre ricos y pobres (económicamente hablando).

Seguir leyendo »

La economía se construye en colectivo

Por: | 25 de mayo de 2015

 

Por Iñigo Bandrés de Lucas, economista y socio de Altekio, cooperativa del Mercado Social de Madrid.

REAS 2

La Economía Social y Solidaria ya es una realidad en todo el Estado

Si entendemos la Economía Social y Solidaria tal y como la describe la Red de Economía Alternativa y Solidaria en la Carta de principios de la Economía Solidaria, estamos hablando de un conjunto de prácticas muy heterogéneas en actividad, en dimensión, en motivación y en configuración organizativa.

Estamos hablando de iniciativas que brotan de sujetos y contextos muy diversos y que comparten tres grandes características: dan prioridad a la satisfacción de necesidades humanas por encima del lucro, gestionan la propia actividad económica de manera democrática y actúan con responsabilidad social.

Por tanto, estamos hablando de cooperativas de trabajo y otras empresas de propiedad colectiva, empresas de inserción, tiendas de Comercio Justo, cooperativas de consumo agroecológicas, circuitos cortos de comercialización y otras experiencias articuladas alrededor del consumo responsable; además de proyectos de útiles financieros y de banca ética, redes de trueque, monedas sociales, creación de bienes comunes, experiencias de cultura libre y de trabajo colaborativo, asociaciones y fundaciones que gestionan servicios sociales de forma participativa, huertos comunitarios, y un largo etcétera.

Seguir leyendo »

Caseando: La casa como lugar desde donde construir lo colectivo

Por: | 21 de mayo de 2015

Por Vivero de Iniciativas Ciudadanas

VIC1

La vivienda ya no es una forma urbana  institucionaliza y normativizada solo por las administraciones, gobiernos, empresas e instituciones. Nuevos protocolos en red operan haciendo de la vivienda un proceso extitucional, es decir, un ensamblaje de iniciativas ciudadanas, colectivos, plataformas, infraestructuras tecnológicas y dispositivos autoproducidos. Estos procesos extitucionales que se dan en la ciudad crean nuevos espacios de lo colectivo que parten de la vivienda para desplegarse en la ciudad.

Conectando lo personal y lo social, necesitamos otro análisis de las relaciones entre la esfera pública y el ámbito doméstico y personal. Emerge entonces un nuevo espacio de lo colectivo basado en la apertura, la distribución en red de las prácticas domésticas en la ciudad generando nuevos ámbitos o campos de lo público. El prototipo de vivienda Caseando, que se desarrolla en La Casa Encendida de Madrid durante la semana del 25 al 31 de Mayo, pone en práctica estos procesos urbanos transversales haciendo de los dispositivos la materialización y práctica de esta nueva forma emergente de vivienda. Caseando es un dispositivo de pensamiento en acción y empoderamiento urbano y ciudadano a través de las prácticas domésticas.  El prototipo caseando propone el fortalecimiento de estos espacios y actores a través de una serie de talleres prácticos DIY en esta nueva forma emergente de vivienda.

Seguir leyendo »

Moda sostenible y revolucionaria

Por: | 20 de mayo de 2015

Por Isabel García, de Caras de la Información

PatriciaGuillen
 

Patricia Guillén comenzó a coser siendo muy pequeña y como un juego, a fuerza de trabajo, esmero, noble ambición, estudios y formación fue afinando su labor hasta lanzarse al mundo del diseño, escogiendo emprender su propia firma de moda: PG by Patricia Guillén. La  marca simboliza toda una declaración de principios: “Todas las tallas son bellas”. “Desde siempre las usuarias de talla grande nos hemos tenido que conformar con “taparnos” con sacos, estampados imposibles y ropa que nos envejece. Eso no nos gusta. ¿Por qué conformarnos? ¿Por qué tenemos que esconder nuestra silueta con cortes rectos que nos restan femineidad?”, se pregunta la diseñadora madrileña. A toda mujer, y sobre todo a la mujer de talla grande, le gusta sentirse guapa y sexy y Patricia se ha propuesto convertir la moda de talla grande en una gran experiencia para ellas.

Seguir leyendo »

Consumo y consumación

Por: | 19 de mayo de 2015

Por Franco Llobera

9648807126_f12ddb9e6c_k

La cuestión de la centralidad del consumo, como responsabilidad personal para la transformación del mundo, no es más que el primer empujón de un itinerario en rampa.  Los cambios de consumo meramente personales dan paso a los procesos de consumo comunitarios o colaborativos, y estos  acaban, casi necesariamente, más allá del consumo, avanzando también hacia el intercambio   de servicios y bienes. La relación entre consumo colaborativo y monedas sociales o comunidades de intercambio es clara.

La re-comunitarización o lo colaborativo es una evidencia social. En ella no hay solo una crítica al modelo de Mercado y de Estado, un “esto no”.  En última instancia nos remueve la insatisfacción respecto al modo en que se mueve nuestra propia vida, que sentimos o tememos como insuficientemente sustancial. El existencialismo (viajar, sentir, actuar, crecer profesional o personalmente), adaptarse a la sociedad, se vislumbra como opuesto a un cierto esencialismo, la búsqueda de sentido subyace como motor de todos estos colaborativos exploratorios.  

Porque más allá del fenómeno del consumo de bienes, el asunto rasca en los números [1], en los hados, en las honduras del sentido que falla.  El psiquiatra Victor Frank planteaba que es el “sentido” lo que nos salva, a él le salvo en los tres años que permaneció en un campo de concentración. El sinsentido que muchos sentimos ante las injusticias y ofensivas simplezas en que incurren los mecanismos del Estado y del Mercado, nos mueve a un “más allá”. Una parte de ese sentido está en la acción transformadora, en el compromiso con un cambio de mundo. En las “alternativas de consumo” hay algo de inconformismo existencial, de post-existencialismo. Una nueva generación balbucea un anhelo por consumar su existencia en otras formas de ser. Un anhelo de sentido que supera incluso la mera acción transformadora en los aspectos sociales, políticos o económicos. 

Seguir leyendo »

Por Isabel García, de Caras de la Información

  IV JMS Museo traje

Alguien me ha dicho que padezco el síndrome del campamento de verano porque no dejo de pensar en los dos intensísimos días vividos en la cuarta edición de la Jornada de Moda Sostenible organizada por Slow Fashion Spain. He quedado atrapada en esos instantes y no puedo salir a vivir la realidad. Como un fantasma vago por las instalaciones del Museo del Traje buscando una nueva mesa redonda a la que asistir, averiguando los horarios de los networking y mirando donde andan los actores de Arte 4 ensayando con el vestuario sostenible, cedido por los diseñadores, el performance con el que nos emocionaron en la Jornada.

Son eventos como el organizado por Slow Fashion Spain los nos muestran el mapamundi de las personas que día a día se levantan para diseñar un mundo mejor más justo, más limpio y más amable en el que las personas sintamos ese hilo invisible que nos conecta.

Seguir leyendo »

Tipología de monedas sociales

Por: | 12 de mayo de 2015

Por Miguel Yasuyuki Hirota, experto en monedas sociales

Categoría

Subcategorías

Ejemplos

Bienes y/o servicios

Respaldo con dinero oficial

Chiemgauer, SOL-Violette,
Banco Palmas

Respaldo con otros bienes y/o servicios

Banco de horas comunitario, monedas feriales, Terra

Transacción (crédito)

Confianza mutua

LETS (CES), bancos del tiempo, RES, Trocobuy, Euro-cat

Deuda

Emisión con créditos

Euro, WIR, Chiemgauer

 

No hay

Fiat

Ithaca Hours, Club de trueque, Bitcoin

Pago de impuestos

Moneda nacional oxidable, propuesta de Positive Money

    Hemos visto varios ejemplos de monedas sociales en este blog y esta vez me gustaría clasificarlos en algunas categorías a base del respaldo de la moneda, aclarando sus ventajas y desventajas.

    La primera categoría incluye monedas cuyo valor está respaldado con algo.  La mayoría de ellas usan moneda de curso legal (como euro) para garantizar la aceptación universal entre todos los participantes, aunque la reconversión de moneda social en moneda oficial se restringe a comercios locales que necesitan pagar a proveedores externos.  Chiemgauer, SOL-Violette y Banco Palmas son ejemplos más representativos de esta categoría, aunque existen más (en España Expronceda en Almendralejo (Badajoz) y Ehki en Bilbao funciona de este modo).  La desventaja es que las comunidades carentes de moneda oficial tienen dificultad en implementar estas monedas.

Seguir leyendo »

Copas de luna y otras alternativas ecológicas

Por: | 08 de mayo de 2015

Por Lucía Zuloaga

Las mujeres tenemos la capacidad de dar a luz, de crear vida. Para ello necesitamos ovular y, por lo tanto, menstruar. Es decir, que las mujeres durante nuestra edad fértil, que es casi la mitad de nuestra vida, sangramos de forma regular.

Jualiaro

Para evitar manchar utilizamos compresas y/o tampones, se calcula que unas cinco compresas al día, o tampones o salva slips, a veces incluso combinamos tampones y salva slips. Para simplificar diremos que se usan compresas.

En un ciclo se sangra durante unos 4 días, 4 días x 5 compresas/día esto nos da unas 20 compresas por ciclo. Para calcular la cantidad anual multiplicaremos por 13 ya que un año tiene 13 ciclos lunares de 28 días (sí, el ciclo de las mujeres está relacionado con los ciclos lunares). Esos son los días que pasan desde que comenzamos a sangrar hasta el día antes del nuevo sangrado. Total, que 20 compresas/ciclo x 13 ciclos/año nos da un resultado de 260 compresas al año, si lo multiplicamos por unos 40 años que solemos menstruar las mujeres nos da nada menos que 10.400 unidades a lo largo de nuestra vida.

Seguir leyendo »

Día Mundial del Comercio Justo: tira del hilo

Por: | 07 de mayo de 2015

Por Mercedes García de Vinuesa, presidenta de la Coordinadora estatal de Comercio Justo

¿Sabías que los españoles gastamos en ropa 437 euros al año? Esta es la media, claro. Y esto de las medias ya se sabe, hay quien gasta más, hay quien gasta menos. Quizá ahora mismo estés haciendo la cuenta mentalmente, calculando si tu gasto en ropa está en la media, por arriba o por abajo. Pero, hoy, ante esta cifra, lo que nos gustaría es que te pararas a pensar qué hay detrás de esa ropa, quién la hace, cómo, en qué condiciones. 

Tira del hilo

Seguramente te vengan a la mente imágenes del derrumbamiento del edificio Rana Plaza, en Bangladesh, ocurrido hace dos años y que dejó 1138 personas fallecidas y más de 1500 heridas. Este accidente -el más grave del sector pero no el único- mostró a la ciudadanía las condiciones laborales inhumanas que sufren muchos de los trabajadores y las trabajadoras del textil. Pero después de la tragedia, aunque parece que ha habido tímidas mejoras, la ropa que nos ponemos y muchos de los artículos textiles que utilizamos diariamente siguen escondiendo situaciones de semiesclavitud y de violaciones de Derechos Humanos. 

En el mismo Bangladesh, a pesar de que los sueldos ascendieron un 77% tras la tragedia, el salario mínimo actual es de 50 euros mensuales, insuficientes para cubrir sus necesidades básicas. Del mismo, en Camboya, el salario medio es de 128 dólares, muy lejos de los 238 dólares que la Asian Floor Wage Alliance establece como necesarios para cubrir las necesidades más elementales en este país. 

Seguir leyendo »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal