Represión de la crisis o crisis de la represión

Por: Ernesto Ekaizer | 27 may 2015

 

          2015_3_25_TBg53Lv1F0pcp5DlChPRn4

 

     “En el partido, lo peor, con lo malo que es, no ha sido el resultado del domingo, sino la obligación de tragar saliva y asistir el lunes a la escena tan repetitiva y gastada de Rajoy para oír el disco rayado. Es la depresión”, dice un antiguo diputado del Partido Popular que conserva el carné.

   “Muchos dirigentes han aguantado, se han mordido la lengua, pero ya no más. El vapor acumulado en la marmita acaba por saltar”, afirma un exdirigente.

    La comparecencia de Rajoy del lunes ha sido el punto más alto de la temperatura alcanzada dentro de esa marmita virtual que es ahora mismo el PP. Cuando las expectativas cero, como algunos definen lo que se esperaba, han sido confirmadas, algunos han comenzado a decir en voz alta lo que hace mucho tiempo ya comentan en privado.

  Rajoy quiere reprimir la crisis después de la pérdida de más de cinco millones de votos en las elecciones europeas y las municipales y autonómicas.

 Esa política de represión tiene en cuenta la proximidad de las elecciones generales de noviembre/diciembre. Abrir el melón ahora supone una catarsis que Rajoy no se puede permitir. Y Rajoy es, según los estatutos, el partido. “El despotismo desilustrado”, según ironiza otro militante.

  Pero esa represión de la crisis parece haber desembocado, a cuarenta y ocho horas de los resultados, en una crisis de la represión.

 Los dirigentes enfadados esperaban oír la cantinela de que es necesario ser más cercanos, dialogar y comunicar mejor, las recetas de Rajoy ya anticipadas por el director de la campaña, el número tres Carlos Floriano, con rostro y voz fúnebres, la noche del domingo.

  Esperanza Aguirre, la dirigente que ha contribuido a “nacionalizar” unas elecciones locales y autonómicas con su presencia mediática en todos los rincones de España, ha declarado ayer que impulsará la reforma del partido.

  “Quiero llegar al fondo de la regeneración. El PP necesita una refundación. Me propongo llevarlo a cabo en Madrid”, dijo.

  Al ser presidenta del partido en la capital muchos han interpretado que se refería a refundar el PP de Madrid. Pero ella dijo literalmente que “el PP necesita una refundación”.

  En todo caso, ¿qué es refundar una regional del PP?  

  Aguirre insiste en su cruzada para impedir, según dice, que Manuela Carmena convierta el Ayuntamiento de Madrid en el trampolín para lograr que Pablo Iglesias sea el presidente de un gobierno anticonstitucional y antioccidental (quizá le faltó añadir y anticristiano) en las próximas elecciones generales. Ella quiere que este sea el mensaje del PP a escala nacional.

  Si Rajoy acarició la idea de que una Aguirre fuera de la alcaldía quedaría fuera de combate…quizá se haya equivocado.

A babor

Por: Ernesto Ekaizer | 25 may 2015

 

               Rita-Barbera-hostia_MDSVID20150525_0102_17

 

    El giro copernicano que se ha producido en las elecciones municipales y autonómicas no supone confusión alguna. Si en los barcos, para evitar esa confusión entre los tripulantes, que se mueven hacia adelante y hacia atrás, se sustituye derecha e izquierda por estribor y babor, respectivamente, aquí quizá convenga hacer lo mismo: los electores se han escorado a babor.

   El voto del miedo, corporizado en la campaña de Esperanza Aguirre, ha fracasado. El que avisa no es traidor: el PP sufrió en las elecciones europeas de 2014 una pérdida de 2,6 millones de votos respecto a sus resultados de 2009; las elecciones municipales han supuesto respecto de mayo de 2011 una erosión de otros 2,6 millones.

   Pero es esta segunda comparación la que resulta sugerente. Porque el 22 de mayo de 2011, los ciudadanos votaron contra la política de austeridad de José Luis Rodríguez Zapatero iniciada en mayo de 2010.

   En lugar de dimitir y someter a los electores su nueva política económico-social contraria al programa que le había dado la victoria, Zapatero abjuró y aplicó las recetas del Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Central Europeo (BCE) y la Comisión Europea. Y antes de las municipales y autonómicas de 2011, cediendo a la presión de sus barones para aparentar que se asumía anticipadamente los costes, Zapatero anuncia que no será candidato a las generales.

   Pero no “calmó a las fieras”. Y el 22M se convierte en la primera vuelta de las elecciones generales, anticipadas a la sazón, por temor a que España siguiera los pasos de los rescates de Portugal, Grecia e Irlanda, al 20N y precedidas, por si acaso, por una reforma exprés de la sacrosanta Constitución Española el 23 de agosto de 2011. No es casual. Una semana antes Angela Merkel y Nicolas Sarkozy habían ordenado en rueda de prensa, en París, el 16 de agosto, y por carta a Herman Van Rompuy, incorporar a las constituciones de los países miembros del euro la regla de oro presupuestaria de freno al déficit público antes del verano de 2012.

  El castigo despiadado a Zapatero el 22M de 2011 es el prólogo de la victoria de Rajoy el 20N.

  Y el castigo igualmente sin piedad de los electores a Rajoy, este 24M casi un año después de las europeas en 2014, tiene algunos ingredientes similares a los que se cebaron con Zapatero y otros distintos, no por ello menos importantes.

  La austeridad entendida como recortes sociales, reforma laboral, devaluación salarial, todo ello con mantenimiento de elevadísimas tasas de desempleo y el agotamiento de las prestaciones, y compatible con una recuperación de los beneficios empresariales, provoca una agudización de las desigualdades.

   La austeridad vuelve, pues, a ser contestada en las urnas. Primero contra el PSOE y ahora contra el PP, aunque es de notar que los socialistas, después de haber pagado la factura en mayo y noviembre de 2011, y en las europeas de 2014, siguen, a ojos del electorado, sin saldar su deuda, a pesar de excepciones como Andalucía.

  Ahora bien, está claro que el PP será desalojado de municipios y comunidades autónomas por alianzas de las formaciones de izquierda que están en condiciones de presentar gobiernos alternativos.

  Pero, ¿y la política económica y social de austeridad? Se dirá que no pasa nada, que en seis meses habrá elecciones generales. Pero es necesario recordar que en los seis meses que fueron de las municipales y autonómicas de mayo de 2011 a las generales de noviembre de 2011, la mayor parte de las comunidades autónomas gobernadas por el PP incumplieron sus compromisos de déficit, una desviación que Rajoy endosó por completo a los perdedores socialistas.

  Es verdad que a diferencia de 2011, el BCE ha protagonizado un viraje (“lo que haga falta”, que diría Mario Draghi en julio de 2012) para defender el euro e implicitamente sortear el rescate imposible, en términos de magnitud, de España, y ante el fracaso para acabar con las tendencias deflacionistas se ha adentrado en la expansión cuantitativa de la Reserva Federal americana, el Banco de Inglaterra y el Banco de Japón.

   Pero, ¿hay alternativa a la austeridad dentro del sistema del euro? No parece que la experiencia de Tsipras-Varoufakis en Grecia avale esa posibilidad.

   Sin embargo, a este ingrediente hay que añadir la corrupción, que en regiones como la Comunidad Valenciana ha pasado una factura hasta ahora desconocida. Pero no lo esto. Ha supuesto una prima para partidos como Compromís que han hecho de la denuncia su razón de ser.

  Tres cuartos de lo mismo se vive en Madrid. Esperanza Aguirre ha planteado un referéndum sobre su persona y no se ha percatado hasta muy tarde y de modo salvaje de la presencia de Manuela Carmena.  La experiencia de la exjueza es un síntoma del hartazgo de los ciudadanos y ciudadanas. La analogía podría ser Charlie Chaplin en Tiempos Modernos, cuando dobla una esquina y advierte que de un camión que transporta madera cae una bandera roja de peligro. Chaplin la recoge del medio de la calle y la levanta para avisar al conductor cuando en ese preciso momento una manifestación de trabajadores aparece y se pone detrás suyo, situándole como el líder con la bandera en ristre. La diferencia es que Carmena quiere dirigir el movimiento y Chaplin lo hace sin querer. Pero cuando se decide a luchar por la candidatura difícilmente fuese consciente -ni ella ni nadie- de la amplitud de la marea.

                             

 

   Podemos no sólo no se desinfla sino que ha sido la fuerza motriz de los grandes cambios en Barcelona y Madrid. Y Ciudadanos, ¿pondrá en riesgo de aquí a las generales su capital pactando con el PP?

  ¿Será Albert Rivera el Nick Clegg británico que pasó en cinco años del 23% a menos del 8% en las recientes elecciones? Rajoy no ha sido Cameron, pero Rivera corre el riesgo de ser Clegg,…a seis meses vista

 

El caso Esperanza Aguirre

Por: Ernesto Ekaizer | 22 may 2015

                      

                7742793_1_l

 

   

 

   Hay que poseer el talento de un mago para repetir una y otra vez con éxito asegurado, en primer lugar entre los medios de comunicación, el mismo ejercicio de prestidigitación. Esperanza Aguirre y el Partido Popular lo han vuelto a conseguir. http://blogs.elpais.com/analitica/2015/05/al-que-le-pique-que-se-rasquey-yo-la-primera.html

   El caso Naseiro de financiación ilegal fue archivado porque el Tribunal Supremo estimó en 1992 la nulidad de las grabaciones que la Policía aportó al juez. El fiscal retiró pues su acusación. El caso Naseiro se transformó así en caso Manglano, el nombre del magistrado que llevó adelante la investigación en Valencia.

  Algo parecido pretendía el PP en la investigación de la trama Gürtel. En cierto momento el ex ministro Federico Trillo, actual embajador de España ante el Reino Unido, que fue miembro del equipo jurídico que impulsó la nulidad de actuaciones en el caso Naseiro, parecía acariciar con su famoso “giro copernicano” la nulidad y el caso Gürtel se convertía en caso Garzón.

  El juez fue sentado en el banquillo, suspendido y más tarde condenado por un delito de prevaricación. Pero Trillo, a pesar de subcontratar mano de obra letrada, se quedó cortó: las fiscales Concha Sabadell y Miriam Segura siguieron en la investigación. El juez del Tribunal Supremo Alberto Jorge Barreiro, que a  esta ahora debe estar redactando la petición de suplicatorios en la causa de los aforados en los ERE de Andalucía, no pasó por el aro.  

  El caso de la contabilidad B del PP, que ha llevado desde 1990 primero el gerente Luis Bárcenas y, más tarde, desde febrero de 1993, Bárcenas junto con el tesorero Álvaro Lapuerta, hasta 2008, se ha convertido en el caso contabilidad de Bárcenas.

    El 3 de abril de 2014, Esperanza Aguirre aparca en el carril bus de la Gran vía madrileña, a la altura de la plaza Callao, su vehículo, y baja para sacar dinero de un cajero. Desobedece a los agentes de movilidad que la están multando y se marcha a su casa, en el barrio de Malasaña, perseguida por un coche de la policía municipal, que le da la orden de alto y que ella no acata.http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/04/03/madrid/1396542487_183605.html

 El caso de desobediencia se convierte en una caza realizada por agentes de movilidad y policías municipales porque se trata de la expresidente de la Comunidad de Madrid. Con todo, pronto tendrá que sentarse en el banquillo en un juicio de faltas acusada de desobedecer a los agentes. http://ccaa.elpais.com/ccaa/2015/05/04/madrid/1430737635_376571.html

   Ahora, el caso de la declaración fiscal de Esperanza Aguirre, que no es un tema judicial, sino el de una filtración periodística, es un tema de seguridad jurídica nacional.

   La candidata del PP, que ha prometido transparencia como antídoto a los casos de corrupción en Madrid (Gürtel, Púnica en curso y espionaje interno dentro del PP y el gobierno que presidía Aguirre en Madrid) ha reaccionado contra esa transparencia de facto que supone la publicación de sus emolumentos de 369.000 euros en la firma Seeliger & Conde para el año 2013. 

  La firma de cazatalentos anunció su contratación a mediados de enero de aquel año para presidir un consejo asesor de la compañía.

   Ahora el caso político de Esperanza Aguirre —unos pagos cuya razón de ser convendría conocer en quién ha cobrado después de ser presidenta de la Comunidad de Madrid y ahora es candidata a la alcaldía de esta ciudad— se ha convertido en el caso de la filtración de su declaración.

   El ministro Montoro ha reaccionado con celeridad de comisario de policía. Hace mucho que es más ministro-comisario del PP que ministro del gobierno de la nación.

   Pero no debe olvidarse que el caso de Esperanza Aguirre no es rayo en cielo sereno. Sigue al caso reciente de Juan Carlos Monedero por sus ingresos, también filtrados a los medios de comunicación.

  Cuando los ministros o gobiernos señalan con el dedo a los medios de comunicación que publican noticias incómodas, solemos decir: quieren matar al mensajero.

  Recientemente, en el caso Monedero esa máxima volvió a ponerse en práctica. Monedero reaccionó contra la filtración, como ha hecho Aguirre. Pero la diferencia es que Montoro actuó como comisario- inspector del PP y encabezó la cruzada contra uno de los líderes del partido que entonces subía como la espuma en las encuestas.

   Esperanza Aguirre y el PP consiguen una y otra vez rizar el rizo a aquel proverbio chino tan popular entre nosotros: “Cuando el sabio señala la luna, el tonto mira el dedo”.

     Si a Monedero se le exigen en Hacienda pruebas de sus trabajos cobrados en América Latina, ¿por qué no solicitar también alguna prueba de los asesoramientos de Esperanza Aguirre?

  ¿O es que eran verbales como aquellos realizados por Vicente Martínez Pujalte a una empresa constructora

    Esperanza Aguirre hizo una pausa en su carrera política, dejó la presidencia de la Comunidad de Madrid, siguió ejerciendo la presidencia del PP de la capital, cobró los 369.000 euros y ha regresado como candidata a la alcaldía de Madrid. 

   La transparencia, ¿qué es? Pues conocer qué servicios prestó la expresidenta de la Comunidad de Madrid en la empresa a la que pasó después de dejar el cargo. Nada más...ni nada menos.

Al que le pique que se rasque...`y yo la primera´

Por: Ernesto Ekaizer | 21 may 2015

             30

 

    

   Esperanza Aguirre se ha dirigido la mañana de este jueves a la Fiscalía General del Estado (FGE) en la madrileña calle de Fortuny para presentar denuncia por la filtración de su declaración de Hacienda, una decisión adoptada después que la hubiese llamado el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy y Cristóbal Montoro. No dijo la candidata a la alcaldía de Madrid por el Partido Popular que le dijeron sus conmistiones, si se han solidarizado con ella o quizá, lo que sería improbable, exigido alguna explicación.

  Según el periódico digital Infolibre, la candidata a la alcaldía de Madrid por el Partido Popular ha percibido 369.000 euros en su actividad como presidenta del consejo asesor de la empresa de cazatalentos Seeliger & Conde.

  La candidata del PP está en su derecho de exigir una investigación y su destino normal debería ser el juzgado de guardia o la Fiscalía de Madrid.  A partir de su denuncia, la Fiscalía, como suele hacer, define su posición. Pero ya es raro que haya elegido la Fiscalía General del Estado, lo que, quizá no se le haya ocurrido, ha puesto en potente altavoz al hecho.

  Pero es que la candidata parece creer que sigue siendo Presidenta de la Comunidad de Madrid y ha anunciado que se dirige a la Fiscal General del Estado, Consuelo Madrigal.

  Ahora bien, si la transparencia máxima es lo que postulan Esperanza Aguirre, su partido y el Gobierno de Rajoy, ¿cuál es la razón para escandalizarse?

  Esperanza Aguirre estima que se ha violado la seguridad jurídica a la que tiene derecho. Pero, ¿por qué no declaró sus ingresos en ejercicio de esa transparencia?

  La candidata del PP, pues, no logra pasar esta prueba de transparencia forzosa, consumada por una filtración. En lugar de convivir con esa filtración y explicar los trabajos realizados para merecer esos ingresos, Esperanza Aguirre está abocada a ser enfrascada en hacer tronar el escarmiento.

  De este modo, como suele ocurrir con los casos de cover up(encubrimiento) resulta peor la reacción que el asunto subyacente, en este caso el dinero percibido.

  Los ingresos percibidos sabrán Seeliger & Conde y Esperanza Aguirre a qué obedecen.

  Al anunciar su nombramiento, la citada empresa explicó el 14 de enero de 2013 los motivos. "La principal función de Esperanza Aguirre al frente de este consejo será la asesoraría estratégica para potenciar la proyección de la firma Seeliger & Conde tanto en España como en Latinoamérica, e indirectamente contribuir a mejorar en competitividad, eficiencia, crecimiento y excelencia de las empresas allí radicadas".

  Añadía: "Asimismo, una parte importante de su trabajo de asesoramiento se centrará en las acciones que desarrolla la Fundación Seeliger & Conde, concebida en favor de la inserción laboral de personas con discapacidad. Aguirre lidera el consejo asesor de Seeliger & Conde tanto por su visión global, como por su capacidad de liderazgo, de generar entusiasmo y de transmitir confianza, permitiéndole esto último ser altamente respetada en el mundo empresarial. El esfuerzo, la valentía, el optimismo, la responsabilidad y el espíritu de sacrifico son valores".

  Esperanza Aguirre ha dicho: “Al que le pique que se rasque”.

   Y quizá debió añadir: “Y yo la primera”.

  Hay que recordar que hubo un tiempo en nuestra naciente democracia que estábamos todos obligados a hacer público lo que ganábamos y lo que aportábamos a Hacienda.

  La reacción de la candidata del PP y de su partido supone, según se ha señalado, poner a prueba hasta qué punto las promesas y declaraciones sobre transparencia son un brindis al sol o un compromiso realizable. De esa prueba, no se puede decir que Esperanza Aguirre está saliendo airosa… sino más bien airada.

 

 

 

 

McCarthy y la caza de brujas

Por: Ernesto Ekaizer | 20 may 2015

                                         Mccarthy-11

 

                Timthumb

 

     

 

 

 

   

 

 

 

  En Buenas noches, buena suerte, su película sobre el periodista norteamericano Ed Murrow (foto inferior) y el senador republicano Joseph McCarthy (foto superior), el actor y director George Clooney cuenta cómo Murrow, su compañero Fred W. Friendly (interpretado por Clooney) y su equipo produjeron el 9 de marzo de  1954, un reportaje de media hora para su programa See it Now (Véalo ahora) titulado "Informe sobre el senador Josep McCarthy". Murrow utilizó extractos de los discursos del propio senador.

    Al seguir en Telemadrid el debate entre Esperanza Aguirre, candidata a alcaldesa por el Partido Popular, y Manuela Carmena, su rival por la coalición Ahora Madrid, resultaba inevitable evocar algunas escenas de la película de Clooney. 

   La candidata del PP ha decidido sin ambages adoptar los métodos inquisitivos, políticos y personales, del senador McCarthy. La caza de brujas, vaya.

  ETA, Venezuela, el Partido Comunista, el Gobierno vasco, los avatares del marido de Manuela Carmena, este es el arsenal de Aguirre.

  ¿No es acaso coherente con lo que dijo Rajoy, a saber, quién habla ya de paro en este país?

  La candidata de Ahora Madrid al menos preguntó por los elevados niveles de desempleo en el distrito de Villaverde. La cabeza de cartel del PP recordó que había llevado el metro hasta allí. Ahí está la foto de Aguirre, Arturo González Panero y Jesús Sepúlveda que ha inmortalizado el evento.

  La era McCarthy, es cierto, terminó con la victoria de Murrow sobre el Santo Oficio que pretendía consolidar el senador. Pero no lo es menos que los tics de McCarthy se filtraron hacia la época de Richard Nixon, a partir de 1968.

  En su obra Nixonlandia: El ascenso de un presidente y la fractura de América, el historiador y periodista Richard Perlstein explica que Nixon "acumuló y explotó la angustia y el resentimiento, enraizado en la angustia y el resentimiento que formaban parte del centro de su carácter".

   Perlstein se pregunta al finalizar la obra: "¿No se odian los americanos unos a otros lo suficiente como para fantasear sobre matarse unos a otros, a sangre fría, por discrepancias y desacuerdos culturales? Sería difícil decir que no. ¿Cómo terminó Nixonlandia? No ha terminado todavía".

  Estas líneas se publicaban en 2008. En 2014, Perlstein publicó El puente invisible: La caída de Nixon y el ascenso de Reagan. 

    Bien.

   La pregunta de Perlstein, trasladada a España, ya ha sido contestada por la historia de los años treinta y cuarenta.

    Pero vayamos a la historia más próxima.

    La historia más reciente de la transición nos dice que el 24 de enero de 1977 tuvo lugar la matanza de Atocha, número 55, producto de un atentado ultraderechista y fascista en un despacho de abogados del Partido Comunista de España y el sindicato Comisiones Obreras, una acción  en la que fueron asesinados cinco de ellos y cuatro sufrieron heridas.

   Cien mil personas se manifestaron en una gran protesta. La democracia ganaba las calles. Unos meses más tarde, el 9 de abril de aquel año, el PCE era legalizado.

   Estos hechos han formado parte de la historia común de los españoles. Como dicen los abogados en el Reino Unido o Estados Unidos eran terreno asumido por todas las partes.

   La abogada Manuela Carmena debía estar allí con sus compañeros. Pero tuvo que ceder su despacho a una reunión y, por esa razón, se encontraba ausente en el momento del ataque.

   Que por haber decidido a sus 71 años encabezar una candidatura a la alcaldía de Madrid, Carmena sea sometida estos días a una sesión de rayos X preconstitucional bajo la forma de insidias y ataques políticos  contra su familia era difícil de sospechar. Pero ella resiste. En política no vale aquello del pequeño de La guerra de los botones, si lo sé no vengo. Pero que el pasado político de una persona sea presentado como prontuario criminal es digno de las peores épocas del franquismo.

   La corrupción político-financiera de Madrid, con el Partido Popular en su epicentro, es el telón de fondo de la crispación que se advierte en la campaña. La respuesta a las acusaciones sobre la existencia de un sistema institucionalizado de corrupción a lo largo de muchos años (Gürtel, Púnica, Espionaje) parece que es el macartismo.

  ¿Es este clima macartista algo así como Rajoylandia, un ambiente de polarización extrema similar al que impulsó Nixon con su mayoría silenciosa en los años de la Guerra Fría? ¿Es esa polarización o guerra cultural a la que ha aspirado Aznar con su permanente planteamiento de "el PP o el caos"?

  La campaña en curso quizá sea la más americana de las que hayamos conocido hasta ahora - por el papel estelar que ocupa el objetivo de destruir la personalidad, el character assassination, el deliberado y cuidadoso intento de acabar con la credibilidad y reputación de una persona.

 

   

Sobre el autor

, Buenos Aires, 1949. Ha trabajado, por este orden, en redacciones de televisión, revistas semanales y diarios en Argentina; trabaja, desde hace 36 años en Madrid, en diarios, revistas, radio y televisión. Ha escrito ocho libros.

Las materias de Analítica son
las de un viejo proverbio latino:
"Nada humano me es ajeno"...

Sobre el blog

El periodismo para seguir siéndolo debe ser Periodismo Analítico... O no será. El viejo adagio según el cual los periodistas son como mínimo tan buenos como sus fuentes requiere una actualización. Necesitamos, según dice el profesor norteamericano Mitchell Stephens, periodistas con cinco cualidades: Informados, Inteligentes, Interesantes, Industriosos, y, sobre todo, Perspicaces.

Periodismo analítico

Libros

El caso Bárcenas (Editorial Espasa, 2013)
El autor sigue los rastros del tesorero nacional del Partido Popular desde su imputación en la trama corrupta de Francisco Correa.

Sed de Poder .La verdadera historia de Mario Conde (Espasa, 2012)
La crisis de Bankia y del sistema financiero español es una ocasión para revisitar la historia del ex presidente del Banco Español de Crédito (Banesto), destituido junto con su consejo de administración a finales de noviembre de 1993.

Indecentes. Crónica de un atraco perfecto (Espasa, 2012)
El relato, a partir de entrevistas e información inédita, hace un viaje hacia la gestación y estallido de una crisis que dará lugar a la Gran Depresión que afecta a la economía y la sociedad española.

Yo, Augusto (Aguilar, 2003)
Tras obtener, en abril de 2000, el Premio Ortega y Gasset de periodismo por su cobertura del caso Pinochet en las páginas de EL PAÍS, el autor publica este libro en coincidencia con el XXX aniversario del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973.

El Farol. La primera condena de Mario Conde (Temas de Hoy, 1997)
El 20 de marzo de 1997, la Audiencia Nacional condena a Mario Conde a seis años por los delitos de apropiación indebida y falsedad en documento mercantil. El delito: el pago de una factura de 600 millones de pesetas (3,07 millones de euros) en 1990 a una sociedad domiciliada en Antillas Holandesas.

Vendetta (Plaza & Janés, 1996)
He aquí la violenta historia de dos financieros: Mario Conde y Javier de la Rosa. Practican el chantaje con un doble objetivo: añadir dinero a sus capitales fuera de España y neutralizar la acción de la justicia mediante presión sobre las instituciones.

Banqueros de rapiña. Crónica secreta de Mario Conde (Plaza & Janés, 1994)
Título premonitorio. La rapiña. Este libro analiza la crisis de Banesto, las maniobras para conseguir salvar la entidad mediante un acuerdo de ampliación de capital, la mayor de la banca española hasta entonces.

José María Ruiz-Mateos. El último magnate (Plaza & Janés, 1985)
Una radiografía del imperio oficial y clandestino, del magnate de Jerez.

Más información »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal