Alternativas

Sobre el blog

Crisis de la política, la economía, la sociedad y la cultura. Hacen falta alternativas de progreso para superarla. Desde el encuentro y la reflexión en España y en Europa. Para interpretar la realidad y transformarla. Ese es el objetivo de la Fundación Alternativas, desde su independencia, y de este blog que nace en su XV Aniversario.

Sobre los autores

Nicolás SartoriusNicolás Sartorius. Vicepresidente Ejecutivo de la Fundación Alternativas (FA), abogado y periodista, ha sido diputado al Congreso.

Carlos CarneroCarlos Carnero. Director Gerente de FA, ha sido Embajador de España en Misión Especial para Proyectos en el Marco de la Integración Europea y eurodiputado.

Vicente PalacioVicente Palacio. Director del Observatorio de Política Exterior de la Fundación Alternativas, Doctor en Filosofía, Visiting Fellow y Visiting Researcher en Harvard.

Sandra LeónSandra León. Profesora de Ciencias Políticas en la Universidad de York (Reino Unido) y responsable de la colección Zoom Político de la Fundación Alternativas.

Carlos MaravallCarlos Maravall. Doctor en Macroeconomía y Finanzas Internacionales por la Universidad de Nueva York. Ha trabajado como asesor en Presidencia del Gobierno en temas financieros.

Erika RodriguezErika Rodriguez Pinzón. Doctora en relaciones internacionales por la Universidad Autónoma de Madrid y coordinadora de América Latina en la Fundación Alternativas.

Ana Belén SánchezAna Belén Sánchez, coordinadora de Sostenibilidad y Medio Ambiente de la Fundación Alternativas.

Jose Luis EscarioJose Luis Escario. Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid y Master de Derecho Internacional y Comunitario por la Universidad de Lovaina. Coordinador del Área Unión Europea de FA.

Kattya CascanteKattya Cascante coordina el área de Cooperación al Desarrollo del Observatorio de Política Exterior de la Fundación.

Enrique BustamanteEnrique Bustamante. Catedrático de Comunicación Audiovisual y Publicidad en la UCM. Es un experto de la economía y sociología de la televisión y de las industrias culturales en España.

Alfons MartinellAlfons Martinell. Director de la Cátedra Unesco en la Universidad de Girona y profesor titular en esa misma institución. Codirige el Laboratorio Iberoamericano de Investigación e Innovación en Cultura y Desarrollo.

Carles ManeraCarles Manera. Catedrático de Historia e Instituciones Económicas en la Universitat de les Illes Balears. Es Premio Catalunya de Economía (Societat Catalana d’Economia, 2003).

Stuart MedinaStuart Medina Miltimore. Economista y MBA por la Darden School de la Universidad de Virginia. Es presidente de la Red MMT y fundador de la consultora MetasBio.

Luis Fernando MedinaLuis Fernando Medina. Profesor de ciencia política en la Universidad Carlos III de Madrid. Es autor de 'A Unified Theory of Collective Action and Social Change' (University of Michigan Press) y de "El Fénix Rojo" (Editorial Catarata).

José María Pérez MedinaJosé María Pérez Medina. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología y en Geografía e Historia por la Universidad Complutense de Madrid. Funcionario del Estado. Ha sido Asesor en el Gabinete del Presidente del Gobierno entre 2008 y 2011.

José Antonio NogueraJosé Antonio Noguera. Profesor Titular de Sociología en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y director del grupo de investigación GSADI (Grupo de Sociología Analítica y Diseño Institucional).

Antonio QueroAntonio Quero. Experto en instrumentos financieros de la Comisión Europea y coordinador de Factoría Democrática. Es autor de "La reforma progresista del sistema financiero" (Ed. Catarata).

Paloma Román MarugánPaloma Román Marugán. Profesora de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid. Autora y coordinadora de distintos libros, artículos en revistas especializadas, artículos divulgativos y artículos de prensa.

Jesús Prieto de PedroJesús Prieto de Pedro. Doctor en Derecho, Catedrático de Derecho Administrativo en la UNED y titular de la Cátedra Andrés Bello de Derechos Culturales.

Santiago Díaz de Sarralde MiguezSantiago Díaz de Sarralde Miguez. Profesor de la URJC y coordinador de Economía en OPEX de la Fundación Alternativas.

Javier ReyJavier Rey. Doctor en Medicina y Cirugía, especialista en Cardiología. Secretario de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida.

DANIEL LEGUINA (*)

 

1487020834_701015_1487021470_noticia_normal_recorte1

Manifestación contra la pobreza energética. / MASSIMILIANO MINOCRI

 

La pobreza energética afecta en España a una de cada diez personas, unos 4,5 millones en total, según datos del Gobierno. El desempleo y la inestabilidad laboral, el nivel de renta y la presencia de menores a cargo del hogar son las principales causas del problema, pero también las condiciones y antigüedad de la vivienda, su régimen de tenencia, la zona de residencia y el nivel de estudios del sustentador principal.

El perfil de los afectados varía entre familias con bajos ingresos, mayores, jóvenes emancipados y hogares monoparentales con menores, viviendo en alquiler y con bajo nivel de estudios. Pero la falta de recursos no es el único problema, si no también la falta de conocimiento sobre cómo funciona la factura de la energía.

En España, el precio de gas natural y electricidad está muy por encima de la media comunitaria. Según Eurostat, en 2016 el precio del gas natural fue un 123,07% más caro que el promedio de la Unión Europea, mientras que el de la electricidad se situó en un 140,68%. 

Recientemente se celebró en Madrid una marcha bajo el lema ´La energía es un derecho y no un privilegio’, en la que los manifestantes demandaron la aprobación de una ley integral que garantice un consumo mínimo de energía para todos los hogares. Entre las medidas propuestas contra la pobreza energética destaca la reforma del bono social para que sea más efectivo, haga frente a todos los gastos energéticos y cubra a todos los hogares vulnerables.

Los hogares que sufren pobreza energética tienen en estos momentos dos alternativas: reducir su consumo de energía o, directamente, dejar de pagar las facturas. No obstante, estas medidas acarrean consecuencias graves: problemas de salud y mortalidad por bajas temperaturas -lo que se conoce como mortalidad adicional de invierno-, exclusión social y problemas legales por falta de pago. Además, la mayor incidencia de enfermedades por vivir en casas frías genera elevados costes al Sistema Nacional de Salud.

Según el estudio ‘Pobreza, vulnerabilidad y desigualdad energética. Nuevos enfoques de análisis’, de la Asociación de Ciencias Ambientales, la pobreza energética causa más muertes que los accidentes de tráfico: el promedio de víctimas en carretera para el periodo 1996-2014 fue de 4.082 al año, mientras que la pobreza energética causa en España unas 7.100 muertes prematuras al año. En algunos inviernos especialmente negativos, como los de 1998-99, 2004-2005 y 2011-2012, la mortalidad asociada a la pobreza energética en España podría haber superado las 10.000 muertes anuales.

Comunidades autónomas

Entre comunidades autónomas, Castilla-La Mancha registra casi un 20% de personas en riesgo de sufrir pobreza energética, mientras que Castilla y León, Murcia, Extremadura y Cantabria alcanzan el 11% de hogares con serios problemas para calentarse en los meses fríos. Canarios, vascos, valencianos, asturianos y gallegos son los españoles que menos problemas tienen para superar los inviernos. Los manchegos son los que más los sufren debido a que se trata de una región históricamente más pobre y la Administración regional cuenta con menos recursos que el resto de comunidades.

España es uno de los países de la UE con mayor riesgo de pobreza energética con un 10,1% en 2016, mientras la media europea estaba en 8,7%. Empero, ciudades como Zaragoza y Barcelona han puesto en marcha iniciativas de asesoramiento para que los ciudadanos reciban ayuda a la hora de decidir qué contratación energética es la más adecuada para su vivienda, y sobre las posibilidades de solicitar el bono social o ayudas similares.

Recientemente, el Parlamento Europeo acordó que este fenómeno tenga una definición común en todo el continente y puso en marcha el Observatorio de Pobreza Energética. Sin duda, es un primer paso, pero queda mucho camino por recorrer y más de 7.000 muertes al año sólo en España es un dato que por sí sólo debería hacer reflexionar mucho a políticos y eléctricas, y a la sociedad en su conjunto.

 

(*) Daniel Leguina es responsable de Comunicación de la Fundación Alternativas

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal