Monedas paralelas en Egipto Antiguo y en la Europa Medieval

Por: | 21 de julio de 2016

Por Miguel Yasuyuki Hirota

Catedral Colonia AlemaniaActualmente solemos pensar que la moneda oficial tiene que ser única, pero la historia humana nos enseña que dos sistemas de monedas paralelas funcionaron bien, trayendo prosperidad a todas las clases sociales. En ambos casos se usaban monedas de oro y plata para transacciones internacionales mientras que otras monedas internas y oxidables servían para brindar riqueza a toda la sociedad.

Se destaca la civilización egipcia por su longevidad que duró milenios. Los habitantes del Nilo disfrutaban de un alto nivel de vida alimenticia (incluso carne y bebida alcohólica), de educación y también de buenas condiciones laborales (sólo trabajaban 18 días por cada 50 días). Esta prosperidad es gracias al uso de los vales para el reclamo de trigo. Se entregaba este cereal para conseguir este medio de intercambio, pero se disminuía la cantidad del trigo reclamable a medida que pasaba el tiempo, porque se cobraban tasas de almacenamiento, además de la pérdida ocasionada por ratas. Esta moneda oxidable sirvió para estimular transacciones dentro del país, logrando que la riqueza producida llegase a toda la población.

Otro ejemplo más cercano es la Europa Medieval, en especial en los siglos XII y XIII. Los trabajadores gozaban de tres a cuatro comidas al día, las horas de trabajo se limitaban a seis horas al día y cinco días a la semana (se descansaban los domingos y los lunes), además de 90 días festivos. Se construyeron varias catedrales, principalmente como iniciativas ciudadanas, y las mujeres disfrutaban de un nivel de vida más alto que en épocas anteriores y hasta las posteriores. Toda esta prosperidad es gracias al uso de las monedas regionales que se devaluaban por 25% sin aviso previo, y la gente carecía de incentivos para guardarlas sino gastarlas para inversiones que durasen a largo plazo, por ejemplo, sistema de riego y molinos. Además de las catedrales que funcionaban también como atracciones turísticas, del mismo modo que los parques temáticos hoy en día. Esta época de oro terminó cuando las autoridades centrales prohibieron estos medios paralelos de intercambio a finales del siglo XIII.

Lo que podríamos aprender de estas experiencias históricas es que el uso paralelo de diferentes monedas en distintos ámbitos contribuye para la construcción de una sociedad próspera donde todo el mundo es beneficiario del desarrollo económico. Mientras que una moneda de oro etc. con aceptación universal tiene validez para transacciones internacionales, las monedas internas y oxidables juegan otro papel importante: el de fortalecer la economía comunitaria por estimular transacciones.

Otra característica relevante que distingue estas dos monedas es su cantidad puesta en circulación. Las monedas oficiales (como las de oro, los billetes respaldados en oro o las monedas creadas como crédito bancario) suelen ser escasas y concentran la riqueza a pocas manos en detrimento de una buena parte de la población. Pero estas monedas regionales, gracias a su efecto de oxidación, alientan a sus portadores a gastarlas cuanto antes para evitar la pérdida paulatina de su valor nominal, facilitando que la riqueza producida en la sociedad sea asequible para todos sus integrantes.

Hoy en día es el euro tan escaso como el oro en aquellos momentos de patrón oro y su masa monetaria no es suficiente, lo que asfixia la economía de la Eurozona. Merecería la pena estudiar detenidamente lo que se logró en el pasado y aplicarlo para nuestras sociedades contemporáneas tras modificarlo para el contexto socioeconómico que actualmente vivimos, tal y como es mi propuesta de renta básica para familias con niños.

Referencia: Lietaer. B. y Belgin, S. (2012) New Money for a New World, Qitarra Press, Boulder (Colorado, Estados Unidos), capítulos 6 y 26.

Hay 5 Comentarios

Este pequeño video ilustra bien lo que el autor de este artículo intenta explicar. Vale la pena verlo https://www.youtube.com/watch?v=zYDqPfu6ynE

El ejemplo Egipcio no es bueno para sostenir la tesis de "moneda paralela" ya que el estándar de cambio en el antiguidad Egiopcia ya era el trueque. La moneda de plata era auxiliar al trueque. Además, la idea que los vales para el grano perdían valor no puede extrapolarse a una moneda que no sea un recibo de bienes físicos concretos como es le caso de las divisas modernas. Las monedas que pierden valor son inestables en el sentido opuesto a la inestabilidad debido a un interés sobre balances negativos, ya que no resuelvan el problema de escasez y representan una multa o carga sobre el comercio que acaba incorporandose en los precios dando lugar a la inflación como se demuestra aquí: http://bibocurrency.com/index.php/es/downloads-3/25-spanish-root/learn/197-dinero-bien-o-medida#costeunitario

Todo esto demuestra que el "control" del dinero por un elite sea privado y público (estado) es el problema y está predicado sobre una falacia común a toda propuesta de "control": Esta falacia es debido a la falta de definición válida y estándar del dinero mismo como se explica en el siguiente enlace:

https://www.moneytransparency.com/es/mala-representacion-del-dinero

Hay muchos sitios donde se emplean, junto con el euro, distintas monedas sociales. Se puede encontrar información en muchos sitios de Internet.
http://pildoras-para-pensar.blogspot.com.es/search?updated-max=2016-02-18T18:42:00%2B01:00&max-results=7&start=21&by-date=false
Un saludo

Muy buen tutorial, la verdad es que quedo impresionada. Gracias

Impresionante historia, la verdad es que me gustaria mucho ver estas monedas.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Alterconsumismo

Sobre el blog

“El consumo es democracia. A través de lo que compras decides qué tipo de sociedad quieres. En este espacio encontrarás ideas para hacer que tu consumo sea justo y sostenible. Únete al Alterconsumismo.”

Sobre los autores

Anna ArgemíAlterconsumismo es un blog coral dirigido por Anna Argemí, periodista especializada en comercio justo, consumo responsable y alternativo. Los últimos años estuvo a cargo de la comunicación externa del comercio justo en Intermón Oxfam.

  • Marta Guijarro (Coordinadora Estatal de Comercio Justo)
  • Laura Perona (Fairtrade Ibérica)
  • Albert Cañigueral (Consumo Colaborativo)
  • Carlos Ballesteros (Universidad de Comillas, especialista en consumo)
  • Marco Coscione (Coordinadora Latinoamericana y del Caribe de Pequeños Productores de Comercio Justo)
  • Anna Carrascón (Setem)
  • Álvaro Porro (revista de consumo responsable Opciones)
  • Esther Vivas (activista e investigadora en políticas agrícolas y agroalimentarias)
  • Sonia Felipe Larios (Triodos Bank)
  • Gema Gómez (Slow Fashion Spain)
  • Cristina Diago (Biocultura – The Ecologist)
  • Pilar Sampietro (periodista especializada en ecología RNE)
  • Laura Alcubilla (Economía del bien común)
  • Lidia Ucher
  • Dídac S-Costa (mercados sociales)
  • Rafael Sanchís (director de Comercio Justo de Intermón Oxfam).

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal