¿Perro de caza o San Bernardo?

Por: | 07 de marzo de 2018

La única certeza que tenemos a la luz de los datos actuales, es que la evolución humana está ligada al continuo incremento de la inteligencia emocional. De seguir así, y si no permanecemos alerta, la sociedad del mañana correrá el grave riesgo de sufrir de una indolencia entendida como clave para alcanzar el éxito. Todo empezó en los baldíos años ochenta. La década de Reagan, Juan Pablo II, Margaret Thatcher, Tom Cruise, y Arnold Schwarzenegger. Fue en aquel tiempo, cuando empezamos a encumbrar a los más necios de la fiesta. Quisieron hacernos creer que habían desaparecido de un plumazo los desigualdades entre clases sociales, y comenzaron a inocular sin sutilezas las ventajas del capitalismo. A partir de entonces todos íbamos a ser ricos. Dejamos de ser personas para convertirnos en números. Se estableció la mercantilización del espíritu de forma deleznable y se nos adiestró en la competitividad más absoluta. Pasamos a ser tan intercambiables como una moneda corriente. Y así hasta hoy.

 

Douglas-main.

La cultura del codazo, la competitividad, del liderazgo y sus consiguientes monsergas ha ganado la batalla a la lucidez y la sensibilidad. A nadie se le ocurre presumir de una superabundancia de humanidad. Eso ya no es rentable ni para las empresas, ni por supuesto para el sistema. No hay existencia civilizada sin explotación. De lo que se trata ahora es de ser sanguijuelas, nunca víctimas. Según el estudio “Headhunters and the ideal executive body” realizado por Janne Tienari (Aalto University), Susan Meriläinen y Anu Valtonen (Universidad de Lapland, Finlandia), practicar deporte y estar delgado son factores a tener en cuenta si queremos recibir la llamada de un cazatalentos. Nada de comer donuts, ni de sufrir stress, o problemas emocionales. Según el informe la apariencia física indica que se es alguien eficiente y competente. Al parecer Orson Welles, Marlon Brando y Machado fueron unos redomados inútiles, pero supieron engañarnos de manera excepcional. “Te puedo decir rápidamente si un hombre de 45 años es un perro de caza o un San Bernardo”. De esta forma describe un headhunter de 50 años las cualidades que busca en los candidatos que examina, que son también las que las empresas les demandan. En la alta tragedia la nada lo devora todo como un agujero negro.

"A nadie se le ocurre presumir de una superabundancia de humanidad. Eso ya no es rentable ni para las empresas, ni por supuesto para el sistema".

 

Risky Business

El cazatalentos es esencial para determinar quién es considerado como un individuo con talento y quién debe ser admitido en los puestos de élite. Nada de gente flácida, gruesa o dada a la reflexión. “Si eres más un pensador que un hacedor, careces de las cualidades necesarias para estar en la alta dirección”. Por consiguiente, un pensador jamás será seleccionado, aunque fuese la persona adecuada en todos los aspectos. En definitiva, ¿qué tipo de “genios” son finalmente las que ocupan los puestos de responsabilidad en las grandes empresas? ¿qué tipo de sociedad enferma estamos construyendo? ¿cuáles son los valores que predominan en las esferas del poder?

 

Thatcher

 

Brando

Los cazatalentos también tienen muy en cuenta la postura corporal, la forma de dar el apretón de manos, el tono de su voz y la manera de expresarse, así como el perfume que usan. Si al final resultas ser una especie parecida a Esperanza Aguirre o un tiburón de Wall Street mejor que mejor. ¿A quién le preocupan las consecuencias? Nada de personajes "turbios" como José Luis a Sampedro, Emilio Lledó o Cioran. Actualmente un número creciente de empresas recluta a sus directivos con la ayuda confidencial de estos expertos externos, de forma que ser examinado por ellos se ha convertido en parte fundamental de la carrera de los profesionales mejor retribuidos. La imagen tiene hoy un valor excepcional. En definitiva, si hueles bien y tienes un cuerpo esculpido en el gimnasio, siempre podrás tener un futuro brillante, tanto como directivo en una gran multinacional, como en “Mujeres y hombres y viceversa”. Estar en forma brinda diversas posibilidades

Diorhommes

La afición a los deportes la asocian con ser resistente y proactivo. Realizar actividades deportivas añade un plus, ya que tales prácticas permiten predecir las capacidades de los candidatos para llevar a cabo sus tareas bajo presión mental y física. Sin embargo, ser un San Bernardo es inaceptable en la gestión ejecutiva, tanto para las mujeres como para los hombres. Si bien, para encontrar trabajo sigue siendo incomparablemente más difícil si has nacido mujer y obesa. Y si además, tienes más de cuarenta años, hijos, y tienes pocos contactos, encontrar una oportunidad laboral se convierte en un milagro.

 

San bernardo

Lo crucial es que los candidatos tengan la misma imagen que los jefes corporativos de las firmas que les van a contratar. Nada de perroflautas o intelectuales dinamitando el engranaje. Nada de preguntas incómodas y mucho menos sobre las condiciones laborales o la retribución injusta y desigual de los salarios de los equipos. Ellos llegan a las empresas para aportar cualidades como energía e intensidad: Work beyond duty. Son profesionales, sin conciencia, pero profesionales. Los perfiles que buscan suelen ser personas capaces de iluminar y de transmitir pasión y emoción. Aunque luego resulten un fraude, es indiferente lo mucho que acaben costando a las empresas. Lo de menos es su incompetencia porque lo más paradójico de todo es que los éxitos profesionales de los perros de caza, esos que se rifan los headhunters, esa figura que no es más que una parodia del sistema, sobreviven siempre por el esfuerzo y la capacidad de los San Bernardo. La empresa podría mantenerse sin los primeros, pero difícilmente podría hacerlo sin los segundos.

 

Master

Así va el mundo. Algunos se han integrado felizmente al sistema y viven preocupados solo de sus propios intereses, mientras nos van dando lecciones de excelencia y profesionalidad. Sin apenas comprender que uno no puede dejar ser un necio durante las horas del trabajo para convertirse en un buen hombre cuando llega a casa. Hacer es ser, sea cual sea la hora del día. Pero mientras las masas adocenadas aspiren a ser igual que ellos, la batalla la tendremos perdida. Hay infinidad de cosas por las que uno no quiere pasar. Sin embargo, no me gustaría hacer un análisis simplista, dado que en muchas ocasiones los perros de caza también pueden estar en la base esperando su momento. Al mismo tiempo, no son pocos los San Bernardo que no tienen ninguna intención de dejar de serlo, y que se ocupan de su vida y trabajo sin la intención de trepar, ni causar daño a nadie.

 

.Gorros  

Considero que la adversidad a corto plazo es necesaria para la mejora a largo plazo. Estoy plenamente convencido de que los seres humanos tenemos más cosas positivas que negativas. Todos sabemos que la historia de la humanidad podría rebatir mi teoría fácilmente, pero no podemos darnos por vencidos. Como decía Montaigne: “Una prueba de la propia bondad está en confiar en la bondad de los demás”. ¿Nos queda otra alternativa?

Lo único que podría paralizar la esperanza que nos queda, es que finalmente no seamos capaces de identificar la crueldad y las injusticias como lo que son. Los sueños del hombre varían con cada hombre, pero la realidad del mundo es nuestra patria común. Aunque parezca que todo está perdido, algunos todavía no lo estamos.

"Lo único que podría paralizar la esperanza que nos queda, es que finalmente no seamos capaces de identificar la crueldad y las injusticias como lo que son".

La lucidez es la herida más próxima al sol. A la luz, a la verdad. Es difícil alcanzar cierta lucidez sin criterio. Pero, ¿qué hace que algunas personas carezcan de él por completo? ¿Tener espíritu critico es realmente una ventaja o resulta peligroso para el funcionamiento del sistema? Las jerarquías se comportan de un modo estúpido no porque todas las personas que las componen sean imbéciles sino porque no pueden, por cuestiones de funcionalidad actuar de otra manera. En una burocracia es muy complicado ponerse a hacer cosas inteligentes.

Pasé la mayor parte de mi juventud, -en la década de los 80-, escuchando hablar del éxito y de las múltiples ventajas del mercado. Toda mi adolescencia quise ser otro, y sin embargo carecía de la ambición que se necesita para sentirme parte del sistema. Personalmente, no veía las ventajas por ningún lado. Pasados los años hemos comprobado como la democracia y el capitalismo han sido vueltos del revés, lo que quiere decir que en vez de ser las instituciones políticas las que regulan el capitalismo, es el capitalismo el que regula a ellas. No sabíamos entonces, que por lo general las cosas no son lo que parecen, sino que pueden llegar a ser incluso peor.

Nuestra libertad e independencia solo es posible si conservamos la esperanza. Es indudable, son muchos los motivos para pensar que estamos peor que hace algunos años. Sin embargo, y pese a las atroces bolsas de pobreza y desigualdad, es innegable que ha habido progreso en la historia de la humanidad. La quema de brujas, la higiene del siglo XXI o la cirugía sin anestesia, son algunos de los ejemplos que muestran que no todo es negativo. La realidad es que en algunos aspectos ha habido mejores inimaginables. Sin embargo, los seres humanos siempre hemos vivido con el temor a algún posible apocalipsis; sin caer en la cuenta de que nosotros mismos podríamos ser la causa de dicha catástrofe. En realidad, deberíamos ser el principal motivo del que deberíamos preocuparnos. En definitiva, somos nosotros, lo mejor y lo peor que puede pasarnos.

 

  

Cambalache

Que el mundo fue y será

una porquería, ya lo sé.

En el quinientos seis

y en el dos mil, también.

Que siempre ha habido chorros,

maquiavelos y estafaos,

contentos y amargaos,

barones y dublés.

Pero que el siglo veinte

es un despliegue

de maldá insolente,

ya no hay quien lo niegue.

Vivimos revolcaos en un merengue

y en el mismo lodo

todos manoseados.

 

Hoy resulta que es lo mismo

ser derecho que traidor,

ignorante, sabio o chorro,

generoso o estafador...

¡Todo es igual!

¡Nada es mejor!

Lo mismo un burro

que un gran profesor.

No hay aplazaos ni escalafón,

los inmorales nos han igualao.

Si uno vive en la impostura

y otro roba en su ambición,

da lo mismo que sea cura,

colchonero, Rey de Bastos,

caradura o polizón.

 

¡Qué falta de respeto,

qué atropello a la razón!

Cualquiera es un señor,

cualquiera es un ladrón...

Mezclao con Stravisky

va Don Bosco y La Mignon,

Don Chicho y Napoleón,

Carnera y San Martín...

Igual que en la vidriera

irrespetuosa

de los cambalaches

se ha mezclao la vida,

y herida por un sable sin remache

ves llorar la Biblia

contra un calefón.

 

Siglo veinte, cambalache

problemático y febril...

El que no llora no mama

y el que no afana es un gil.

¡Dale, nomás...!

¡Dale, que va...!

¡Que allá en el Horno

nos vamo’a encontrar...!

No pienses más; sentate a un lao,

que a nadie importa si naciste honrao...

Es lo mismo el que labura

noche y día como un buey,

que el que vive de los otros,

que el que mata, que el que cura,

o está fuera de la ley...

 

Letra y música de Enrique Santos Discépolo (1935)

 

Aceptar el infierno

Por: | 15 de febrero de 2018

 

Emile Cioran decía que un libro que no provoca una herida, es un proyecto fallido. Ocurre lo mismo con el periodismo. Debe inducir algún tipo de cambio. El deber de un buen periodista es informar, informar desde la humildad, de manera que ayude a la humanidad a no perpetuar los mismos clichés, a ser menos arrogantes, y a tener una menor predisposición al odio y mayor a la comprensión.

Lo que escribimos debe servirnos para aumentar nuestro propio conocimiento, y también el del otro. Pero sobre todo debemos hacerlo desde la verdad, -indignados si es necesario-, pero jamás sintiéndonos superiores a nadie. Debemos conocer para comprender, y debemos comprender para tomar buenas decisiones y actuar. Aunque nos parezca incómodo, o políticamente incorrecto cuando de lo que hablamos es de temas delicados o dolorosos como son los abusos sexuales y explotación de menores por parte de miembros de algunas organizaciones humanitarias. Siempre he creído que no es un fenómeno generalizado, lo que no quita su enorme gravedad. Cuando Tagore se enfrentaba ante un grave problema que no había sabido predecir decía: “Leemos mal en el mundo y después decimos que nos engaña.”

DSC_0499

Malawi-Josep Giralt

Las últimas noticias relacionadas con las orgias de personal de Oxfam-Gran Bretaña ponen la carne de gallina. Llevo más de veinte años trabajando en organizaciones no gubernamentales. He viajado durante mucho tiempo por América Latina, África y Asia.  Lamentablemente no soy lo suficientemente ingenuo como para creer que estas aterradoras prácticas no pueden producirse dentro del mundo de las ONG. ¿Hay algo más obsceno que aprovecharse de la vulnerabilidad de los más débiles?. En realidad, no están junto a ellos para luchar por su dignidad? ¿Cómo pueden caer tan bajo? ¿Cómo consiguen dormir después de abusar de alguien tan indefenso y golpeado por la vida? Sin embargo, sigo creyendo que nadie se hace malvado de repente.

Tal y como menciona Rafael Vilasanjuan en su espléndido artículo “La ayuda y el sexo”: “No podemos evitar todas las conductas depravadas, pero desde la distancia intuyo al menos tres errores. El primero fue ocultar al público la evidencia conocida internamente y no tomar medidas drásticas, aunque salieran a la luz. El segundo, un error igual de grave, sería confundir a toda la organización por la conducta depravada de algunos trabajadores –afortunadamente se cuentan con las manos- y el temor a hacerlo público”.

IMG_0857

Anantapur-Josep Giralt

Nadie puede defender lo indefendible. No creo que nadie tenga el valor de hacerlo. Se han de perfeccionar los códigos de conducta para evitar que se repitan casos, y también y no por ello menos importante, debemos reflexionar sobre qué nos está pasando y cuestionar de una vez por todas los mecanismos y consecuencias que ejerce el poder. 

En definitiva, eso es de lo que estamos hablando. Sea este un poder económico, político o social. Solo desde una posición de dominio se pueden vulnerar los derechos y la dignidad de los más débiles. Como señala Vilasanjuan: “Deberíamos recordarles a todos los que quieren utilizar este escándalo sobre Intermón-Oxfam, que Gran Bretaña es el principal vendedor de armas a países como Arabia Saudí, que las utiliza sin control masacrando a población civil en Yemen. Sin desviar la gravedad de lo ocurrido. Si hay que recortar empecemos por ahí. ¿O es que esto no escandaliza?

Elroto-paraisos-fiscales-20081031

 

Yo incluso iría más lejos. Y no se trata, una vez más de la mezquina estrategia del ventilador. ¿Somos acaso conscientes de que la mayor parte de los abusos sexuales a menores en el primer mundo están protagonizados por personas del entorno más inmediato de las víctimas? Todos los que abusan utilizan su posición de poder para lograr sus objetivos, estén estos donde estén. Según algunos jueces, existe "una desproporción entre las posiciones de abusadores y abusados, que determina una conducta de presión moral sobre la parte débil".

Insisto, no quiero infravalorar lo ocurrido. Sin embargo, no olvidemos que una investigación llevada a cabo por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades [Centers for Disease Control and Prevention (CDC) Atlanta, USA, estima que en su país aproximadamente uno de cada seis niños y una de cada cuatro niñas son abusados sexualmente. Aproximadamente, el 30% de los perpetradores de abuso sexual son miembros de la familia. Esta situación, ¿nos enfurece de la misma forma que la espantosa conducta de miembros de algunas organizaciones? ¿Pedimos aquellos que quieren tener hijos un código de conducta?, ¿Qué hacemos cuando el enemigo está en casa?

Tanto las víctimas sobre el terreno en el que trabajan las organizaciones no gubernamentales, como las de los países ricos sufren para siempre las consecuencias de estos delitos: intranquilidad de por vida que se manifiesta en episodios de depresión y ansiedad, por no hablar de los que no pueden vivir bajo el peso de las circunstancias y se quitan la vida. Muerte provocada por una paulatina pérdida de autoestima, hipersensibilidad, incapacidad para olvidar lo vivido y bloqueo emocional.

BOX

Otras consecuencias son el miedo a la afectividad, miedo a la figura masculina y en algunos casos alteración del desarrollo de la sexualidad. Hace muchos años conocí a una mujer de la alta sociedad que me dejaba como detalle mis pasteles favoritos en la puerta de casa. Durante tiempo sufrió de un bloqueo emocional y de una indolencia que me disgustaba. Un día me confeso que era violada por una de sus hermanos sistemáticamente. Eso sí, la familia tenía un palco en el Liceo y eran venerados por medio Barcelona. Es un caso similar al que nos cuenta Dalmau en una de las mejores biografías que he leído nunca “Los Goytisolo”. En el libro se revela cómo el abuelo abusaba de Juan Goytisolo. Era un secreto a voces, que jamás se atrevió nadie a mencionar en voz alta. Le dejaron a solas con aquel hombre enfermo, hasta que tuvo la posibilidad de volar para no regresar nunca más. Aquel suceso condicionó su existencia.

Me entristece pensar en el desastre que estos hechos pueden suponer para intermón-Oxfam, o para otras organizaciones. El trabajo que realizan sobre el terreno es imprescindible. Supongo que como todos, aprenderán de los errores de gestión y comunicación que se hayan cometido. Sin embargo, deberíamos evaluar con la misma vara de medir a todos aquellos que abusan de su poder con los más débiles. Y deberíamos empezar por nosotros mismos, y con nuestra forma de enfrentarnos a unos hechos de los que prácticamente no queremos hablar. Es un tema muy incómodo, que genera mucho rechazo, también por parte de los propios profesionales.

Humanité

No puedo dejar de preguntarme, ¿dónde habrán aprendido el abuso de poder y salvajismo aquellos miembros de las ONG que han sido descubiertos? ¿Dónde aprendieron a ser malas personas? ¿en África?, ¿durante el terremoto de Haití? ¿En una guerra? ¿No se trataba en realidad de salvar vidas? Las malas prácticas, el incalificable error que han cometido no lo aprendieron de sus víctimas. Lo asimilaron en nuestro mundo. En nuestras casas, con nuestras familias, amigos, universidad o trabajo. No los disculpa, pero de algún modo nos condena a todos.

Deberíamos evaluar con la misma vara de medir a todos aquellos que abusan de su poder con los más débiles.

“El infierno de los vivos no es algo que será; hay uno, es aquel que existe ya aquí, el infierno que habitamos todos los días, que formamos estando juntos. Dos maneras hay de no sufrirlo. La primera es fácil para muchos: aceptar el infierno y volverse parte de él hasta el punto de no verlo más. La segunda es peligrosa y exige atención y aprendizaje continuos: buscar y saber reconocer quién y qué, en medio del infierno, no es infierno, y hacerlo durar y darle espacio”. Italo Calvino, el final de “Las ciudades invisibles”.

Guerras

No podemos caer en la simple condena sin antes examinarnos. Debemos hacernos preguntas antes los enigmas y complejidades del ser humano. Condenemos la maldad, e intentemos acabar con ella, aunque sea desde dentro. Todo se reduce siempre al poder.

“Los poderosos tienen los mismos guardianes y cerrojos. Políticos de cualquier ideología, delincuentes de guante blanco, mafiosos, capitanes de empresa, banqueros, divos del espectáculo, cardenales y papas de Roma, a todos los iguala un mismo guardaespaldas cuyo criterio es indispensable para aprender la última filosofía: cómo ser libre detrás de una puerta blindada". Manuel Vicent dixit.

No podemos caer en la simple condena sin antes examinarnos.

Las ONG son cada vez más necesarias, y no solo por la calidad profesional y humana de la mayoría de su plantilla. Parte de los mejores especialistas y amigos que me he encontrado en mi trayectoria profesional han sido y son miembros de la Fundación Vicente Ferrer, Médicos sin Fronteras, Manos Unidas, Ayuda en Acción, Fundació Barça, e Intermón –Oxfam. Son necesarios para abrir esas puertas blindadas de las que habla Manuel Vicent. Han conseguido cambiar millones de vidas logrando un extraordinario impacto social, aportando futuro a sus destinatarios, trabajando muy duramente. No se merecen que ahora sean recordados por unos hechos que a la mayoría de sus integrantes les repugna y entristece.

Estamos esperrando

Necesitamos más personas libres y menos feligreses

Por: | 29 de noviembre de 2017

¿Quién de nosotros, durante estos últimos meses no ha tenido la desgracia de sufrir más de una noche de insomnio, o una crisis de ansiedad? Es imprescindible hablar de las cosas que nos duelen. Todo en nuestra vida debería ser una lucha contra la neutralidad. Contra nuestra propia neutralidad. Aquella que no nos examina y provoca nuestra abulia y parasitismo. La que debería enfrentarnos a la peor versión de nosotros mismos. Lo real sucede cuando uno se golpea. “La ignorancia y el oscurantismo en todos los tiempos no han producido más que rebaños de esclavos para la tiranía".  Emiliano Zapata dixit. Sin embargo, ¿son los demás los únicos responsables de nuestro comportamiento? Frente a los conflictos políticos, ¿nos mantenemos humanos o somos parecidos a los animales salvajes? ¿Es cierta la natural tendencia de los pueblos a dejarse engañar por sus gobernantes.

Ser-mi-pesimista

Quiero escribir sin tomar partido, pero sin ser equidistante en lo primordial. Me gustaría que mis reflexiones se entendiesen como meditaciones universales, y que no se centrasen únicamente en el contexto que nos ocupa. Todo lo que ha pasado en Catalunya y España debería ser contemplado como una obra de teatro que podria ser representada en cualquier rincón del mundo. Necesito huir de debates concretos. Ir más lejos, más al fondo. Lo único que se le puede pedir a un pensador es que sea profundo. Y eso no se puede exigir, se es profundo, o no, definitivamente. Según Willima Blake “El poeta está siempre del lado de los demonios”.

Mi repuesta frente a los últimos asuntos políticos ha hecho florecer una parte de mí que me inquieta. Es como si los acontecimientos me hubiesen colocado frente a un espejo en el que he visto brotar una parte oscura de mi alma que apenas conocía. Y lo que he encontrado reflejado me avergüenza y entristece. Me he sentido igual de desconcertado y aterrorizado que Lord Henry frente al retrato de Dorian Gray. Ver mi rostro con una mueca agridulce en el espejo ha sido la demostración de lo mal que he procesado los efectos causados por el dolor, el desprecio, y el rencor que he sentido por parte de algunos de mis familiares y amigos. Y de cómo, en vez de actuar de forma contrapuesta, he acabado pareciéndome a aquellos que tanto daño me han hecho. ¿Olvidamos con la rabia y la violencia quiénes somos? ¿Somos violentos porque antes lo fueron con nosotros, o forma una parte intrínseca de nuestro ser? ¿Porqué es tan fácil dejarse llevar por las pasiones, y sin embargo tan difícil aplicar el conocimiento?.

Reconozcas

Me he visto obligado a luchar contra los demonios que llevaba en mi interior y que tenía adormecidos. Supongo que tal y como decía Sábato, la creación nace del desajuste entre el hombre y en el mundo. Pero, ¿tenemos todos la capacidad de exorcizar nuestros demonios a través de la creatividad? ¿Podemos encontrar consuelo en nuestra parte más artística? ¿Sería quizás el antídoto para los ismos de cualquier orden? ¿Cultura y sensibilidad van necesariamente unidos? ¿Ahuyenta el conocimiento el mal moral? ¿Puede la razón ser transformada por el egoísmo?.

"El hombre se adentra en la multitud para ahogar el clamor de su propio silencio". Rabindranath Tagore. No estoy diciendo que no debamos combatir por la consecución de un mundo más justo, una sociedad más humana, más equitativa. ¿Quién puede discutir eso? No me gusta simplificar. Sin embargo, sí creo, que entre todos, deberíamos luchar, no solo por cambiar las cosas, sino por no hacerlo desde el odio. Si conociéramos de verdad la realidad humana y social, nos daríamos cuenta de que lo mejor, precisamente es la bondad. Construir desde la bondad y la diferencia. No podremos avanzar nunca, si la gente a la que hemos admirado y querido, la convertimos de golpe en el enemigo. "No pondré ninguna verdad por encima de la vida de un hombre". El otro día me encontré con un ex compañero de profesión cruzando la calle, y le faltó tiempo para mirar los adoquines de la calzada para no tener que cruzarse con mi mirada. ¿Podemos dejar de hablar con una hermano por defender una bandera, sea esta del color que sea? ¿En qué hemos caído, unos y otros? ¿Se puede construir desde el resentimiento? ¿Cómo vamos a sumar desde la indiferencia al otro? Si entre todos no hemos sido capaces de repudiar el discurso del odio, ¿qué ocurrirá con aquellos que no nos importan? El altruismo no supone una renuncia y disolución del yo, sino una apertura interactiva con el otro. ¿Es que no hemos aprendido nada?

"No pondré ninguna verdad por encima de la vida de un hombre" Albert Camus

Sé quién soy y qué necesito para ser feliz. Hablar de compromiso y ecuanimidad no quiere decir solamente que el periodismo deba ser una mera herramienta de lucha política. Debemos acompañar nuestras ideas de sentimientos, corazón y sensibilidad. No debemos contagiarnos de esa enfermedad terrible que significa la indiferencia. Insisto, cada uno tiene sus razones, algunas difíciles de relativizar, sobre lo que se ha hecho mal en los últimos años. Pero eso no significa que debamos dejar florecer lo peor de nosotros mismos. Si hay algo de todo lo que ha ocurrido que detesto especialmente, es observar como los asuntos políticos han permitido que aparezca la sombra de ese monstruo que habita en mí, y por el que siento un terrible desprecio. Esa mácula que me ha aparecido en el alma, no me ha dejado apenas fuerzas para luchar por la sociedad que busco. Una cultura liberadora, guiada por el altruismo, y la voluntad de desarrollo universal de los humanos. Todo lo contrario, me ha hecho más pequeño y más gris.

Monstruo

El Monstruo de la indiferencia

No soy nadie para juzgar la vida de los demás. Y mucho menos sus sentimientos. Sin embargo, algunos de mis amigos y conocidos han sufrido mi distanciamiento. Y yo el suyo. Es como si nos hubiésemos declarado la guerra sin decírnoslo. ¿Puede haber algo más triste? He recibido ofensas por ambos lados. Me han llegado a llamar cloaca humana. Sin embargo, también me he encontrado con amigos que me han ayudado a no generalizar, y a no perder el norte. Me han hecho pensar desde el conocimiento y la calma. Gracias a ellos y ellas, puedo volver a mirarme. No sin antes, y de reojo mantenerme muy alerta para que esa bestia obscura e imposible de controlar resurja en mi interior provocándome esta fatal amargura. 

Shaw

Cuando nuestro odio es demasiado profundo, nos coloca por debajo de aquellos a quienes odiamos. Se pueden ganar batallas, pero jamás se logrará convencer. El principal problema que tenemos como sociedad, es que hemos de ser capaces de sumar más personas libres, y menos feligreses.  

 

Forges

 

El Monstruo que hay en nosotros

Por: | 03 de septiembre de 2017

“Cambiar de alma, cómo? -Eres tú quien debe descubrirlo”.

 Fernando Pessoa

 

Ramblas
Les Rambles de Barcelona- Agost 2017 

Nos han educado para que las emociones sean un asunto privado, y para que procuremos vivirlas en el fuero íntimo sin abrumar con ellas a los demás. Pero ya se sabe, establecemos reglas para los otros, pero hacemos excepciones con nosotros mismos. Necesito explicarme, y que eso me sirva de base para entender el mundo. Hago mío lo que veo. No conozco otra herramienta mejor. No me salva, pero ayuda a comprenderme más, a mí mismo y a los demás. ¿Significa esto que conocer las respuestas vaya a hacerme más feliz?

Hace muchos años tuve un hermano, el mejor hermano del mundo. El amor que nos tuvimos es el que ha logrado que su figura no se difumine en un mar de ausencias y silencios. Aquellos a quienes les debemos algo no siempre lo saben. Y si por suerte se enteran, probablemente ignoren en qué forma nos influyeron. Mi hermano me ayudó a ser mejor persona. Sin embargo, no podemos apreciarnos si alguien no nos recuerda lo importante que fuimos.

Niños-en-blanco-y-n.

Cuando éramos unos niños, y los dos hermanos regresábamos del cine nos poníamos a explicar la película al mismo tiempo. Pero mi forma de narrar la trama era de una vehemencia superlativa, por lo que mi hermano mayor acababa renunciando a la parte de protagonismo que le correspondía; se daba media vuelta y desaparecía en silencio. Mis recuerdos no son un producto de la fantasía, -a la que a menudo recurro buscando destellos de felicidad-, ni de la lógica necesidad de buscar refugio en la infancia. Como decía Nietzsche: “la escritura, el pensamiento y la visión del mundo, proceden fundamentalmente de nuestra autobiografía”.

Le recuerdo estirado en el suelo, con aquellas largas y escuálidas piernas, construyendo el fuerte donde colocaba estratégicamente a los soldados que aguardaban el ataque de los indios. Cuando todo estaba organizado, yo pasaba por detrás sigilosamente, y con la palma de la mano derribaba a todo el escuadrón de soldados de golpe. Dejaba aquel campamento como si hubiese pasado por encima un meteorito. ¿Cómo es posible que nunca me levantase la mano, o como mínimo buscase la protección de nuestros padres y hermana? Al contrario, cuando nuestra madre intentaba alcanzarme para darme una buena reprimenda, él se interponía entre nosotros dos y le rogaba firmemente que no me zurrase.

Fuerte

Lo que finalmente me desmontó para siempre, fue un día en el que encolerizado le cerqué contra la pared y le pegue con los puños. Es la única vez que he tenido un comportamiento tan violento, y ni siquiera soy capaz de recordar el motivo. Mientras le sacudía, él mantenía los brazos en forma de cruz para amortiguar los golpes. De repente, y cuando ya no me quedaban fuerzas, me miró fijamente y me dijo. “¿Ya has acabado?”. En realidad todo acto de bondad es una demostración de poder. Es así realmente como se ganan las batallas.

"En realidad todo acto de bondad es una demostración de poder. Es así realmente como se ganan las batallas".

Tuvimos la enorme suerte de tener una infancia feliz. Nos quisieron mucho y durante muchos años. Mi hermano fue siempre el favorito de mi abuelo materno. Y creo de corazón que se lo merecía. Todo cambió cuando nació nuestra hermana pequeña con parálisis cerebral. Cada uno de los hermanos fuimos asumiendo el dolor, la responsabilidad y la culpa como pudimos. Pero lo que no sabíamos entonces es precisamente lo rápido que se puede llegar a olvidar lo fundamental. La única que no se olvidó nunca de lo que significábamos fue nuestra hermana mayor. Ella nació con una sensibilidad especial, es escritora de cuentos, sobrada de ingenio e imaginación.

LLuis y Helvia

 LLuís y Helvia Giralt

A lo largo de 2017, el mundo ha asistido a unos 390 ataques terroristas en 53 países, que le han costado la vida a unas 3.215 personas, de acuerdo con un informe publicado por la Universidad Austral. A raíz del atentado terrorista en Barcelona, y del clima complicado que estamos viviendo en Catalunya, se me han acumulado infinidad de incertidumbres y mucha tristeza. ¿Qué habría pasado si uno de nosotros dos hubiese sido una de las víctimas de las Ramblas? ¿Toda esta distancia, estos años de alejamiento y de soledad agridulce, habrían valido la pena? ¿Puede llegar la política a ser más importante que el dolor y la empatía que deberíamos haber compartido los dos hermanos durante todos estos años?

Banderas

No quiero hacer un análisis simplista de la historia de nuestro país. La realidad es mucho más compleja. El mundo es una máquina enmarañada constantemente en marcha y que no se desmonta con un simple destorllinador. Quisiera ir mucho más lejos. ¿Puede una idea política alejarte de lo que más quieres? Mi abuela nunca quiso ir a votar. No lo entendí entonces, ni lo comparto ahora. Pero fue tanto el horror que sufrió durante la Guerra Civil Española, que perdió para siempre la confianza en los políticos. Toda su familia se quebró por completo y para siempre. Algunos hermanos estaban en el bando de los nacionales, y otros con la República. Nunca volvieron a dirigirse la palabra. Cada guerra es una destrucción del espíritu humano. Antes de hablar deberíamos detenernos a ver. ¿No hemos aprendido nada del dolor de nuestra propia gente?

Help sapian

 

 

¿Puede una idea política alejarte de lo que más quieres?

Poco a poco mi hermano y yo nos hemos ido distanciando. Olvidándonos de quiénes somos, de dónde venimos. Nadie mejor que nosotros conoce el material del que estamos hechos. A medida que va pasando el tiempo, me voy sintiendo más cercano a mi abuela. ¿Compensan las batallas cuando se llevan por delante lo más importante?

Somos frágiles, y al mismo tiempo estúpidos. Ocurre lo mismo en todas las partes del mundo. No es nada nuevo. El odio hacia el individuo se encuentra en todos los que comulgan con ese ideal de un universal en el que se disuelven las individualidades: ideologías religiosas y totalitarias, utópicas y comunitarias, tradicionalistas y populistas. En nombre de Dios y del Estado, de la Patria y de la Nación, los conductores de hombres nos han manipulado y exigido al mismo tiempo.  ¿Nos hemos dejado moldear a su antojo?. ¿De qué han servido tantas disputas?. ¿No hay nada en las leyes y en las mentalidades que nos ayude a reivindicar una identidad que no se amolde a lo establecido?

¿No hay nada en las leyes y en las mentalidades que nos ayude a reivindicar una identidad que no se amolde a lo establecido?

BOX

No se pueden abrir heridas y pretender que se cierren solas. Es así aquí, y en cualquier pueblo de la tierra. Cuando éramos unos adolescentes recuerdo a mi hermano salir de casa con una bandera más grande que él mismo. Nunca compartí esa pasión por nada, salvo por el cine y los libros. Sin embargo, sí recuerdo haber tenido una nefasta e imperceptible conducta de superioridad. Una manera indirecta de infravalorar sus sentimientos, de ridiculizar sus símbolos. Nunca alcancé a comprenderlos, ni siquiera a respetarlos. Me ocurre con todos, no solo con los propios. No me han emocionado nunca los himnos, ni las banderas. ¿Pero puede uno menospreciar la identidad de nadie? ¿Sus sentimientos?. No se puede tener ninguna influencia sobre aquellos a quienes uno tiene un subyacente desprecio. No he sabido hacerlo bien. Convencido de tener la razón, he ridiculizado planteamientos contrapuestos a los míos. Aunque fuesen los de mi propio hermano. ¿Qué seré capaz de hacer con alguien a quien no quiero? No estoy diciendo que actuando de otra forma el resultado sea un mundo fantástico y sin problemas. Un universo donde iremos cogidos de las mano, un lugar donde no existirá la pobreza, ni la exclusión social, ni los sufrimientos. Hablo de no olvidar nunca que la otra persona a la que estás agrediendo es un ser humano. Si olvidamos ese derecho tan básico las reglas morales reservadas para las personas ya no las aplicaremos. Y ya no nos importará nada de lo que suceda a continuación.

LLum

Para deshumanizar al semejante hace falta una actitud irracional y de soberbia que convierta al otro en una cosa, no en un ser humano. No vemos personas, vemos enemigos. Estos últimos años han sido tan duros, que apenas me importa de qué bando venga la propaganda. No podemos demonizar al que no piensa igual. ¿Cuál será sino el siguiente paso? ¿Hasta qué punto pueden las ideas desactivar la piedad instintiva en los seres humanos? Cuando de pequeño agredí a mi hermano, y él me miró a los ojos diciéndome: ¿Has acabado?, tenía que haber aprendido la lección para siempre. No deberíamos olvidar que hay un Mr Hyde en cada uno de nosotros; lo importante es impedir que se den las condiciones que ese monstruo necesita para salir a la superficie. Solo depende de nosotros que le dejemos salir o no.

 






 

Los años perdidos

Por: | 30 de julio de 2017

  Campos de trigo

© Mario Cobos

Todas las emociones fundamentales sobre las que nos sustentamos tienen sus raíces en el amor que nos proporcionaron en la niñez. La infancia forja el carácter y también el destino. Tal y como decía Ana María Matute "A veces la infancia es más larga que la vida".  Puede ser nuestro paraíso perdido y también nuestro infierno.

"A veces la infancia es más larga que la vida" Ana María Matute

La rama familiar que corresponde a mi padre era de un pueblo del interior. Como casi todos los niños de los años setenta, pasé las vacaciones de mi infancia brincando como Kevin,  -el gamusino de Up-,  junto a mis hermanos y primos por los campos de trigo en busca de nuestro “Shangri-La” particular. En invierno hundíamos los pies en la nieve, y sentíamos algo inquietos cómo los cristales de hielo crujían bajo la suela de nuestros zapatos. Los fines de semana ganábamos la batalla a la quietud del domingo y paseábamos por las calles de adoquines de piedra camino del cine. Allí nos esperaban Fu Man Chú, Los Simios de Charlton Heston, Louis de Funés y las películas de vaqueros de serie B. Todo era distinto a la ciudad, los olores, el color rojizo de la tierra, la luz, los sonidos, la gente, y el transcurrir del tiempo.

1968-el-planeta-de-los-simios-arg-01

El paisaje de nuestra infancia es un presente del pasado. Todo parecía más primitivo, pero al mismo era más genuino y estimulante. 

Santepdor Anys 70

                                                                                                                                          Santpedor, 1970

Mi padre solo tuvo una hermana. No se movió nunca del pueblo. Cuidó de sus padres, marido e hijos. No hubo otra opción, y no creo que tuviese oportunidades para decidir otro tipo de vida. Cualquier otra idea que no fuese el trabajo no entraba en su cabeza. Las dudas, caprichos, y la locura, eran cosa de las novelas y las películas. Esa fue su vida. Y amar a los suyos. Mi padre ocupaba un lugar reverencial en aquella reducida lista. 

De pequeño yo era bastante contrario a los reglamentos e imposiciones. Pero en aquella casa, me sentí muy libre. A ellos les debo haber vivido parte de los momentos más felices de mi vida. Siempre he creído, como señalaba Vázquez Montalban que la patria de cada uno es la infancia, en el sentido moral.

"La patria de cada uno es la infancia, en el sentido moral". Manuel Vázquez Montalbán

Para desayunar hervían la leche y nos la servían en unas enormes tazas blancas de loza. Qué extraña es la infancia y la memoria. Ahora mismo podría dibujar los cazos y las enormes vasijas de leche que iban a buscar cada madrugada. Me sentaba en la mesa del comedor, apartaba a un lado la mitad del mantel de hule, y me ponía a dibujar para toda la familia. En una milésima de segundo había conseguido la atención y admiración de mis tíos y primos. Esbozaba auténticos garabatos, pero a sus ojos parecían obras maestras.

Lecheras

Con su educada sencillez me hacían sentir el artista más importante del mundo. Mi tía me exhibía siempre como un dechado de virtudes. En mi interior siempre pensé que aquella admiración se debía a que no era una mujer muy viajada. Su mundo era muy reducido. No supe comprender entonces lo mucho que iba a añorarla. Al cabo de los años, y cuando perdimos contacto, me aferré a aquellos recuerdos para seguir queriéndola. Fue aquella una época muy dura.

Plaça Garn 1970

Santpedor 1970, Plaça Gran 

Generalmente la felicidad no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días. Y entre esas “pequeñas cosas”, los afectos ocupan un lugar primordial. No sé qué pensamiento auténtico tenía sobre nosotros, pero al fallecer mi padre dejamos de estar en su lista de
prioridades.

La mayoría de las personas tendemos a la estrechez en lo que al alcance de nuestra mirada se refiere. Solemos recluirnos fácilmente en proyectos narcisistas y nos olvidamos de las auténticas necesidades de los demás. En realidad, saber mirar es el secreto. Pero, ¿qué implica conocer la verdad? ¿Tenemos derecho a exigir de los demás lo que no saben, o no pueden darnos? Nunca se puede pedir a nadie que cambie un sentimiento.

Nunca se puede pedir a nadie que cambie un sentimiento. 

Aparentemente mi tía era muy sencilla. Sin embargo, su simplicidad encubría un rompecabezas de complejidad. Había mucho que asumir, interiorizar y digerir. Todos deberíamos hacerlo, pero se suele pagar un precio muy alto. Y no todos somos tan valientes. No hablo de culpables, hablo del laberinto que hay en cada uno de nosotros. 
Podemos imaginarlo todo, predecirlo todo, salvo hasta dónde podemos llegar.

  Look deeper

 

 

Estuvimos 20 años sin saber nada de ella. Uno de los momentos más emotivos que recuerdo fue durante un entierro. Estábamos en el cementerio, yo me había situado detrás de unos setos, ya que necesitaba estar solo. De repente vi como subía la empinada cuesta del camposanto muy lentamente hasta donde yo me encontraba. El corazón me latía a mil por hora. Llevábamos mas de dos décadas sin hablar. No me atrevía a mirar a ningún lado. De repente sentí su presencia y escuche una voz que decía, ¿No piensas darme un beso? 

Sant Pere de Santpedor

Sant Pere de Santpedor

Amo como ama el amor. No conozco otra manera de hacerlo. ¿Cómo no dárselo? Le habría dado mil veces, mil besos. ¿Cómo no abrazarme a ella?. Fue como si nos hubiésemos visto el día anterior. Todo el cariño, los cuidados, y el orgullo que sentía por nosotros, y del que presumía a los cuatro vientos, surgió de nuevo con la misma intensidad de antes. No quedaba espacio para las recriminaciones, ni el rencor. Uno vuelve siempre a los viejos sitios donde amó la vida. En lo único que pensé entonces, es que no existe la victoria final para los años perdidos.

No existe la victoria final para los años perdidos.

Nada nos consume más rápidamente que el resentimiento. No pretendo que esto sea un ajuste de cuentas, ni una reflexión sobre un asunto privado de familia. Escribo porque creo que en lo particular se encuentra lo universal. Y también para definirme, es un diálogo conmigo mismo. Es una forma de hablar con aquellos a los que admiro y quiero, vivos y muertos. Al mismo tiempo me da placer, aunque no tenga la certeza de que sirva para algo.

Uno vuelve siempre a los viejos sitios donde amó la vida

¿Qué sentido tienen ahora aquellos años perdidos? Con el tiempo recuperamos la relación, pero nunca hablamos de nada que pudiera hacernos daño. Ahora desde la ventana donde escribo, veo el banco donde solía sentarse desocupado, y no puedo dejar se sentir una enorme tristeza. Qué papel tan importante pueden llegar a tener los tíos en nuestro tejido sentimental. Qué poco tiempo nos quedó, tras largos años de silencio para podérselo decir.  

Tiweta
Estamos unos días en la que fue su casa. En el valle más grande de los Pirineos. Una gran planicie, repleta de prados verdes cruzados por riachuelos y torrentes, y protegido por la sierra y montaña del Cadí. Llevo dos semanas de vacaciones, y siento su alegría cada vez que disfruto del paisaje, de la luz y la calma.

Poble

© Raquel Artiles

¿Qué hubiese conseguido negándole un abrazo? ¿De qué sirve el orgullo? Algún día en cualquier parte, en cualquier lugar indefectiblemente llegará como la de todos, mi partida. Puede ser la más feliz o la más amarga de mis horas. Toda dependerá de que en mis sueños vuelva a encontrarme cobijado por el cariño de aquellos que creyeron en mí, mucho más que yo mismo.

 

Duermen bajo las olas...


Allá en el fondo,
todas las palabras que dijimos
y de las cuales ya no guardamos recuerdo,
duermen bajo las aguas.
Duermen aquellas que no supimos decir
y esperan su turno para salir a flote.
Las cartas que hemos roto, las no recibidas
y las veces que hemos dicho adiós.
La pena que sentimos y que ahora,
al recordarla, nos parece pequeña.
La risa o el llanto que no llegó a brotar.
La amistad que buscamos en el momento difícil
y que resultó más débil que nosotros, más falta de ayuda.
La persona a quien quisimos consolar y nos sirvió de consuelo...
Todo duerme allí, en ese fondo" ( Carmen Kurtz).

 

  

Dedicat a la memòria del meu padrí Josep Guixà Vall i la Rosalìa Puiggrós Sala.

 

Amores Imaginarios

Sobre el blog

El componente humano primordial debería ser el del reconocimiento del otro. Sin los demás no podríamos existir. Por lo tanto, disfrutemos de “otros mundos” y que esa diferencia –en vez de aislarnos- sea el camino para conseguir un mundo más justo, menos convencional y más libre. En este blog rendimos homenaje a algunas de las más significativas creaciones humanas que han marcado nuestra existencia: libros, películas, autores, canciones, etc. y que han estimulado nuestra (mi) necesidad de pensar, sentir y gozar. Al mismo tiempo, es un espacio que indaga sobre la realidad humana e intenta contribuir a la reflexión y al aprendizaje.

Sobre el autor

Josep Giralt Josep Giralt. Trabajó en Canal Plus, en el Congreso de los Diputados y como fotoperiodista en América Latina, África y Asia. Coautor del libro Sentir Etiopía, (RBA), compatibiliza su trabajo como periodista en una Fundación con el de colaborador en tertulias de actualidad en Ràdio Barcelona-Cadena Ser. Anteriormente dirigió durante cuatro años el espacio Películas incómodas en Com Ràdio. Ha publicado artículos y entrevistas en El País, Avui, y El Mundo, entre otros. Su frase: "No sirvo ni para seguir ni para conducir", de Nietzsche; su película: Rocco y sus hermanos, de Visconti. Sus libros: Los ensayos, de Montaigne y Conversaciones, de Cioran.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal