Doñana o el futuro y el pasado de España en la UE

Por: | 15 de agosto de 2018

CARLOS CARNERO (*)

 

1534093980_561598_1534094344_noticia_normal_recorte1

Pedro Sánchez y Angela Merkel, en Doñana. / F. CALVO (EFE)

 

Una de las más extravagantes críticas que se han formulado este verano a la política europea del Ejecutivo español ha sido la de buscar acuerdos bilaterales con Alemania en vez de tratar de conseguirlos en el nivel comunitario. Puede que tal reproche se termine haciendo cada vez que el presidente del Gobierno se reúna con uno de sus pares importantes de la UE, lo que no haría sino ahondar en lo disparatado del reproche de la oposición.

Durante muchos años, los Gobiernos de Aznar vieron a la Unión Europea como un marco político en el que la influencia de España debía basarse en su capacidad para bloquear decisiones. De ahí su empeño en conseguir mantener el ‘peso’ de nuestro país en las instituciones comunitarias a través de sus votos en el Consejo de la UE, de forma que estuviera en condiciones aritméticas, junto con otros, de impedir que se adoptaran decisiones lesivas para los intereses nacionales.    

Esa concepción partía de situar a Alemania y a Francia como competidores objetivos de España, una suerte de amigos/enemigos de los que había que recelar casi por principio. De esa forma, nuestro país se convirtió en un actor incómodo en la UE, siempre dispuesto a decir que no en lugar de defender sus intereses en positivo –como sí había hecho Felipe González-,  haciéndolos coincidir con los de la Unión. Solo de esa segunda manera, por ejemplo, fue posible poner en marcha las políticas de cohesión, la euromediterránea y la eurolatinoamericana.

El punto culminante de la política europea del aznarismo fue el intento de división de la UE con la ‘Carta de los Ocho’ con motivo de la Guerra de Irak, que no solo fracasó, sino que dejó muy tocada a España en la UE hasta el retorno del PSOE al Gobierno en 2004.

¿Significa la crítica del PP a la cumbre Merkel-Sánchez en Doñana una vuelta de la derecha española a su desconfianza hacia Alemania y Francia? ¿Volverá a decir lo mismo cuando el presidente del Gobierno español se reúna con Macron? ¿Hasta qué punto la evidente satisfacción de Aznar con la elección de Pablo Casado puede empezar a sentirse en la política europea del primer partido de la oposición?

El tiempo va a responder a esas preguntas, pero convendría advertir de algunas cuestiones relevantes si las respuestas a los mismos son afirmativas –lo que sería algo más que preocupante-.

La primera es que buscar aliados en la UE de hoy en día más allá de Berlín y París es necesario y positivo siempre y cuando sea para sumar a una alianza proactiva entre Alemania, Francia y España, nítidamente beneficiosa para nuestro país y que, afortunadamente, ha sido restablecida con celeridad tras la llegada de Sánchez a la Moncloa. Lo que sería un despropósito es buscar coincidencias con gobiernos que poco tienen que ver con una concepción europeísta de las cosas, idea que es difícil alejar de las intenciones de la derecha española a la vista del inquietante discurso de su nuevo líder sobre las migraciones y el asilo.

La segunda es que la única forma de conseguir que la UE siga profundizando su integración, adopte políticas eficaces frente a los complejos problemas que tiene que resolver y resista el desafío populista que anida en demasiados de sus gobiernos nacionales es fortalecer la confluencia entre  Berlín, París y Madrid. Sea para aprobar decisiones en el Consejo y el Parlamento Europeo, poner en marcha cooperaciones reforzadas o incluso promover reformas de índole constitucional (o sea, del Tratado en vigor), ese trío es imprescindible para conformar alianzas más amplias. Y no digamos, por cierto, para que el próximo Marco Financiero Plurianual sea lo mejor posible para España.

En concreto, y volviendo a la curiosa crítica al encuentro de Doñana, quien la hace debería ser consciente de que no habrá soluciones europeas al reto migratorio sin Alemania ni Francia y su poder político y financiero, es decir, tratando de empezar la casa por el tejado. Europa vive momentos de incertidumbre de los que, como siempre, puede salir avanzando.

Más de cien circunscripciones que registraron una mayoría a favor del Brexit han cambiado de opinión, según un serio estudio publicado por The Observer, lo que podría influir en el voto final de los Comunes y variar la postura de Corbyn contra un replanteamiento del abandono de la UE por el Reino Unido. El propio Erdogan está comprobando la soledad de tener que enfrentarse a Trump al mismo tiempo que ha debilitado sus lazos con Bruselas. ¿Por qué traigo a colación estos casos?

Porque la fuerza de la Europa que protege –en definición de Macron- puede sentirse con fuerza dentro y fuera de la UE en una coyuntura complicada a poco que los grandes países europeístas, como Alemania, Francia y España, sean capaces de acertar en los próximos meses, construyendo una hegemonía ante el grupo euroescéptico que ha ido creciendo en tamaño y audacia  (o demagogia, como se prefiera) en los últimos tiempos. Si lo consiguen, las elecciones al Parlamento Europeo de 2019 serán un éxito porque la ciudadanía tendrá un punto de referencia para votar de forma progresista frente a los falsos y peligrosos reclamos del populismo y el antieuropeísmo.

En ese marco, la reunión Merkel-Sánchez se dirige hacia el futuro más próximo. Y las críticas de la oposición a la misma, hacia el pasado.

 

(*) Carlos Carnero es director gerente de la Fundación Alternativas y ex eurodiputado

Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Alternativas

Sobre el blog

Crisis de la política, la economía, la sociedad y la cultura. Hacen falta alternativas de progreso para superarla. Desde el encuentro y la reflexión en España y en Europa. Para interpretar la realidad y transformarla. Ese es el objetivo de la Fundación Alternativas, desde su independencia, y de este blog que nace en su XV Aniversario.

Sobre los autores

Nicolás SartoriusNicolás Sartorius. Vicepresidente Ejecutivo de la Fundación Alternativas (FA), abogado y periodista, ha sido diputado al Congreso.

Carlos CarneroCarlos Carnero. Director Gerente de FA, ha sido Embajador de España en Misión Especial para Proyectos en el Marco de la Integración Europea y eurodiputado.

Vicente PalacioVicente Palacio. Director del Observatorio de Política Exterior de la Fundación Alternativas, Doctor en Filosofía, Visiting Fellow y Visiting Researcher en Harvard.

Sandra LeónSandra León. Profesora de Ciencias Políticas en la Universidad de York (Reino Unido) y responsable de la colección Zoom Político de la Fundación Alternativas.

Carlos MaravallCarlos Maravall. Doctor en Macroeconomía y Finanzas Internacionales por la Universidad de Nueva York. Ha trabajado como asesor en Presidencia del Gobierno en temas financieros.

Erika RodriguezErika Rodriguez Pinzón. Doctora en relaciones internacionales por la Universidad Autónoma de Madrid y coordinadora de América Latina en la Fundación Alternativas.

Ana Belén SánchezAna Belén Sánchez, coordinadora de Sostenibilidad y Medio Ambiente de la Fundación Alternativas.

Jose Luis EscarioJose Luis Escario. Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid y Master de Derecho Internacional y Comunitario por la Universidad de Lovaina. Coordinador del Área Unión Europea de FA.

Kattya CascanteKattya Cascante coordina el área de Cooperación al Desarrollo del Observatorio de Política Exterior de la Fundación.

Enrique BustamanteEnrique Bustamante. Catedrático de Comunicación Audiovisual y Publicidad en la UCM. Es un experto de la economía y sociología de la televisión y de las industrias culturales en España.

Alfons MartinellAlfons Martinell. Director de la Cátedra Unesco en la Universidad de Girona y profesor titular en esa misma institución. Codirige el Laboratorio Iberoamericano de Investigación e Innovación en Cultura y Desarrollo.

Carles ManeraCarles Manera. Catedrático de Historia e Instituciones Económicas en la Universitat de les Illes Balears. Es Premio Catalunya de Economía (Societat Catalana d’Economia, 2003).

Stuart MedinaStuart Medina Miltimore. Economista y MBA por la Darden School de la Universidad de Virginia. Es presidente de la Red MMT y fundador de la consultora MetasBio.

Luis Fernando MedinaLuis Fernando Medina. Profesor de ciencia política en la Universidad Carlos III de Madrid. Es autor de 'A Unified Theory of Collective Action and Social Change' (University of Michigan Press) y de "El Fénix Rojo" (Editorial Catarata).

José María Pérez MedinaJosé María Pérez Medina. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología y en Geografía e Historia por la Universidad Complutense de Madrid. Funcionario del Estado. Ha sido Asesor en el Gabinete del Presidente del Gobierno entre 2008 y 2011.

José Antonio NogueraJosé Antonio Noguera. Profesor Titular de Sociología en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y director del grupo de investigación GSADI (Grupo de Sociología Analítica y Diseño Institucional).

Antonio QueroAntonio Quero. Experto en instrumentos financieros de la Comisión Europea y coordinador de Factoría Democrática. Es autor de "La reforma progresista del sistema financiero" (Ed. Catarata).

Paloma Román MarugánPaloma Román Marugán. Profesora de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid. Autora y coordinadora de distintos libros, artículos en revistas especializadas, artículos divulgativos y artículos de prensa.

Jesús Prieto de PedroJesús Prieto de Pedro. Doctor en Derecho, Catedrático de Derecho Administrativo en la UNED y titular de la Cátedra Andrés Bello de Derechos Culturales.

Santiago Díaz de Sarralde MiguezSantiago Díaz de Sarralde Miguez. Profesor de la URJC y coordinador de Economía en OPEX de la Fundación Alternativas.

Javier ReyJavier Rey. Doctor en Medicina y Cirugía, especialista en Cardiología. Secretario de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal