Ciberespionaje: ¿otra patada a los Derechos Fundamentales?

Por: | 26 de junio de 2013

JAVIER VALLS PRIETO. Prof. Contratado Doctor. Universidad de Granada

1367918401_043983_1367919967_noticia_normal

El caso de espionaje por parte de EE.UU. ha vuelto a saltar todas las alarmas con respecto a la intromisión por parte del Estado en la vida de los ciudadanos. La justificación como está empezando a ser recurrente cada vez que el Estado quiere limitar los derechos de los ciudadanos es la seguridad. O como diría el Presidente “no se puede tener 100% de intimidad y 100% de seguridad”. Esto nos plantea dos dudas: ¿La seguridad es un medio o es un fin? y ¿Realmente tenemos un 100% de intimidad?

La respuesta a la primera pregunta es sencilla dentro de un Estado de democrático de Derecho, la seguridad es un medio para mantener los Derechos de los ciudadanos en el Estado. Pero nunca debe ser considerado como un fin. Sin embargo tras los atentados del 11 de septiembre la obsesión por la seguridad nos ha decantado por ceder (por no decir que los gobernantes nos los han quitado) parte de nuestros derechos con el fin de conseguir mayor seguridad. Las amenazas que surgen en la globalización ponen en serio peligro el sistema democrático y el terrorismo no es la principal. La criminalidad organizada con utilización de Internet ya sea para perpetrar crímenes o como forma de comunicación ha conseguido un poder tan fuerte que sin duda es la mayor amenaza del Siglo XXI a los Estados Democráticos siendo necesario combatirla para conseguir asegurar nuestros derechos como ciudadanos, pero nunca sobreponerlos a estos. Por tanto, el espionaje por parte de los Estados debe tener el límite de mantener efectivos los Derechos individuales.

Hasta aquí no hay nada nuevo en esta materia puesto que la vida en sociedad implica la cesión de parte de nuestra libertad para conseguir convivir en sociedad y permitir que ese control de la misma se lleve a cabo por una estructura como el Estado. Por eso mismo la necesidad de que haya un control del Estado por el poder judicial y por los ciudadanos con sus derechos políticos. Aún así el Estado ya posee muchos datos personales de los ciudadanos. Por tanto, no vamos a tener un 100% de intimidad y podemos aceptarlo.

El problema surge cuando se aplica las nuevas formas de procesamiento de datos en la información que se encuentra en Internet, dando como resultado la desaparición de la intimidad tal y como la tenemos concebida. El debate no es si se tiene el 100% de intimidad sino si entre la posibilidad de no poder borrar la información sobre un individuo y el cruzar los datos con las diferentes fuentes el paradigma de la privacidad se desvanece. Y más si nos encontramos con que los recolectores de dicha información son empresas privadas a escala mundial. Esta situación deja la magnífica frase de Obama en un 0% de intimidad, pero tampoco conseguimos un 100% de seguridad, como se pudo observar en el atentado de Boston en la que la información que tenían los servicios secretos podían haber evitado el atentado.

La situación en la que nos encontramos es que existe una gran indefensión de los ciudadanos ante las grandes potencias del ciberespionaje. La única posibilidad es que mediante normativa supraestatal se pueda controlar este tipo de situaciones. Aquí la UE tiene mucho que decir y que proteger, principalmente porque tiene un poder internacional mucho más fuerte que el de los Estados nación. Además en la propuesta de Directiva sobre procesamiento de datos por las autoridades competentes con fines de prevención, investigación, detección o persecución de crímines o de ejecución de penas y de movimiento libre de esos datos pone uno límites que pueden servir para poder realizar las investigaciones protegiendo los derechos de intimidad de las personas poniendo el límite de los datos que puedan producir una discriminación por raza, origen étnico, características genéticas, religión o creencias, opiniones políticas, orientación sexual o discapacidades, atenten contra los derechos del niño o afecten a la posibilidad de que el ciudadano tenga la posibilidad de defenderse ante un Tribunal.

La necesidad de una protección real junto con la necesidad de combatir la ciberdelincuencia es hoy día vital para la protección de nuestro sistema democrático. Como ha señalado Juli Zeh en su artículo en The Guardian “La protección de datos es a la era de la comunicación lo que la protección medio ambiental a la era de la industrialización”.

Hay 3 Comentarios

Comparto un navegador que no te espia como Google. http://zibertronicos.blogspot.com/2013/06/duckduckgo-el-buscador-anonimo.html

Los derechos fundamentales son parecidos a los derechos humanos, todo el mundo habla de ellos pero nadie los ha visto. Brillan por su ausencia. Me resulta más tranquilizador reconocerlo que obsesionarme con el pecado original. La violación sistemática de los derechos es atribuida por defecto a ciertos países "bárbaros". Pero cuando esta violación se produce en el paradigma de la civilización, las llamadas naciones democráticas, los golpes en el pecho resuenan en China. Si Edward Snowden fuera chino y hubiese descubierto una trama china de piratería, conspiración y prácticas criminales a nivel planetario, y a la vez hubiese hecho la denuncia en New York, hoy estaría siendo promovido para el premio nobel de la paz, habría adquirido la nacionalidad norteamericana ipso facto y el periodismo sin fronteras estaría escribiendo ríos de tinta sobre el maligno. Pero no ha habido suerte, Edward Snowden no es chino, hoy es un blanco móvil. Otra falta de respeto (yo a esto lo llamo simplemente racismo), es considerar que la neurosis usa por la seguridad es lo que ha provocado el celo del ciberespionaje. Esto quiere decir que los demás países no deben preocuparse por su seguridad, cuando es exactamente todo lo contrario. Los países "no democráticos" deben preocuparse muy mucho por su seguridad. La realidad demuestra que las bombas caen siempre del mismo lado, y los muertos los ponen otros. Si EE UU debe preocuparse por su seguridad después del 11S ¿no debe preocuparse acaso Irak, o Irán, o cualquier país del Oriente Próximo susceptible de ser liberado de las garras de algún régimen, cualquier país de América Latina o Asia...? Los requiebros para no llamar a las cosas por su nombre son de campeonato. Hay que recordar al periodismo sin fronteras que justificar el crimen te convierte en cómplice del criminal. Como dije me tranquiliza verificar que puesto que no existen los derechos fundamentales estos no pueden ser violados. Nos pasamos el tiempo hablando de cosas que no existen, los derechos humanos no existen. Son parte de una construcción artificial sobre el comportamiento humano.

MANIFIESTO: PAREMOS LA CRIMINALIZACIÓN DE LA PROTESTA SOCIAL POR VÍA DE CÓDIGO PENAL: http://libertadesdemocraticas.org/manifiesto_protesta_social/ Lee, firma, apoya, difunde.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Alternativas

Sobre el blog

Crisis de la política, la economía, la sociedad y la cultura. Hacen falta alternativas de progreso para superarla. Desde el encuentro y la reflexión en España y en Europa. Para interpretar la realidad y transformarla. Ese es el objetivo de la Fundación Alternativas, desde su independencia, y de este blog que nace en su XV Aniversario.

Sobre los autores

Nicolás SartoriusNicolás Sartorius. Vicepresidente Ejecutivo de la Fundación Alternativas (FA), abogado y periodista, ha sido diputado al Congreso.

Carlos CarneroCarlos Carnero. Director Gerente de FA, ha sido Embajador de España en Misión Especial para Proyectos en el Marco de la Integración Europea y eurodiputado.

Vicente PalacioVicente Palacio. Director del Observatorio de Política Exterior de la Fundación Alternativas, Doctor en Filosofía, Visiting Fellow y Visiting Researcher en Harvard.

Sandra LeónSandra León. Profesora de Ciencias Políticas en la Universidad de York (Reino Unido) y responsable de la colección Zoom Político de la Fundación Alternativas.

Carlos MaravallCarlos Maravall. Doctor en Macroeconomía y Finanzas Internacionales por la Universidad de Nueva York. Ha trabajado como asesor en Presidencia del Gobierno en temas financieros.

Erika RodriguezErika Rodriguez Pinzón. Doctora en relaciones internacionales por la Universidad Autónoma de Madrid y coordinadora de América Latina en la Fundación Alternativas.

Jose Luis EscarioJose Luis Escario. Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid y Master de Derecho Internacional y Comunitario por la Universidad de Lovaina. Coordinador del Área Unión Europea de FA.

Kattya CascanteKattya Cascante coordina el área de Cooperación al Desarrollo del Observatorio de Política Exterior de la Fundación.

Enrique BustamanteEnrique Bustamante. Catedrático de Comunicación Audiovisual y Publicidad en la UCM. Es un experto de la economía y sociología de la televisión y de las industrias culturales en España.

Alfons MartinellAlfons Martinell. Director de la Cátedra Unesco en la Universidad de Girona y profesor titular en esa misma institución. Codirige el Laboratorio Iberoamericano de Investigación e Innovación en Cultura y Desarrollo.

Carles ManeraCarles Manera. Catedrático de Historia e Instituciones Económicas en la Universitat de les Illes Balears. Es Premio Catalunya de Economía (Societat Catalana d’Economia, 2003).

Stuart MedinaStuart Medina Miltimore. Economista y MBA por la Darden School de la Universidad de Virginia. Es presidente de la Red MMT y fundador de la consultora MetasBio.

Luis Fernando MedinaLuis Fernando Medina. Profesor de ciencia política en la Universidad Carlos III de Madrid. Es autor de 'A Unified Theory of Collective Action and Social Change' (University of Michigan Press) y de "El Fénix Rojo" (Editorial Catarata).

José María Pérez MedinaJosé María Pérez Medina. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología y en Geografía e Historia por la Universidad Complutense de Madrid. Funcionario del Estado. Ha sido Asesor en el Gabinete del Presidente del Gobierno entre 2008 y 2011.

José Antonio NogueraJosé Antonio Noguera. Profesor Titular de Sociología en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y director del grupo de investigación GSADI (Grupo de Sociología Analítica y Diseño Institucional).

Antonio QueroAntonio Quero. Experto en instrumentos financieros de la Comisión Europea y coordinador de Factoría Democrática. Es autor de "La reforma progresista del sistema financiero" (Ed. Catarata).

Paloma Román MarugánPaloma Román Marugán. Profesora de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid. Autora y coordinadora de distintos libros, artículos en revistas especializadas, artículos divulgativos y artículos de prensa.

Jesús Prieto de PedroJesús Prieto de Pedro. Doctor en Derecho, Catedrático de Derecho Administrativo en la UNED y titular de la Cátedra Andrés Bello de Derechos Culturales.

Santiago Díaz de Sarralde MiguezSantiago Díaz de Sarralde Miguez. Profesor de la URJC y coordinador de Economía en OPEX de la Fundación Alternativas.

Javier ReyJavier Rey. Doctor en Medicina y Cirugía, especialista en Cardiología. Secretario de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal