La tiranía de la tecnología

Por: | 10 de septiembre de 2014

UnknownANTÓN R.CASTROMIL

A mediados de los años sesenta del siglo pasado el semiótico italiano Umberto Eco publicaba su ya clásica obra Apocalípticos e integrados. En todo este tiempo sus más de 400 páginas nos han servido para intensificar un debate que viene de lejos: Las consecuencias político-sociales de la irrupción de la sociedad de masas. 

Resumiendo quizá en exceso podemos decir que la dicotomía propuesta por Eco se refiere a dos actitudes más filosóficas que empíricas: La sociedad de masas significa a) la vulgaridad llevada al extremo, el triunfo de la opinión no cualificada (apocalípticos) o b) una oportunidad histórica para promocionar el gobierno multitudinario de la res pública (integrados).

Pero el verdadero valor de la obra de Eco no reside tanto en volver a enfrentar a Platón contra Aristóteles sino en introducir en el ring de boxeo un elemento nuevo, ahora sí, de los días que nos han tocado vivir: El papel de los medios de comunicación en general y de Internet en particular en tanto que catalizadores de todo el proceso.

Desde la aparición de los “indignados”, la “primavera árabe” o el “occupy Wall Street” asistimos a la generalización de la “operativa cibernética”: a) por definición débil y fragmentaria, cuando no directamente emparentada con la libelo (apocalípticos) o b) libre, fluida, responsable y capacitada para el gobierno ciudadano de la polis (integrados).

La disyuntiva parece eterna: ¿Estamos en disposición de autogobernarnos o conviene más que el experto elija por nosotros? No exageremos, por lo tanto, la capacidad de Internet y los movimientos sociales de nuevo cuño para introducir en el debate público una cuestión que –aunque sea de modo intermitente– ha estado siempre presente.

Lo que sucede es que el manejo de la Red como vehículo de participación política y cambio social se está convirtiendo en una competencia exclusiva, en una destreza reservada a una minoría que dispone de la motivación y, sobre todo, de la formación necesaria.

Si caminamos hacia una sociedad en la que Internet nos ofrece nuevas oportunidades para participar más y mejor conviene sopesar en su justa medida el valor que adquiere el conocimiento y la educación en cultura digital.

Saber nadar (sin ahogarse) se erige, pues, en la formidable barrera que nuestra sociedad ha erigido contra la ciudadanía plena. Su nueva estructura de desigualdad.

El vacío dejado por la burda y directa exclusión de los derechos de ciudadanía (sufragio censitario) se compensa ahora promocionando el analfabetismo tecnológico: la “brecha digital” pone cara a la pared a amplios sectores sociales que, cada vez más, no entienden el mundo y viven aparte. 

Sin embargo, los integrados parecen tener razón cuando hablan de la incorporación de actores antes excluidos, aunque el proceso resulta incompleto. El antiguo monopolio (ciudadanía restringida) parece estar tomando ahora la forma de oligopolio (ciudadanía digital). Conformarnos con ese oligopolio supondría, de alguna manera, dar la razón a los apocalípticos.

Si los primeros analistas de la democracia temían la “tiranía de la mayoría”, quizá convenga empezar a vacunarnos contra la “tiranía de la tecnología”. Pero ojo, la tecnología sólo será tiránica si se convierte en exclusiva de unos pocos, aunque sean más que en tiempos pasados.

La clave está en el conocimiento y en el Estado como garante de su dispensa. Quizá por ello algunos apuestan decididamente por la degradación de la educación pública.

 

*Antón R. Castromil es profesor de Sociología y Opinión Pública en la Universidad Complutense de Madrid.

Hay 3 Comentarios

La tecnología esta cada día más presente en nuestras vidas, y no subirse al barco de la tecnología 2.0 va a suponer quedarse desconectado del mundo y principalmente renunciar a la información que se proporciona en Internet.

1) Esto ya no es así como en 1990. Hoy hasta los pensionistas están en Internet.
2) Existe un término medio, inventado por mí, denominado Democracia Responsable, no puedo copiar y pegar toda su descriptiva pero uno de sus principales puntos es que se restringe el derecho a votar exclusivamente para aquellos que hayan superado los conocimientos teóricos en materia de economía, derecho internacional e historia. De la misma manera que para conducir un automóvil hace falta un permiso, para participar en la conducción de la nación, igualmente debe ser. Esto es una medida que protegerá a las masas de la manipulación de la parte de los ilustrados y animará a formarse a quienes quieran votar o a votar a quienes quieran formarse.

Lo cierto es que los gadjet dominan nuestra vida en muchas ocasiones... http://goo.gl/nuju1d

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Alternativas

Sobre el blog

Crisis de la política, la economía, la sociedad y la cultura. Hacen falta alternativas de progreso para superarla. Desde el encuentro y la reflexión en España y en Europa. Para interpretar la realidad y transformarla. Ese es el objetivo de la Fundación Alternativas, desde su independencia, y de este blog que nace en su XV Aniversario.

Sobre los autores

Nicolás SartoriusNicolás Sartorius. Vicepresidente Ejecutivo de la Fundación Alternativas (FA), abogado y periodista, ha sido diputado al Congreso.

Carlos CarneroCarlos Carnero. Director Gerente de FA, ha sido Embajador de España en Misión Especial para Proyectos en el Marco de la Integración Europea y eurodiputado.

Vicente PalacioVicente Palacio. Director del Observatorio de Política Exterior de la Fundación Alternativas, Doctor en Filosofía, Visiting Fellow y Visiting Researcher en Harvard.

Sandra LeónSandra León. Profesora de Ciencias Políticas en la Universidad de York (Reino Unido) y responsable de la colección Zoom Político de la Fundación Alternativas.

Carlos MaravallCarlos Maravall. Doctor en Macroeconomía y Finanzas Internacionales por la Universidad de Nueva York. Ha trabajado como asesor en Presidencia del Gobierno en temas financieros.

Erika RodriguezErika Rodriguez Pinzón. Doctora en relaciones internacionales por la Universidad Autónoma de Madrid y coordinadora de América Latina en la Fundación Alternativas.

Ana Belén SánchezAna Belén Sánchez, coordinadora de Sostenibilidad y Medio Ambiente de la Fundación Alternativas.

Jose Luis EscarioJose Luis Escario. Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid y Master de Derecho Internacional y Comunitario por la Universidad de Lovaina. Coordinador del Área Unión Europea de FA.

Kattya CascanteKattya Cascante coordina el área de Cooperación al Desarrollo del Observatorio de Política Exterior de la Fundación.

Enrique BustamanteEnrique Bustamante. Catedrático de Comunicación Audiovisual y Publicidad en la UCM. Es un experto de la economía y sociología de la televisión y de las industrias culturales en España.

Alfons MartinellAlfons Martinell. Director de la Cátedra Unesco en la Universidad de Girona y profesor titular en esa misma institución. Codirige el Laboratorio Iberoamericano de Investigación e Innovación en Cultura y Desarrollo.

Carles ManeraCarles Manera. Catedrático de Historia e Instituciones Económicas en la Universitat de les Illes Balears. Es Premio Catalunya de Economía (Societat Catalana d’Economia, 2003).

Stuart MedinaStuart Medina Miltimore. Economista y MBA por la Darden School de la Universidad de Virginia. Es presidente de la Red MMT y fundador de la consultora MetasBio.

Luis Fernando MedinaLuis Fernando Medina. Profesor de ciencia política en la Universidad Carlos III de Madrid. Es autor de 'A Unified Theory of Collective Action and Social Change' (University of Michigan Press) y de "El Fénix Rojo" (Editorial Catarata).

José María Pérez MedinaJosé María Pérez Medina. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología y en Geografía e Historia por la Universidad Complutense de Madrid. Funcionario del Estado. Ha sido Asesor en el Gabinete del Presidente del Gobierno entre 2008 y 2011.

José Antonio NogueraJosé Antonio Noguera. Profesor Titular de Sociología en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y director del grupo de investigación GSADI (Grupo de Sociología Analítica y Diseño Institucional).

Antonio QueroAntonio Quero. Experto en instrumentos financieros de la Comisión Europea y coordinador de Factoría Democrática. Es autor de "La reforma progresista del sistema financiero" (Ed. Catarata).

Paloma Román MarugánPaloma Román Marugán. Profesora de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid. Autora y coordinadora de distintos libros, artículos en revistas especializadas, artículos divulgativos y artículos de prensa.

Jesús Prieto de PedroJesús Prieto de Pedro. Doctor en Derecho, Catedrático de Derecho Administrativo en la UNED y titular de la Cátedra Andrés Bello de Derechos Culturales.

Santiago Díaz de Sarralde MiguezSantiago Díaz de Sarralde Miguez. Profesor de la URJC y coordinador de Economía en OPEX de la Fundación Alternativas.

Javier ReyJavier Rey. Doctor en Medicina y Cirugía, especialista en Cardiología. Secretario de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal