El dinero y la sostenibilidad

Por: | 15 de marzo de 2016

Por Miguel Yasuyuki Hirota

Money and sustainability The missing linkUno de los temas fundamentales que asegura la relevancia de monedas sociales es el cuestionamiento al sistema monetario como algo tan insostenible que está destinado a colapsar tarde o temprano.  Este mes quisiera enfocarme en la presentación del libro “Money and Sustainability” (página web del libro / libro completo / resumen), un informe en inglés del Club de Roma (famoso por “El Límite del Crecimiento”) para hablar de este tema.

El libro empieza por señalar que tanto la crisis financiera como el envejecimiento de la población mundial está limitando nuestra capacidad de financiar proyectos (ej.: transición de energías fósiles a las renovables) para luchar contra el cambio climático.  Después nos plantea la necesidad de cambiar el paradigma para dejar de considerar el medio ambiente y la sociedad como “externalidades” que no aparecen en indicadores económicos, sugiriéndonos ver la economía como parte de estos sistemas.

También se destacan tres “puntos ciegos” de nuestro sistema monetario, es decir: su emisión monopolizada por la autoridad central con tal de que los prestatarios paguen tasas de interés; la similitud entre el capitalismo y el comunismo en cuanto a su indiferencia sobre la emisión del dinero como concesión de créditos bancarios = endeudamiento; y la fundación de los bancos centrales, constatando que había épocas de monedas paralelas como Egipto Antiguo y Europa en el siglo XIII, monedas de metales preciosos para intercambios internacionales y otras monedas oxidables para transacciones internas, que trajeron prosperidad económica a ambas sociedades.

Se presenta un punto de vista interesante que podemos aprender del ecosistema y aplicar a nuestra economía: la dicotomía entre la eficiencia = productividad y la resiliencia = diversidad.  Un sistema demasiado enfocado en eficiencia, como nuestro sistema económico actual, nos aporta un buen rendimiento pero su fragilidad trae inestabilidad del sistema, y una vez que cae el sistema se tarda muchísimo tiempo para recuperarlo. Además se mencionan los cinco aspectos insostenibles de nuestro sistema monetario actual (véase aquí para un poco más de informaciones en castellano):

  • Tendencia procíclica de creación y flujo monetario: se inyecta demasiado dinero a la economía durante el boom, impulsando especulaciones, mientras que se retira dinero una vez que la economía cae en retroceso, agravándola aún más
  • Cortoplacismo: se descuentan las propiedades del futuro, alentando inversiones a corto plazo y bajando la rentabilidad = atractividad de los proyectos a largo plazo.
  • Presiones del crecimiento perpetuo y obligatorio debido a la deuda con tasa de interés compuesto: Véase enero de 2014.
  • Concentración de riqueza sin misericordia: véase enero de 2014.
  • Devaluación de la cohesión social: este sistema económico suscita competencias en detrimento de las relaciones humanas colaborativas.

Otro hecho muy curioso es que en épocas anteriores muchos Estados podían pedir crédito sin tasas de interés a su banco central, liberándolos del costo financiero que hoy en día pagan indirectamente los contribuyentes y la sociedad en general en forma del alta tasa de impuesto y/o del empeoramiento de los servicios públicos. El gobierno francés, por ejemplo, gozaba de este privilegio hasta 1973 cuando se prohibió esta financiación directa al Estado, y se calcula que su deuda pública en 2009 sería solamente el 8,6% del PIB nacional en vez de actual 78%, constatando que la liberación de los tesoros nacionales significaría menos impuesto y/o más inversiones en educación y/o salud.

La mayoría sigue pensando que esta crisis es el resultado de la mala gestión del sistema que podría durar décadas más sin generar turbulencias, pero este libro demuestra que esta creencia es falsa porque el problema no es la mala gestión sino el error en el propio diseño del sistema monetario basado en el endeudamiento perpetuo y exponencial.  Hace falta cuestionar su modo de funcionamiento y rediseñarlo si queremos tener un sistema monetario que nos ayude a alcanzar una prosperidad duradera.

Hay 2 Comentarios

"la resiliencia = diversidad."

Todos los seres vivos desde los unicellulares hasta los seres complejos utilizan un ÚNICO estándar para la contabilidad energetica celular, se llama ATP. De modo simitar todos utilizan un estándar ÚNICO para su codificación, se llama ADN. Por lo tanto la diversidad de la vida es debido a la ausencia de diversidad "funcional".

El dinero tiene una función lógica que es única entre todos los sistemas. Confundir la diversidada de implementaciones de una ÚNICA ley o lógica con la diversidad de modalidades lógicas funcionales es un error que creo comete Bernard Lietaer. Por lo tanto, no es verdad que los sistemas de dinero de lógica distinta puede ser "complementarios".

El problema es que si no se aclara las funciones lógicas para empezar de forma rigurosa y formal, acabamos con teorías que parecen autoritarias pero que carecen de consistencia lógica.

Por ejemplo la definición del dinero mismo, hasta que no se define correctamente en lógica formal no se puede elaborar teorías validas.

Lietaer ofrece una definición demostrablemente inconsistente:

"El dinero es un acuerdo de utiliza algo como medio de cambio..." .

Salvo que el dinero no sea un medio de cambio, esta definición es circular, porque si es un medio de cambio entonces la definición de Lietaer se convierte en:

"El dinero es un acuerdo de utilizar algo como diinero"  

Esta definición es claramente inválida.

También no es correcto afirmar que el sistema vigente "es eficiente" nunca lo ha sido y jamás lo será. Es un sistema de la más ineficiente y la razón es bien clara, jamás ha sido definido racionlamente sino es el producto de un pseudo conocimiento disfrazado con técnisismos ningunos de los cuales se pueden demostrar objetivamente. Es un sistema fundado en axiomas falsas y impuesto por autoridad jamás por razón.

De hecho algunas alternativas basadas (inconsienemente por la mayor parte) en los principios de la ciencia (formal) de control y estabilidad de los sistemas dinámcos, como son los sistemas de crédito mutuo, son infinitamente más eficientes que el sistema vigente. Por lo tanto, Lietaer lo tiene al revés, el sistema jamás nos ha dado lo optimo, sino solo parece lo óptimo porque inhabilita todo las demás alternativas.

Técnicamente, el problema del dinero es muy sencillo, y es que hemos todos asumido como verdad un axioma de partida erróneo. Se trata de la inclusión en una sola definición dos predicados que son mutuamente excluyentes o sea la de que el dinero es tanto "una anotación de una medida de valor estándar" como un "un bien comercial" que se intercambia. Tal definición es falsa ya que el dinero solo puede ser uno de estos jamás ambos a la vez.

Para entender lo que digo os invito a leer esto:

http://bibocurrency.com/index.php/es/downloads-3/25-spanish-root/learn/254-falacia-de-la-austeridad

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Alterconsumismo

Sobre el blog

“El consumo es democracia. A través de lo que compras decides qué tipo de sociedad quieres. En este espacio encontrarás ideas para hacer que tu consumo sea justo y sostenible. Únete al Alterconsumismo.”

Sobre los autores

Anna ArgemíAlterconsumismo es un blog coral dirigido por Anna Argemí, periodista especializada en comercio justo, consumo responsable y alternativo. Los últimos años estuvo a cargo de la comunicación externa del comercio justo en Intermón Oxfam.

  • Marta Guijarro (Coordinadora Estatal de Comercio Justo)
  • Laura Perona (Fairtrade Ibérica)
  • Albert Cañigueral (Consumo Colaborativo)
  • Carlos Ballesteros (Universidad de Comillas, especialista en consumo)
  • Marco Coscione (Coordinadora Latinoamericana y del Caribe de Pequeños Productores de Comercio Justo)
  • Anna Carrascón (Setem)
  • Álvaro Porro (revista de consumo responsable Opciones)
  • Esther Vivas (activista e investigadora en políticas agrícolas y agroalimentarias)
  • Sonia Felipe Larios (Triodos Bank)
  • Gema Gómez (Slow Fashion Spain)
  • Cristina Diago (Biocultura – The Ecologist)
  • Pilar Sampietro (periodista especializada en ecología RNE)
  • Laura Alcubilla (Economía del bien común)
  • Lidia Ucher
  • Dídac S-Costa (mercados sociales)
  • Rafael Sanchís (director de Comercio Justo de Intermón Oxfam).

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal