Sobre el autor

, Buenos Aires, 1949. Ha trabajado, por este orden, en redacciones de televisión, revistas semanales y diarios en Argentina; trabaja, desde hace 36 años en Madrid, en diarios, revistas, radio y televisión. Ha escrito ocho libros.

Las materias de Analítica son
las de un viejo proverbio latino:
"Nada humano me es ajeno"...

Sobre el blog

El periodismo para seguir siéndolo debe ser Periodismo Analítico... O no será. El viejo adagio según el cual los periodistas son como mínimo tan buenos como sus fuentes requiere una actualización. Necesitamos, según dice el profesor norteamericano Mitchell Stephens, periodistas con cinco cualidades: Informados, Inteligentes, Interesantes, Industriosos, y, sobre todo, Perspicaces.

Periodismo analítico

Libros

Queríamos tanto a Luis
Terminada la investigación judicial, el relato más completo de la relación entre Luis Bárcenas y el presidente del PP y del Gobierno de España, Mariano Rajoy.

El caso Bárcenas (Editorial Espasa, 2013)
El autor sigue los rastros del tesorero nacional del Partido Popular desde su imputación en la trama corrupta de Francisco Correa.

Sed de Poder .La verdadera historia de Mario Conde (Espasa, 2012)
La crisis de Bankia y del sistema financiero español es una ocasión para revisitar la historia del ex presidente del Banco Español de Crédito (Banesto), destituido junto con su consejo de administración a finales de noviembre de 1993.

Indecentes. Crónica de un atraco perfecto (Espasa, 2012)
El relato, a partir de entrevistas e información inédita, hace un viaje hacia la gestación y estallido de una crisis que dará lugar a la Gran Depresión que afecta a la economía y la sociedad española.

Yo, Augusto (Aguilar, 2003)
Tras obtener, en abril de 2000, el Premio Ortega y Gasset de periodismo por su cobertura del caso Pinochet en las páginas de EL PAÍS, el autor publica este libro en coincidencia con el XXX aniversario del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973.

El Farol. La primera condena de Mario Conde (Temas de Hoy, 1997)
El 20 de marzo de 1997, la Audiencia Nacional condena a Mario Conde a seis años por los delitos de apropiación indebida y falsedad en documento mercantil. El delito: el pago de una factura de 600 millones de pesetas (3,07 millones de euros) en 1990 a una sociedad domiciliada en Antillas Holandesas.

Vendetta (Plaza & Janés, 1996)
He aquí la violenta historia de dos financieros: Mario Conde y Javier de la Rosa. Practican el chantaje con un doble objetivo: añadir dinero a sus capitales fuera de España y neutralizar la acción de la justicia mediante presión sobre las instituciones.

Banqueros de rapiña. Crónica secreta de Mario Conde (Plaza & Janés, 1994)
Título premonitorio. La rapiña. Este libro analiza la crisis de Banesto, las maniobras para conseguir salvar la entidad mediante un acuerdo de ampliación de capital, la mayor de la banca española hasta entonces.

José María Ruiz-Mateos. El último magnate (Plaza & Janés, 1985)
Una radiografía del imperio oficial y clandestino, del magnate de Jerez.

Más información »

La 'operación reaseguro'

Por: Ernesto Ekaizer | 30 oct 2015

        Ramon-judge1

               4795286435_8a74887726

 

     A partir de las diez de la mañana de este viernes 30 de octubre de 2015 el pleno de la sala de lo Penal de la Audiencia Nacional protagoniza una sesión especial: determinar si la participación de los magistrados Enrique López y Concha Espejel en los tribunales de enjuiciamiento de los casos Gürtel 1999-2005 y Papeles de Bárcenas o Contabilidad B del Partido Popular afectan o no la apariencia de imparcialidad que se requiere a todo tribunal. Ambos magistrados tienen relaciones de diferente grado con el PP y este es parte en ambos procedimientos.

                   Image_content_3681336_20150925143203

   La sala cuenta con cuatro secciones que son integradas por veinte magistrados. En las deliberaciones no participan los dos que son objeto de recusación, López y Espejel. Por tanto, son dieciocho los jueces que van a resolver.

   Los magistrados, bajo la presidencia del presidente de la sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, Fernando Grande Marlaska, están sentados en la sala de juntas de la planta décima en la flamante sede de la Audiencia Nacional, en la calle Génova, a cien metros del cuartel del PP en la misma calle, acera de enfrente.

   Los magistrados Clara Bayarri, sección tercera, y Ramón Sáez, sección primera (ambos en las fotos que abren esta entrada) informan sobre sus ponencias en relación a la participación de Espejel y López, respectivamente,  en el tribunal del caso Gürtel 1999-2005. Una vez terminada la exposición se abrirá el debate. 

   Ambos, tal como se esperaba, proponen que los dos magistrados sean apartados por afectar la apariencia de imparcialidad.

   Los jueces que toman parte en las deliberaciones son: Fernando Grande-Marlaska, Ramón Saéz, Javier Martínez Lázaro, Manuela Fernández de Prado, Nicolás Poveda, Fermín Echarri (sección primera); Ángel Hurtado, Julio de Diego, José Ricardo de Prada (sección segunda), Francisco Guevara, Carmen Lamela, Clara Bayarri, Ángeles Barreiro, Antonio Díaz Delgado (sección tercera), Ángela Murillo, Juan-Francisco Martel, Carmen-Paloma González Pastor, Teresa Palacios (sección cuarta).

   Se da por seguro que el magistrado ponente Sáez, recogiendo la posición de derecho y los datos aportados por acusaciones populares y sobre todo la Fiscalía Anticorrupción, propondrá aceptar la recusación de López, mientras que se ignora si Bayarri va a informar favorablemente la recusación de Espejel.

   La votación, según las fuentes consultadas, parece reñida. Y, como suele ocurrir, dependerá, en el caso de algunos magistrados con menor antigüedad en la Audiencia Nacional, de la posición del presidente, Grande-Marlaska.

   López y Espejel han elevado sus informes, según los cuales, no hay ninguna quiebra de la apariencia de imparcialidad con su presencia en los dos tribunales. López, que ha colaborado activamente en seminarios de la Fundación FAES, entre 2003 y febrero de 2015, por cuya participación ha cobrado 13.102,37 euros, expresa "naturales sentimientos de agradecimiento" hacia el PP.

  El PP, que acudirá al juicio oral de Gürtel como partícipe a título lucrativo, y al caso Bárcenas como responsable civil subsidiario -la fecha está pendiente de señalamiento en algún momento previsiblemente de la segunda mitad de 2016 o primeros de 2017- ha rechazado la recusación y ha defendido la permanencia de ambos magistrados en los tribunales.

 La acusaciones populares, entre las que destaca ADADE, han recusado a ambos.

  La Fiscalía ha aportado los antecedentes de derecho en España y en Europa a la vez que ha analizado los hechos (vinculación con el PP de los recusados) y los argumentos de los dos magistrados y pide a la sala de lo Penal que aplique la jurisprudencia, en especial al caso de López, aunque no solicita formalmente que se acepte la recusación.

   La Fiscalía ha colocado, en el caso de López, el balón en la línea de gol

   ¿Chutará la sala el balón?

   ¿Tiene importancia para el futuro si eso ocurre?

  Hemos desvelado la operación que ha realizado la sección segunda de lo Penal, la de Espejel y López. Fue poco después de anunciarse por las acusaciones populares su voluntad de recusar.

   El 24 de julio pasado, la citada sección sometió a la Sala de Gobierno de la Audiencia Nacional una propuesta para poner en marcha un nuevo sistema de sustitución de magistrados y ponencias, en caso de ausencias de uno de ellos.

  El caso de López es especialmente significativo. Porque aparte de estar presente en los dos tribunales es también ponente en ellos. El magistrado ponente tiene el objetivo de elaborar la propuesta de sentencia a los otros miembros del tribunal una vez finalizado el juicio oral.

   Según el nuevo sistema propuesto, informado favorablemente por el presidente de la sala de lo Penal, Grande-Marlaska y aprobado por unanimidad el citado 24 de julio, si López es apartado el magistrado que le sustituirá y será encargado de la ponencia en ambos casos es Ángel Hurtado, de tendencia conservadora (foto abajo)

                                           6a00d8341bfb1653ef01bb0887408d970d-550wi    

 Sin este nuevo mecanismo de sustitución, habida cuenta de la falta de criterio en caso de de recusaciones, la sección segunda hubiera debido recurrir a un sorteo. Y en este caso, la ponencia podía haber recaído en un tercer magistrado, José Ricardo de Prada, que es miembro en el tribunal del caso Bárcenas o Contabilidad B del PP.

   Problema: De Prada es un juez progresista.

   Por tanto, el debate y la votación de este 30 de octubre, siendo relevante, no deja en el aire la sustitución de magistrado y ponencia. Si López es apartado, Hurtado le sustituirá como magistrado y como ponente en ambas casos.

  Todo, pues, parece estar atado y bien atado. 

   Por esta razón, el debate de hoy y sus consecuencias no podrán zanjar la gran cuestión, a saber, que se debe impartir justicia y también se debe ver que se imparte justicia. 

   Los ciudadanos deben ver que se imparte justicia. No parece que con los recaudos propuestos por la sección segunda de lo Penal y aprobados por la Sala de Gobierno de la Audiencia Nacional el 24 de julio de 2015, que promueven una sustitución de López por Hurtado, si se acepta la recusación del primero, se vaya a restablecer la apariencia de imparcialidad. 

  Por lo que se refiere a Espejel, su relación de amistad con María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP, no le apartará, según fuentes judiciales, de los dos tribunales en los que ha sido recusada.

Caso López: ¿Todo atado y bien atado?

Por: Ernesto Ekaizer | 27 oct 2015

                 56054e2ce2167

             Carlos-Lesmes-presidente-CGPJ_ECDIMA20131226_0014_16

     

                    Audiencia-Nacional-Hurtado-Adrian-Agencias_NACIMA20131022_0265_3

     La Sala de Gobierno de la Audiencia Nacional aprobó el pasado 24 de julio un acuerdo, a propuesta de la sección segunda de lo Penal (la que forma los tribunales del caso Gürtel y caso Bárcenas), sobre la sustitución entre magistrados. La aplicación de dicho acuerdo supondrá, caso de que sea aceptada la recusación de Enrique López el próximo 30 de octubre, que el magistrado que le sustituya sea Ángel Hurtado (foto saliendo de la Audiencia) Este magistrado de tendencia conservadora no solo sustituiría a López, sino que también será ponente, como López, en las dos causas en las que el Partido Popular (PP) es parte.

  El 24 de julio pasado ya se conocía (desde mediados de junio) el anuncio de recusación de los magistrados Enrique López y Concepción Espejel, ponente y presidenta del tribunal en ambas causas, por parte de varias acusaciones populares. El motivo esgrimido es su vinculación, en diverso grado, con el PP.

  La reunión de la Sala de Gobierno de la Audiencia Nacional del 24 de julio coincidió con la visita del presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes, y de su jefa de gabinete, Ana Murillo. Por tanto, como establece el protocolo, Lesmes presidió la reunión, aunque no participó en la adopción de este y demás acuerdos asumidos en esa fecha.

  La Audiencia Nacional consta de cuatro secciones de lo Penal. La sección segunda es la que formará los dos tribunales (casos Gürtel y Papeles de Bárcenas o Contabilidad B del PP). A mediados de junio se informó que Espejel, López y Julio de Diego serán el tribunal de Gürtel; a finales de julio, la Audiencia dio cuenta de que Espejel, López y José Ricardo de Prada forman el tribunal de Papeles de Bárcenas. 

   En ambos tribunales, López fue designado magistrado ponente. Es el responsable de seguir el juicio y redactar la propuesta de sentencia al tribunal.

    Bien.

  He aquí que la presidencia de la sección segunda de lo Penal, tras conocer que tanto Espejel como López serían recusados, elaboró una propuesta sobre la sustitución de magistrados. Una propuesta que también abordaba el tema de las ponencias.

  La propuesta, según fuentes jurídicas, fue elevada al presidente de la sala de lo Penal ( de las cuatro secciones) de la Audiencia Nacional, Fernando Grande-Marlaska. que también es vocal del CGPJ. La sección propuso "un sistema de sustituciones internas entre magistrados en caso de ausencia de alguno de ellos por vacaciones, licencias concedidas u otras causas".

   La mención de "otras causas" es genérica. Por tanto, los magistrados de la Sala de Gobierno ignoraban, según fuentes consultadas por EL PAÍS, la existencia de un propósito concreto para definir de forma "tan algebraica", al decir de uno de ellos, el nuevo sistema.

    La solicitud fue aprobada por unanimidad previo informe del ponente, Grande-Marlaska. El sistema propuesto, a iniciativa de la sección segunda de lo Penal, establece que en "en supuestos de ausencia o enfermedad de magistrados de las distintas secciones la sustitución del mismo se producirá mediante la asignación del correspondiente procedimiento al magistrado y de acuerdo con las normas de designación de ponencias le correspondiese el número siguiente del procedimiento".

   Aquí, en el tema de la ponencia, está el meollo. Porque la sustitución de López, caso de prosperar la recusación, supone al mismo tiempo resolver el asunto de la ponencia. López tiene una doble condición: es miembro de los dos tribunales y al tiempo ponente.

    Fuentes consultadas dijeron que si López es recusado, el magistrado que "por número" le sigue es Ángel Hurtado, quien no solo pasaría a ocupar su lugar en los tribunales de Gürtel y los papeles de Bárcenas, sino que también asumiría la ponencia en ambos casos.

     Uno de los dos tribunales, papeles de Bárcenas, está formado, según se ha apuntado, por los magistrados Concha Espejel, presidenta; Enrique López, ponente, y José Ricardo de Prada. 

   Si bien en ambos casos, el acuerdo de sustitución supondrá que su reemplazante está decidido de antemano, el asunto más delicado es el de Papeles de Bárcenas que trata de la contabilidad B del PP. Y en este tribunal hay un magistrado, De Prada, considerado independiente y progresista. 

   Fuentes jurídicas señalan que de no existir el acuerdo del 24 de julio, la ponencia debería someterse a sorteo entre los tres magistrados.

  Pero el mecanismo propuesto por la presidencia de la sección segunda de lo Penal a la sala de gobierno de la Audiencia Nacional y aprobado por esta elimina el sorteo. Por tanto, asegura que la ponencia recaerá, caso de ser apartado López, en un magistrado conservador. 

   El pleno de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional está convocado para este viernes, día 30, con el fin de resolver el asunto de las recusaciones de los magistrados López y Espejel. El informe sobre cada una de las recusaciones será realizado por los magistrados Ramón Sáez (sobre López) y Clara Bayarri (sobre Espejel). Una vez oídos los informes el pleno debatirá, sin la presencia de López y de Espejel, y procederá a votar.

   Bien.

   La decisión sobre "sustitución entre magistrados" garantiza que el próximo magistrado y el próximo ponente, caso de ser aceptada la recusación de López, será el magistrado Hurtado.

  ¿Todo atado y bien atado?

   A todo esto, aunque en ambos casos ya hay autos de apertura de juicio oral todavía no se ha resuelto la proposición de medios de prueba elevada por las partes y, por tanto, se sigue sin hacer el señalamiento del juicio, es decir, dejar la fecha para su celebración.

             
        

El doble juego de "J.M."

Por: Ernesto Ekaizer | 19 oct 2015

            Rajoy-aznar-300915

 

   

     La Fundación FAES que preside José María Aznar, presidente de honor del Partido Popular, ha vuelto en pocos días por sus fueros y advierte de los riesgos que se ciernen sobre el partido ante las elecciones generales del 20-D, entre los que destaca la grieta en el espacio del centro-derecha."Nada", afirma un editorial en la revista Cuadernos de Pensamiento Político "está decidido y todo está pendiente de resolverse". Solicita que se profundice en las razones que han llevado a esta situación, nada menos que en la larga campaña preelectoral del 20-D.

   La nueva irrupción de Aznar es sugerente. Si bien es coherente con sus declaraciones del 28 de septiembre, doce horas después de las elecciones autonómicas catalanas del 27-S y horas antes de la reunión del Comité Ejecutivo del PP convocada para esa tarde, tiene lugar tras un artículo del expresidente en el que parecía, el pasado viernes 16, propiciar una tregua con Mariano Rajoy ante la dura campaña electoral.

   Aznar hizo en el periódico El Mundo una defensa cerrada del llamado Pacto del Majestic que selló la alianza con el partido Convergencia i Unió de Jordi Pujol en 1996, una alianza que le permitió formar Gobierno después de considerar, tras unas elecciones que el PP ganó por algo más de 300.000 votos, que si él, Aznar, era un obstáculo, se largaría. "Me quito de en medio", afirma Aznar que le dijo a Manuel Fraga.

  La vuelta al Hotel Majestic de Barcelona, según fuentes del PP, tiene una explicación. Y es que Aznar ha sido criticado también por ese pacto. ¿También? Sí. Porque también sus relaciones con Francisco Correa y sus empresas, que se remontan a los años 2000, con la boda de su hija en El Escorial como metáfora, han sido criticadas como la fuente de uno de los escándalos de corrupción, el caso Gürtel, que han provocado un deterioro del PP.

  En relación al citado pacto, sectores del PP no estiman consecuente la dura crítica de Aznar a Rajoy en el tema de Cataluña cuando, señalan, el propio expresidente hizo concesiones económicas al necesitar los votos de Pujol para gobernar en 1996. De aquellos polvos vienen estos lodos, sugieren esos dirigentes.

  Bien.

  Más allá del debate de fondo sobre el Majestic, veamos cómo se las gasta Aznar.

  En su artículo del viernes 26 el expresidente señala:

  El pacto fue una elección de éxito del Partido Popular. De todo el Partido Popular. Conté con un equipo de negociación comprometido y competente, con una conciencia muy clara de las exigencias del momento. Para los lectores suspicaces, aclararé que precisamente una de las personas clave en este acuerdo fue Mariano Rajoy y que nunca lo ha ocultado. En varias ocasiones durante la legislatura anterior, en circunstancias bien distintas desde luego, habló de un posible "Majestic II" y en su autobiografía, publicada en 2011 ('En confianza', Planeta), lo explica bien:

 "El objetivo de las negociaciones estaba muy claro para nosotros. Se trataba de hacer un pacto para cuatro años con luz y taquígrafos; un pacto que fuera un compromiso público para toda la legislatura, con transparencia y claridad y con un mecanismo de seguimiento y cumplimiento... La imagen de ese acuerdo de apoyo de CiU al Gobierno del PP, en el cual yo tuve una participación muy activa llevando gran parte de la negociación y alcanzando puntos de entendimiento, fue la fotografía de la cena en el hotel Majestic de Barcelona. Por eso se bautizó como 'el pacto del Majestic'... Gracias a ello hicimos posible una de las etapas más brillantes de la reciente historia contemporánea de España".

  Es interesante.

  Aznar utiliza el libro publicado por Rajoy en septiembre de 2011, ante las elecciones del 20-N, para atribuirle la presunta importancia que tuvo el actual presidente del Gobierno en la negociación con Pujol del Pacto del Majestic.

   En rigor, si uno va a la autobiografía de Rajoy (En confianza, Editorial Planeta, 2011), página 96, lo que se encuentra es otra cosa. El autor, antes del párrafo citado por Aznar, habla de la voluntad del PP de "llegar a acuerdos". Y se refiere no solo a CiU.

  "El PP demostró su voluntad de llegar a acuerdos, sin ceder en sus puntos programáticos básicos, no solo con los nacionalistas catalanes y con Coalición Canaria, sino también con el PNV. Desde un año antes ya habíamos tenido algunas reuniones conjuntas". Es a continuación de este párrafo cuando Rajoy habla sobre "el objetivo de las negociaciones".

  Aznar, pues, usa la mención de Rajoy en su autorretrato para mostrar que el propio Rajoy asume que tuvo una "participación muy activa" en la negociación del Pacto.

   En otras palabras si se descodifica lo que está diciendo Aznar a sus críticos o "lectores suspicaces", como les llama, es lo siguiente: no deberían atacarle por el Pacto del Majestic, habida cuenta de que estarían atacando al mismísimo Rajoy.

  Bien.

  ¿Pero por qué no acude Aznar a sus memorias? ¿Por qué se sirve del libro escrito con urgencia por Rajoy ante las elecciones del 20-N?

   La respuesta es simple. Porque no puede.

  ¿Por qué?

  ¿Acaso porque no habla en sus memorias del Pacto del Majestic?

   Precisamente por lo contrario. Porque sí habla. Pero no en los términos que necesita utilizar contra Rajoy. Y ellos los encuentra en la autobiografía de Rajoy.

   Todo el mundo sabe que Rodrigo Rato fue el hacedor del Pacto del Majestic. Al punto que la primera reunión secreta se hizo en el molino que Rato posee en Carabaña (foto inferior) situado en lo que se llama la Alcarria de Alcalá, en la Comunidad de Madrid. Hasta allí llegó Pujol secretamente para acudir a la primera reunión.

 

            22587302

 

      Bien.

      En su libro Memorias I (Planeta, noviembre de 2012), Aznar aborda, página 237, las negociaciones. 

      Dice esto:

   Pujol se tomó su tiempo. Venía de apoyar al Partido Socialista incluso contra el viento de la corrupción y la marea de la crisis económica.Y ahora tenía la posibilidad de prestar el apoyo decisivo a un Gobierno del PP. Decidió prolongar la negociación, un poco por necesidad, otro poco por regodeo, para demostrar que era imprescindible. En esa partida, jugó muchas cartas de las que conocí detalles significativos.

    Como se puede apreciar, esto no podía usarlo contra Rajoy.

   Y sigue:

   Mantuve dos conversaciones con Pujol: una, en el molino de Rodrigo Rato en Carabaña, y otra, en la casa del empresario Pedro Ballvé, que era amigo mío desde hacía muchos años. No entramos en ningún detalle concreto sobre el pacto de gobernabilidad que luego firmaríamos. De eso se ocupó Rodrigo y negoció muy bien. Había sido nuestro portavoz parlamentario y tenia excelentes relaciones con CiU. Mis conversaciones con Pujol fueron generales, de análisis histórico, político y económico de España, cuya existencia como marco común Pujol reconocía, lo que facilitaba el entendimiento.

   Aquí, pues, Aznar no podía encontrar munición contra Rajoy. Y echó mano, por tanto, a la  autobiografía de aquel al que había designado con su dedazo en septiembre de 2003. Como suele ocurrir, los políticos y sobre todo sus asesores mediáticos utilizan los productos cosméticos Max Factor para embellecer su trayectoria. Aznar, o alguien de su entorno, al encontrar la cita en la que Rajoy alardea con el Pacto del Majestic dijo ¡Bingo! 

   "De eso [los detalles económicos y fiscales sobre cesión recaudación IRPF] se ocupó Rodrigo y negoció muy bien", nos cuenta en sus Memorias I Aznar.

    Seamos comprensivos.

   ¡Cómo citar a Rodrigo Rato en estos momentos! ¡Cómo reafirmar que fue el artífice, el gran artífice, del Pacto del Majestic!

  Además, se trataba de usar contra Rajoy algo que él mismo había escrito para frenar las críticas que está recibiendo Aznar por las negociaciones de 1996 con Pujol, de Carabaña al Majestic.    

   Por ello, este gambito de Aznar no ha supuesto tregua o pacto alguno con Rajoy. Ha sido simplemente un caramelo envenenado.

Toma la recusación y corre

Por: Ernesto Ekaizer | 09 oct 2015

         Ae36b52fe38ac0c1ee18ca9271f319f6

 

 

   He aquí una coincidencia: los escritos definitivos de Concepción Espejel y Enrique López rechazando su recusación se han conocido ayer al tiempo que el exgerente del Partido Popular de Baleares reconocía en juicio oral, en una sentencia pactada, la financiación de su partido con dinero negro.

   Ahora que Espejel y López han dicho su última palabra vale la pena contemplar qué otra cosa podían hacer.

    Un jurista amante del cine lo ha comentado en privado antes del escrito definitivo.

    —Lo que tienen que hacer es sencillo. Coge la recusación y corre, como en aquella película de Woody Allen [Toma el dinero y corre]

  ¿Por qué?

   El jurista cinéfilo precisa:

  —Porque se trata de que la sentencia en los casos Gürtel 1999-2005 y Contabilidad B del PP tenga credibilidad. Y no la tendrá. No con Enrique López de ponente.

  Es que el tema central aquí es la quiebra de la apariencia de imparcialidad que todo órgano jurisdiccional tiene que exhibir. Es la doctrina del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. En su último pronunciamiento, López admite que “el juez sobre el que se duda sobre su imparcialidad es el peor observador objetivo para determinar esta cuestión, cuando estas dudas o recelos no se basan en datos objetivos sino en la apariencia que se ha podido generar”.

   Datos objetivos, como las meigas, haberlos, haylos. Otra cosa es que los hechos planteados por la Fiscalía Anticorrupción y las acusaciones se incardinen con exactitud en las causas tasadas para la recusación.

   En su escrito, la magistrada Espejel señala que el hecho de que María Dolores de Cospedal la llamase Concha en un acto público carece de importancia porque “todos ellos [dirigentes de otros partidos políticos] se refirieron siempre a mí llamándome Concha”. Ni este hecho ni otro, a saber, que en la judicatura se la suele llamar Cospejel, contracción de los apellidos Cospedal y Espejel, pueden ser causas de recusación. La magistrada subraya que no tiene “amistad íntima” con Cospedal.

   Sin embargo, las relaciones de amistad entre ambos magistrados y dirigentes del PP, sin llegar a demostrarse como íntimas, existen. Y el concepto de intimidad es subjetivo y discutible. La percepción entre no pocos magistrados y magistradas que les conocen desde hace años es que ambos son de confianza del PP cuando no exhiben, en ocasiones, una conducta de comisarios políticos del partido.

   El PP defiende la continuidad de ambos en los dos tribunales previstos. Al PP no le importa la credibilidad de la sentencia que vayan a dictar los magistrados del tribunal. Tampoco le preocupa que unas sentencias de escasa o nula credibilidad le obligará a llevar eternamente sobre su espalda ambas causas como rocas, tal como evoca la mitología griega con Sísifo.

  El PP es pragmático. No quiere arriesgar.

  Pero de momento, la decisión será del pleno de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional. Una vez que tanto el PP como su fundación FAES cumplimenten la información que se les ha solicitado, se pasará todo el dossier a la Fiscalía Anticorrupción para que se pronuncie sobre el fondo. Se nombrará en la sala de lo Penal dos ponentes. Uno para la recusación de López y otro para la de Espejel.

  Y se someterá a votación. Allá por finales de octubre o primeros de noviembre.

  Aunque al ministro Catalá le gustaría que el tema se quede para después del 20 de diciembre. Catalá apareció como el padre de la decisión de aplazar la declaración de Mas hasta después del 27-S, aunque nada tuviera que ver con ella, resuelta por el TSJ de Cataluña.

  Pero Catalá disparó por elevación: convenía poner un altavoz al hecho para que jueces como Eloy Velasco, que lleva la causa de la Operación Púnica, sean una tumba durante la precampaña y la campaña del 20-D. Si el TSJC lo fue con Mas entre diciembre de 2014 y el 15 de octubre de 2015, ¿ qué les cuesta a los jueces que instruyen causas donde el PP es protagonista aplazar los temas para después de las elecciones?

   Bien.

   En los últimos meses va cobrando forma una solución llamada "salomónica". Que Enrique López sea apartado de los dos tribunales y que permanezca Espejel. Hay quien arriesga que Carlos Lesmes, presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), enfrentado con López, propiciaría algo por el estilo.

  Habrá que recordar al resolver las recusaciones que “no solo se ha de impartir justicia sino también que se debe ver que se imparte justicia” (Lord Hewart, 1924).

Más madera, Lesmes-Gimeno

Por: Ernesto Ekaizer | 02 oct 2015

   

 

      Bruch-jura-barcelona--644x362

          1441738961_265322_1441739158_noticia_normal

 1328817335_462445_1328817542_miniatura_normalLa asociación Jueces para la Democracia, a la luz del relato de este periódico sobre los comentarios realizados por el presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes, al presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, Migue Ángel Gimeno, ha exigido explicaciones. He aquí un extracto del comunicado:

   Se han publicado informaciones, que no han sido desmentidas, en el sentido de que el presidente del CGPJ, Carlos Lesmes, se ha interesado directamente por este asunto ante el presidente del Tribunal  Superior de Justicia de Cataluña, Miguel Ángel Gimeno, para reclamarle mayor rapidez en la instrucción de dicha causa. Dichas presiones serían impropias de quien preside el órgano constitucional que ha de garantizar la independencia judicial. Por ello, solicitamos que se aclare la veracidad de estos hechos, que se sumarían a otras actuaciones de Lesmes favorables al Gobierno al que debe su cargo.

   No han habido desmentidos porque sencillamente la información refleja con exactitud los hechos del 23 de julio de 2015.

  Es el acto de entrega de despachos judiciales a treinta y cinco jueces de la promoción número 65 de la Escuela Judicial en el Palacio de Congresos de Barcelona. El rey Felipe VI preside la ceremonia. Están presentes el president de la Generalitad, Artur Mas; el ministro de Justicia, Rafael Catalá; el presidente del Tribunal Supremo y CGPJ, Lesmes, y el ya citado presidente del TSJC, Gimeno.

   En un momento del acto, Lesmes se acerca a Gimen. Le transmite su malestar por el hecho de que la querella contra Mas, Joana Ortega e Irene Rigau, admitida a trámite  el 22 de diciembre de 2014 está atascada, no se perciben avances, qué estáis haciendo, han pasado ya siete meses.

  A pocos metros de ambos se encuentra nada menos que el president Mas. Es un escenario de película. El presidente del Tribunal Supremo habla con el presidente del TSJC mientras Mas se pasea por allí, habla con el Rey y otras autoridades. Catalá también está a un tiro de piedra de la escena. Digno de John Grisham, el abogado norteamericano escritor de bestsellers de ficción sobre las conspiraciones judiciales en su país.

    Gimeno escucha con atención. Y explica, cuando Lesmes termina su regañina, que como están previstas elecciones autonómicas -estaban anunciadas pero no se convocarán hasta el 3 de agosto- el tribunal ha preferido no interferir y esperar a que se celebren antes de actuar.

    La verdad es que una vez admitida la querella a trámite, se podía -y debía- haber llamado a declarar a Mas, Ortega e Rigau. Pero el magistrado instructor, Joan Manel Abril, ha preferido dejar la declaración para lo último, después de varias diligencias. Lo cierto: Abril prefiere citar a Mas después del 27-S.

  No es que Abril se posicione en contra de la querella. No. La votación en la sala Civil y Penal del TSJC el 22 de diciembre, compuesta por cinco magistrados, es la siguiente: Miguel Ángel Gimeno, presidente, y Enric Anglada, votaron contra la admisión; y a favor María Eugenia Alegret,Carlos Ramos, Joan Manel Abril y Francisco Valls.Cuatro a favor; dos en contra.

  Joan Manel Abril, profesor de Derecho Civil en la Universidad Autónoma de Barcelona, es nombrado magistrado instructor. Ha sido nombrado magistrado por el Parlament a propuesta de Convergencia i Uniò, con reticencias iniciales, más tarde depuestas, del Partido de los Socialistas de Cataluña.

   Bien.

   Pero Miguel Ángel Gimeno, magistrado del sector progresista, ex portavoz de Jueces para la Democracia, que lleva como presidente del TSJC desde 2010, con un mandato de cinco años que vence próximamente, viene escuchando quejas y cuchicheos sobre su persona como mínimo desde hace alrededor de un mes antes del abordaje de Lesmes en el Palacio de Congresos. Algo menos de un mes.

  Es el 27 de junio de 2015. Se celebra en el Cuartel de El Bruc de Barcelona la jura de la Bandera (imagen que abre esta entrada) 

  Un total de 607 personas, de las que 152 eran mujeres, han jurado hoy bandera en el cuartel del Bruc de Barcelona, la cifra más alta de todas las juras civiles celebradas en España en el año 2015.

  A la ceremonia, presidida por el teniente general Ricardo Álvarez-Espejo, también han asistido, entre otros, la delegada del Gobierno en Cataluña, Llanos de Luna; el subdelegado, Emilio Ablanedo; el presidente del TSJC, Gimeno, y la presidenta del Partido Popular de Cataluña, Alícia Sánchez-Camacho.

   Un oficial de alto rango de la Guardia Civil se le acerca a Gimeno. Y le dice que tienen noticia, en la Guardia Civil, de que dos altos cargos del PP de Cataluña piden en Madrid su cabeza al frente del TSJC ante Lesmes. Motivo: la parálisis de la querella contra Mas. Los dirigentes del PP, le explica su interlocutor a Gimeno, le están acusando de proteger al president.

   Gimeno, aseguran fuentes solventes, toma nota.

   El 8 de septiembre pasado, en el acto de apertura del año judicial (en la imagen, Consuelo Madrigal, Lesmes y el Rey), Gimeno viaja a Madrid con la certeza de que Mas será llamado a declarar después del 27-S. En un encuentro, durante el acto, con la fiscal General del Estado, Consuelo Madrigal, le dice que Mas será llamado a declarar después de las elecciones.

   Y a cuarenta y ocho horas del 27-S, Gimeno llama por teléfono a Madrid. Pide hablar con Lesmes. Le explica que el instructor citará a Mas después del domingo 27-S.

  Así como el 23 de julio en el Palacio de Congresos a Lesmes le ha faltado tiempo para contar al ministro Catalá lo que ha dicho Gimeno, esta vez le falta tiempo al presidente del Tribunal Supremo y del CGPJ para filtrar la información a un periódico. Mas declarará como imputado después del 27-S.

   Bien.

  Otro aspecto de la información aportada por este periódico, a saber, el vencimiento de mandato de Gimeno y el plan de Lesmes de no renovarlo preocupa también a Jueces para la Democracia. El comunicado ya citado dice:

 Debemos recordar que el presidente del referido Tribunal Superior de Justicia va a agotar pronto su mandato, por lo que sería muy censurable que se produjeran maniobras para evitar su continuidad en el cargo en el caso de que el tribunal no se plegara a determinados intereses partidistas. Sobre estas situaciones tenemos un precedente muy cercano, como lo fue la reciente decisión de no renovar como presidente de la sala 3ª del Tribunal Supremo a José Manuel Sieira, un magistrado independiente que había adoptado decisiones que no fueron del agrado del Gobierno. En dicha actuación desempeñó un papel decisivo el propio Carlos Lesmes. Precisamente por estos hechos dos asociaciones judiciales y una organización defensora de los derechos humanos presentamos una queja ante la Relatora Especial sobre Independencia Judicial de la ONU.

 

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal