El `títere´ de Putin

Por: Ernesto Ekaizer | 09 nov 2016

       371477-620-282

 

     

 

    Me equivoqué al estimar como "muy probable" el triunfo de Hillary Clinton, con el Congreso y Senado a la contra, al final de una crónica que en realidad analizaba la gran fractura de la sociedad norteamericana ante las elecciones del 8 de noviembre y el fracaso de la estrategia de demonización y miedo de Hillary Clinton para frenar a Donald Trump. No llevé el análisis a la conclusión final, a saber, que dicho fracaso podría tener un precio: la victoria de Trump.

    Precisamente, en el tercer y último debate, Trump le espetó que Vladimir Putin, el presidente ruso, no profesaba ningún respeto por ella o por el presidente Obama. Ella replicó:

    -Bueno, eso es porque [Putin] preferiría tener un títere de presidente de Estados Unidos.

   Pero tampoco esto sirvió para poner de su lado a un número creciente de votantes hartos de la situación y a llevarles a la conclusión de que Trump era un peligro.

   En los sondeos a la salida de las urnas el 60 por ciento de los votantes consultados dijeron tres cosas que describen el repudio del statu quo existente: que el país camina en la dirección equivocada, que no confían en el gobierno de Washington y...last but not least, un 52% respondió que el principal problema es la economía.  

  Trump catalizó, como el candidato republicano Ronald Reagan en 1980, el rechazo al establishment. No podía haber mejor actriz de carne y hueso que representara a este establishment  que Hillary Clinton .

   El humorista Scott Adams, creador de la popular tira cómica del personaje Dilbert, al que ya he citado en mi anterior comentario, apoyaba en mayo de 2016 a Hillary. Tras la nominación de Trump, en esas fechas, John Podesta, director de campaña de Hillary, lanzó la nueva consigna: Trump es un peligro, demasiado riesgoso, para ser presidente.

    Adams advirtió en su blog de que se tomaba un rumbo equivocado. John Podesta, recordó Adams en mayo pasado, había formado parte de la campaña de reelección de Bill Clinton en 1996. Su rival republicano, Bob Dole, proponía una reforma fiscal, al estilo de la economía de la oferta, una vuelta a Reagan, cuando precisamente la economía crecía a buen ritmo tras haber salido de una recesión. Clinton calificó la propuesta de riesgosa. "Fue un disparo mortal" escribió Adams. Clinton ganó la reelección.

    Lo que Adams añade a continuación es sugerente: "Paul Manafort, el director de la campaña de Trump, trabajaba en 1996 en la campaña de Bob Dole. Y la campaña del riesgo provocó una de sus raras derrotas. Entonces Podesta estaba en el campo ganador como asesor de Bill Clinton. Asumo que sabe qué hay detrás de disparar el tiro del "riesgo" y ha decidido usarlo contra Trump. Pero...lo está usando erróneamente".

    He aquí las razones que daba Adams.

  "En 2016, el estado anímico en el país es que las cosas van en la dirección equivocada. Es lo contrario de lo que pasaba cuando Clinton se presentaba para la reelección y todo parecía ir bien". 

   Adams, que aún apoyaba a Hillary, añadió en su análisis del 4 de mayo de 2016 esta conclusión:

   "La razón por la que Trump es tan popular es porque el público ve el sistema como roto y tampoco ve una forma estándar / normal de arreglarlo. Cuando las cosas se rompen, y se marcha en la dirección equivocada, es exactamente el momento en que se desea introducir el riesgo".

     Pero Adams, que entonces, como hemos apuntado, daba su voto a Hillary, explicó también:

     "Ya he dicho que la campaña de Clinton carece de inspiradores [persuaders] entrenados. Eso se ve en todas sus decisiones. La de utilizar el "riesgo" como una advertencia al público cuando el público está pidiendo más riesgo es un enorme error de persuasión.  Es dispararse a sí mismo. Trump asusta a alrededor de un tercio del público. Es decir: el "riesgo" llegará a los hogares de esos votantes. El problema para el equipo de Clinton es que Trump tiene el control completo de su persona. Todo lo que necesita hacer es actuar como menos arriesgado por unos meses para demostrar que su personaje de campaña era todo por efecto. Ese proceso ya está en marcha".  

    Nuestro humorista-analista anunció el 25 de septiembre pasado que se pasaba al campo de Trump  por las rebajas fiscales prometidas y vaticinó que el electorado se iría desipnotizando, como él, respecto a Hillary.

    El spot publicitario de cierre de campaña de Trump concentra, precisamente, todo su mensaje. Es su versión sobre las políticas que una parte del público identifica como nefastas. Y la explicación es sencilla, directa y casi cinematográfica. Trump sigue los pasos de Reagan.

         


     Frente a este relato, Hillary no presentó una alternativa más o menos convincente. Solo palabras de buena voluntad.

      El programa de Trump es un aggiornamento del programa de Reagan en los años ochenta: rebaja de impuestos, reducción del gasto público, tarifas aduaneras para proteger y recuperar los puestos de trabajo perdidos.

     Lejos de achicar la desigualdad, este tipo de recetas suele provocar un aumento de la misma, como ya ocurriera con el programa de rebajas fiscales de Reagan, que favoreció a los más ricos con la filosofía de la trickle-down economics o el goteo de inversiones después que las empresas recuperan su rentabilidad. Es decir, una vez que repongan sus beneficios.

     Sobre lo que ha pasado, por qué nadie ha querido abrir los ojos, Adams explica en la última entrada de su blog, en la mañana de ayer, antes, por tanto, de la victoria de Trump, el problema.

   Se trata de la acción del llamado sesgo de confirmación o sesgo confirmatorio. La tendencia a favorecer, buscar, interpretar y recordar la información que confirma las propias creencias o hipótesis, dando desproporcionadamente menos consideración a posibles alternativas. 

   Es una variante del llamado pensamiento grupal (groupthink), un concepto del psicólogo norteamericano de la Universidad de Yale Irving Janis. "Un modo de pensamiento que las personas adoptan cuando están profundamente involucradas en un grupo cohesivo. Los miembros del grupo intentan minimizar el conflicto y alcanzar una decisión de consenso sin una crítica evaluación de los puntos de vista alternativos mediante la supresión activa de opiniones disidentes y aislándose frente a influencias externas".

      

 

 

     

Hay 12 Comentarios

Sobre el "llamado pensamiento grupal (groupthink), un concepto del psicólogo norteamericano de la Universidad de Yale Irving Janis": tanto en el individuo como en el grupo es un misterio la formación de la opinión o creencia dominante; los factores que la determinan. Desde luego que la conciencia viene determinada por la existencia pero eso es quedarnos en la superficie; hay factores menos tangibles o medibles que pueden tener tanto peso o más, como Freud se encargó de investigar. Los artistas en general y los políticos y vendedores de lo que sea en particular manejan este asunto incluso de manera intuitiva la mayor parte de las veces

Más que comentar el artículo que en realidad no tiene nada destacable, si quiero señalar una flagrante inexactitud, el autor menciona que Trump catalizo, al igual que Reagan en 1986, el descontento contra el stablishment. Ronald Reagan ganó las elecciones en 1980 señor Ekaizer, seis años antes de lo que usted menciona, y su triunfo obedeció a algo mucho más sencillo, la economía estadounidense atravesaba una inmensa crisis como producto de la absoluta incompetencia de Cárter, de lejos el peor presidente que ha tenido EE.UU.

Si yo fuera director de El Pais sustituiría a Elkaizer por Adams. Un analista debe acertar con sus predicciones y no justificarlas después de producidos los hechos. A todo el mundo le llega la edad de jubilación

Gracias a Ernesto, por propiciar con su perspectiva la sugerencia de Dr. Johnson, de leer el excelente análisis anticipatorio de Michael Moore: "Cinco razones por las que Trump va a ganar las elecciones". Gracias!!!

Yo, la verdad, es que me regodeo de los comentarios sorprendidos de los genios de El Pais. Al parecer, quizá por ignorancia de como funciona la sociedad americana en sus diferentes estamentos y cubículos, no se enteran que el triunfo de Donald Trump ES UNA CONTRAREVOLUCION. En efecto, es la reacción mayoritariamente blanca en contra de la hegemonía afroamericana creada por el socialista islámico BARAK OBAMA. Y es una contrarevolución necesaria ante la complicidad de Obama ante la tiranía castrista, a la cual lanzó un balón de oxígeno y que la Clinto prometía ampliar a la abolición del embargo. También es una reacción ante la bravuconadas del dictador Nicolás Maduro, que por la puerta de enfrente se ha ido entregando al imperio ruso. Es una reacción ante la pasividad de Obama con el ISIL agresor y terrorista. También por no haber sabido dialogar con Vladimir Putin, cuando Estados Unidos y el mundo es tan dependiente de mantener buenas relaciones con este imperio resurgente. Si vemos estos y otros factores creados por una administración Obama en favor de la hegemonía de las izquierdas, entenderemos que Trump personifica esa contrarevolución lejos del socialismo y sus múltiples disfraces engañabobos. Lo que me preocupa es la similitud entre el triunfo de Trump y el de Hitler, cuando Alemania se debatía en el caos dejado por la I Guerra mundial y el pago de las compensaciones. Aquí en USA las compensaciones alemanas son equivalentes al déficit del comercio americano con China y países de Europa que han lanzado al paro y la pobreza extrema a millones de americanos, especialmente a los blue collar de la industria. Esos fueron el soporte de Trump, y más que razón tienen de rebelarse en contra del sistema que les ha ido quitando su sustento. Lo demás es pura Historia.

Ahora muchos tratan de explicar porqué ha ganado D.Trump.
Ahora pocos dicen que ha triunfado la Democracia. Trump ha demostrado ser exacerbado en sus alusiones, en muchas de ellas denota extremismo. Como el Brexit en si. Pero hay mucha gente que teme a la inmigración incontrolada, al poco castigo que se hace a los delincuentes, al descontrol de las drogas, a la impunidad ante los políticos trincones y toda la podredumbre que les protege, como son los empresarios que rodean al poder. No me refiero a los partidos y sus convicciones, Son necesarios. Hablo de la laxitud de la Justicia.Sólo sostiene a las Naciones la poca gente honesta que trabajando PRODUCE. Perdón por las mayúsculas. Espero que mi País, España, se asemeje algún día al Norte de Europa. Que no nos abandonen.

¿Es posible que la gente deseara un cambio profundo en las políticas que padecía? En un país tan poblado y con tantos intereses en juego, la pregunta puede dar la impresión de no estar bien dirigida, porque el término "la gente" es lo suficientemente ambiguo para englobar a muchos tipos de personas, según la intencionalidad de quien la utiliza. En USA, parece bastante evidente que, no están muy contentos con su clase dirigente. Lo que nos depare el nuevo tiempo, ya me parece cosa de adivinos.

Si es UN proverbio latino, maestra ciruela. Terencio. 162 AC.

.........Cuidado con las informaciones,
la cita....
nada Humano me es ajeno,
es " soy vasto , contengo muchedumbres
nada de lo humano me es extraño"
NO ES UN PROVERBIO LATINO
es Walt Witman , poeta Norte Americano .

El artículo de Moore es brutalmente lúcido

Lean este artículo de Michael Moore: Cinco razones por las que Trump va a ganar las elecciones, publicado: 28/07/2016, o sea, HACE CASI CUATRO MESES, y podrán entender muchas cosas que parecen inverosímiles...

http://www.huffingtonpost.es/michael-moore/trump-va-a-ganar_b_11212536.html?por=mosaico

Cifrar casi toda la explicación del éxito de Trump en los comentarios de un ilustre dibujante de tiras cómicas me parece muy osado, Ernesto. Más bien creo que las causas son múltiples y que tardaremos en conocerlas todas aunque las hay tan obvias como que el equipo de Clinton no ha sabido conectar con el electorado blanco de clase media ni movilizar a los votantes más deafavorecidos y que más sufrirán los recortes republicanos, que no han votado masivamente. ¿Hasta dónde ha influido la injerencia del FBI con los dichosos correos? A partir de ahí se produjo el punto de inflexión en las encuestas. En fin, que no aprendemos y, tras el Brexit, seguimos confiando en que las cosas serán como debían ser, sin que veamos horizontes más allá de nuestros deseos. Una pena.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

, Buenos Aires, 1949. Ha trabajado, por este orden, en redacciones de televisión, revistas semanales y diarios en Argentina; trabaja, desde hace 36 años en Madrid, en diarios, revistas, radio y televisión. Ha escrito ocho libros.

Las materias de Analítica son
las de un viejo proverbio latino:
"Nada humano me es ajeno"...

Sobre el blog

El periodismo para seguir siéndolo debe ser Periodismo Analítico... O no será. El viejo adagio según el cual los periodistas son como mínimo tan buenos como sus fuentes requiere una actualización. Necesitamos, según dice el profesor norteamericano Mitchell Stephens, periodistas con cinco cualidades: Informados, Inteligentes, Interesantes, Industriosos, y, sobre todo, Perspicaces.

Periodismo analítico

Libros

Queríamos tanto a Luis
Terminada la investigación judicial, el relato más completo de la relación entre Luis Bárcenas y el presidente del PP y del Gobierno de España, Mariano Rajoy.

El caso Bárcenas (Editorial Espasa, 2013)
El autor sigue los rastros del tesorero nacional del Partido Popular desde su imputación en la trama corrupta de Francisco Correa.

Sed de Poder .La verdadera historia de Mario Conde (Espasa, 2012)
La crisis de Bankia y del sistema financiero español es una ocasión para revisitar la historia del ex presidente del Banco Español de Crédito (Banesto), destituido junto con su consejo de administración a finales de noviembre de 1993.

Indecentes. Crónica de un atraco perfecto (Espasa, 2012)
El relato, a partir de entrevistas e información inédita, hace un viaje hacia la gestación y estallido de una crisis que dará lugar a la Gran Depresión que afecta a la economía y la sociedad española.

Yo, Augusto (Aguilar, 2003)
Tras obtener, en abril de 2000, el Premio Ortega y Gasset de periodismo por su cobertura del caso Pinochet en las páginas de EL PAÍS, el autor publica este libro en coincidencia con el XXX aniversario del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973.

El Farol. La primera condena de Mario Conde (Temas de Hoy, 1997)
El 20 de marzo de 1997, la Audiencia Nacional condena a Mario Conde a seis años por los delitos de apropiación indebida y falsedad en documento mercantil. El delito: el pago de una factura de 600 millones de pesetas (3,07 millones de euros) en 1990 a una sociedad domiciliada en Antillas Holandesas.

Vendetta (Plaza & Janés, 1996)
He aquí la violenta historia de dos financieros: Mario Conde y Javier de la Rosa. Practican el chantaje con un doble objetivo: añadir dinero a sus capitales fuera de España y neutralizar la acción de la justicia mediante presión sobre las instituciones.

Banqueros de rapiña. Crónica secreta de Mario Conde (Plaza & Janés, 1994)
Título premonitorio. La rapiña. Este libro analiza la crisis de Banesto, las maniobras para conseguir salvar la entidad mediante un acuerdo de ampliación de capital, la mayor de la banca española hasta entonces.

José María Ruiz-Mateos. El último magnate (Plaza & Janés, 1985)
Una radiografía del imperio oficial y clandestino, del magnate de Jerez.

Más información »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal