Sobre el autor

, Buenos Aires, 1949. Ha trabajado, por este orden, en redacciones de televisión, revistas semanales y diarios en Argentina; trabaja, desde hace 36 años en Madrid, en diarios, revistas, radio y televisión. Ha escrito ocho libros.

Las materias de Analítica son
las de un viejo proverbio latino:
"Nada humano me es ajeno"...

Sobre el blog

El periodismo para seguir siéndolo debe ser Periodismo Analítico... O no será. El viejo adagio según el cual los periodistas son como mínimo tan buenos como sus fuentes requiere una actualización. Necesitamos, según dice el profesor norteamericano Mitchell Stephens, periodistas con cinco cualidades: Informados, Inteligentes, Interesantes, Industriosos, y, sobre todo, Perspicaces.

Periodismo analítico

Libros

Queríamos tanto a Luis
Terminada la investigación judicial, el relato más completo de la relación entre Luis Bárcenas y el presidente del PP y del Gobierno de España, Mariano Rajoy.

El caso Bárcenas (Editorial Espasa, 2013)
El autor sigue los rastros del tesorero nacional del Partido Popular desde su imputación en la trama corrupta de Francisco Correa.

Sed de Poder .La verdadera historia de Mario Conde (Espasa, 2012)
La crisis de Bankia y del sistema financiero español es una ocasión para revisitar la historia del ex presidente del Banco Español de Crédito (Banesto), destituido junto con su consejo de administración a finales de noviembre de 1993.

Indecentes. Crónica de un atraco perfecto (Espasa, 2012)
El relato, a partir de entrevistas e información inédita, hace un viaje hacia la gestación y estallido de una crisis que dará lugar a la Gran Depresión que afecta a la economía y la sociedad española.

Yo, Augusto (Aguilar, 2003)
Tras obtener, en abril de 2000, el Premio Ortega y Gasset de periodismo por su cobertura del caso Pinochet en las páginas de EL PAÍS, el autor publica este libro en coincidencia con el XXX aniversario del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973.

El Farol. La primera condena de Mario Conde (Temas de Hoy, 1997)
El 20 de marzo de 1997, la Audiencia Nacional condena a Mario Conde a seis años por los delitos de apropiación indebida y falsedad en documento mercantil. El delito: el pago de una factura de 600 millones de pesetas (3,07 millones de euros) en 1990 a una sociedad domiciliada en Antillas Holandesas.

Vendetta (Plaza & Janés, 1996)
He aquí la violenta historia de dos financieros: Mario Conde y Javier de la Rosa. Practican el chantaje con un doble objetivo: añadir dinero a sus capitales fuera de España y neutralizar la acción de la justicia mediante presión sobre las instituciones.

Banqueros de rapiña. Crónica secreta de Mario Conde (Plaza & Janés, 1994)
Título premonitorio. La rapiña. Este libro analiza la crisis de Banesto, las maniobras para conseguir salvar la entidad mediante un acuerdo de ampliación de capital, la mayor de la banca española hasta entonces.

José María Ruiz-Mateos. El último magnate (Plaza & Janés, 1985)
Una radiografía del imperio oficial y clandestino, del magnate de Jerez.

Más información »

Fractura en el tribunal del `caso Bárcenas´

Por: Ernesto Ekaizer | 30 abr 2016

                                         5633cecfdeb73

 

                                     Pais-papeles-barcenas-g

 

 

     

 

 

 

 

 

   

 

 

 

      El tribunal de los Papeles de Bárcenas, publicados por este periódico el 31 de enero de 2013, ha conocido una fractura antes de fijarse la fecha del juicio oral, que tendrá lugar como más pronto en 2017. Dos magistrados, José Ricardo de Prada y Julio de Diego cuestionan que el magistrado Ángel Hurtado sea el ponente de dicha sentencia. (En la imagen, de izquierda a derecha De Diego, Hurtado y De Prada)

   La procesión ha ido por dentro en la Audiencia Nacional, entre el 11 de marzo  y el lunes pasado, 25 de abril, fecha en que la Sala de Gobierno zanja el debate. El magistrado ponente será el presidente de dicho tribunal, Ángel Hurtado, tras ser cuestionada su selección por los otros dos miembros del tribunal de enjuiciamento: José Ricardo de Prada y Julio de Diego.

   El jueves pasado, día 28 de abril, a su vez, la secretaria judicial Inés Velázquez Tavera da cuenta de que al quedar resuelta la composición y ponencia del tribunal de Papeles de Bárcenas, las actuaciones deben ser enviadas al magistrado ponente, Hurtado, para que se abra la fase de resolución sobre los medios de prueba a proponer en el juicio, paso previo para establecer la fecha del mismo.

    La sección segunda de lo Penal de la Audiencia Nacional es la que enjuiciará las dos causas que afectan al Partido Popular: Gürtel 1999-2005 y Papeles de Bárcenas o contabilidad B del PP. La fecha del primer juicio ya es realidad: empezará el próximo 4 de octubre de 2016. La del segundo es la que se despejará próximamente. 

    Como se han producido en ambas causas la recusación de los magistrados Concepción Espejel y Enrique López, por su relación con el Partido Popular, ambos han sido sustituidos por los otros miembros de la sección segunda, De Prada y De Diego.

La ponencia 

 En todo tribunal hay un magistrado ponente. Es el juez encargado de presentar, una vez terminado el juicio, el proyecto de sentencia.

   En las dos causas apuntadas, el magistrado Hurtado, miembro de la sección segunda de lo Penal, será presidente y ponente, en sustitución de la presidenta recusada, Espejel, y del magistrado ponente recusado, López, respectivamente. 

    El debate se refiere a las normas de sustitución de magistrados y de ponentes en un tribunal cuando sus miembros tengan que ser reemplazadas por ausencia de uno o varios de ellos.

    Según los magistrados De Prada y De Diego, que forman parte del tribunal que enjuiciará los Papeles de Bárcenas, la norma aprobada el 24 de julio de 2015 "exclusivamente regula las sustituciones entre magistrados sin referirse a la asignación de ponencias". Por esta razón, señalaban en su escrito a la Sala de Gobierno de la Audiencia Nacional, el pasado 11 de marzo, "es una materia que debe regularse específicamente de tal manera que la designación de magistrados ponentes quede prefijada en todos los procedimientos y ante cualquier vicisitud, como que se produzca la sustitución de dos o más magistrados, que la sustitución abarque también al presidente de la Sala, en cuyo caso será de aplicación preferente el artículo 209.1 de la Ley Orgánica del Poder Judicial".  ("Los Presidentes de las Salas y de las Secciones serán sustituidos por el Magistrado con mejor puesto en el escalafón de la Sala o Sección de que se trate")

    Los magistrados, recuerdan, han aceptado, en el caso Gürtel 1999-2005, a raíz de la recusación de Espejel y López ya apuntada, fuera asumida por el magistrado Hurtado, además de la presidencia.

    "Sin embargo, no es la misma la situación del Procedimiento Abreviado 6/2015 [Papeles de Bárcenas], en que tras la aceptación de la recusación de la Ilustrísima señora Presidenta de la Sala [Espejel] y el Ilustrísimo señor Magistrado ponente [López] no está determinado en quién de entre los magistrados que componen en estos momentos la Sala debe recaer la ponencia, por lo que consideramos que debe ser esa Excelentísima Sala de Gobierno, la que siguiendo criterios objetivos, igualitarios, de transparencia y de distribución racional del trabajo, proceda a la asignación de la ponencia en este segundo procedimiento [Papeles de Bárcenas] y para los sucesivos".

    Los magistrados estiman que el magistrado Hurtado no sustituye a López, el anterior magistrado ponente, sino a Espejel. Hurtado lo hace conforme al artículo 209.1 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, habida cuenta de que es el más antiguo en el escalafón de los miembros de la sección segunda. El que reemplaza al magistrado ponente recusado López es De Diego, quien, según la interpretación de estos magistrados, debería hacerse cargo de la ponencia.

     De Prada y De Diego concluían con esta propuesta: "Que se proceda a la determinación de los magistrados que han de hacerse cargo de las ponencias de la sección segunda caso Gürtel 1 [1999-2005] y caso Bárcenas [Papeles], ratificando la asunción de ponencia realizada por el señor Hurtado en el primero de los procedimientos y designando para el segundo, como ponente, a alguno de los otros dos magistrados que componen el tribunal [De Prada y De Diego]"

 La Sala de Gobierno zanja

   La Sala de Gobierno de la Audiencia Nacional, en su reunión del pasado 11 de abril, resuelve por unanimidad que el magistrado que sustituye a un magistrado ponente le reemplaza en su doble condición, como magistrado y como ponente. Es decir, se queda la ponencia. Pero no precisa a quién sustituye Hurtado en el caso de los Papeles de Bárcenas, es decir, si a Espejel o a López.

    He aquí el acuerdo, enviado el pasado 25 de abril por la secretaria de gobierno de la Audiencia Nacional, María Mosquera Lourdes, a la presidenta de la sección segunda, Concepción Espejel, respecto al "escrito presentado por dos magistrados en relación con el reparto de ponencias en la Sala de lo Penal":

     "La designación del magistrado que ha de sustituir por cualquier causa, en las secciones de la Sala de lo Penal de esta Audiencia, al que le correspondiera inicialmente intervenir, ha de efectuarse de conformidad con el Acuerdo de esta Sala de Gobierno del 24 de julio de 2015, de forma que ha de entenderse que el magistrado sustituto asumirá la ponencia de los asuntos si esta correspondiera al sustituido".
     Añade: "Así ha de entenderse dicho acuerdo en todo caso, y sin perjuicio de que en el supuesto de que ello pudiera conllevar en algún momento una sobrecarga de trabajo para algún miembro de la Sala, deviniera en aplicación los mecanismos de compensación previstos en el ordenamiento orgánico".
     José Ramón Navarro, presidente de la Audiencia Nacional, consultado por este cronista sobre esta resolución, señala: "La verdad es que es lo que siempre se ha hecho. Si un magistrado que tenía ponencia debía ser sustituido el que ocupaba su lugar también se hacía cargo de la ponencia. No se ha desdoblado la sustitución del magistrado, por un lado, y la ponencia, por el otro. Lo hemos aprobado por unanimidad". 
    Los magistrados que cuestionan este mecanismo apuntan que en rigor solo existe una norma para regular las sustituciones a partir de julio de 2015. Y que dicho mecanismo no precisa si una sustitución incluye también la ponencia. En el caso que nos ocupa, sostienen, quien sustituye al magistrado ponente recusado López no es Hurtado sino De Diego.
 
El fondo del debate      
 
  Detrás de los bastidores del problema puramente administrativo subyace un problema de fondo: ¿por qué el magistrado Hurtado tiene tanto empeño en quedarse las dos ponencias, a es decir, Gürtel 1999-2005 y Papeles de Bárcenas?
  Hurtado se opuso a las recusaciones de Espejel y de López.“No olvidemos la particular condición procesal —secundaria y colateral— que dicho partido [Partido Popular] ostenta en el presente procedimiento, que no es otra que la de supuesto partícipe a título lucrativo”, señaló en su voto particular. “Hasta qué punto es tolerable que la implicación de un actor secundario en el proceso penal, como es un mero partícipe a título lucrativo, pueda condicionar la formación de un tribunal penal…”.
   Dejó constancia el magistrado de “la campaña mediática orquestada por un determinado sector de la prensa en torno a la presente recusación, así como a la articulada contra la presidenta de la sección segunda, con determinado tipo de opiniones y valoraciones, no positivas, generadoras de auténticos juicios paralelos…”.
 
Diligencia de ordenación   
 
  En la diligencia firmada por la secretaria judicial Inés Velázquez Tavera, de la sección segunda de la sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, en la que se da cuenta de la composición de la sala, con Hurtado como ponente, junto con De Prada y de Diego, se pide que las actuaciones sean entregadas al magistrado ponente para resolver sobre los medios de prueba a considerar en el juicio. Esta diligencia no es firme, y, por tanto, cabe recurso de reposición contra ella en el plazo de tres días.
 
 

     

    

 

Rita, largo me lo fiáis

Por: Ernesto Ekaizer | 21 abr 2016

   Manuel-Marchena-Gómez

   

 

 

      Tal como había anunciado, el juez de Valencia, Víctor Gómez, ha elevado su exposición razonada a la Sala Segunda del Tribunal Supremo sobre la participación de la ex alcaldesa y actual senadora Rita Barberá en una trama de blanqueo de dinero en la campaña de 2015. Hay también otra petición judicial por presunto incumplimiento de la ley de Memoria Histórica, al mantener los símbolos franquista en la ciudad.

     La exposición ha entrado esta mañana en la secretaría de la Sala Segunda del Tribunal Supremo. Su destino es la llamada de la sala de admisión, que preside el magistrado Manuel Marchena (en la foto que abre esta entrada), presidente a su vez de la Sala Segunda. Integran junto con Marchena en estos momentos la sala de admisión los magistrados Julián Sánchez Melgar, José Manuel Maza, Francisco Monterde y Ramón Soriano. La sala de admisión en realidad no entra en el asunto en esta fase más que para enviar a la Fiscalía del Tribunal Supremo para que eleve su informe.

  El fiscal del Supremo tiene un periodo que se puede fácilmente colegir de entre veinte y treinta días para dictar su punto de vista sobre dos asuntos: competencia y base de la acusación, por tanto, sobre forma y fondo, sobre fuero y huevo. En este proceso tendrá que certificar la condición de senadora de la investigada Barberá.

   Una vez establecido su dictamen, el fiscal lo enviará a la sala de admisión, quien entrará al contenido. Si la causa sigue adelante por la confirmación de ambos puntos, la competencia y la existencia de indicios delictivos, se nombrará un instructor y una sala, diferente a la de admisión, encargada de los recursos que tengan lugar durante la instrucción del caso en el Supremo. El instructor, antes de proponer a la sala que resuelve todo lo relativo a la investigación la petición de suplicatorio, esto es, solicitar la autorización al Senado del desafuero, para poder actuar contra la senadora, puede citar a declarar a la senadora (artículo 118 bis ley de Enjuiciamiento Criminal) en calidad de investigada para determinar si efectivamente cabe solicitar la autorización al Senado. O la senadora puede ofrecer prestar declaración voluntariamente asistida por letrado o letrada. Y una vez tomada esa declaración y practicada las diligencias oportunas, el instructor puede proponer el suplicatorio para profundizar la investigación y en su momento proponer la apertura de juicio oral. O el archivo de la causa.

   Todo esto es lo que debería ocurrir procesalmente hablando.

    Rita Barberá es senadora. Y lo es por designación de las Cortes Valencianas. Y según las normas sobre permanencia en el cargo de senador o senadora, artículo 13.2, "si concluyera la legislatura del Senado antes que la legislatura de Les Corts que designó a las senadoras o senadores, se entenderán confirmados en el cargo por el tiempo que resta de la legislatura de Les Corts".

     Esto significa que Rita Barberá, disuelto el Senado, con vistas a las elecciones del 26 de junio, seguiría siendo sena  

   Ergo: la competencia seguiría siendo, sin Senado, de la Sala Segunda del Supremo.

   "Ella mantiene su designación. Por tanto, cuando se vuelva a constituir el Senado, después de las elecciones, automáticamente recoge su acta. No hay ningún trámite a realizar. Porque si designación por las Cortes Valencianas está vigente", dijo la fuente consultada. Por tanto, según esta interpretación, que se comparte en el Supremo, no necesita Barberá ser incluida en la diputación permanente del Senado para retener el fuero. Lo tiene por su condición de senadora designada por unas Cortes Valencianas que siguen en funcionamiento.

    El fiscal tendrá seguramente que pronunciarse sobre este punto en su informe.

    Pero el problema es que el comienzo de la instrucción de esta causa en el Supremo se cruza con las elecciones del 26 de junio. Y como en otros casos, existe la norma no escrita de no "interferir" en procesos electorales.

    Por tanto, es probable que una vez emitido el informe del fiscal si la causa sigue adelante las diligencias se retrasarán hasta después de las elecciones del 26 de junio. Hay que tener en cuenta que el Supremo tendrá que resolver otra cuestión caso de decidir actuar contra la senadora: ¿qué pasa con los casi cincuenta personas investigadas, entre los que se cuentan nueve concejales del Partido Popular? ¿Es posible instruir solo la parte de Barberá cuando se trata de una operación de blanqueo de fondos para la campaña electoral?

      

 

 

 

 

 

 

Italianización

Por: Ernesto Ekaizer | 20 abr 2016

                             Bandera-

     

       

 

 

 

 

 

    ¿Se ha consumado la italianización de la política española? La fragmentación que ha surgido de las elecciones del 20 de diciembre de 2015, ¿supone trasladar a España la experiencia de Italia? Ello en el marco de una corrupción sistémica.

     Una conversación esta mañana con el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, ayuda a entender mejor la crisis política en España y sus consecuencias. Preguntado si está metido hasta las cejas en el seguimiento de los rastros de la banda de Luis Pineda y Miguel Bernad, Ausbanc y Manos Limpias, el fiscal jefe dice:

   -En esta banda y en muchas otras. Tenemos para rato. Las instituciones siguen funcionando como si todo lo que está pasando en la política española no importa, no les afecta. Ha ocurrido y ocurre en Italia. Pues eso...

    Hasta ahora la italianización de la política española era un concepto aplicado a la corrupción generalizada y a la fragmentación, a la existencia de un parlamento poblado por partidos con mayorías insuficientes para gobernar por sí mismos.

     Es decir, la italianización como sinónimo de corrupción rampante y fragilidad política.

   Pero hay otra dimensión que se desprende de las palabras de Zaragoza: la sociedad y sus instituciones, por un lado, siguen funcionando; y los partidos, por otro lado.

    Esta es la verdadera italianización. El divorcio entre la corrupción, los partidos y la realidad de la sociedad.  Porque la otra, la fragmentación política, existe también en muchos países. Véase, por ejemplo, Bélgica.

   En cambio, lo que siguen aportando el gobierno en funciones y los partidos es lío, confusión, irresponsabilidad. Ruido.

   Veamos un caso reciente. 

   A primeros de marzo, el ministro de Economía, Luis de Guindos, nos hablaba de un concepto económico que podría ser una nota a pie de página de un futuro libro de doctrina económica: la ligerísima desaceleración. Desde hace seis meses es evidente que la recuperación económica española - o tomando prestado de la terminología bursátil, el rebote del gato muerto - pierde gas.      

  Sí, ya era así durante la larga precampaña y campaña electoral. Pero el Gobierno de Rajoy negó esta desaceleración. España sería indomable. ¿China? Nada, dijo Rajoy, eso no afectará a España. "En el medio plazo no va a haber ningún cambio sustancial", explicó a finales de agosto de 2015. 

   Ahora, el Gobierno reconoce el fracaso de sus resultados en 2015 y el de sus previsiones para 2016 y 2017 y negocia entre uno y dos años más para cumplir el déficit. Lo que había sido su caballo de batalla central en la campaña electoral, su responsabilidad, era de cartón piedra. A todo esto, uno de los organismos cuya creación fue impuesta por el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Comisión Europea y el Banco Central Europeo (BCE), la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIREF), es tan independiente que el Gobierno no se ha dignado a enviarle el programa con los nuevos objetivos de déficit que van de camino a Bruselas para conseguir árnica.

  En otros términos, por un lado la corrupción sistémica, el guirigay gubernamental y partitocrático, y por el otro las instituciones y la sociedad civil. No más, de momento, encuentros de los ministros con periodistas en los que se aplican a colgarse medallas y ruedas de prensa del consejo de ministros para mayor gloria del Gobierno.

    

El suegro y la `lavadora´

Por: Ernesto Ekaizer | 13 abr 2016

                                Conde

 

     

 

 

   

 

 

   Mario Conde y su hija se han acogido a su derecho a no declarar ante la Guardia Civil ayer en Tres Cantos. Pero el abogado de los negocios de la familia, Javier de la Vega, ha sido el encargado de ofrecer la coartada: el dinero que enviaban las sociedades pantalla del exterior a las empresas del entramado montado en España procede de la fortuna que el fallecido constructor Alejandro Arroyo, padre de Lourdes Arroyo, ocultó en el exterior.

  Aunque los informes de la Guardia Civil señalan que Mario Conde (la imagen le muestra en la finca La Salceda, Toledo) comenzó a "repatriar" parte de los fondos ocultos que mantenía en Suiza desde 1999, la realidad es distinta. Ya en 1998, la juez Teresa Palacios, a cargo de la pieza de responsabilidad civil de los acusados del caso Banesto, investigó el trasiego de dinero que orquestaba el exbanquero desde el exterior, a raíz de cuatro transferencias de divisas realizadas a favor de  Alejandra Conde, entonces menor de edad, realizadas en 1993.

   Tres fueron registradas como préstamos concedidos por no residentes a residentes, depósitos constituidos por no residentes con plazo de amortización de un año o inferior y participaciones de residentes en la propiedad de empresas distintas de las materializadas en acciones.

   Atención: una de estas operaciones, el ingreso de 125 millones de pesetas (unos 780.000 euros), del 9 de julio de 1993, a través del Banco Urquijo, era una transferencia desde Suiza.

  Alejandra Conde cobraba por tres conceptos "asesoría y representación jurídica, redacción y certificación de documentos o instrumentos legales, servicios de contabilidad, auditoría, teneduría de libros y declaración de impuestos, y asesoría administrativa relacionada con la planificación y la organización, mejoras y controles de costes, eficiencia y otros, así como la administración de recursos humanos, relaciones con los empleados y otros".

    El fiscal Luis López Sanz, entonces teniente fiscal de la Fiscalía Anticorrupción, señalaba que Conde había incluido en su declaración de la renta de 1993 a su hija Alejandra. "Sin embargo", matizaba, "en la base imponible de su declaración ese ingreso de 125 millones de pesetas no aparece incluido".

  En un artículo publicado en este periódico el mismo día en el que se hacía referencia a estas transferencias, el 9 de febrero de 1998, comenté  un informe de la Agencia Tributaria solicitado por el juez instructor del caso Banesto, Manuel García-Castellón, en 1995. He aquí los detalles del análisis, titulado La lavadora: 

   En el informe patrimonial sobre Conde, elaborado por la Agencia Tributaria en 1995 a petición del juez Manuel García-Castellón, se mencionaba a varias sociedades extranjeras relacionadas con sociedades del ex banquero. Una de ellas es la suiza Kaneko Holding, que fue utilizada por Conde para ingresar en 1991, desde Suiza, 2.595 millones de pesetas que mantenía aparcados en el exterior. Dichos fondos, pues, fueron ocultados a la Hacienda española tras la pantalla de Kaneko, que adquirió un 19% de Asebur Inversiones, la sociedad de Conde. Más tarde, en 1994, [mientras se sustanciaba el procedimiento judicial]  las instrumentales holandesas Ge.So.Co. (Geophysics Ultrasonic Co.) y Asuma entraron en el capital de las sociedades patrimoniales de Lassalcedas y Los Carrizos, de la familia Conde.

   La investigación de la llamada trama suiza confirmó que Conde era el propietario de Kaneko Holding, cosa que, según se ha apuntado, la Agencia Tributarla había anticipado. En su informe de 1995 subrayaba las vinculaciones del ex banquero con Kaneko, Ge.So.Co. y Asuma.

   Sin embargo, los datos referidos a Kaneko Holding no pueden ser utilizados para perseguir a Conde por delito fiscal. "La utilización de estos datos para fines directos o indirectos está excluida en un procedimiento de naturaleza fiscal de caracter penal o administrativo", dice la reserva de especialidad bajo la cual han sido transmitidas las comisiones progatorias realizadas en Suiza

  Por tanto, la información sólo puede ser aprovechada contra el ex banquero por operaciones de estafa, apropiación indebida y otras.

   La reserva añade, empero, que dicha limitación para los delitos fiscales, no afecta "a las que pueden ser consideradas como estafas en materia fiscal".

  La actividad de Conde con Kaneko, según expertos suizos, puede ser encuadrada dentro del lavado de dinero, castigado en Suiza a través del Codigo Penal.

     Por tanto, la lavadora de Mario Conde estaba funcionando desde mucho antes de 1999.

    Si los hechos confirman la existencia de esta conducta a primeros de los años noventa, los avatares de Conde y su suegro  - el hombre que, según la versión que se atribuye  al abogado De la Vega, amasó la fortuna que el exbanquero ha ingresado estos años en España- tampoco es una novedad en la vida de Mario Conde.

    En 1984, Mario Conde participó en la operación de alzamiento de bienes de la finca Can Poletá, Puerto Pollensa, Mallorca, propiedad de su suegro, Alejandro Arroyo. El constructor había incurrido en impago de una letra de cambio por valor de 14.580.000 pesetas al Banco de Madrid. Arroyo había aportado como garantía la citada finca. El banco embargó la finca. Y al avanzar en el procedimiento descubrió que, tras el embargo, Arroyo había la había "vendido". Los nuevos propietarios eran Mario Conde y su esposa, Lourdes Arroyo. El banco, tras ganar el juicio ejecutivo, y ante la negativa de Arroyo a pagar, presentó una querella criminal contra los nuevos propietarios:

  "Se desprende de tales hechos con claridad meridiana que el señor Arroyo y su esposa, conocedores ambos de que dichas fincas habían sido objeto de embargo en el procedimiento instado por el Banco de Madrid y que se encontraba su tramitación y exhorto dirigido a [al pueblo] Inca para llevar a cabo  la anotación registral de dicho embargo, se apresuran con evidente mala fe a formalizar escritura pública de compraventa, sin duda simulada a favor de su hija María Lourdes y  de su esposo Mario Conde, señalando como precio de la operación la ridícula suma de 3.000.000 de pesetas cuando el valor estimado de ambas fincas no es inferior al de 40.000.000 de pesetas, habida cuenta de la extensión superficial de las mismas, la posibilidad de edificar en dichos terrenos y de que, según la descripción registra, dentro de sus límites figura una casa, un molino de aceite, arbolado, zonas de labrantía, que evidencian sin genero de dudas que su valor es superior a consignado en la supuesta compraventa".

    El escrito remachaba:

   "Y no cabe alegar por parte de los compradores buena fe en la operación, porque dada la estrechísima vinculación familiar con los vendedores, más concretamente se trata de sus propios hijos, no se puede pensar seriamente que ignoraran la situación económica de su padre ni que dichas fincas se encontraban embargadas por el Banco de Madrid y todo ello viene a confirmar la sospechosísima y sorprendente celeridad demostrada demostrada por los compradores en presentar la escritura de compraventa en el Registro de la Propiedad de Inca, ya que habiendo sido otorgada el 4 de octubre en Madrid es precisamente al día siguiente y a las 10 horas, es decir, a la apertura de las oficinas de registro al público cuando presentan las escrituras del Registro de Inca. No cabe la menor duda de que tal celeridad estaba impulsada por el temor a que el exhorto para anotación registra del embargo causado, y que se encontraba pendiente de cumplimentación, fuera presentado ante el Registro de Inca antes que la supuesta escritura de compraventa".

     Mario Conde acudió a su amigo y jefe Juan Abelló, amigo de Pablo Garnica Gutiérrez, Pablito, en el Banco de Madrid. El hijo de Pablo Garnica Mansi, presidente de Banesto desde 1983, buscó una solución. La deuda fue pagada y la querella retirada. En el acta de la comisión ejecutiva del Banco Madrid, a finales de octubre de 1984, se señala:

    "En vista de las singulares circunstancias se aceptan las alegaciones del mencionado señor Conde y no se insiste en la acusación contra los compradores de la finca, sin perjuicio de mantener la exigencia de responsabilidades contra Alejandro Arroyo y su esposa".

  Pero, cosas de la justicia, el juez Barreiro, a cargo de la causa, siguió de oficio la instrucción y ordenó, el 2 de julio de 1985, el procesamiento de Conde y de su esposa.

  Finalmente, Banco de Madrid desistió también de su acusación contra Alejando Arroyo. El caso fue archivado como resultado de un recurso de apelación a la Audiencia de Madrid.

    Solamente por este hecho acaecido en el Banco Madrid,  Mario Conde difícilmente hubiera llegado a ser presidente de Banesto dos años después, en diciembre de 1987 en cualquier país de nuestro entorno. Banesto era la entidad matriz del Banco de Madrid.

    Pero, dejando este pequeño detalle margen, lo cierto es que aquella temprana experiencia de alzamiento de bienes y el trato con los registradores de la propiedad aportó una experiencia a Conde. Después de su doble condena en los casos de Argentia Trust y Banesto, ha toreado con ayuda de registradores los embargos de sus fincas y a través de sociedades en Suiza (Kaneko), Holanda (Ge.So.Co. y Asuma B.V) y Luxemburgo (G.I Beteiligung), las tres -Los carrizos, La Salceda y Can Poletá) siguen bajo su control. 

    Por tanto, Alejandro Arroyo ha vuelto, siempre según la versión que se atribuye al abogado Javier de a Vega, al primer plano. 

    

   

Banksters

Por: Ernesto Ekaizer | 11 abr 2016

                                                        Casa_carrizos

 

 

                                                           Conde1_en_la_salceda

 

 

     

 

 

   

 

   Todo  -la investigación sobre los movimientos patrimoniales de Mario Conde en el extranjero - empezó en 2012. Tanto el actual presidente de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, Fernando Grande-Marlaska, como el fiscal Alejamdro Luzón -adscrito entonces a la Fiscalía Anticorrupción - estaban perplejos por un hecho: si bien sobre el exbanquero pesaba una exigencia de responsabilidades civiles equivalentes a alrededor de 26 millones de euros a raíz de su condena por los casos Argentia Trust  (pago de una factura de 3,7 millones de euros a una empresa suiza sin autorización y por trabajos inexistentes) y Banesto (operaciones de apropiación indebida y estafa) solo se había recuperado poca cosa.

  Y para colmo, las tres fincas del ex banquero seguían en sus manos: Los Carrizos de Castilblanco, (3.000 hectáreas en Sevilla, imagen principal), La Salceda ( 2.800 hectáreas en Toledo, imagen de abajo) y Can Poletá (Puerto Pollensa, Mallorca).

    Grande-Marlaska intentó reactivar el proceso de embargos, pero se encontró con dificultades. En una entrevista con este cronista, por aquellos días de 2012, se lamentó amargamente de que en Mallorca, por ejemplo, el registrador de la propiedad no quiso anotar el embargo. Fuentes consultadas indican que el fiscal Aejandro Luzón no estaba menos indignado. Intentó que Banesto, en manos del Banco Santander, llevara la voz cantante para conseguir quitar el control a Mario Conde. Pero altos ejecutivos, como era el caso de Jaime Pérez Renovales, transmitían -antes de pasar del Santander al Gobierno de Rajoy- una pasividad tal que hacía sospechar la inexistencia, por razones nunca explicitadas, de interés. Si el Santander, el gran acreedor, no impulsaba el procedimiento, ¿que podía hacer la Fiscalía?

   Luzón pasó a la Secretaría Técnica de la Fiscalía General del Estado en 2015 como teniente fiscal. Pero la Fiscalía Anticorrupción se puso manos a la obra bastante antes, en 2014, sobre la pista de Conde. Y contó con el apoyo de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil. Se hizo un seguimiento de las empresas blancas con las que Conde trabajaba en la industria de cosméticos y organización de eventos. Y se empezó a advertir el flujo de fondos por el cual Conde ingresaba dinero en España de su patrimonio en el exterior a través de la sociedad holding Galloix, con sede en Ginebra, Suiza.

   Conde empezó a finales de 1980 a mantener un patrimonio en el extranjero, tras cobrar una importante comisión por la venta del laboratorio Antibióticos a la multinacional italiana Montedison. En octubre de 1990 - según he podido reconstruir con ayuda de su fiduciario en Lausana, Suiza, el profesor Paolo Gallone- Conde se presentó en su despacho de la rue d'Etraz, 12, en compañía de Mariano Gómez de Liaño, Francisco J. Sitges y Arturo Romaní. Le preguntó si podía crear una sociedad holding para gestionar su patrimonio privado en el extranjero. El entonces presidente de Banesto ya había registrado una fundación en Liechtenstein a nombre de él y de los otros tres citados. Ahora quería una holding suiza para su patrimonio personal. Gallone fundó, pues, Kaneko Holding, que se hizo con el control de la principal sociedad patrimonial de Conde en España: Asebur Inversiones.

    Durante estos tres años, entre finales de 1990 y finales de 1993, cuando el Banco de España intervino Banesto, Conde y sus acompañantes utilizaron sociedades suizas y varias fundaciones en Liechtenstein para canalizar los beneficios de operaciones ilícitas.

   En febrero de 1994, dos meses después de la intervención de Banesto por el Banco de España, Conde ordenaba disolver la Fundación Melvin. En diciembre de 1994, la Fiscalía de la Audiencia Nacional presentaba una querella criminal contra Conde y los administradores de Banesto. Esas Navidades de 1994, el ex banquero las pasaría en prisión preventiva en la cárcel de Alcalá Meco.

   Los tribunales declararon probadas las operaciones por las cuales la cúpula de Banesto obtuvo 7.300 millones de pesetas (45 millones de euros, en números redondos). Pero mientras varios colaboradores de Conde sufrieron embargos y el accionista de Banesto, el Banco Santander, se resarció parcialmente, el caso de Mario Conde parecía especial. El Santander no quiso llevar adelante una batalla jurídica en los tribunales para quitarle el control de sus fincas.

   Conde había transferido la propiedad de Can Poletá a una sociedad de Luxemburgo (G.I. Beteiligung), y la de Los Carrizos y La Salceda, en proporciones diferentes a Asebur Inversiones, propiedad de Kaneko Holding, y a las holandesas Ge.So.Co, y Asuma BV, respectivamente.

    Los informes policiales, citados por la sección primera de lo Penal de la Audiencia Nacional, presidida por Grande-Marlaska, ya hablaban en  2012 sobre  la titularidad real de esas sociedades.  Eran de Conde.

   En 2015 hicieron veintidós años desde que la Universidad Complutense de Madrid concediera, en una operación de imagen, pactada a cambio de ayudas de Banesto que nunca se concretaron, el Doctorado Honoris Causa a Mario Conde. Y este diciembre de 2015, la Agencia Tributaria le declaraba el moroso número 2 de España, con una deuda de 9,9 millones de euros.

   Mario Conde, pues, ha acumulado un patrimonio en el extranjero a buen recaudo entre finales de los años ochenta y la actualidad. El dinero es fungible. Ergo: Conde unió lo detraído de Banesto a su patrimonio ya existente. Y en todos estos años ha seguido operando con su patrimonio oculto.

   De los 26 millones de euros que se le han impuesto como responsabilidad civil, Banesto (Banco Santander) ha recuperado un millón de euros como resultado de una negociación en 2004 para que el exbanquero pudiera abandonar la prisión con un permiso de cinco días y poder asistir como padrino a la boda de  su hija Alejandra -detenida hoy junto con su hermano y su padre - el 3 de julio de dicho año, evento que se celebró, cómo no, en la finca sevillana de  Los Carrizos. A cambio de ese dinero, el Santander no se opuso al permiso. También se recuperó una parte de la finca sevillana, llamada Cuarto del Rincón (aunque el Santander no ha asumido la propiedad) y 539.000 euros embargados a un fondo de inversión. Y, con anterioridad, en relación con el caso Argentia Trust, se subastaron tres cuadros (Picasso, Juan Gris y Georges Braque) que el exbanquero había depositado para avalar una fianza.

   Poca cosa para la cantidad fijada.

   Conde, pues, ha seguido en sus trece. Si el fiscal norteamericano de los años treinta, Ferdinand Pecora, tuviera a MC frente a sí no dudaría en aplicarle la palabreja que se inventó al investigar a los banqueros que contribuyeron con sus prácticas a la Gran Depresión: banksters.

     

Cómo se `jodió´ Bankia

Por: Ernesto Ekaizer | 03 abr 2016

             Fernando-Restoy-subgobernador-Banco-Espana_ECDIMA20160211_0008_3

 

    El día 20 de julio de 2011, Bankia sacó a cotizar a la Bolsa de Madrid 824.572.245 acciones representativas de un 47,6% del capital al precio de 3,75 euros por acción, un 15 % inferior al valor mínimo de 4,41 euros al que se estaba dispuesto a vender según constaba en el folleto aprobado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Los inversores inyectaron, pues, 3.085 millones de euros. La operación fue presentada ante los medios de comunicación como un éxito habida cuenta de la adversa situación de los mercados en aquellos momentos.

    Los inspectores del Banco de España, nombrados peritos judiciales por el juez Fernando Andreu, han entregado el pasado jueves, día 31 de marzo, su segundo y definitivo informe pericial respectivo en la causa penal que investiga la salida a Bolsa.

   El juez está abocado en fechas próximas -después de practicar las últimas diligencias que se le pidan- a dictar la pieza más importante de su instrucción: el auto de conclusión o auto de transformación de las diligencias previas en procedimiento abreviado. Es el auto pendiente que aún puede ser recurrido. Después vendrán la calificación y el auto de apertura de juicio oral.

  Uno de los peritos, Victor Sánchez, señala respecto del precio de salida: "Este precio era considerablemente bajo respecto al valor que se desprendía de su balance: 15,28 euros por acción. Este hecho era en sí mismo un indicio claro y evidente de deterioro que el propio consejo de administración podía y debía conocer, pero del cual no hizo ninguna estimación formal, y del cual tampoco alertaron ni su auditor [Deloitte] ni la CNMV...Si Bankia hubiera hecho una estimación formal del valor a recuperar de sus activos tendría que haber calculado antes de salir a Bolsa unos deterioros por importe de 9.288 millones de euros que alcanzaría la cifra de 10.469 millones de euros con el precio final de 3,75 euros".

   Y Sánchez, advierte: "Esto fue lo que ocurrió unos meses después cuando Bankia fue nacionalizada y en particular las necesidades [de capital] eran de 15.500 millones".

   El otro perito judicial, Antonio Busquets, señala en su informe definitivo los siguiente: "La salida a Bolsa fue fraudulenta porque los estados financieros incumplían la normativa contable...El folleto informaba de la existencia de unas provisiones para insolvencia de 6.913 millones que eran falsas. Esta información se utilizó por Bankia como argumento comercial para transmitir a los potenciales compradores de las acciones una falsa idea de la seguridad de su inversión".

   Y agrega: "El bajo precio de salida determinó automáticamente la inviabilidad y quiebra de BFA. Es decir: la salida a Bolsa con un descuento del 74% sobre el valor contable llevaba implícito lo que se quería evitar, el incumplimiento del coeficiente de solvencia [exigencias de capital de la banca] y así fue como unos meses después el FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria) se vio obligado a facilitar nuevas ayudas públicas [aparte de 4.500 millones de participaciones preferentes adquiridas el 3 de diciembre 2010]

    Busquets apunta que este bajo precio no cayó del cielo. "Fue conocido y valorado por supervisores y reguladores [Banco de España y CNMV] por el auditor [Deloitte], que según sus declaraciones advirtió del problema antes de salir a Bolsa, y por los administradores de BFA y Bankia [Rodrigo Rato, José Luis Olivas, Miguel Crespo y demás] tal y como los peritos judiciales hemos detallado en nuestros informes [los primeros dos informes]".

   ¿Que nos están diciendo los peritos sobre la situación de Bankia y de BFA, su matriz, a la luz de la información enviada por el grupo y aprobada por la CNMV el 29 de junio de 2011 al solicitar la cotización bursátil?

     Dos cosas.

     La primera es que BFA, el accionista al 100% de Bankia, antes de salir a Bolsa, estaba en situación de quiebra patrimonial. Porque en sus libros, el valor de la participación en Bankia, 13,22 euros, se había colocado en el mercado, como hemos apuntado, a 3,75 euros. La pérdida era, pues, de 8.599 millones, siendo su patrimonio de 7.094 millones.

    El perito Sánchez dice: "Dado que BFA tenía un patrimonio neto de 7.094 millones, tras la salida a Bolsa era negativo en 1.505 millones".

    Entonces, ¿qué es lo que hicieron los administradores, con el apoyo del auditor Deloitte, la CNMV y el Banco de España?

    Según el perito Sánchez "diferir el reconocimiento de las pérdidas evidenciadas, lo cual fue lesivo para los intereses de los inversores e incluso, como finalmente ocurrió, para los intereses del Estado, que unos pocos meses después tuvo que rescatar y sanear al grupo BFA".

   Y, si se puede preguntar y saber, ¿por qué hicieron esto?

  He aquí la explicación.

  "De haberse procedido a exigir el ajuste tanto en BFA y en Bankia, antes de la inyección de capital [procedente de la salida a Bolsa], los nuevos accionistas no hubieran puesto dinero bueno sobre dinero malo".

   La segunda cosa es la siguiente: si BFA estaba en quiebra, como hemos visto, ¿cuál era la situación de su participada Bankia antes de salir a Bolsa?

   El valor de su patrimonio no era de 13.875 millones de euros como lucía su balance sino 3.405 millones de euros. Esto surgía de multiplicar las 908 millones de acciones propiedad de BFA por 3,75 euros, marcado por la cotización de salida.

    Esta, pues, era la realidad de Bankia en el momento en el que Rodrigo Rato hizo sonar la campanilla en la Plaza de la Lealtad.

            Rodrigo-Rato-salida-Bolsa-Bankia_ECDIMA20141205_0009_3

 

     Ahora bien, ¿cuál es la génesis de esta diferencia que el mercado sancionó? Una persona podría de buena fe responder: ¡Es la crisis, estúpido!

    Pues no. La crisis es el pretexto que utilizan las mediocres instituciones al encubrir la situación,  que, en lugar de haber velado por el cumplimiento de las normas, abandonaron completamente su función. El escritor catalán Josep Pla, del que es especialista el actual gobernador del Banco de España, Luis Linde (en la imagen siguiente), escribió que el Banco de España no podía fallarle a los españoles. Se equivocó.

      Gobernador-del-banco-espana-luis-maria-linde-acto-toma-posesion-1347047836469
                  

   En mi libro Indecentes, Crónica de un atraco perfecto (mayo 2012) he explicado la política de homicidio imprudente o temerario practicada por los gobernadores del Banco de España Jaime Caruana y Miguel Ángel Fernández Ordoñez (en la foto, abajo, ambos a cada lado de Pedro Solbes) en el periodo de gestación de la burbuja financiera e inmobiliaria. Al estallido de esa burbuja, como resultado de la Gran Recesión, siguió una política no menos imprudente y temeraria de ganar tiempo y diferir los problemas con una nueva vuelta de tuerca de ingeniería contable y financiera mediante las supuestas fusiones de las cajas ("fusiones frías"), y la guinda, la salida a Bolsa de Bankia y otras entidades.

     

 Mafo-caruana-solbes--644x362
                    

 Porque, una vez más, ¿qué es lo que ha fallado?

  La política de expansión crediticia alocada que facilitó la burbuja inmobiliaria no fue frenada, pese a que los inspectores del Banco de España informaron de ello en mayo de 2006 en carta al ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes. 

  Y cuando esa expansión saltó por los aires con el estallido de la crisis, el mecanismo de resolución fue diferir el reconocimiento de la dramática situación. La bola, por tanto, fue creciendo de tamaño.

  En esta política de huída hacia adelante, el perito Sánchez señala: "Una cuestión crucial es que la inmensa mayoría de los activos y pasivos de Bankia procedían del traspaso efectuado desde BFA valorados a 1 de enero de 2011, valoraciones que se hicieron de los valores razonables [es decir, precio de mercado] estimados por AFI (Analistas Financieros Internacionales). Sorprende que en solo tres meses (1 de enero a 31 marzo 2011) los administradores de Bankia [Rato] estuvieran dispuestos a una rebaja del valor de las acciones del 75%, y ello a partir de unos activos supuestamente registrados a valor razonable [precio de mercado] a 1 de enero de 2011".

   ¿Qué sugiere Sánchez?

  Que las valoraciones no podían sufrir un deterioro del 75% en solo tres meses. Que, por tanto, eran valoraciones en origen alejadas de la realidad. Y que para más inri no fueron comprobadas por el auditor Deloitte, según acredita el expediente sancionador del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC), único organismo público que ha intentado poner las cosas en su sitio dentro de su competencia.

 Resumamos.

   ¿Qué ha fallado? ¿Los equipos de inspección, con una larga experiencia en detección de deterioros y crisis bancarias en este país? ¿No es más cierto que los inspectores fueron informando puntualmente a sus responsables de sus hallazgos? Esto es lo que ambos peritos describen en sus informes respectivos sobre el trabajo de los inspectores.

   ¿No es, por tanto, más cierto, que sus superiores "dulcificaban" lo que advertían los informes de seguimiento de los inspectores, como literalmente apunta la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE) en un informe a la Fiscalía Anticorrupción de 2013? Esta es una de las explicaciones sobre cómo se "amortiguaba" lo que decían los inspectores sobre los "gestores" Miguel Blesa y José Luis Olivas. 

  El hecho de que los inspectores cumplieran su trabajo en la detección de los problemas nos lleva de cabeza directamente a la política de saneamiento de Bankia, la reformulación de las cuentas  por parte del equipo de José Ignacio Goirigolzarri el 28 de mayo de 2012, dos semanas hábiles de trabajo después de la renuncia-destitución de Rato el 7 de mayo y al rescate bancario impuesto por el Banco Central Europeo (BCE) en junio de 2012. Porque con Bankia, resucita el fantasma de una nueva crisis bancaria, tras ser conjurada en Estados Unidos y en Europa con el estallido de la crisis en 2007-2008. En efecto, Bankia amenaza con ser la Creditanstalt, el mayor banco austríaco, cuya quiebra introduce la Gran Depresión en Europa en mayo de 1931. En el caso de Bankia, se trata del riesgo de recaída de Europa en la crisis financiera.

   Pero volvamos al equipo de Goirigolzarri.

   Los  ajustes que pone en práctica, ¿de dónde vienen?

   Son los inspectores del Banco de España quienes ya habían identificado esos ajustes con antelación a la salida a Bolsa, son los mismos que utilizó el equipo de Goirigolzarri para hacer la reformulación. No es, por tanto, que se detectaran en las dos semanas que llevaba al frente del grupo BFA-Bankia.

    El perito Sánchez muestra en varios cuadros la coincidencia entre las cifras de los informes de seguimiento de los inspectores en diferentes fechas y los ajustes propuestos por el nuevo equipo gestor.

   "La reformulación de cuentas era necesaria para recoger todos los errores contables que no se había registrado hasta entonces resultantes de fallos al emplear la información disponible...Sin embargo, las causas de la reformulación de cuentas esgrimidas por el nuevo equipo [Goirigolzarri] y avaladas por su auditor [Deloitte] y el FROB y aceptada por la CNMV, resultaron ser inexplicables, sorprendentes y contrarias a la normativa nacional e internacional".

   Porque, señalan, esta reformulación, no es consecuencia de la situación económica general (double dip o doble hoyo recesivo) ni  de los llamados decretos Guindos de exigencias de capital impulsados por el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos.

   El perito Sánchez señala que "el efecto de la reformulación significó para Bankia pasar de unos beneficios de 253 millones a unas pérdidas de 3.030 millones....y en BFA de unas pérdidas iniciales de 30 millones a unas de 7.263 millones".

   La recapitalización de la matriz, a la luz de las cifras, hubiera requerido de alrededor de 8.000 millones de euros, que se sumaban a las participaciones preferentes de 4.465 millones adquiridas por el FROB, según hemos apuntado; por tanto, BFA se quedaría con un capital de 12.000 millones.

   Resulta paradójico. El nuevo equipo gestor utilizó los ajustes que recomendaban los inspectores del Banco de España en sus informes de seguimiento, pero no encontró límites a la hora de pedir, ya que solicitó, y obtuvo, 17.959 millones de euros, a añadir a los 4.465 millones de las preferentes ya apuntadas (alrededor de 22.424 millones según la memoria de Bankia).

   Con todo, las ayudas excedieron estas cifras. El grupo vendió a la SAREB, el llamado banco malo, el 28 de octubre de 2012, activos del sector inmobiliario por valor de 22.317 millones, pagados con bonos avalados por el Estado, con buen rendimiento y que el Banco Central Europeo (BCE) acepta como colateral en sus operaciones monetarias. Además, hay otras ayudas que Bankia, al igual que otras entidades del sector financiero, recibió: activos fiscales diferidos por 6.957 millones y avales otorgados por el Estado para sus emisiones, 34.768 millones a julio de 2014. En total: ayudas por valor de 86.466 millones.

   Los dos informes contienen detalles sobre operaciones "carentes de racionalidad económica" por no hablar en ciertos casos de atraco puro y duro a la caja de un banco, en concreto en las filiales de Bancaja llamada Bancaja Habitat y Banco de Valencia.

   Busquets describe "fraudes contables". O se apuntan por Sánchez casos como los de Miguel Crespo, secretario del consejo de administración de Bankia en la época y en la actualidad, y los ejecutivos de aquella época Luis Maldonado y Pedro Vázquez, que "recibieron aportaciones en sus respectivos fondos de pensiones de modo irregular dado que no habían sido  aprobados por ningún órgano competente".

   Dichos dineros fueron abonados en 2011, tras la salida a Bolsa, y "el 23 de enero 2013, el consejo de administración de Bankia decidió la improcedencia del pago para atender al requerimiento de la inspección del Banco de España". Sánchez apostilla: "Estos hechos han sido comunicados a los servicios jurídicos del Banco de España quienes han concluido que tras la recuperación de las aportaciones [Crespo, 169.967 euros; Maldonado, 184.863 y Vázquez, 197.773] carecen de suficiente entidad para iniciar un expediente sancionador".

  En todo el proceso, ocupa un lugar especial el actual subgobernador del Banco de España, Fernando Restoy (cuya foto abre esta entrada). Era vicepresidente de la CNMV en en el periodo de salida a Bolsa de Bankia pero era la máxima autoridad por enfermedad del presidente de la entidad, Julio Segura. Aprobó, pues, el folleto de Bankia. Más tarde, en 2012, fue nombrado subgobernador del Banco de España y como tal presidente del FROB.

   Los peritos Sánchez y Busquets presentaron sus primeros dos informes respectivos en diciembre de 2014.  ¿Cuál fue la actitud antes estos informes del FROB, acusación particular en el procedimiento judicial de Bankia en la Audiencia Nacional?

   Según nos narra Sánchez, "en la comisión rectora del FROB de 24 de febrero de 2015 se adoptó por unanimidad dirigir escrito al Banco de España, a través de la Dirección General de Regulación, solicitando criterio técnico [para presentar alegaciones sobre los citados informes periciales]".

   Veamos cómo se presenta en el acta de la reunión dicha petición, aportada por Sánchez en su informe. Pero digamos antes cuál es la composición de la comisión gestora del FROB: cuatro miembros del Ministerio y cuatro del Banco de España, el subgobernador Restoy, que preside el organismo, y los tres directores generales de supervisión, regulación y asesoría jurídica.

  Los miembros de la comisión rectora pactan "que hay que mantener la menor visibilidad o injerencia del Banco de España". En otros términos, se intenta ocultar que la orientación de la respuesta a los peritos judiciales (también inspectores del Banco de España) saldrá de esa institución.

  Veamos.

  Restoy, subgobernador del Banco de España, se envía a sí mismo, en su calidad de presidente del FROB, una petición de apoyo técnico disfrazado de seis preguntas genéricas, para minar la credibilidad de los peritos. Restoy y su equipo presumen de poseer una pieza para dar jaque mate a los peritos. Y esta pieza es la presunta existencia de "provisiones específicas pendientes de asignar" lo que pretende demostrar la existencia de un pretendido colchón para cubrir potenciales pérdidas.

   Y los peritos de parte, de Rato y de Bankia, utilizan este argumento.

  Son aquellos 6.913 millones que, según vimos, el perito Busquets califica como una añagaza comercial utilizada por el equipo de Rato para dar garantías de solvencia a los futuros inversores en la salida a Bolsa.

   Pero he aquí que Busquets aporta las notas técnicas elaboradas en el Banco de España por las direcciones generales de Regulación y de Supervisión. Y señala: "La Dirección General de Regulación ratifica lo que ya indicaba en diciembre de 2010, que las provisiones por insolvencia de las cajas se consumieron a valor razonable [precio de mercado] y que no se traspasan ni se incorporan en los estados financieros, públicos o reservados de BFA, esto es, que no tienen impacto patrimonial ni económico".

    Los informes periciales suponen no solo un salto en las conclusiones que ya habían aportado en diciembre de 2014. Es, se puede afirmar, la primera versión desmitificadora sobre la crisis financiera de las cajas de ahorro en España y la estrategia aplicada para encubrirla a través de una temeraria operación de ingeniería contable y financiera.

   Dejan así al desnudo hasta qué punto han caído los estándares de comportamiento profesional en una institución que había aquilatado una gran experiencia durante la crisis bancaria española de los años setenta y las fusiones de los años ochenta.

  Por ello, los peritos Sánchez y Busquets han escrito un capítulo a partir del que es posible emprender la reconstrucción del honor y prestigio perdido por el Banco de España, la CNMV, los auditores, entidades de valoración, en suma, de todos aquellos sin cuya colaboración no se hubiese podido consumar -o hubiera sido más difícil hacerlo- un desastre cuyos costes económicos y sociales han pagado y están pagando los españoles. Y seguirán haciéndolo las generaciones futuras.

   

 

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal