El porqué de la irresponsabilidad social corporativa

Por: | 03 de diciembre de 2015

JUAN CARLOS GONZÁLEZ Y EMILIANO MORENO (*)

Chevron

Chevron consiguió el premio "Lifetime Public Eye" por contaminar grandes extensiones de selva virgen

 

Más allá de los escándalos ligados a la corrupción política, ya han dejado de sorprendernos las noticias que se hacen eco de comportamientos irresponsables por parte de las empresas, sobre todo las más grandes (que son las que generan un mayor interés mediático). Y ello a pesar de las cuantiosas inversiones en comunicación y en relaciones públicas que, cada año, realizan estas empresas para tratar de convencer a una sociedad -que tolera cada vez menos los comportamientos autistas- de la “responsabilidad” de estos poderes económicos con y hacia la sociedad.

Si tenemos en cuenta que cada vez son más las evidencias que ponen de manifiesto el boicot de los consumidores hacia las empresas y las marcas irresponsables, cuesta entender, tanto desde el punto de vista económico-comercial como de la propia Responsabilidad Social Corporativa (RSC), por qué grandes corporaciones que han sido capaces de labrarse a lo largo de los años, una buena reputación corporativa, arriesgan todo lo conseguido actuando de manera “irresponsable”.

Resulta difícil creer que, en plena “cuarta revolución industrial” (donde cada día “teras” y “teras” de datos pululan por la nube y donde Internet hace posible que el control del mercado pase de los productores a manos de los consumidores), la falta de transparencia (cuando no el engaño) pueda quedar impune, sin saberse. Por otro lado, desde el punto de vista de la RSC, sorprende que todavía haya ejecutivos de algunas de las grandes multinacionales que continúen infravalorando las consecuencias -tangibles e intangibles- de determinadas malas praxis tratando de justificarlas en base a una visión exclusivamente utilitarista.

Aunque no es fácil encontrar una respuesta que, en pleno siglo XXI (cuando hay un consenso mundial sobre la necesidad de terminar con la pobreza, garantizar una vida digna y la igualdad de oportunidades, así como proteger la integridad del planeta), pueda explicar plenamente la existencia de conductas empresariales irresponsables, algunos de los trabajos y de las publicaciones que vienen realizándose en el campo de la RSC nos permiten vislumbrar dos tipos de razones complementarias para explicarlas.

Una primera razón, de carácter económico, parece (según plantea, entre otros, el economista David de Ugarte) dotar de impunidad (frente a la RSC) a las empresas que alcanzan una cierta dimensión (“Escala”) en tamaño y en dividendos. En base a este razonamiento, los gestores conocerían sobradamente que, a partir de que las empresas adquieren cierto tamaño y sus dividendos consiguen determinados niveles de competitividad, no sólo es que puedan hacer que su gestión sea “opaca”, sino que les permite independizar la misma de la aprobación social (sobre todo, la de las comunidades situadas en su entorno más cercano). Asimismo, serían plenamente conscientes del incremento exponencial de su capacidad de influir en el desarrollo del mercado (gracias al “peso de los lobbies”) y de que son ellos quienes controlan al Consejo de Administración/Junta de Accionistas, en vez de ser éstos supervisados por los citados órganos.

Este “beneficio de la opacidad” -de llegar a ser “irresponsable” sin pagar, al menos de manera inmediata, peaje social y/o económico alguno- consecuencia del tamaño y volumen de negocio, parece ser un objetivo comúnmente perseguido por algunas de las grandes corporaciones empresariales. Así puede inferirse cuando se revisa el resultado de las convocatorias de los “Public Eye Awards”, organizadas por la ONG Declaración de Berna y Greenpeace Suiza para distinguir a las empresas más irresponsables del mundo. Resulta paradójico ver cómo, desde su primera edición, este “galardón negativo” (considerado el “anti Oscar de la RSC”) va a grandes empresas, la mayoría de ellas conocidas por los consumidores y clientes de todo el mundo. Por ejemplo, este año la firma Chevron ha conseguido el premio “Lifetime Public Eye”, por contaminar grandes extensiones de selva virgen en el norte de Ecuador (una responsabilidad que, tras 20 años de litigio, sigue rechazando la compañía) y en 2014 la compañía GAP fue “galardonada” por no haber accedido a firmar el acuerdo vinculante sobre “seguridad en la construcción de edificios y de instalaciones de sistemas contra incendios” en Bangladesh.

Asimismo, el “beneficio de la opacidad” también se justificaría a través del hecho de que casi el 80% de las multinacionales no alcanza el aprobado en una prueba realizada, a nivel mundial, por la ONG Transparencia Internacional (y publicada en noviembre de 2014), en la que se analizó la calidad del reporte financiero y de las acciones contra la corrupción llevadas a cabo por más de 145 grandes empresas. En lo que respecta a nuestro país, el Banco Santander y Telefónica figuran entre las diez empresas mejor posicionadas en esa prueba.

Lo paradójico de esta situación es que, por regla general, los países de origen de estas grandes multinacionales son percibidos por la opinión pública como “limpios o casi limpios” (de corrupción). Sin embargo, según el Mapa de la Corrupción que la OCDE publicó en 2014, de los 427 casos de sobornos internacionales analizados y juzgados en 87 países que han concluido en sentencia judicial, la mayoría se ha producido en lugares con altos o muy altos niveles de desarrollo.

La segunda razón para tratar de explicar el “porqué de estos comportamientos opacos” la encontramos en que la RSC es percibida como una moda pasajera; algo que sólo hay que tener en cuenta en épocas de bonanza ya que, en puridad (¡no nos engañemos!), se trata de un coste que, en el mejor de los casos, es compatible o está alineado con la estrategia de creación de valor para los accionistas. Es, por lo tanto, una visión de la RSC muy alejada de considerarla, en sí misma, generadora de valor ya sea porque contribuye a atraer inversores (“socialmente responsables”) y a generar nuevas oportunidades sociales de mercado (pensemos en la diferenciación que otorga, por ejemplo, la “innovación sostenible”), o ya sea porque sirve para captar, motivar, comprometer y retener el talento.

Esta visión de tolerar la RSC mientras no sea demasiado cara está vinculada al riesgo que entraña el hecho de descubrir la rentabilidad, aunque sea en el corto plazo, de una “gestión insostenible” y quizás este descubrimiento sea el que mueva a ciertos directivos de las grandes empresas a enterrar sus convicciones (¿también sus valores?) sobre la RSC obviando, con ello, el valor innegable que ésta tiene para la sociedad, para el medio ambiente y, en general, para el entorno.

Por ello, todos los hechos que la realidad se empeña tozudamente en demostrar (boicots ciudadanos, vulnerabilidad, etc.) hacen, si cabe, todavía más incomprensible el autismo de algunos líderes empresariales cuyas decisiones resultan muy dañinas tanto para la reputación de sus corporaciones, como para la sociedad en su conjunto. Al fin y al cabo, al igual que la contaminación, las consecuencias de la irresponsabilidad social no tienen fronteras.

 

(*) Juan Carlos González es Catedrático de Ciencia Política de la Universidad de Alcalá (UAH) y Emiliano Moreno es Profesor Honorífico Investigador de la Universidad de Alcalá (UAH).

Hay 1 Comentarios

No me parece mal que se sepa quienes son estas empresas irresponsables, a medida que la sociedad se vaya concienciando con el problema medioambiental del planeta, así como, los gobiernos de los países, estas empresas tendrán que empezar a cambiar el chip, de momento aún van aguantando.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Alternativas

Sobre el blog

Crisis de la política, la economía, la sociedad y la cultura. Hacen falta alternativas de progreso para superarla. Desde el encuentro y la reflexión en España y en Europa. Para interpretar la realidad y transformarla. Ese es el objetivo de la Fundación Alternativas, desde su independencia, y de este blog que nace en su XV Aniversario.

Sobre los autores

Nicolás SartoriusNicolás Sartorius. Vicepresidente Ejecutivo de la Fundación Alternativas (FA), abogado y periodista, ha sido diputado al Congreso.

Carlos CarneroCarlos Carnero. Director Gerente de FA, ha sido Embajador de España en Misión Especial para Proyectos en el Marco de la Integración Europea y eurodiputado.

Vicente PalacioVicente Palacio. Director del Observatorio de Política Exterior de la Fundación Alternativas, Doctor en Filosofía, Visiting Fellow y Visiting Researcher en Harvard.

Sandra LeónSandra León. Profesora de Ciencias Políticas en la Universidad de York (Reino Unido) y responsable de la colección Zoom Político de la Fundación Alternativas.

Carlos MaravallCarlos Maravall. Doctor en Macroeconomía y Finanzas Internacionales por la Universidad de Nueva York. Ha trabajado como asesor en Presidencia del Gobierno en temas financieros.

Erika RodriguezErika Rodriguez Pinzón. Doctora en relaciones internacionales por la Universidad Autónoma de Madrid y coordinadora de América Latina en la Fundación Alternativas.

Ana Belén SánchezAna Belén Sánchez, coordinadora de Sostenibilidad y Medio Ambiente de la Fundación Alternativas.

Jose Luis EscarioJose Luis Escario. Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid y Master de Derecho Internacional y Comunitario por la Universidad de Lovaina. Coordinador del Área Unión Europea de FA.

Kattya CascanteKattya Cascante coordina el área de Cooperación al Desarrollo del Observatorio de Política Exterior de la Fundación.

Enrique BustamanteEnrique Bustamante. Catedrático de Comunicación Audiovisual y Publicidad en la UCM. Es un experto de la economía y sociología de la televisión y de las industrias culturales en España.

Alfons MartinellAlfons Martinell. Director de la Cátedra Unesco en la Universidad de Girona y profesor titular en esa misma institución. Codirige el Laboratorio Iberoamericano de Investigación e Innovación en Cultura y Desarrollo.

Carles ManeraCarles Manera. Catedrático de Historia e Instituciones Económicas en la Universitat de les Illes Balears. Es Premio Catalunya de Economía (Societat Catalana d’Economia, 2003).

Stuart MedinaStuart Medina Miltimore. Economista y MBA por la Darden School de la Universidad de Virginia. Es presidente de la Red MMT y fundador de la consultora MetasBio.

Luis Fernando MedinaLuis Fernando Medina. Profesor de ciencia política en la Universidad Carlos III de Madrid. Es autor de 'A Unified Theory of Collective Action and Social Change' (University of Michigan Press) y de "El Fénix Rojo" (Editorial Catarata).

José María Pérez MedinaJosé María Pérez Medina. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología y en Geografía e Historia por la Universidad Complutense de Madrid. Funcionario del Estado. Ha sido Asesor en el Gabinete del Presidente del Gobierno entre 2008 y 2011.

José Antonio NogueraJosé Antonio Noguera. Profesor Titular de Sociología en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y director del grupo de investigación GSADI (Grupo de Sociología Analítica y Diseño Institucional).

Antonio QueroAntonio Quero. Experto en instrumentos financieros de la Comisión Europea y coordinador de Factoría Democrática. Es autor de "La reforma progresista del sistema financiero" (Ed. Catarata).

Paloma Román MarugánPaloma Román Marugán. Profesora de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid. Autora y coordinadora de distintos libros, artículos en revistas especializadas, artículos divulgativos y artículos de prensa.

Jesús Prieto de PedroJesús Prieto de Pedro. Doctor en Derecho, Catedrático de Derecho Administrativo en la UNED y titular de la Cátedra Andrés Bello de Derechos Culturales.

Santiago Díaz de Sarralde MiguezSantiago Díaz de Sarralde Miguez. Profesor de la URJC y coordinador de Economía en OPEX de la Fundación Alternativas.

Javier ReyJavier Rey. Doctor en Medicina y Cirugía, especialista en Cardiología. Secretario de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal