Discriminación natural y... objetiva

Por: Ernesto Ekaizer | 03 mar 2015

             

          24074_20727

 

    Hay en España 15 presidentes de Tribunales Superiores de Justicia (encargados, entre otras cosas, de enjuiciar a aforados cuya atribución no corresponda al Tribunal Supremo).

    Y, desde octubre de 2010, recae la presidencia de uno de ellos, del TSJ de la Comunidad Valenciana, en una mujer: Pilar de la Oliva.

   Hace pocos semanas se abrió y cerró una segunda posibilidad al término del mandato del magistrado Juan Martínez Moya, vocal del CGPJ, en el Tribunal Superior de Justicia de la Región Murcia.

  Esa posibilidad parecía estar al alcance de la magistrada Pilar Alonso, candidata a presidir el Tribunal Superior de Justicia de la Región de Murcia. Pero el pleno del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) resolvió elegir el pasado 28 de enero, por 12 votos contra 7, a Miguel Pascual del Riquelme para este puesto. Hubo un tercer candidato, Andrés Pacheco Guevara, que obtuvo 2 votos.

  La magistrada Alonso ha anunciado su decisión de recurrir el nombramiento.

  Y tiene fundamentos.

  Hay un voto particular que analiza la situación creada.

  Lo firma la presidenta de la Comisión de Igualdad, Clara Martinez de Careaga, y tiene la adhesión de los vocales Victoria Cinto, Roser Bach, Pilar Sepúlveda, Rafael Mozo, Concepción Sáez.

  Según Martínez de Careaga "el nombramiento cuestionado no respeta los principios de mérito y capacidad, incumple los requisitos anunciados en la convocatoria e integra, a mi entender, un supuesto claro de desviación de poder, con absoluta independencia de que la solicitante fuese una magistrada".

  El voto disidente añade: "Pero además constituye un caso manifiesto de discriminación por razón de sexo. Hasta ahora se justificaba la escasa presencia de mujeres en puestos de responsabilidad en la carrera judicial (Solo una Presidenta en 15 Tribunales Superiores) por el hecho de que no existían mujeres con antigüedad suficiente. Cuando las mujeres comenzamos a alcanzar esa antigüedad, como sucede con Pilar Alonso Saura, que lleva más de treinta años en la carrera judicial, entonces se decide nombrar a magistrados varones, que se encuentran más de mil puestos por debajo en el escalafón".

   El magistrado Pascual del Riquelme (en primer plano en la foto, delante de Pilar Alonso) tomará posesión este miércoles del cargo en un acto al que acude el presidente del CGPJ y Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, integrante de la mayoría que le votó.

   El voto particular no pone en cuestión los antecedentes del magistrado ganador.

   "Nos consta que el magistrado designado es un Juez preparado y competente, que dejó un buen recuerdo a su paso como letrado de este Consejo General del Poder Judicial", dicen.

  Y añaden: "Pero es indudable que en razón de los destinos hasta ahora ocupados, su actividad jurisdiccional no puede parangonarse en términos objetivos con la realizada por la magistrada preterida, a lo largo de los 23 años en los que ha desarrollado su labor en una Audiencia Provincial".

   Al analizar los méritos a valorar para acceder a la plaza, según las bases de convocatoria, destaca uno de los primeros requisitos, el tiempo de servicio activo en la carrera judicial. Alonso, magistrada de la Audiencia Provincial de Murcia, tiene el número 280 del escalafón mientras que Pascual del Riquelme, titular de un juzgado penal, es el 1440. La antigüedad de Alonso es de 31 años y la de Pascual del Riquelme 22.

  Esta diferencia de 1160 puestos, siendo importante, no lo decide todo. Los que suscriben el voto matizan, empero, "que la discrecionalidad tiene sus límites y saltarse una diferencia de antigüedad tan notoria y acusada, en perjuicio de una candidata mujer, sin más justificación que una subjetiva valoración del proyecto de actuación del candidato varón, bordea la arbitrariedad, e incurre en discriminación".

   El voto analiza los destinos en los órdenes jurisdiccional civil y penal, el tiempo de servicio en órganos colegiados, las resoluciones judiciales de especial relevancia jurídica, la participación en órganos de gobierno del poder judicial, en especial tribunales y conocimiento órganos jurisdiccionales en la plaza de la Comunidad Autónoma de Murcia.

  En todos estos capítulos, el voto particular le da la primacía a Pilar Alonso.

  Bien.

  ¿Qué quieren decir los discrepantes al afirmar que Pascual del Riquelme ha sido elegido "sin más justificación que una subjetiva valoración del proyecto de actuación"?

   Los candidatos han expuesto su respectivo plan de actuación para el TSJRM.

   Según el voto el magistrado que resultó nombrado "presentó un plan de actuación partiendo de tres presupuestos: a) necesaria alineación de los órganos de la base del gobierno judicial con las políticas y directrices emanadas de su cúspide; b) constatación del extraordinario proceso de innovación  y modernización experimentado en los últimos diez años en el TSJ de Murcia; c) el reto que las reformas ya acometidas ofrecen de profundizar en el proceso de modernización e innovación y abrir nuevas áreas de mejora".

   La magistrada Alonso expuso "su convicción de que la Administración de Justicia es un servicio público, por lo que su funcionamiento ha de estar presidido por la transparencia, eficacia, eficiencia, agilidad y calidad, en conjunción con la racionalización de los recursos personales y materiales, propuso una serie de iniciativas que desarrolla en diversos  apartados: ámbito jurisdiccional, ámbito gubernativo, mediación, medios materiales a servicio de la administración de justicia, relaciones externas y política de comunicación y formación".

   Al parecer, lo que decide es esta presentación.

  Según la minoría "la motivación del nombramiento  prescinde de los datos objetivos anteriormente reseñados,  exigidos en la convocatoria, y hace especial hincapié en el proyecto de actuación presentado y defendido en la comparecencia"

   Este modo de proceder supone dar preeminencia a una valoración subjetiva.

  "Estimamos que esta apreciación subjetiva, en la que prácticamente solo se valora  una percepción personal no verificable  acerca de uno  de los requisitos de la convocatoria, prescindiendo del resto, que integra datos objetivos y constatables,  constituye una desviación de la buena praxis en materia de nombramientos. Con esta técnica, que no es la primera vez que se utiliza en este Consejo, se dota a la decisión de una motivación meramente aparente o rituaria, y se vacían absolutamente los términos de la convocatoria, privando de efectividad alguna a datos objetivos relevantes como la antigüedad, experiencia, actividad jurisdiccional, pertenencia a órganos colegiados".

   Los discrepantes subrayan el hecho de que en su comparecencia Pascual del Riquelme enfatizara “la necesidad de alineación de los órganos de base de gobierno del Poder Judicial con la políticas y directrices emanadas desde su cúspide”.

   Por ello advierten: "Entonces la preocupación se incrementa, pues parece que la explicitación de la sumisión se impone sobre el mérito y la capacidad, lo que tratándose de órganos jurisdiccionales donde el principal valor constitucional es la independencia, no nos parece que sea  lo más conveniente". 

 

     

  

   

    

  

    

   

 

  

 

 

La mujer tras el Estado de la Nación

Por: Ernesto Ekaizer | 02 mar 2015

Fotonoticia_20150113191224_644

 

 

  Mariano Rajoy dijo esto sobre las mujeres en su intervención del pasado 24 de febrero, durante el debate sobre el Estado de la Nación: "Quiero recordar además que seguiremos trabajando por la plena igualdad de oportunidades con medidas como el plan especial para la igualdad entre hombres y mujeres en los ámbitos laboral y salarial o el de promoción de la mujer en el medio rural. Seguiremos poniendo en marcha medidas concretas".

  A las 4:18, mientras Pedro Sánchez entonaba su réplica y criticaba el espacio insignificante que había ocupado el tema de la igualdad de la mujer en la intervención de Rajoy, los servicios del Palacio de la Moncloa creían necesario subrayar que el presidente del Gobierno sí había considerado a la mujer en su discurso inicial.

Seguiremos trabajando por la plena igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres presentando un Plan Especial #HayFuturo #DEN2015

 4:18 - 24 de feb. de 2015
 
 Bien.
 
 Cuando los rescoldos del debate todavía no se habían apagado, el consejo de ministros aprobaba el pasado viernes pasado, día 27 de febrero, el proyecto de Ley Orgánica del Poder Judicial que introduce  modificaciones en la propia ley vigente que elaboró el actual presidente del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes.
  
  Y he aquí que la afirmación de Rajoy conocía un desmentido flagrante.
  
  ¿Por qué?
  
   Veamos el punto 87, pág 55 del proyecto aprobado.

  "Ochenta y siete. Se modifican los apartados 1 y 2 del artículo 610, que quedan redactados como sigue:

«1. El Pleno del Consejo General del Poder Judicial elegirá anualmente, de entre sus Vocales, y atendiendo al principio de presencia equilibrada entre mujeres y hombres, a los componentes de la Comisión de Igualdad y designará, entre ellos, a su Presidente.

2. La Comisión de Igualdad estará integrada por tres Vocales.» 

   Planteado así, como quien no quiere la cosa, parece pensado como para que ocurriera lo que, en efecto, ha sucedido.

   Y es que ha pasado inadvertido.

   Es una enmienda como la copa de un pino de la ley vigente, elaborada por Lesmes hace poco menos de dos años.
 
   ¿Qué decía la ley ahora reformada?
    
   "La Comisión de Igualdad
 
  Artículo 610
 
  1. El Pleno del CGPJ elegirá anualmente, de entre sus vocales, y atendiendo al principio de presencia equilibrada entre mujeres y hombres, a los componentes de la Comisión de Igualdad.
   
 2. La Comisión de Igualdad estará integrada por tres vocales, y será presidida por la vocal con mayor antigüedad en el ejercicio de su profesión jurídica"
 
    La ley es, pues, meridiana.
    
    La comisión de igualdad "será presidida por la vocal con mayor antigüedad en el ejercicio de la profesión jurídica".
    
    Aquí parece necesario resaltar lo obvio.
    
    Primero, será presidida por una vocal.
   
   Segundo, por aquella con mayor antigüedad en el ejercicio de la profesión jurídica.
   
   Bien.
   
    Al nombrar el 20 de diciembre de 2013 a los actuales miembros de la Comisión de Igualdad se adoptó el siguiente acuerdo:
    
  Seis.- Nombrar, en los términos previstos en el artículo 610 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, a los miembros de la Comisión de Igualdad del Consejo General del Poder Judicial que se indican a continuación: 

Dña. Clara Martínez de Careaga García 

D. Rafael Mozo Muelas 

Dña. María Pilar Sepúlveda García de la Torre

    Clara Martínez de Careaga, magistrada del Tribunal Supremo, fue considerada como la vocal de mayor antigüedad en el ejercicio de la profesión jurídica.
   
   Veamos, ahora, el plan de Lesmes.
   
   En julio pasado, el pleno del CGPJ vota una propuesta según la cual se trata de "ampliar" el perímetro, por así decir, de competencias de la Comisión de Igualdad, mediante la incorporación de la respuesta judicial a los llamados delitos de odio (ataque de una persona a otra eligiéndola como víctima de un determinado grupo social).
   
   El informe presentado a los vocales no presumía de sutilezas. 
   
   "En virtud de esta importante ampliación competencial no parece apropiado que se imponga que la presidencia recaiga sobre una mujer"
   
   A confesión de parte...relevo de prueba.
   
  Esta ampliación buscaba, lisa y llanamente, eliminar el núcleo del artículo 610.2, a saber, que debía presidir la Comisión de Igualdad una mujer.
   
  Con estos mimbres ya sabemos una cosa. El consejo de ministros ha aprobado el pasado viernes 27 la propuesta del CGPJ: cargarse la norma por la cual la Comisión de Igualdad debe ser presidida por una vocal. Por una mujer.
   
   Y también ha eliminado el requisito de antigüedad que hemos citado.
   
   A primeros de julio pasado, seis vocales (Roser Bach, María Victoria Cinto, Clara Martínez de Careaga, y Pilar Sepúlveda y Concepción Sáez) presentaron un voto particular colegiado por el que planteaban la enmienda de la totalidad del anteproyecto de reforma de la mayoría dirigida por Lesmes.
 
  El CGPJ diseñado por Lesmes en 2013 tiene cuatro comisiones: Comisión Permanente, Disciplinaria, Económica y de Igualdad.
 
 Las tres primeras son presididas por hombres.
 
 La única presidida por una mujer es la de Igualdad.
 
 La presidenta de la Comisión de Igualdad, aparte de unirse al voto colegiado, presentó un voto particular habida cuenta que las propuestas contenidas en el anteproyecto se hicieron sin consultar con ella.
  
  Según señala Martínez de Careaga, "dado que la aplicación respetuosa y estricta de la ley [2013] ha conducido al parecer a un resultado no deseado por la mayoría conservadora del Consejo, lo procedente es cambiar la ley. Suprimamos las fastidiosas limitaciones legales para poder nombrar a quien nos interese".
 
  La vocal advertía que la reforma no buscaba "compensar la desigualdad sino que propone derogar precisamente la única norma legal [elección de una mujer] que ha salvaguardado para la mujer esta mínima representación".
 
  La aplicación del artículo 610.2 había llevado a la elección de la vocal Martínez Careaga como presidenta de la Comisión de Igualdad. Según el informe debatido, había que tener en cuenta las normas que en su aplicación, desde finales de 2013, habían sido "distorsionadoras".
   
  La presidenta de la Comisión de Igualdad se pregunta:
 
"¿Qué es lo que resulta distorsionador en la aplicación del sistema legal de nombramiento de la presidenta de la Comisión de Igualdad aprobado por el Parlamento en 2013? ¿Que aplicando el sistema legal no ha resultado elegida la persona  que interesaba a la mayoría conservadora? ¿Que ha resultado elegida una mujer, magistrada del Tribunal Supremo, que no pertenece al grupo mayoritario? ¿Constituye este resultado y el deseo de cambiarlo motivo justificado para proponer una modificación legislativa? ¿O, más bien, se pretende instrumentalizar el informe de este órgano constitucional para obtener una modificación legislativa ad personam, que faculte para alterar el resultado producido por la aplicación estricta y respetuosa de la legalidad vigente?"
   
    Colofón: el ministro Catalá desestimó la propuesta de ampliar las materias de la Comisión de Igualdad que proponían Lesmes y su mayoría.
   
    "En virtud de esta importante ampliación competencial no parece apropiado que se imponga que la presidencia recaiga sobre una mujer", decía.
     
      Bien.
      
    Pero al cargarse esta ampliación...no tuvo complejos en respaldar lo que era su conclusión: la anulación de la norma legal por la que una mujer tiene que ser la presidenta de la Comisión de Igualdad. 
     
    Y el consejo de ministros la hizo suya.
 
   Tres días antes de cargarse la normal legal, Rajoy prometía el ya citado 24 de febrero: "Seguiremos trabajando por la plena igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres presentando un Plan Especial".
    
    Borrar de un plumazo la condición de que una mujer debe presidir la Comisión de Igualdad del CGPJ es, sin duda, un plan muy especial. 
    
    A sangre fría.
 
 
 
  
   
   
   
  
   

  

 

 
  
 

 

Lo que queda del día

Por: Ernesto Ekaizer | 01 mar 2015

 

     1424806766996

     

   Mientras seguía el debate del Estado de la Nación en el programa especial de Las Mañanas de Cuatro que conduce el periodista Jesús Cintora - la tarde del martes 24 - anoté durante la contrarréplica de Mariano Rajoy lo siguiente: Iziguro-Hopkins.

  El momento fue el siguiente. A modo de conclusión, Rajoy dice esto casi al acabar la primera respuesta a Sánchez. Cito del Diario de Sesiones del Congreso:

 "Señoría, creo que se ha equivocado usted de discurso. (Rumores). Se lo digo con absoluta franqueza. No es lo propio de un partido que pretende ser alternativa de Gobierno, por muchas dificultades que tenga que superar ese partido, hacer una intervención como la que usted ha hecho aquí en el día de hoy. (Rumores). Se lo digo tal y como lo pienso. Incluso, se la podría haber construido yo, fíjese (El señor Luena López: ¡Gracias!) —se lo digo tal y como lo pienso—, criticándome a mí mismo (Rumores), pero con un discurso más moderado, más equilibrado y más sensato (Rumores)."

  Bien.

  No es frecuente que el cine supere a la literatura. Pero alguna excepción, como las meigas, haberla haylas. La novela del escritor británico Kazuo Ishiguro, nacido en Japón y formado desde los seis años en el Reino Unido, puede ser una de ellas.

 Me refiero a la novela The remains of the day, traducida como Lo que queda del día, y la versión cinematográfica de James Ivory y guión de Ruth Prawer Jhabvala, que en España se llamó Lo que queda del día. Los principales personajes están representados por Anthony Hopkins (el mayordomo Mr. Stevens) y Emma Thompson (la criada Miss Kenton).

  Según ha explicado Ishiguro, eligió el tema porque el mito del mayordomo está entre las "cosas que me resultan más exóticas de la cultura inglesa". También por esto: "El mayordomo es una buena metáfora de la relación de gente común, gente de pueblo, con el poder ".

  Desde luego, Stevens-Hopkins es todo lo contrario de Fígaro. Allí donde Ishiguro muestra a un mayordomo obediente que dedica la vida entera a despilfarrar su talento en favor de su amo, el criado de Beaumarchais se burla e indigna ante la nobleza y juega a representar a una nueva clase. Es la búsqueda de una nueva oportunidad. Todo lo contrario del mensaje de la serie inglesa que tanto éxito está cosechando: Downton Abbey. Cada uno está destinado a cumplir con su posición en la vida, hay que elegir aquello sobre lo que existe una expectativa razonable de cumplimiento.

   Habituados a considerar el debate sobre el Estado de la Nación como una producción cinematográfica o teatral y a definir qué actores han interpretado mejor su papel (quién gana, quién pierde), hay algunos rasgos del debate 2015 que merece la pena observar o que es necesario analizar en detalle.

  El recurso retórico de Rajoy de aconsejar a Pedro Sánchez que hubiese debido acudir a él, como a un padre, para ayudarle a construir su discurso, no deja de tener interés. 

  "Incluso, se la podría haber construido yo, fíjese  —se lo digo tal y como lo pienso—, criticándome a mí mismo pero con un discurso más moderado, más equilibrado y más sensato".

  Es cierto que Rajoy podría haber subido a la tribuna y en su contarréplica haber dicho, por ejemplo:

  "Señor Sánchez. Tiene usted razón cuando dice que la recuperación económica no es justa. Si de mi discurso se ha desprendido tal cosa es que me he explicado mal. Está en su papel de líder de la oposición subrayar los límites de esa recuperación. Y, yo, como presidente del Gobierno, estaría fuera de la realidad si afirmase que las cosas van estupendamente con 5.457.700 parados o un 23,7% y con un número de hogares de 1.766.300 que tienen a todos sus miembros activos en paro. La recuperación no es justa y es desigual. En eso, usted y yo estamos de acuerdo".

  Pero Rajoy se arroga el monopolio de la realidad. Y trata a Sánchez como un criado que en todo caso... debía acudir a él para construir un discurso de crítica...¡a Rajoy!  

   Pero Sánchez no es Stevens. Y quiere una oportunidad.

  Hay, desde luego, otras razones por las que Rajoy tuvo, lo que llamo yo, un estallido sobrecogedor al entrar a la contrarréplica.

  Y entre esas razones está Luis Bárcenas.

   "Sus logros y cómo pasará usted a la historia de España será por tres conceptos: primero, precariedad; segundo, impuestos y, tercero, Bárcenas, señor Rajoy, Bárcenas", dijo Sánchez.

  Y:

  "Señorías, les voy a decir una cosa: el presidente del Gobierno me echa en cara casos de corrupción y yo le digo, señor presidente, que lecciones de usted sobre corrupción ninguna, yo soy un político limpio, ¡yo soy un político limpio, señor Rajoy! ¡Lo soy! ¡Lo soy! (Aplausos.—La señora Álvarez-Arenas Cisneros: ¡Como mínimo igual que tú!). Tengo que reconocerle que a veces ustedes tienen toques de humor negro brillantes. Vamos a ver, señorías, ¿cómo y de dónde sacó Bárcenas la fortuna? A ver, señor Rajoy, pensemos usted y yo: Bárcenas era gerente del PP, luego tesorero del PP, manejaba las cuentas del PP, pagaba las obras de los locales del PP, compraba las sedes del PP, repartía los sobres para los altos cargos en la sede del PP, se dice incluso, señorías, que en cajas de puros; Bárcenas contrataba a las empresas que trabajaban para el PP y pagaba las campañas electorales del PP. Señor Rajoy, usted confiaba tanto en Bárcenas que le ascendió de gerente a tesorero y de tesorero a senador; y tenía tanta confianza en él que se mandaban cariñosos mensajes. (Rumores). Bárcenas, señor Rajoy, obtuvo la fortuna de las mismas fuentes con las que ustedes pagaron las obras en negro de la sede del Partido Popular. Bárcenas sacó su fortuna de las mismas fuentes y con idénticos métodos por los cuales la fiscalía ha pedido ocho años de cárcel por financiación irregular a la cúpula del Partido Popular en Valencia. Señor Rajoy, Bárcenas y el PP compartían fuentes porque Bárcenas y el PP eran lo mismo. Y ese es su gran problema, señor presidente, por eso usted jamás va a ser creíble en la lucha contra la corrupción, porque su nombre y su historia están indisolublemente ligados al nombre y a la historia de Bárcenas. (Aplausos). Así que, señor Rajoy, lecciones de usted, ninguna, porque yo soy un político limpio. (Rumores). Por usted no pone la mano en el fuego ni la señora Aguirre, señor Rajoy, ni la señora Aguirre". 

   El hombre, Rajoy, que declara esto en agosto pasado, al referirse a la ex ministra Magdalena Álvarez ("En estos momentos hay una imputación que en absoluto supone una declaración de culpabilidad... Por tanto, mientras no se demuestre lo contrario todas las personas son inocentes"), ahora en este estallido declama el 24 de febrero:

  "¿Cómo me habla usted de corrupción cuando tiene diputados y senadores que han sido llamados por el Tribunal Supremo y no les ha pedido ninguna responsabilidad?" 

  Rajoy tergiversa. Los cinco aforados que han ofrecido su declaración al juez instructor del Supremo en uso del artículo 118 bis de la ley de Enjuiciamiento Criminal han sido finalmente convocados. Y solo pueden serlo, cuando se ha admitido la exposición motivada de la juez Alaya, en calidad de imputados, lo cual, según ha dicho con anterioridad Rajoy, no supone "culpabilidad".

 Pero, ¿qué hizo el actual presidente del Gobierno respecto a sus senadores y diputados en 2009?

 Barcenas ofreció declarar voluntariamente en junio de 2009. El Tribunal Supremo lo citó a declarar en calidad de imputado el 22 de julio. El instructor solicitó después, el 29 de julio, el suplicatorio. Y el Senado  votó a favor en septiembre de 2009. 

 ¿Cuándo dejó el escaño Bárcenas?

  Siete meses después del desafuero. En abril de 2010.

  Pero el estallido de Rajoy refleja más cosas. Muchas más cosas sobre la política en España. Y una de ellas es la jubilación de la vieja guardia.

  Juan Carlos I (5-1-38) ha abdicado en Felipe VI (20-1-1968), treinta años más joven. Alfredo Pérez Rubalcaba (28-7-51) ha cedido el paso a Pedro Sánchez (29-2-72), veintiún años más joven. José Antonio Griñán (7-6-46) renunció en favor de Susana Díaz (18-10-74), veintiocho años menor. Cayo Lara (29-1-52) ha dado paso a Alberto Garzón (9-10-85) en IU.

  Ahora tenemos en ascenso a Podemos cuyo líder es Pablo Iglesias (17-10-1978) y a Ciudadanos con Albert Rivera (15-11-79). Y Arturo Mas (31-1-56) ya le lleva sus años a Oriol Junqueras (11-4-1969)

   Seguimos con Rosa Díez (27-5-52).

   Y Rajoy (27-3-55) 

   Ya en noviembre pasado Rajoy le dijo a Sánchez que el PSOE estaba "mejor con Rubalcaba".

   Era y es, pues, el estado de negación del salto generacional que se ha operado en 2014, un escenario que el debate del Estado de la Nación de 2015 acaba de reflejar y que el de 2016, tras las elecciones generales, perfilará de manera todavía más espectacular.

  Y, en medio de este proceso, Rajoy está en un diálogo consigo mismo sobre quiénes serán los candidatos del PP a las elecciones municipales y autonómicas del 24-M.

   ¿Más de lo mismo?

  ¿Renovar?

  Si su estallido sobrecogedor en el debate del 24-F nos quiere decir algo, ¿quizá es que se aferrará a sus usos y costumbres?

  O no.

   

  

 

Testigo de cargo contra Rato

Por: Ernesto Ekaizer | 20 feb 2015

8512788

Francisco Verdú (derecha) junto a José Luis Olivas y Rato. / CLAUDIO ÁLVAREZ

    Francisco Verdú está imputado en el caso Bankia pero ahora, tras su declaración sobre las tarjetas 'black', ha pasado a una nueva categoría: la de testigo de cargo contra su exjefe Rodrigo Rato.

    Ya habíamos dejado escrito en estas páginas que el hombre que Rato contrató como su número dos para ocupar el puesto de consejero delegado —posición que había rechazado en dos oportunidades José Ignacio Goirigolzarri—, había decidido no usar la tarjeta 'black'.

   Le explicó a Rato que no lo haría y que, además, le aconsejaba al entonces presidente de Bankia que se abstuviera de hacerlo.

    Llamado a declarar en calidad de testigo, Verdú ha explicado a preguntas del fiscal Alejandro Luzón que Rato le ofreció la tarjeta 'black' en febrero de 2012. Unos días antes, en enero de 2012, el Gobierno acababa de aprobar un Real Decreto por el que se limitaban las retribuciones de los ejecutivos de entidades que recibieron ayudas públicas.

    Verdú narró que Rato le entregó un sobre. Le dijo que dentro había una tarjeta, un contrato y el pin. La cifra que Rato le transmitió verbalmente: 75.000 euros al año sin necesidad de justificar. El entonces consejero delegado explicó a su jefe que no iba a utilizar la tarjeta.

   Rato le preguntó por qué. Verdú dijo: es una mala praxis bancaria.

   Según relató Verdú, era doblemente mala practica. Si era una retribución, aclaró, él ya tenía asignado 1,2 millones de euros, según el contrato de junio de 2011, cantidad que se había reducido a 600.000 en enero de 2012, tras el decreto gubernamental.

    Por lo que no podía aceptar esa retribución.

    Y  a él le parecía que si se trataba de una tarjeta para gastos, él ya tenía una tarjeta de crédito para gastos de representación.

    No concebía la existencia de gastos sin justificar como una práctica bancaria.

    Verdú dijo que guardó el sobre que le entregó Rato en un cajón y lo devolvió sin siquiera abrirlo.

    El fiscal Luzón le exhibió un contrato a su nombre que, empero, llevaba una firma.

    Verdú dijo que jamás había abierto el sobre y que el garabato que aparecía no era su firma.

    En el contrato de marras la cifra de gastos anuales sin justificar era de 68.000 euros.

Sobresueldos

    Rato, según la versión del que fuera su número dos, le explicó que cuatro personas tendrían esa tarjeta: Rato, Ildefonso Sánchez Barcoj, José Manuel Fernández Norniella y Verdú.

    Está  claro por la secuencia de hechos expuestos en la narración de Verdú que Rato intentaba compensar con estos sobresueldos la limitación salarial aprobada por el Gobierno para ejecutivos de entidades financieras beneficiadas con ayudas públicas.

    Hay cosas que el testigo de cargo Verdú pudo haber añadido a su relato. Pero no hubo preguntas sobre esas cosas.

    ¿Qué hizo Verdú aparte de no usar la tarjeta?

   Pues esto: le dijo a su superior, Rato, que se abstuviera de usar la tarjeta por las razones que le expuso.

   Y a Sánchez Barcoj, de quien Verdú era formalmente jefe, le ordenó que no la utilizara.

¿Y qué hace la Agencia Tributaria?

Por: Ernesto Ekaizer | 18 feb 2015

           1360761788_extras_video_1

 

   Después de que Jordi Pujol i Soley y sus hijos declararan, el pasado 27 de enero, que Jordi Pujol Ferrusola había administrado los fondos depositados en Andorra a partir de 1990, tras el fallecimiento de los dos anteriores gestores, la juez Beatriz Balfagón ha citado a declarar en calidad de imputado al primogénito el próximo 26 de marzo.

   La juez califica en su auto  a Pujol Ferrusola como "el encargado de realizar su reparto entre la señora Ferrusola [Marta] y sus siete hijos, ingresando en varias veces las oportunas cantidades en las respectivas cuentas abiertas por los beneficiarios". La juez añade que fue también Pujol Ferrusola "quien pudo tratar directamente con los anteriores gestores [ya fallecidos] y ante el cual estos tuvieron necesariamente que haberle rendido cuentas facilitándole la información sobre la cantidad inicialmente legada por Florenci Pujol Brugat y la rentabilidad obtenida en los últimos años".

   Esto es lo que se deriva, según la juez, de las declaraciones del pasado 27 de enero. "Al menos, así lo indicaron sus hermanos en las diversas declaraciones justificando su ignorancia en el hecho de que fue el hermano mayor quien se ocupó de todo lo relativo al supuesto legado".

  Legado sobre el que, por cierto, Francesc Cabana, cuñado de Pujol, se ha permitido dudar el pasado lunes en la comisión de investigación del Parlament. Ya su esposa, María, hermana de Jordi Pujol, dijo el 25 de julio, tras escuchar la confesión del expresident, no saber nada de esos fondos que presuntamente hubiera legado su padre, Florenci Pujol Brugat.

   Bien.

  Pero además de la declaración de Pujol Ferrusola, la juez hace una petición que el fiscal Alejandro Luzón no solicitó.

  "Ofíciese a la Agencia Tributaria, Delegación en Cataluña, a fin de que informe si se ha procedido a la verificación de los datos declarados por los imputados en sus respectivas declaraciones fiscales complementarias, o en el caso de que no haya sido así, que se proceda a ello, indicando, además, si a la fecha de la regularización, se habían iniciado actuaciones de comprobación o investigación tendentes a la determinación de las deudas tributarias objeto de la regularización".

 La regularización que los abogados y asesores fiscales aconsejaron a la familia Pujol tuvo lugar una semana después que las cuentas de la Banca Privada de Andorra aparecieron en el diario El Mundo, el 7 de julio de 2014. El 14, en efecto, se presentaron las declaraciones complementarias.

   Una pregunta interesante es por qué, después de la comparecencia del ministro Cristóbal Montoro, a primeros de septiembre pasado, donde hizo gala de conocer la situación, no se ha comunicado la liquidación de intereses y la multa correspondiente.

  ¿Por qué es relevante la respuesta de la Agencia Tributaria?

  Porque es la base para determinar, o no, la existencia de delito fiscal. Que es lo que se investiga en el juzgado de instrucción número 31 de Barcelona.

 ¿Qué resultado tuvieron las actuaciones de comprobación o investigación de la Agencia Tributaria?

 Es posible que para el próximo 26 de marzo cuando declare Pujol Ferrusola se aclaren muchas cosas.

 Para entonces, el material solicitado por el juez Ruz por comisión rogatoria a Andorra ya podrá estar en el juzgado central de instrucción número 5 de la Audiencia Nacional. La juez Ángels Moreno seguramente enviará los datos entregados por los bancos con anterioridad. No es fácil que uno de los recursos de apelación presentados por la defensa de Pujol Ferrusola para bloquear la entrega de datos prospere.

  Y cabe esperar que la Agencia Tributaria aporte al juzgado sus conclusiones sobre la regularización.

Sobre el autor

, Buenos Aires, 1949. Ha trabajado, por este orden, en redacciones de televisión, revistas semanales y diarios en Argentina; trabaja, desde hace 36 años en Madrid, en diarios, revistas, radio y televisión. Ha escrito ocho libros.

Las materias de Analítica son
las de un viejo proverbio latino:
"Nada humano me es ajeno"...

Sobre el blog

El periodismo para seguir siéndolo debe ser Periodismo Analítico... O no será. El viejo adagio según el cual los periodistas son como mínimo tan buenos como sus fuentes requiere una actualización. Necesitamos, según dice el profesor norteamericano Mitchell Stephens, periodistas con cinco cualidades: Informados, Inteligentes, Interesantes, Industriosos, y, sobre todo, Perspicaces.

Periodismo analítico

Archivo

marzo 2015

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

Libros

El caso Bárcenas (Editorial Espasa, 2013)
El autor sigue los rastros del tesorero nacional del Partido Popular desde su imputación en la trama corrupta de Francisco Correa.

Sed de Poder .La verdadera historia de Mario Conde (Espasa, 2012)
La crisis de Bankia y del sistema financiero español es una ocasión para revisitar la historia del ex presidente del Banco Español de Crédito (Banesto), destituido junto con su consejo de administración a finales de noviembre de 1993.

Indecentes. Crónica de un atraco perfecto (Espasa, 2012)
El relato, a partir de entrevistas e información inédita, hace un viaje hacia la gestación y estallido de una crisis que dará lugar a la Gran Depresión que afecta a la economía y la sociedad española.

Yo, Augusto (Aguilar, 2003)
Tras obtener, en abril de 2000, el Premio Ortega y Gasset de periodismo por su cobertura del caso Pinochet en las páginas de EL PAÍS, el autor publica este libro en coincidencia con el XXX aniversario del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973.

El Farol. La primera condena de Mario Conde (Temas de Hoy, 1997)
El 20 de marzo de 1997, la Audiencia Nacional condena a Mario Conde a seis años por los delitos de apropiación indebida y falsedad en documento mercantil. El delito: el pago de una factura de 600 millones de pesetas (3,07 millones de euros) en 1990 a una sociedad domiciliada en Antillas Holandesas.

Vendetta (Plaza & Janés, 1996)
He aquí la violenta historia de dos financieros: Mario Conde y Javier de la Rosa. Practican el chantaje con un doble objetivo: añadir dinero a sus capitales fuera de España y neutralizar la acción de la justicia mediante presión sobre las instituciones.

Banqueros de rapiña. Crónica secreta de Mario Conde (Plaza & Janés, 1994)
Título premonitorio. La rapiña. Este libro analiza la crisis de Banesto, las maniobras para conseguir salvar la entidad mediante un acuerdo de ampliación de capital, la mayor de la banca española hasta entonces.

José María Ruiz-Mateos. El último magnate (Plaza & Janés, 1985)
Una radiografía del imperio oficial y clandestino, del magnate de Jerez.

Más información »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal