Sanidad y crisis económica en España

Por: | 04 de abril de 2012

Javier Rey

Foto post copago

No es extraño que todos los ajustes y recortes del gasto público para lograr el control del déficit incluyan medidas dirigidas a reducir el gasto en los servicios de salud: el crecimiento del gasto sanitario español por encima del PIB venía siendo una constante desde hace años. Es una pauta que no resulta diferente en lo esencial de la que se da en otros muchos países desarrollados.

Las razones de ese crecimiento se deben principalmente al uso creciente de nuevos recursos sanitarios, incluidos los medicamentos, cada vez más costosos, sin una evaluación adecuada de sus beneficios en términos de coste-efectividad respecto a los productos ya disponibles. Una situación derivada de la enorme capacidad de las industrias de tecnologías sanitarias, en la actualidad el sector de la economía productiva con mayores niveles de beneficios de todos los sectores industriales, para inducir el consumo de sus productos por cuantos reciben o intervienen en la actividad sanitaria.

Por esa razón, las medidas adoptadas por otros países, que van dirigidas a controlar y reducir esa tendencia al aumento sin control del gasto sanitario, incluyen cada vez más procedimientos técnicos de valoración de las ventajas añadidas de los nuevos productos antes de su incorporación al arsenal diagnóstico y terapéutico de cada servicio de salud, y la creación de estructuras adecuadas para llevar a cabo esta función.

En ese panorama general el sistema sanitario español se caracteriza por una peculiaridad diferencial añadida: España es uno de los países del mundo con una gestión de los servicios sanitarios más descentralizada, que recae sobre las CCAA. Esta situación coincide con que las partidas sanitarias, que constituyen una parte sustancial (el 40% en promedio) del gasto autonómico, se han convertido en corresponsables importantes del déficit y la deuda de diferentes CCAA, que han provocado los planes de ajuste del actual Gobierno.

En el terreno sanitario esos planes prevén medidas, todavía pendientes de concreción, que pretenden la reducción del gasto sanitario interviniendo de una u otra manera (copagos más amplios que los que ya existen; reducción de prestaciones y recursos disponibles; aumento de las esperas para acceder a los servicios) sobre los pacientes, que son los que menos capacidad tienen de modificar los determinantes del gasto. Se corre con ello el grave riesgo de provocar desigualdades manifiestas en función de la capacidad económica de cada cual en el ejercicio del derecho constitucionalmente reconocido a una protección sanitaria en condiciones de igualdad para toda la población. Por el contrario, nadie ha planteado la posibilidad de modificar la estructura de nuestro sistema sanitario descentralizado, de manera que se haga más eficiente. Y ello pese a que la forma concreta en que se ha llevado a cado la descentralización sanitaria es una de las causas principales, aunque no la única, de su ineficiencia.

Algunos piden una mayor financiación para los servicios sanitarios, irreal ahora y discutible en las condiciones descritas de ineficiencia del sistema. Globalmente, las actuales alternativas de la izquierda sólo llegan a oponerse a la introducción de los copagos, hasta ahora sólo implantados en forma de una tasa por receta en Cataluña. Pero tampoco nadie en la izquierda ha aportado idea alguna de cambio estructural -no una recentralización, pero sí nuevas formas de financiación y control del gasto sanitario autonómico, como se hace en otros países federales, como Canadá, además de otras reformas en el aseguramiento y la provisión de la atención sanitaria-, que permitiera obtener ventajas en términos de economías de escala, y reducción de ese gasto de una nueva regulación del sistema sanitario con una nueva Ley.

Por su parte, hay sectores financieros interesados en ampliar su participación en la gestión del sistema sanitario público que han constituido un lobby para ello -el Instituto para el Desarrollo y la Integración de la Sanidad (IDIS)-, que está presionando activamente para lograrlo; una situación de la que se derivaría un aumento del gasto sanitario, además de una desigualdad creciente en el acceso y la provisión universal de la atención.

La crisis económica profunda que vivimos proporciona una oportunidad manifiesta para tomar medidas que permitan romper las ataduras para el funcionamiento eficiente del Sistema Nacional de Salud, que suponen intereses corporativos de grupos muy diversos que actúan sobre el mismo. Que no se estén proponiendo esas medidas de reforma estructural del Sistema es una demostración añadida de que la falta de capacidad alternativa de la izquierda a la hora de tomar medidas frente a la crisis ha sido el determinante principal de su pérdida de apoyo electoral, y de las dificultades de su recuperación.

Hay 5 Comentarios

La educación y la sanidad son el eje del progreso social. La crisis, creada a propósito por la oligarquía financiera, tiene por objetivo destruir ese progreso para justificar sus desmanes, es decir, la de volver a la Edad Media con la servidumbre de la gleba, con ausencia de servicios sociales y analfabetismo masivo. El problema no es sencillo, ya que se pone en riesgo a la propia industria farmacéutica y a la tecnología del servicio sanitario, sin contar que juegan con el fuego de la desigualdad social.

Creo que existen alternativas claras, respuestas desde la izquierda a las políticas económicas y sociales del neoliberalismo, lo que falta es valentía, por no decir otra cosa, cuando se está en el gobierno. Esos mismos grupos de presión que representan intereses corporativos y privados muy poderosos cercenan o cohíben la capacidad de tomar decisiones desde la izquierda cuando ésta está en el gobierno. Ya vale de decir que la izquierda no tiene respuestas, lo que le falta es valor para aplicarlas y confianza en sí misma. ¿O acaso no es una alternativa clara luchar contra el fraude fiscal en España, donde los técnicos de hacienda calculan la existencia de un 25% de economía sumergida? ¿Porqué ningún gobierno socialista ha luchado contra esta lacra que es la que está perjudicando al Estado del bienestar?¿ Porqué los gobiernos socialistas han sido los que comenzaron en España con la desregulación del mercado laboral o el abaratamiento del despido? ¿Porqué cuando el PSOE ha gobernado ha llevado a cabo una política fiscal regresiva y ha permitido que sean las clases medias las que soporten la mayor carga tributaria? ¿Porqué se atrevió a añadir deducciones y bonificaciones a las grandes empresas en el Impuesto de Sociedades y no se atrevió a elminarlas todas? Según diversos estudios las grandes empresas en España pagan el 20% de lo que pagan las empresas en el resto de países de la Unión Europea.
La socialdemocracia en España ha sido demasiado complaciente con el neoliberalismo y la victoria de éste es habernos hecho creer que sus políticas son de centro, que son necesarias para que un partido catch-all party, como lo son, también, los partidos socialdemócratas, las asuman como parte de su identidad y de su ideario, y al mismo tiempo han hecho creer a la propia socialdemocracia que las alternativas existentes desde la izquierda son extremas, utópicas e irrealizables, cuando en realidad lo que hay que denunciar es que las políticas neoliberales son la extrema derecha económica.

En poco tiempo, los españoles nos hemos puesto al día de golpe sobre un montón de asuntos sociales, verdades a medias, y sofismas teológicos o políticos.
Viviendo al socaire de una crisis de caballo, que tiene el mérito cultural de habernos abierto los ojos de la realidad a todos.
Que ya en sí mismo es mucho tema.
Los españoles acostumbrados a que nos revelaran verdades, y se nos marcaran caminos y odios ajenos, nos hemos encontrado de sopetón con la cara oculta de muchos de nuestros gurús nacionales.
La chapuza nacional en carne viva de la A a la Z.
Una escuela que nos ha dejado claro quienes somos en realidad, y quienes son los que tienen que poner sus manos para tirar del carro.
Porque los niños cantores del corre ve y dile,no dan un palo al agua, no sirven para trabajar, solo sirven para hacer gárgaras y poner la mano.
Ni están ni se les espera a la hora de doblar el lomo.
Solo quedamos la gente de la calle para pelear por el País.
Esa conciencia colectiva que nos pone a los ciudadanos en nuestro sitio a la hora de saber quienes somos y quienes son los demás.
Los cuentos cuentos son.
Ahora toca la hora de la realidad.
Y es cuando se ve quienes están y quienes se dedican a escurrir el bulto.
Para que luego vengan y nos digan pamplinas sobre lo humano y lo divino.
Cada cual queda retratado.
Así que los cuentos ya no cuelan en las mentes del personal.
Los políticos, la política, la banca, la patronal. la religión, la escuela pública y privada, los estamentos y servicios públicos, los trabajadores, las amas de casa, los sindicatos, los jubilados, los niños, los ricos los pobres, los listos los torpes.
Somos lo que somos y no hay más.
España no será igual de ahora en adelante, eso es seguro.

Todos los días nos levantamos con una reducción de algo más...¿alguien ve otra opción?...

TODA LA VERDAD SOBRE EL VICEPRESIDENTE CORRUPTO
Fue el elegido, hoy es el blanco. Amado Boudou fue una apuesta fuerte de kirchnerismo, el candidato de CFK para la vicepresidencia, el delfín para las próximas elecciones presidenciales y el que le dio “contención” a la presidenta en los momentos de mayor soledad. Pero ¿Quien es “Aime”? ¿Qué oculta su pasado que permite entender su traumática estadía en la Rosada? Es, al fin de cuentas, un nuevo muñeco descartable, caro pero muñeco al fin, en el Palacio bonapartista. Un muñeco que aún retiene el “apoyo” de la poderosa mesa chica solamente porque su caída significaría otro horror que pondría nuevamente en evidencia el cuestionado método de construcción cristinista, en donde muchos funcionarios y estructuras oficialistas temen verse reflejados. LEER MAS…
http://elruidoenelhormiguero.blogspot.com.ar/2012/04/un-muneco-muy-caro.html

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Alternativas

Sobre el blog

Crisis de la política, la economía, la sociedad y la cultura. Hacen falta alternativas de progreso para superarla. Desde el encuentro y la reflexión en España y en Europa. Para interpretar la realidad y transformarla. Ese es el objetivo de la Fundación Alternativas, desde su independencia, y de este blog que nace en su XV Aniversario.

Sobre los autores

Nicolás SartoriusNicolás Sartorius. Vicepresidente Ejecutivo de la Fundación Alternativas (FA), abogado y periodista, ha sido diputado al Congreso.

Carlos CarneroCarlos Carnero. Director Gerente de FA, ha sido Embajador de España en Misión Especial para Proyectos en el Marco de la Integración Europea y eurodiputado.

Belén BarreiroBelén Barreiro es Directora del Laboratorio de la Fundación Alternativas. Doctora en Ciencia Política y Sociología. Ha sido presidenta del Centro de Investigaciones Sociológicas.

Vicente PalacioVicente Palacio. Director Adjunto del Observatorio de Política Exterior de la Fundación Alternativas, Doctor en Filosofía, Visiting Fellow y Visiting Researcher en Harvard.

Fernando RuedaFernando Rueda. Director del Observatorio de Cultura y Comunicación de la Fundación Alternativas. Politólogo, consultor internacional y experto en cooperación cultural internacional.

Ignacio UrquizuIgnacio Urquizu es Profesor de Sociología de la Universidad Complutense y colaborador de la Fundación Alternativas.

Rubén Ruiz-RufinoRubén Ruiz-Rufino es investigador García Pelayo en el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales (CEPC) y colaborador de la Fundación Alternativas.

Sandra LeónSandra León es Doctora en Ciencias Políticas y profesora de la Universidad Complutense de Madrid, además de colaboradora habitual del programa "Hoy por hoy" de la Cadena Ser.

Pablo BeramendiPablo Beramendi es Profesor de Ciencia Política en la Universidad de Duke (USA). Coordina la colección de Política Comparada en el Laboratorio de Alternativas.

Carlos MaravallCarlos Maravall. Doctor en Macroeconomía y Finanzas Internacionales por la Universidad de Nueva York. Ha trabajado como asesor en Presidencia del Gobierno en temas financieros.

Manuel de la Rocha VázquezManuel de la Rocha Vázquez. Licenciado en empresariales por la UAM y Master en Política Económica por la U. de Columbia. Es coordinador de Economía Internacional de la Fundación Alternativas.

Erika RodriguezErika Rodriguez es sociologa, especializada en economia y politica internacional. Es Coordinadora de América Latina en la Fundación Alternativas y profesora asociada de la Universidad Carlos III.

Jose Luis EscarioJose Luis Escario. Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid y Master de Derecho Internacional y Comunitario por la Universidad de Lovaina. Coordinador del Área Unión Europea de FA.

Kattya CascanteKattya Cascante coordina el área de Cooperación al Desarrollo del Observatorio de Política Exterior de la Fundación.

Enrique BustamanteEnrique Bustamante. Catedrático de Comunicación Audiovisual y Publicidad en la UCM. Es un experto de la economía y sociología de la televisión y de las industrias culturales en España.

Alfons MartinellAlfons Martinell. Director de la Cátedra Unesco en la Universidad de Girona y profesor titular en esa misma institución. Codirige el Laboratorio Iberoamericano de Investigación e Innovación en Cultura y Desarrollo.

Jorge Fernández LeónJorge Fernández León. Director de Programas de la Fundación de Cultura de Gijón y analista de políticas culturales.

Julio EmbidJulio Embid. Subdirector del Laboratorio de Alternativas. Licenciado en Ciencias Políticas y en Periodismo por la UCM. DEA por la UCM.

Javier ReyJavier Rey. Doctor en Medicina y Cirugía, especialista en Cardiología. Secretario de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal