40 Aniversario

Cómo saber que mi dinero no se va al paraíso (fiscal)

Por: | 22 de enero de 2016

Por Miguel Alba Ruiz-Morales, de Oxfam Intermón

Asamblea fiare 2013
Crisis financiera, crisis económica, de valores, crisis de civilizació
n… Las personas consumidoras vemos cómo nos van afectando unas y otras, a veces sin tiempo para reflexionar sobre ellas, o para darnos cuenta de cómo nos están afectando incluso personalmente, como la desigualdad económica. No es un problema de falta de riqueza en el mundo, sino de que cada vez está concentrada en menos manos.

Hay una realidad obscena donde la economía se pone al servicio de los que más tienen a través de un entramado de privilegios y les permite utilizar herramientas sofisticadas sólo a su alcance como evadir impuestos a través de los llamados paraísos fiscales. El escaqueo fiscal de las grandes fortunas es un factor clave para que la desigualdad aumente. En 2014, la riqueza individual oculta en paraísos fiscales equivalía al 8% del total mundial. Son 7,6 billones de dólares, que equivalen al producto interior bruto de Reino Unido y Alemania juntos. Y va creciendo.

Encuentro de personas socias del area fiare
Para que estas prácticas existan, hace falta un intermediario que las posibilite
, y en gran medida las empresas del sector financiero cumplen con ese papel de facilitador. La mayor parte de los fondos que llegan a los paraísos fiscales está gestionada por 50 grandes bancos.

¿Cómo afecta esto a nuestros bolsillos? El sector financiero tradicional considera que la economía productiva no le ofrece rentabilidades tan jugosas como otras operaciones más especulativas. Gracias a un proceso de amplísima desregulación que empezó en los años 80, el objetivo ha sido una carrera sin fin hacia la maximización de beneficios sin contar los riesgos.

La banca en la sombra, al margen del control del regulador, ocupa un peso cada vez más elevado en la economía, y a su vez eleva los riesgos del sector. Para todos es evidente que tras la crisis financiera se ha rescatado a los bancos con fondos públicos generando una deuda que tendremos que pagar durante generaciones. Sobre la mesa está lo perverso que puede llegar a ser el funcionamiento del negocio del sector financiero tradicional.

Ante este panorama, han ido surgiendo diferentes iniciativas que proponen y promueven otra forma de hacer banca, que entienden que la actividad económica ha de ponerse al servicio de las personas y del planeta. Se ha englobado a estas propuestas dentro de la etiqueta de banca ética, donde “ética” no es un reclamo, sino una declaración de intenciones y un reto al que enfrentarse y responder constantemente.

Esto implica financiar exclusivamente proyectos de carácter social y medioambiental, tener un compromiso real con la transparencia, invertir en la economía real, desechar cualquier práctica especulativa o vinculada a paraísos fiscales… en definitiva, entender la rentabilidad económica como un medio para contribuir a conformar mejores sociedades y no como un fin en sí mismo.

Entre las propuestas de banca ética que existen actualmente en España destacan unas cuantas que merece la pena conocer: como Triodos Bank, que se define como banca con valores y únicamente financia proyectos ambientales, sociales y culturales; Fiare Banca Etica, una banca ética cooperativa en manos de la ciudadanía y de las organizaciones sociales; Coop57, cooperativa de servicios financieros que financia la economía solidaria; y Oikocredit, una cooperativa de crédito que toma ahorro en países desarrollados para financiar proyectos en países del Sur.

Esta es una pequeña muestra de organizaciones que hacen finanzas éticas, pero hay muchas más, en muchos casos de carácter local para tener cercanía con las personas a las que quieren ayudar. Y tanto en las organizaciones de mayor tamaño como las propuestas más pequeñas y menos estructuradas, se trata de realidades que existen gracias al apoyo e implicación de personas comprometidas con el cambio social.

Tenemos la ocasión de impulsar con nuestros ahorros modelos empresariales que tengan un impacto positivo en la sociedad. Todas las entidades financieras y las grandes empresas tienen que mostrar una mayor transparencia en la información pública que facilitan sobre donde operan, quienes son sus dueños reales y cuantos impuestos pagan. Nosotros, como pequeños accionistas, inversores responsables, consumidores y ciudadanía en general, tenemos derecho a saber qué se hace con nuestro dinero y a elegir en consecuencia.

Otra forma de banca es necesaria y la banca ética la hace posible. Mientras tanto, empecemos por poner fin a la era de los paraísos fiscales, para cerrar los agujeros por los que se “cuelan” recursos vitales para financiar políticas sociales. Es hora de cambiar las reglas. Y es posible hacerlo.

 

Hay 2 Comentarios

Estaría bien disponer de los nombres de los 50 bancos que facilitan que los fondos lleguen a los paraisos fiscales. Hay alguna manera de obtenerlos?

se puede obtener información detallada sobre las diferentes alternativas de banca ética y solidaria en mi nuevo libro "¿Es posible un mundo sin bancos?. La revolución de las finanzas éticas y solidarias": http://www.elviejotopo.com/libro/es-posible-un-mundo-sin-bancos-la-revolucion-de-las-finanzas-eticas-y-solidarias/

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Alterconsumismo

Sobre el blog

“El consumo es democracia. A través de lo que compras decides qué tipo de sociedad quieres. En este espacio encontrarás ideas para hacer que tu consumo sea justo y sostenible. Únete al Alterconsumismo.”

Sobre los autores

Anna ArgemíAlterconsumismo es un blog coral dirigido por Anna Argemí, periodista especializada en comercio justo, consumo responsable y alternativo. Los últimos años estuvo a cargo de la comunicación externa del comercio justo en Intermón Oxfam.

  • Marta Guijarro (Coordinadora Estatal de Comercio Justo)
  • Laura Perona (Fairtrade Ibérica)
  • Albert Cañigueral (Consumo Colaborativo)
  • Carlos Ballesteros (Universidad de Comillas, especialista en consumo)
  • Marco Coscione (Coordinadora Latinoamericana y del Caribe de Pequeños Productores de Comercio Justo)
  • Anna Carrascón (Setem)
  • Álvaro Porro (revista de consumo responsable Opciones)
  • Esther Vivas (activista e investigadora en políticas agrícolas y agroalimentarias)
  • Sonia Felipe Larios (Triodos Bank)
  • Gema Gómez (Slow Fashion Spain)
  • Cristina Diago (Biocultura – The Ecologist)
  • Pilar Sampietro (periodista especializada en ecología RNE)
  • Laura Alcubilla (Economía del bien común)
  • Lidia Ucher
  • Dídac S-Costa (mercados sociales)
  • Rafael Sanchís (director de Comercio Justo de Intermón Oxfam).

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal