Apuntes científicos desde el MIT

Apuntes científicos desde el MIT

Este Blog empezó gracias a una beca para periodistas científicos en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en Boston, donde pasé un año aprendiendo ciencia con el objetivo de contarla después. Ahora continúa desde Nueva York buscando reflexiones científicas en otras instituciones, laboratorios, conferencias, y conversando con cualquier investigador que se preste a compartir su conocimiento.

Creacionismo absurdo

Por: | 03 de diciembre de 2008

Una de las frases más desafortunadas con que cuenta la sabiduría popular es “la excepción confirma la regla”. Analizándola cuidadosamente vemos que es uno de los sinsentidos más grandes que se puede verbalizar. Desde aquí lanzo un reto amigable a quien ofrezca un sólo ejemplo de una regla que haya sido confirmada, o que se vea como más plausible, gracias a una excepción. Y no tiene porqué tratarse de un caso científico! se acepta cualquiera de las generalizaciones cotidianas que solemos escuchar a menudo… ¿por qué digo esto? Porque en ciencia ocurre justamente lo contrario: una única excepción puede ser suficiente para derrocar una regla entera. Resulta que ayer visité las entrañas del Museo de Historia Natural de Washington DC acompañado del paleontólogo Hans Sues , quien me mostró algunos de los más de 40 millones de fósiles que tienen en su colección; la mayor del mundo. ¿Y sabéis qué? Ni uno sólo contradice la teoría de la evolución. Ni uno. Imaginaos por un momento que alguien descubre un fósil que desmiente la secuencia de cambios, adaptaciones y aparición de nuevas especies acorde con el proceso evolutivo descrito por los científicos. ¿Qué pasaría entonces...? Sería la noticia del siglo! Sin embargo, esto nunca ha ocurrido. La visita al museo me recordó el absurdo premio que un creacionista turco ofreció hace un par de meses a quien presentara un fósil intermedio que demostrara la teoría de la evolución. Ya sé que la ciencia no funciona de esta manera, pero... ¿y si se pidiera a algún anti-evolucionista que mostrara uno sólo de los centenares de millones de fósiles hallados que la refute? No hay... Uno de los argumentos utilizados por los creacionistas es la ausencia de fósiles que muestren la transición entre especies. Cuando le dije a Hans Sues , cuyo campo de investigación es precisamente la aparición de nuevas especies, que eso era precisamente lo que el turco pedía, se echó a reír y respondió: “Hay miles de ellos! En los últimos 20 años hemos acumulado evidencias de infinidad de transiciones. Un ejemplo precioso, y que se puede ver aquí en el museo, es la reconstrucción de los diferentes estadios intermedios entre unos mamíferos terrestres llamados ungulados (el hipopótamo es uno de ellos), que empezaron a adentrarse en el mar y evolucionaron poco a poco hasta las ballenas que ahora conocemos. También tenemos fósiles que muestran la aparición de los primeros pájaros, la salida de los peces del agua para colonizar la tierra, e incluso tenemos pistas para ir siguiendo la formación progresiva de estructuras anatómicas complejas como un ojo. ¡Es obvio que el registro fósil es incompleto y tiene muchísimos huecos! Pero es radicalmente falso que no hayamos rellenado ya muchos de ellos.” No pretendo remover de nuevo el debate sobre el creacionismo. Justo cuando apareció la noticia del turco recibí el mensaje de un lector pidiéndome que lo hiciera, y le contesté que por suerte España no tenía el problema de EEUU, y que prefería ignorarlo para no ofrecerles una publicidad contraproducente. Pero tras la visita de ayer al museo, y un inaudito encuentro hace dos semanas con un grupo promulgando a rajatabla que la evolución era un engaño, y que un diseñador inteligente había puesto las especies de seres vivos aquí sobre la Tierra, no he podido resistirme…

Hay 230 Comentarios

Los creacionistas de Respuestas en Génesis tienen que hacer un juramento antes de ingresar a la asociación, uno de cuyos puntos (cf. supra) establece claramente que ninguna evidencia que vaya en contra de sus creencias puede ser válida y por lo tanto, se descarta. JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA!!!

""What can be asserted without proof can be dismissed without proof""" Christopher Hitchens, refiriéndose a la religión. """I don't believe in God because I don't believe in Mother Goose""" Clarence Darrow. """The invisible and the non-existent look very much alike""" Delos B. McKown. """I am patient with stupidity, but not with those who are proud of it""" Edith Sitwell. """Religion is fundamentally opposed to everything I hold in veneration--courage, clear thinking, honesty, fairness, and, above all, love of the truth""" H.L. Mencken

Dawkins, el maestro. La gente hace muchas cosas en nombre de Dios. Los irlandeses se vuelan los unos a los otros en su nombre. Los árabes se vuelan en su nombre. Los imames y los ayatolás oprimen a la mujer en su nombre. Los papas y sacerdotes en celibato trastornan la vida sexual de la gente en su nombre. Los shohets judíos le rajan la garganta a los animales en su nombre. Los logros de la religión en la historia (las sangrientas cruzadas, los inquisidores torturadores, los conquistadores genocidas, los misioneros destructores de culturas, la resistencia impuesta legalmente a toda verdad científica hasta el último momento) son aun más impresionantes. ¿Y a qué ha ayudado todo esto? Creo que está quedando cada vez más claro que la respuesta es absolutamente a nada. No hay razón para creer en la existencia de ningún tipo de dios, y buenas razones para creer que no existen y nunca han existido. Todo ha sido una enorme pérdida de tiempo y de vidas. Sería un chiste de proporciones cósmicas si no fuera tan trágico.

Esta es una contestación a David Pérez, espero que le sirva de ayuda: 1. Todavía existen monos en lugares y circunstancias similares a las que provocaron la evolución de estos a homínidos. Supongamos que usted pertenece a una especie y su madre a otra diferente. ¿Por qué ella no murió al nacer usted? Porque ella no se transformó en usted, sino que usted es una variación sobre ella. Ella seguirá sobreviviendo hasta que su adaptación al medio se lo permita, exactamente igual que usted, incluso puede seguir variando y generando nuevas especies distintas a usted. La aprarición de nuevas especies no conlleva per se la desaparición de las anteriores. 2. El largo período de tiempo preciso de evolución desde un ser exclusivamente marino a su siguiente terrestre, no permitiría su supervivencia fuera de su hábitat natural. Los períodos en evolución no tienen porqué ser largos ni los cambios tan pequeños como se piensa, lea sobre el tema. Piense por otro lado en los anfibios. 3. Antes de salir a respirar aire, el ser marino tuvo que adquirir tal capacidad, cuya necesidad no tenía en su hábitat natural. ¿Cómo un animal sabe que necesita un cambio evolutivo si no puede sobrevivir en ese hábitat? Invierta los términos de su suposición. Ante todo los organismos marinos respiran el mismo oxígeno que usted y que yo. Sólo aquellos organismos que modificaron sus aparatos respiratorios fueron capaces de comenzar a abandonar el agua. Los animales no sabemos ni podemos pretender nada. Eso es Lamarckismo. 4. Las características del gas emanado del petróleo indica que éste último no tiene mucho más de 15.000 años. Desconozco los datos ni lo que pretende demostrar. 5. La distancia calculada de la superficie de la Tierra hasta la de la Luna no permitiría vida prehistórica. Desconozco lo que pretende demostrar pero además deberá explicar por qué. Por otro lado la distancia Tierra-Luna no ha variado mucho en millones de años, con lo cual por su supuesto no deberíamos estar aquí. 6. Para llegar a la reproducción sexual desde la asexual se precisa que ambos sexos aparezcan y evolucionen a la vez en el mismo lugar. Si primero sólo hay uno de ambos sexos, estos no se reproducen, lo cual significaría que en el momento de aprecer el otro género sexual ya faltaría el opuesto, ello sucesivamente. Desconoce usted el significado de sexo en biología. Se refiere al intercambio genético. Sus supuestos son erroneos. Para que haya sexo no es necesario dimorfismo sexual. Las bacterias se reproducen mayoritariamente de forma asexual pero en casos pueden practicar sexo (intercambiar sus genomas o sus partes) sin que haya "sexos" diferentes, lo cual genera variabilidad. 7. La capacidad de razonar del Ser Humano evolucionada desde la incapacidad de otros animales no está vinculada a ningún cambio genético. El razocinio surgió espontáneamente. El ser humano razona como tantos otros animales. Únicamente lo hace de forma más potente y eficiente, con lo cual de espontáneo o único nada. La capacidad intelectual depende por supuesto de la anatomía y evolución del encéfalo y por supuesto eso tiene una base genética. 8. La Ley Moral Universal del Ser Humano no tiene raiz en los cambios evolutivos del ADN. No existe tal cosa como la que propone, si no todos pensaríamos y actuaríamos de igual forma. 9. La Autoconciencia (conciencia de sí mismo) que posee exclusivamente el Ser Humano no tiene referencias en los genes de ningún otro animal, a pesar de que algunas especies aprentan tener esta cualidad. Lo que tienen estos últimos es una interacción evolucionada pero no llega a ser autoconciencia. Me imagino que se referirá a la autoconsciencia. Espero que me de la referencia donde se relacionen los genes que desarrollen este carácter. Entonces podremos saber si compartimos este atributo con otros animales. 10. Reescribo con mayúsculas mis diferencias de opinión con las suyas para abreviar y las comentaré entre paréntesis: La búsqueda INNATA (nuestra curiosidad posiblemente sea innata, pero no la manera de satisfacerla, unos la apagan con la fe y otros la cultivamos con la razón) de nuestra RAZA (me imagino que querrá decir especie) en pos de un ser divino responde a una CERTEZA, correcta o no, de que existe (si usted supone como cierto lo propuesto antes de demostrarlo está desperdiciando esa capacidad racional de la que antes hablábamos). Sin embargo, nuestra mente no está preparada para pensar ni imaginar nada cuyos elementos no perciban los 5 sentidos, por ello IMAGINAMOS (por primera vez le daré la razón y le formularé una pregunta: si no es con sus sentidos ¿de donde ha sacado usted la información directa sobre la presencia de un dios? ¿por qué yo no soy capaz de hacerlo?) esas divinidades personificadas o formadas por elementos conocidos, aunque se da el hecho de que el ELEMENTO ETÉREO (tendrá usted que explicar de qué está hablando) no es perceptible naturalmente (repito mis preguntas). En otras palabras, desde nuestra imperfección buscamos una PERFECCIÓN (no pluralice), a pesar de que sus parámetros no existen psicológicamente en nosotros (no se a que se refiere).

Otro libro para leer. Why Evolution is true, de Coyne. traducido al español como "Porqué la teoría de la evolución es verdadera". Recomendado.

Nadie te ha dicho que lo leas, iba dirigido sólo a mí.

ESTO SI ES UN VERDADERO COPYPASTE,INSUFRIBLE HASTA LA SACIEDAD.

Regalo que hago a un tal Guillermo, amargado de la vida. Lectura de Dawkins, el maestro. La gente hace muchas cosas en nombre de Dios. Los irlandeses se vuelan los unos a los otros en su nombre. Los árabes se vuelan en su nombre. Los imames y los ayatolás oprimen a la mujer en su nombre. Los papas y sacerdotes en celibato trastornan la vida sexual de la gente en su nombre. Los shohets judíos le rajan la garganta a los animales en su nombre. Los logros de la religión en la historia (las sangrientas cruzadas, los inquisidores torturadores, los conquistadores genocidas, los misioneros destructores de culturas, la resistencia impuesta legalmente a toda verdad científica hasta el último momento) son aun más impresionantes. ¿Y a qué ha ayudado todo esto? Creo que está quedando cada vez más claro que la respuesta es absolutamente a nada. No hay razón para creer en la existencia de ningún tipo de dios, y buenas razones para creer que no existen y nunca han existido. Todo ha sido una enorme pérdida de tiempo y de vidas. Sería un chiste de proporciones cósmicas si no fuera tan trágico. ¿Por qué cree la gente en Dios? Para la mayoría de la gente, la respuesta es todavía una versión del antiguo Argumento del Diseño. Contemplamos la belleza y la complejidad del mundo: el aerodinámico batir del ala de una golondrina, la delicadeza de las flores y de las mariposas que las fertilizan, la hormigueante vida existente en una gota de agua de estanque a través de un microscopio, la copa de una secuoya gigante a través de un telescopio. Nos reflejamos en la complejidad electrónica y la perfección óptica de nuestros propios ojos, que son los que miran. Si tenemos algo de imaginación, estas cosas nos llevan a un sentimiento de respeto y reverencia. Por otra parte, no podemos dejar de impresionarnos por la obvia semejanza entre los organismos vivientes y los diseños cuidadosamente planificados de los ingenieros humanos. Este argumento fue expresado en la famosa analogía del relojero del sacerdote del siglo XVIII William Paley. Aunque no supieras lo que es un reloj, el carácter obviamente diseñado de sus ruedas dentadas y muelles, y de cómo se engranan para un propósito, te forzarían a concluir "que el reloj debe tener un hacedor: que tiene que haber existido, alguna vez, y en algún lugar, un inventor o inventores que lo construyeron para el propósito que le encontramos; que comprendían su construcción, y diseñaron su uso." Si esto es cierto para un reloj relativamente simple, ¿cuánto más lo será para el ojo, el oído, el riñón, el codo y el cerebro? Estas estructuras bellas, complejas, intrincadas y con un propósito obvio tienen que tener su propio diseñador, su propio relojero (Dios). Así decía el argumento de Paley, y es un argumento que casi todas las personas pensativas y susceptibles acaban por descubrir en algún momento de su infancia. A lo largo de casi toda la historia, debe haber sido una verdad completamente convincente y autoevidente. Y ahora, como resultado de una de las revoluciones intelectuales más sorprendentes de la historia, sabemos que es falso, o al menos superfluo. Sabemos que el orden y el aparente propósito del mundo viviente ha aparecido mediante un proceso completemente distinto, un proceso que trabaja sin necesidad de ningún diseñador y que básicamente es consecuencia de unas leyes físicas muy simples. Es el proceso de la evolución por selección natural, descubierto por Charles Darwin e, independientemente, por Alfred Russel Wallace. ¿Qué tienen en común todos los objetos que parecen haber tenido un diseñador? La respuesta es su improbabilidad estadística. Si encontramos una piedra transparente pulida en forma de lente por el mar, no concluímos que debe haberla diseñado un óptico: las leyes físicas pueden lograr este resultado sin ayuda; no es tan improbable que simplemente "haya ocurrido". Pero si encontramos una lente compuesta, corregida cuidadosamente contra la aberración esférica y cromática, con un filtro para la luz brillante, y con las palabras "Carl Zeiss" grabadas en la montura, sabemos que no puede haber aparecido por casualidad. Si coges todos los átomos de la lente compuesta y los juntas al azar bajo la influencia de las leyes de la física, es teóricamente posible que, por pura casualidad, los átomos formen el patrón de una lente compuesta de Zeiss, e incluso que los átomos de alrededor de la montura queden de manera que aparezca grabado el nombre de Carl Zeiss. Pero el número de otras posibilidades en las que podrían quedar los átomos es tan enorme, vasto e inconmensurablemente grande que podemos despreciar completamente la hipótesis de la casualidad. La casualidad no cuenta como explicación. Por cierto, esto no es un argumento circular. Puede parecer circular porque se podría decir que cualquier disposición de los átomos es muy improbable. Como se ha dicho con anterioridad, cuando una bola cae sobre una hoja de césped particular en un campo de golf, sería absurdo exclamar: "De todos los miles de millones de hojas de césped en los que podría haber caído, la bola ha caído justamente sobre ésta. ¡Qué asombrosa y milagrosamente improbable!" Aquí la falacia es, por supuesto, que la bola tenía que caer en alguna parte. Sólo podemos asombrarnos de la improbabilidad del suceso si lo especificamos a priori: por ejemplo, si un hombre con los ojos vendados gira sobre sí mismo en el tee, golpea la bola al azar, y logra un hoyo en uno. Eso sería realmente asombroso, porque el objetivo de la bola se especifica de antemano. De los trillones de formas que hay de juntar los átomos de un telescopio, sólo una minoría funcionaría realmente de manera útil. Sólo una pequeña minoría tendría el nombre de Carl Zeiss grabado, o, de hecho, cualquier palabra de cualquier lenguaje humano. Ocurre lo mismo con las piezas de un reloj: de todos los miles de millones de formas que hay de juntarlas, sólo una pequeña minoría dará la hora o hará algo útil. Y, por supuesto, lo mismo ocurre, a posteriori, con las partes de un cuerpo viviente. De las trillones de trillones de maneras que hay de juntar las partes de un cuerpo, sólo una minoría infinitesimal podría vivir, buscar comida, comer y reproducirse. Cierto, hay muchas formas de estar vivo (al menos diez millones de formas si contamos el número de especies distintas que hay en la actualidad) pero, haya las formas que haya de estar vivo, ¡es seguro que hay muchísimas más formas de estar muerto! Podemos concluir con seguridad que los seres vivos son demasiado complicados (demasiado improbables estadísticamente) para que hayan aparecido por pura casualidad. ¿Cómo, pues, han aparecido? La respuesta es que la casualidad tiene que ver en esta historia, pero no un acto individual y monolítico de casualidad. En cambio, se ha dado uno tras otro en secuencia, una larga sucesión de pequeños pasos casuales, cada uno lo suficientemente pequeño para que sea un producto creíble de su predecesor. Estos pequeños pasos de casualidad están causados por las mutaciones genéticas, cambios al azar (errores de hecho) en el material genético. Estos cambios producen alteraciones en la estructura del cuerpo. La mayoría de estos cambios son letales y llevan a la muerte. Una minoría de ellos resultan ser ligeras mejoras, que llevan a un aumento de la supervivencia y la reproducción. A través de este proceso de selección natural, esos cambios azarosos que resultan ser beneficiosos acaban por extenderse en la especie y se convierte en la norma. La escena queda ahora a la espera de otro pequeño cambio en el proceso evolutivo. Después de, digamos, un millar de estos pequeños cambios, cada uno de los cuales proporciona la base para el siguiente, el resultado final se ha hecho, por proceso de acumulación, demasiado complejo para que haya aparecido en un acto individual de casualidad. Por ejemplo, es teóricamente posible que aparezca, de un simple golpe de suerte, un ojo de la nada: digamos de la piel desnuda. Es teóricamente posible en ese sentido que la receta se haya escrito en la forma de un gran número de mutaciones. Si todas estas mutaciones ocurrieran simultáneamente, podría aparecer un ojo de la nada. Pero, aunque es teóricamente posible, es inconcebible en la práctica. La cantidad de suerte implicada es demasiado grande. La receta "correcta" implica cambios en un número enorme de genes simultánemente. La receta correcta es una combinación particular de cambios entre trillones de combinaciones de cambios igualmente probables. Podemos descartar con seguridad una coincidencia tan milagrosa. Pero es perfectamente plausible que el ojo moderno haya aparecido a partir de algo casi igual al ojo moderno pero no del todo: un ojo un poquito menos elaborado. Con el mismo argumento, este ojo un poquito menos elaborado apareció a partir de un ojo un poquito menos elaborado aún, etcétera. Si suponemos un número suficientemente grande de diferencias suficientemente pequeñas entre cada etapa evolutiva y su predecesora, podemos derivar un ojo complejo a partir de la piel desnuda. ¿Cuántas etapas intermedias podemos postular? Eso depende de con cuánto tiempo podemos tratar. ¿Ha habido suficiente tiempo para que se desarrollen ojos de la nada mediante pequeños pasos? Los fósiles nos dicen que la vida se ha desarrollado en la Tierra desde hace más de 3.000 millones de años. Es casi imposible para un hombre imaginar una cantidad de tiempo tan inmensa. Natural y afortunadamente, tendemos a percibir nuestra propia vida como un periodo de tiempo bastante largo, aunque raramente vivamos un siglo. Hace 2.000 años que vivió Jesucristo, un periodo de tiempo suficientemente largo para confundir la diferencia entre historia y mito. ¿Puedes imaginar un millón de veces ese periodo? Supón que queremos escribir toda la historia en un largo rollo de papel. Si metiéramos toda la Historia en un metro de rollo, ¿cuánto ocuparía la parte del rollo destinada a la Prehistoria, desde el principio de la evolución? La respuesta es que la parte del rollo dedicada a la Prehistoria se extendería desde Milán a Moscú. Piensa en las implicaciones que esto tiene en la cantidad de cambio evolutivo que cabría en todo ese tiempo. Todas las razas domésticas de perro (pekineses, perros de lanas, perros de aguas, San Bernardos y Chihuahuas) han surgido a partir de lobos en un periodo de tiempo que se mide en cientos o como mucho miles de años: no más de dos metros en el trayecto de Milán a Moscú. Piensa en la cantidad de cambio implicado en el tránsito de un lobo a un pekinés; ahora multiplica esa cantidad de cambio por un millón. Si lo miras de esa manera, parece más fácil creer que un ojo puede desarrollarse de la nada poco a poco. Se hace necesario para satisfacer nuestra existencia que todas las partes intermedias en la ruta evolutiva, digamos desde la piel desnuda hasta el ojo moderno, tienen que haberse favorecido por la selección natural; haber sido una mejora con respecto a su predecesor en la secuencia o al menos haber sobrevivido. No tiene sentido pensar que teóricamente existe una cadena de partes intermedias casi imperceptiblemente diferentes, si muchos de esos individuos intermedios han muerto. A veces se arguye que las partes de un ojo tienen que estar todas presentes o el ojo no funcionaría en absoluto. Medio ojo, dice el argumento, no es mejor que ningún ojo. No puedes volar con medio ala; no puedes oír con medio oído. Por tanto no puede haber existido una serie de partes intermedias hasta el ojo, ala u oído modernos. Este tipo de argumento es tan ingenuo que uno sólo puede preguntarse cuáles son los motivos subconscientes para querer creer en él. Es obviamente falso que medio ojo sea inútil. Los que padecen de cataratas cuyos cristalinos han sito extirpados quirúrjicamente no ven bien sin gafas, pero están mucho mejor que la gente que no puede ver nada. Sin cristalino no puedes enfocar detalladamente una imagen, pero puedes evitar chocar con obstáculos y detectar la sombra amenanzante de un depredador. Con respecto al argumento de que no se puede volar con medio ala, es refutado por un gran número de animales planeadores, incluyendo a mamíferos de muchos tipos, lagartos, ranas, serpientes y calamares. Muchos tipos distintos de animales arbóreos tienen membranas de piel entre sus articulaciones que son realmente medio alas. Si te caes de un árbol, cualquier membrana de piel o aplanamiento del cuerpo que aumente el área de tu superficie puede salvarte la vida. Y, sean como sean de grandes tus membranas, siempre tiene que haber una altura crítica tal que, si te caes de un árbol desde esa altura, habrías salvado la vida con sólo un poquito más de superficie. Entonces, cuando tus descendientes hayan desarrollado esa superficie extra, podrán salvar sus vidas con sólo un poquito más de superficie, si se caen de un árbol a una altura ligeramente superior. Y así, mediante una sucesión imperceptiblemente gradual de pasos, cientos de generaciones después, aparecen alas completas. Los ojos y las alas no pueden aparecer de una vez. Eso sería como tener la casi infinita suerte de dar con la combinación que abre la caja fuerte de un gran banco. Pero si giras las ruedas de la cerradura al azar, y cada vez que te acercas un poco al número afortunado la puerta de la caja fuerte hace un crujido, ¡no tardarías en abrir la puerta! Esencialmente, ése es el secreto de cómo la evolución por selección natural logra lo que antes parecía imposible. Las cosas que no pueden derivarse plausiblemente de predecesores muy diferentes pueden derivarse plausiblemente de predecesores sólo ligeramente diferentes. Teniendo una serie suficientemente larga de predecesores ligeramente diferentes, podemos derivar cualquier cosa a partir de cualquier otra cosa. La evolución, pues, es teóricamente capaz de hacer el trabajo que, érase una vez, parecía ser una prerrogativa de Dios. Pero ¿existe alguna prueba de que la evolución haya existido realmente? La respuesta es sí; las pruebas son abrumadoras. Se encuentran millones de fósiles exactamente en el sitio y exactamente a la profundidad que deberíamos esperar si la evolución fuese cierta. No se ha encontrado ni un solo fósil en un lugar donde la evolución no sea capaz de explicarlo, aunque esto podría haber pasado fácilmente. Un fósil de mamífero en rocas tan antiguas que los peces aún no habían aparecido, por ejemplo, sería suficiente para refutar la teoría de la evolución. Los patrones de distribución de los animales y plantas en los continentes e islas del mundo es exactamente lo que esperaríamos si se hubieran desarrollado a partir de ancestros comunes mediante un proceso lento y gradual. Los patrones de semejanza entre los animales y plantas es exactamente lo que deberíamos esperar si algunos fueran primos entre ellos, y otros fueran primos más distantes. El hecho de que el código genético sea el mismo en todas las criaturas vivientes sugiere abrumadoramente que todas son descendientes de un único ancestro. La evidencia de evolución es tan convincente que la única manera de salvar la teoría de la creación es suponer que Dios colocó deliberadamente enormes cantidades de pruebas para hacer que pareciese que la evolución fuese real. En otras palabras, los fósiles, la distribución geográfica de los animales, etcétera, son todos un gigante truco de timador. ¿Alguien quiere adorar a un Dios capaz de tal fraude? Es seguro mucho más reverente, y más sensato científicamente , aceptar el significado literal de la evidencia. Todos los seres vivos son primos unos de otros, descendientes de un ancestro remoto que vivió hace más de 3.000 millones de años. El Argumento del Diseño ha sido pues destruido como razón para creer en Dios. ¿Hay muchos más argumentos? Algunos creen en Dios por lo que dicen es una revelación interior. Tales revelaciones no son siempre edificantes pero parecen sin duda reales al individuo implicado. Muchos habitantes de manicomios tienen la fe interior de que son Napoleón o Dios mismo. El poder de esas convicciones es indudable para los que las tienen, pero esto no es razón para que el resto de nosotros les creamos. De hecho, ya que esas creencias son mutuamente contradictorias, no las creemos en absoluto. Hay algo más que debe decirse. La evolución por selección natural explica muchas cosas, pero no pudo empezar de la nada. No podría haber empezado hasta que apareciese algún tipo de reproducción y herencia. La herencia moderna está basada en el código del ADN, que es de por sí demasiado complicado para que apareciese espontáneamente mediante una casualidad individual. Esto parece significar que tuvo que haber existido un sistema hereditario anterior, ahora desaparecido, que era lo suficientemente simple para que apareciese por casualidad por las leyes de la química, y que proporcionó el medio en el que pudo dar comienzo una forma primitiva de selección natural acumulativa. El ADN fue un producto posterior de esta selección acumulativa. Antes de esta original forma de selección natural, hubo un periodo en el que los compuestos químicos se formaron a partir de elementos más simples, siguiendo las conocidas leyes de la física. Antes de eso, todo fue construido a partir del hidrógeno puro como consecuencia inmediata del big bang, el suceso que inició el universo. Existe la tentación de argumentar que, aunque Dios puede no ser necesario para explicar la evolución de orden complejo una vez que el universo comenzó con sus leyes fundamentales de la física, sí necesitamos a Dios para explicar el origen de todas las cosas. Esta idea no le deja mucho trabajo a Dios: sólo hizo estallar el big bang, se sentó y esperó a que pasara todo. El físico-químico Peter Atkins, en su libro maravillosamente escrito La Creación, postula un Dios perezoso que se esforzó por hacer lo menos posible para iniciarlo todo. Atkins explica cómo todo suceso en la historia del universo resulta, por simple ley física, de su predecesor. Así reduce el trabajo que el perezoso creador necesitaría realizar y finalmente concluye que, de hecho, ¡no habría necesitado hacer nada en absoluto! Los detalles de la etapa primordial del universo pertenecen al reino de la física, mientras que yo soy un biólogo, más relacionado con las etapas posteriores de la evolución de la complejidad. Para mí, la cuestión importante es que aunque el físico necesite postular un mínimo irreductible que tuvo que estar presente en el inicio, para que el universo pudiera comenzar, ese mínimo irreductible es ciertamente extremadamente simple. Por definición, las explicaciones que surgen de premisas simples son más plausibles y más satisfactorias que las explicaciones que tienen que postular comienzos complejos y estadísticamente improbables. ¡Y es difícil conseguir algo más complejo que un Dios Todopoderoso!

Segun una encuesta realizada hace poco, más del 50% de los científicos que estudian el Big Bang coinciden que fue provocado por una causa externa. MENTIRA, CASI NINGÚN FÍSICO DICE TAL COSA. Había gases que lo provocaron... esto es lo que me contestan y yo les digo, ¿pero de dónde salieron esos gases? MENTIRA, NINGUN CIENTIFICO DICE QUE HABIA GASES. y mi conclusión es esta TU CONCLUSION ES PURA BASURA. Dios existe y todo lo que nos rodea nos lo demuestra cada instante y cada momento. EN NINGUN MOMENTO VEMOS NINGUN DIOS NI PRUEBAS DE SU EXISTENCIA. AL CONTRARIO, DESDE QUE EL SER HUMANO HACE CIENCIA, DIOS ESTA CADA VEZ MAS MARGINADO. SOLO EXISTE EN LAS MENTES IGNORANTES.

Segun una encuesta realizada hace poco, más del 50% de los científicos que estudian el Big Bang coinciden que fue provocado por una causa externa. Cuando me han explicado toda la teorís sobre el orígen del universo (que hubo el Big Bang, nadie lo duda) siempre me he preguntado que fue lo que lo impulsó. Había gases que lo provocaron... esto es lo que me contestan y yo les digo, ¿pero de dónde salieron esos gases? -eso nunca lo sabremos. y mi conclusión es esta: está más que claro que el Big Bang fue provocado por Algo que ya existía y existe. Y ese algo es Dios (indistintamente de lo que creamos) Dios existe y todo lo que nos rodea nos lo demuestra cada instante y cada momento. No le entendemos porque él es Dios, y si no que alguien me explique lo contrario. claro está que cada uno puede tener su opinión. no se puede empezar una explicación así: el creacionismo es absurdo. ¿Ah sí? ¿Por qué? Que lo resuelvan y luego que opinen. gracias[:D]

Carlitos, no cambies el idioma castellano, que todo lo manchas de estiércol: -"cómo" se usa en algunos casos y "como" en otros. Aprende a distinguir su uso, no "estercolerices" nuestro bello idioma, pedante.

La biblia está escrita con estiercol de cabra,Carlitos. No te chupes los dedos cuando la leas. Coge un libro de ciencia y no te llenarás de estiercol de cabra y de dromedario. Es asombroso cómo los creatas (con tilde en la primera o) tienen la poca vergüenza de engañar a los demás, ni ellos mismos creen en su dios, pero el negocio es el negocio, o no, carlos?

Es asombroso como los evolucionistas tienen empeño de cambiar el idioma castellano por estiercolanto. todo lo que tocan como el rey Midas lo hacen or.... no perdon rey Midas, estiercol.

La biblia está escrita con estiercol de cabra,Carlitos. No te chupes los dedos cuando la leas.

¿En que otro idioma se podrian expresar los anonimos evolucionistas? de no ser por los caracteres castellanos, se diria que se trata del ESTIERCOLANTO, ¡OJO! no confundir con el esperanto.,NO SEAN INJUSTOS.

Completamente de acuerdo con José Luis. El diseño inteligente es pura basura y sus seguidores son unos sinvergüenzas embaucadores.

Es fantástico rastrear lugares tras mucho tiempo porque encuentras perlas como la que soltó nuestro amigo que cambia el nombre con la fecha. La que dio el día 5 de diciembre no tiene desperdicio. Es el ejemplo más claro y contundente de la falsedad en la que se asienta la teoría del "diseño inteligente". Compañero, es evidente que TU respuesta, basada en TU interpretación de lo que YO NO ESTOY diciendo, es el ejemplo perfecto de que no puede existir un Ser Superior que realice "diseños inteligentes". O eso, o es que es un malSer, porque en el reparto a ti te dejó las migajas. Pero bueno, al menos la ciencia te estará agradecida. Podemos contar con respuestas así de contundentes contra la chaladura del "diseñador inteligente" y de sus productos igual o similarmente inteligentes. Gracias, en nombre de la ciencia, y de la filosofía aunque TÚ la consideres irrelevante.

A todos los guillermos, renatos, bernardos y demás crédulos de este mundo: La teoría evolutiva no pretende explicar el origen de la vida. Sólo como nota aclaratoria. Leed un poco más, hay más libros aparte de la biblia.

No te preocupes Pablo, no soy catolico, pero ya Cristo lo ha dicho: NO DEIS LO SANTO A LOS PERROS, NI ECHEIS VUESTRAS PERLAS DELANTE DE LOS CERDOS, NO SEA QUE LAS PISOTEEN, Y SE VUELVAN Y OS DESPEDACEN...Mateo:7:6 Bendiciones a todos.... amen.

Pobre Pablito, el avance cada vez mayor de la ciencia te sienta como una patada en el culo, verdad? Si es que no hay nada como las viejas creencias, el catecismo, el traje de monaguillo...

Muy bien David Perez, eso es lo que este mundo cientifico necesita, personas que no acepten inmediatamente todo lo que se les presenta, tus dudas son muy importantes y valederas sobre todo aquellas en cuanto al raciocinio del ser humano, obviamente el tal pere estupinya no va a contestarte puesto que solo actua a manera de "perrito guardian" de esta teoria sin bases llamada evolucion. No reflexiona en cuales son sus puntos de vista, solamante repite. Pablo Fernandez.

mira a tu alrededor cantuo y a vos mismo, veras todas las pruebas de un ser inteligente superior

Creo que Jolimu te está llenado de basura tu propio blog, deberias hacer algo (jolimu.wordpress.com)

Pere, creo que deberías borrar todos los comentarios que van en mayúscula. Me consta que un tal PSI_AC ha usurpado el nombre de otros comentaristas. Eso es jugar sucio.

Chicos, esto no tiene ningún sentido. no se si sois varios, o uno con muchos nombres... pero no lo entiendo. yo no puedo estar todo el día moderando el blog. si os queréis linchar unos a otros en este post, o en el de acupuntura, o en el de eslabones, en los que ya nadie va ha dejar ninguna opinión, yo no podré impedirlo. Pero por favor, no ataquéis otros posts que están "limpios". He tenido que borrar comentarios denigrantes del post de epigenética y del coche eléctrico. Por favor, de verdad, dejadlo ya. p e r e

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0168e4eca8da970c

Listed below are links to weblogs that reference Creacionismo absurdo:

Sobre el autor

Pere Estupinya

. Soy químico, bioquímico, y un omnívoro de la ciencia, que ya lleva cierto tiempo contándola como excusa para poder aprenderla.
Sígueme en Facebook o a través de mi web pereestupinya.com.

Libros

S=EX2 S=EX2
En esta nueva aventura científica que recorre desde laboratorios y congresos de medicina sexual hasta clubs de sadomasoquismo o de swingers, Pere Estupinyà nos ofrece la obra más original y completa que ningún autor hispanohablante haya escrito nunca sobre la ciencia de la sexualidad humana.

El ladrón de cerebros La ciencia es la aventura más apasionante que puedas emprender.
En El Ladrón de Cerebros, Pere Estupinyà se infiltra en los principales laboratorios y centros de investigación del mundo con el objetivo de robar el conocimiento de los verdaderos héroes del siglo XXI —los científicos— y compartirlo con sus lectores. El Ladrón de Cerebros

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal