No de Escocia: ganamos todos

Por: | 19 de septiembre de 2014

1411074214-ae80727fd7ebbfc77e00c0de4f87ac82-1CARLOS CARNERO

Quizás lo más fácil en el referéndum sobre la independencia de Escocia era votar , a la vista de la coyuntura política que vive el Reino Unido, con un gobierno conservador que ha aplicado una severa política económica de ajustes y recortes en el gasto público y que además pretende convocar una consulta en la que las posibilidades de que el país abandone la UE no son pocas, si tenemos en cuenta la división en el seno del partido de Cameron y el auge electoral del UKIP en las últimas elecciones europeas.

Conviene no olvidar lo que señala el libro ¿Cómo votamos en los referéndums?, de los investigadores Joan Font y Braulio Gómez, publicado y presentado esta misma semana por la Fundación Alternativas y Libros de La Catarata: a la hora de elegir la papeleta en la urna, el votante puede tener mucho más en cuenta la coyuntura política y/o socioeconómica que su verdadera opinión sobre el tema sometido a consulta. Ha ocurrido muchas veces en la historia democrática y, por ejemplo, basta recordar lo sucedido en Francia con la Constitución Europea en 2005 para constatarlo: muchos de los que se decantaron por el NO lo hicieron para penalizar al Presidente en el poder, Jacques Chirac, más que para rechazar el nuevo Tratado de la UE. 

Los partidarios del SÍ en el referéndum escocés han jugado a esa carta de forma soterrada y, al final, públicamente sin ningún reparo, tratando de movilizar a favor de la independencia a aquellos que, por encima de cualquier otra consideración, deseaban librarse de las políticas conservadoras que gobiernan cada dos por tres en el Reino Unido: hablamos especialmente de los votantes laboristas en un feudo tradicional de su partido como Escocia.

Sin embargo, la inteligente reacción del campo del NO en las dos últimas semanas de campaña ha conseguido desmontar en parte ese peligro gracias a cuatro elementos fundamentales, que los protagonistas han desgranado con nitidez y contundencia.

Primero, que el Gobierno tory y su Primer Ministro no estarían para siempre en Downing Street y Whitehall, por lo que apostar de forma irreversible por la independencia para librarse de aquellos que podrían despedir votando adecuadamente en las elecciones generales del Reino Unido era como matar moscas a cañonazos. Resultó impresionante oír hablar en esos crudos términos a Cameron de su formación política y de sí mismo. ¿Sería posible escuchar en otros países un discurso tan descarnado y, al tiempo, tan eficaz?

Segundo, que tratar de salir de la política de austeridad soltando amarras con el conjunto del Reino con un triunfo del SÍ era una insensatez a la vista de los costes que en términos sobre todo económicos, pero no únicamente, implicaría la independencia: la pérdida de la libra, de la nacionalidad británica, de la libertad de movimiento, del domicilio de decenas de empresas, la salida automática de Escocia en la UE (con un hipotético retorno lento y tortuoso) y hasta del roaming. 

Tercero, la responsable labor de convencimiento de su electorado más dudoso por parte del Partido Laborista, encabezada por un Gordon Brown cuya seriedad es inversamente proporcional a su gris imagen carente de carisma mediático (quizás por eso me gusta tanto), y que ha contado con un Ed Miliband capaz de comprometer sus opciones de ganar Westminster en 2015 a costa de formar una piña con los socios del gobierno de coalición, Cameron y Clegg, cuando lo fácil –y profundamente irresponsable- hubiera sido dejar que el Gobierno se estrellara: ¿es imaginable tanta responsabilidad en los partidos de oposición de otros estados, sea cual sea su tendencia?

Cuarto: la oferta de una descentralización del poder que otorgaría a Escocia poderes bastante similares a aquellos de los que ya gozan en España las Comunidades Autónomas o en Alemania los länder, en un ejercicio de último momento que ha hecho preguntarse a muchos si no hubiera merecido la pena introducir, aparte del SÍ y del NO, una tercera opción en la papeleta con tal devolución de poderes, a lo que contesto negativamente: mejor zanjar de una vez por todas un tema que, de lo contrario, hubiera empantanado la política británica de forma recurrente.

Con el triunfo del NO han ganado Escocia, el Reino Unido y la Unión Europea, incluida España, en la que la defensa del orden jurídico frente al independentismo catalán ve así reforzados sus argumentos con un ejemplo de primer orden, pero en todos los sentidos, incluido aquel que indica que nuestra democracia debe y puede ser capaz de imaginar desarrollos federales de la Constitución que, respetando su letra y espíritu, así como la indivisible soberanía popular, dejen a quienes desean crear nuevas fronteras, nada más y nada menos que en la Europa del siglo XXI, fuera de juego.

Ahora falta que los conservadores británicos entiendan que Europa, lo mismo que su país, está mejor unida que separada. ¿Aplicará Cameron sus propios argumentos para conseguir la victoria del NO en Escocia cuando reflexione sobre su hasta hoy lamentable política europea? Esperemos que sí, pero está escrito que el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra.

* Carlos Carnero es director gerente de la Fundación Alternativas, ha sido Embajador de España en Misión Especial para Proyectos en el Marco de la Integración Europea y eurodiputado.

Hay 5 Comentarios

Escocia dilapidó la oprtunidad de cerrar la brecha generacional que se perfila para Europa al futuro próximo. Quién aportará los fondos para las pensiones de los que sufragaron el NO. Las sociedades encuentran cada día más dificil financiar gobiernos donde impera la corrupción y el dispendio. No de Escocia : ganamos todos, los que somos, hemos sido o aspiramos a ser miembros del apparatchik del status quo. Solo falta que al final del día UK se separe de la UE, ya le deben a una PM de mayor visión el no pertenecer al Euro. Con tan limitadas miras la Europa profunda aparecerá tarde o temprano.

Al margen de quién gano o no, si pasará o no algo... lo cierto es que nadie va a dar su brazo a torcer en España

http://alicantegusta.com/actualidad-de-alicante/1-actualidad-de-alicante/1215-y-por-fin-llego-el-dia-de-no-si-no-es-representativo.html

Inglaterra ha dado una leccion de civismo, democracia e inteligencia al mundo, ha mostrado que es lo que la hace grande. Otros muestran otras cosas. Paradojicamente, el reconocimiento de la pluralidad cultural dentro de los estados de Europa, es lo que mas puede ayudar a fortalecer la Union Europea. No es casualidad que los escoceses sean proeuropeos mientras que ingleses y franceses tiran en la direccion "nacional" ¿en este caso, quien es mas nacionalista, Escocia o Inglaterra? Bruselas deberia ganarse su legitimidad a traves de la defensa de las minorias y estados pequeños de Europa. A traves de la defensa del ciudadano como sujeto suscetible de poseer varias religiones y nacionalidades, o ninguna, diferentes a las "oficiales" que siempre han luchado por imponerse una a otras en la Historia. Basta recordar la obligacion de cantar el himno eslovaco en las escuelas a la minoria hungara, o el reparto de pasaportes por parte de Budapast, para ver que la tendencia a las dinamicas de siempre entre naciones en Europa volvera si Bruselas se dedica a proteger "estados" y sistemas finacieros y no ciudadanos.

Creo sinceramente que es hora de cambios. Para la historia 100 o 200 años es poco pero para el ser humano es la vida de uno, la de sus hijos y nietos. La humanidad a avanzado de forma espectacular en muchos ámbitos pero muy poco en valores como humanidad, respeto, sinceridad, solidaridad. Los cambios que se van produciendo son tan dilatados en el tiempo que no satisfacen a nadie, sería necesario juntar tres generaciones para poder constatarlos y así satisfacernos aunque sea por boca ajena. En el ámbito político donde se conjugan los poderes, es donde más se nota esta falta de valores, algo comprensible en un mundo ciertamente mezquino donde la ocasión hace el ladrón. Si hubieran valores la ocasión No haría el ladrón. El caso de Escocia es por fin la voluntad del pueblo por encima de los intereses políticos. Es una lección a esa clase de políticos que creen estar por encima de la voluntad del pueblo y que en muchos caso y de forma patológica se creen los mesías de un pueblo como si éste no supiera o no pudiera ejercer su voluntad para cambiar el mundo. Las leyes las hacen los políticos para dar respuesta a la voluntad popular y se cambian cuando esta voluntad cambia.

Muy acertado el razonamiento, enlazando la propuesta de abandono europeo con la propuesta independentista de Escocia, que una vez delante de las urnas hizo poner en estado de alerta a todo el mundo.
Prometiendo dar una serie de derechos institucionales restringidos hasta el momento.
Y no solo a Escocia, sino que repercutirá en el resto de estados que forman el Reino Unido.
Y por extensión en toda Europa.
Con una disciplina ejemplar en la madurez demostrada de la gente democrática, así como en sus líderes.
Chapeau.
Y ejemplo como formas y maneras adecuadas hoy en el tipo de civilización occidental al que se supone que pertenecemos.
Reclamando derechos y comprometiendo obligaciones a nivel social con la base que es la gente.
Buscando lo mejor para todo el mundo desde la justica como ejemplo..

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Alternativas

Sobre el blog

Crisis de la política, la economía, la sociedad y la cultura. Hacen falta alternativas de progreso para superarla. Desde el encuentro y la reflexión en España y en Europa. Para interpretar la realidad y transformarla. Ese es el objetivo de la Fundación Alternativas, desde su independencia, y de este blog que nace en su XV Aniversario.

Sobre los autores

Nicolás SartoriusNicolás Sartorius. Vicepresidente Ejecutivo de la Fundación Alternativas (FA), abogado y periodista, ha sido diputado al Congreso.

Carlos CarneroCarlos Carnero. Director Gerente de FA, ha sido Embajador de España en Misión Especial para Proyectos en el Marco de la Integración Europea y eurodiputado.

Vicente PalacioVicente Palacio. Director del Observatorio de Política Exterior de la Fundación Alternativas, Doctor en Filosofía, Visiting Fellow y Visiting Researcher en Harvard.

Sandra LeónSandra León. Profesora de Ciencias Políticas en la Universidad de York (Reino Unido) y responsable de la colección Zoom Político de la Fundación Alternativas.

Carlos MaravallCarlos Maravall. Doctor en Macroeconomía y Finanzas Internacionales por la Universidad de Nueva York. Ha trabajado como asesor en Presidencia del Gobierno en temas financieros.

Erika RodriguezErika Rodriguez Pinzón. Doctora en relaciones internacionales por la Universidad Autónoma de Madrid y coordinadora de América Latina en la Fundación Alternativas.

Ana Belén SánchezAna Belén Sánchez, coordinadora de Sostenibilidad y Medio Ambiente de la Fundación Alternativas.

Jose Luis EscarioJose Luis Escario. Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid y Master de Derecho Internacional y Comunitario por la Universidad de Lovaina. Coordinador del Área Unión Europea de FA.

Kattya CascanteKattya Cascante coordina el área de Cooperación al Desarrollo del Observatorio de Política Exterior de la Fundación.

Enrique BustamanteEnrique Bustamante. Catedrático de Comunicación Audiovisual y Publicidad en la UCM. Es un experto de la economía y sociología de la televisión y de las industrias culturales en España.

Alfons MartinellAlfons Martinell. Director de la Cátedra Unesco en la Universidad de Girona y profesor titular en esa misma institución. Codirige el Laboratorio Iberoamericano de Investigación e Innovación en Cultura y Desarrollo.

Carles ManeraCarles Manera. Catedrático de Historia e Instituciones Económicas en la Universitat de les Illes Balears. Es Premio Catalunya de Economía (Societat Catalana d’Economia, 2003).

Stuart MedinaStuart Medina Miltimore. Economista y MBA por la Darden School de la Universidad de Virginia. Es presidente de la Red MMT y fundador de la consultora MetasBio.

Luis Fernando MedinaLuis Fernando Medina. Profesor de ciencia política en la Universidad Carlos III de Madrid. Es autor de 'A Unified Theory of Collective Action and Social Change' (University of Michigan Press) y de "El Fénix Rojo" (Editorial Catarata).

José María Pérez MedinaJosé María Pérez Medina. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología y en Geografía e Historia por la Universidad Complutense de Madrid. Funcionario del Estado. Ha sido Asesor en el Gabinete del Presidente del Gobierno entre 2008 y 2011.

José Antonio NogueraJosé Antonio Noguera. Profesor Titular de Sociología en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y director del grupo de investigación GSADI (Grupo de Sociología Analítica y Diseño Institucional).

Antonio QueroAntonio Quero. Experto en instrumentos financieros de la Comisión Europea y coordinador de Factoría Democrática. Es autor de "La reforma progresista del sistema financiero" (Ed. Catarata).

Paloma Román MarugánPaloma Román Marugán. Profesora de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid. Autora y coordinadora de distintos libros, artículos en revistas especializadas, artículos divulgativos y artículos de prensa.

Jesús Prieto de PedroJesús Prieto de Pedro. Doctor en Derecho, Catedrático de Derecho Administrativo en la UNED y titular de la Cátedra Andrés Bello de Derechos Culturales.

Santiago Díaz de Sarralde MiguezSantiago Díaz de Sarralde Miguez. Profesor de la URJC y coordinador de Economía en OPEX de la Fundación Alternativas.

Javier ReyJavier Rey. Doctor en Medicina y Cirugía, especialista en Cardiología. Secretario de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal