Apuntes científicos desde el MIT

Apuntes científicos desde el MIT

Este Blog empezó gracias a una beca para periodistas científicos en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en Boston, donde pasé un año aprendiendo ciencia con el objetivo de contarla después. Ahora continúa desde Nueva York buscando reflexiones científicas en otras instituciones, laboratorios, conferencias, y conversando con cualquier investigador que se preste a compartir su conocimiento.

El valor biológico de la justicia

Por: | 23 de enero de 2009

El experimento empieza con dos monos en sendas jaulas contiguas. Uno de ellos tiene acceso a una palanca con la que acerca a la vez una galleta para él y otra para su compañero. Hasta aquí todo normal; siempre que el investigador coloca en el dispositivo una galleta para cada mono, el que tiene la palanca la utiliza y ambos consiguen el mismo premio. Ahora lo curioso: si el investigador pone una galleta frente al mono con la palanca, pero 3 frente al individuo pasivo, el que tiene el control se enfada y no realiza ninguna acción. La situación le parece tan sumamente injusta, que prefiere no obtener su premio si eso implica que gracias a su trabajo un aprovechado se quedará con el triple sin ningún esfuerzo a cambio. Cada vez que explico este experimento se inician suculentas conversaciones. No os lo conté antes en el blog porque cuando lo oí durante una charla de Marc Hauser todavía no estaba publicado en una revista que le otorgara la supuesta “veracidad científica”, pero los geniales comensales con los que compartí cena ayer me convencieron con un simple “¿y…?”, más el complemento perfecto que necesitaba. Y es que tenían toda la razón del mundo. El estudio se las trae… Recuerdo haber leído acerca de chimpancés enfureciéndose si por una misma acción a un compañero le daban un premio superior al suyo, pero llegar a sacrificar de tal manera su propio beneficio es algo relativamente inesperado. Sobre todo porque esto en principio no debería estar favorecido por la selección natural. El altruismo y el rencor son aspectos peliagudos en el estudio de la naturaleza humana. Trivers en los años 70 estableció que el altruismo podría haber evolucionado para favorecer la reciprocidad dentro de los grupos de primates sociales, pero algunos consideran esta colaboración como un egoísmo encubierto en el que la ayuda está condicionada a un beneficio futuro. Sea como sea, sí tiene sentido evolutivo. Sin embargo, realizar una acción que suponga un coste para nosotros sin que eso implique ninguna recompensa, es algo que no encaja en los esquemas de la selección natural. Entre dos monos, uno rencoroso que no come la galleta y otro más cándido que sí se la come sin importarle que un desconocido obtenga tres a cambio, el que tiene más posibilidades de sobrevivir en la selva es el que vaya mejor alimentado. Una explicación a este comportamiento sería que para el buen funcionamiento del grupo es muy importante penalizar las injusticias y asegurarse de que nadie se beneficia en exceso del trabajo de los demás, pero tal “razonamiento” parecía demasiado sofisticado para los primates. El estudio de las galletas induce a pensar que la mala sangre que sentimos cuando alguien sale beneficiado en demasía de una situación que consideramos injusta, aunque no nos afecte directamente, puede estar bien arraigada en nuestra herencia evolutiva. Evidentemente, da para mucho más. Nosotros anoche, tras darle vueltas y vueltas a las implicaciones de este experimento, el formidable Mikel Urmeneta me dijo “¿pero y esto por qué no lo has explicado en el blog?!”. “Es que no se si son macacos, chimpancés, tamarinos, bonobos… ni si les daban galletas, nueces o plátanos… ni el porcentaje exacto de monos que no accionaba la palanca… y ni siquiera tengo una triste fotografía para ilustrarlo.” “Nada de esto debería ser un inconveniente!”, replicó sabiamente Mikel mientras cogía un papel, rotuladores, y compartía su arte con la ciencia.

Hay 57 Comentarios

Como ya he leído comentar a alguno, el comportamiento del mono es completamente lógico. Si su rival obtiene el triple de comida pronto será mucho más fuerte y nuestro protagonista se colocará en desventaja frente a él. Por tanto sólo accionará el mecanismo cuando el hambre no le deje otra opción, y mientras tanto pensará en la forma de hacerse con los plátanos del otro.

hola soy de paraguay y tengo em mi poder una piedra qe contiene en su interior un fosil de 6 sentimetro interesados contactar a email y le emviare fotos

CHICOS SABEN ME ENCANTAN TODOS SUS COMENTARIOS ESTOY SUMAMENTE INTERESADA POR SABER MAS DE ESTO Y ME PARECE QUE VA SUPERHIPEREXCELENTE SIGAMOS COMO VAMOS PERO CADA DIA MEJORANDO UN POQUITO MAS LOS AMOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO MUAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA UN BESOTE GRANDOTE PARA TODOS Y CADA UNO CHAO NO OLVIDEN QUE LOS AMA JULI...[;)][:D]

Los monos se relacionan uno con otro pasivamente hasta que se genera un conflicto, como por ejemplo darle más comida a un mono que al otro. Este experimento demuestra los pensamientos de los monos ante la injusticia.

la justicia es un valor muy importnte en la vida y a mi amiga daniela guadalupe ramirez jurado le gusta un niño qùe se lñlama brandon y es guey

la justicia es un valor muy importnte en la vida y a mi amiga daniela guadalupe ramirez jurado le gusta un niño qùe se lñlama brandon

Lo primero de todo felicidades por el blog! En cuanto al experimento yo creo que se ajusta perfectamente a la teoría de la evolución: Si un mono tiene la posibilidad de alimentarse y dar alimento a otro, se alimentarán los dos, y los dos estarán en igualdad de condiciones. Si un mono con su esfuerzo alimenta con más cantidad a otro mono que a él mismo, estaría perjudicándose el mismo, puesto que el otro mono tendría una mejor alimentación por lo que tendría más posibilidades de sobrevivir. Por lo tanto el mono que tiene la capacidad de proveer al otro, elegirá no proveerle para seguir los dos en igualdad de condiciones (hambre), y así no mermar su capacidad de supervivencia. No es egoismo es simplemente una cuestión de supervivencia. Esto también se puede observar de una forma muy clara en los humanos.

Mi blog se dedica a hacer campaña contra la burocratización de la administración de justicia. Tu artículo me ha impactado y cometí el atrevimiento que espero disculpes de reproducirlo integramente. Realmente muy bueno y los link absolutamente interesante. Desde Argentina me he acostumbrado a leer El País incluso antes de los diarios nacionales y comarcales. Un saludo afectuoso Carlos Córdoba

a mi simpre hay una cosa que me raya de todos estos experimentos y de su interpretación y son cosas como: "Una explicación a este comportamiento sería que para el buen funcionamiento del grupo es muy importante penalizar las injusticias y asegurarse de que nadie se beneficia en exceso del trabajo de los demás, pero tal “razonamiento” parecía demasiado sofisticado para los primates." ¿demadiaso sofisticado? ya está el hombre y su antropocentrismo, y su incapacidad de valorar a los animales y de darse cuenta de que posiblemente no entendamos ni la mitad de su pensamiento abstracto que se mueve en otros parametros que seguramente no consigamos entender nunca bien... eso nosotros que si no concretamos todo y diseccionamos todo (ya sea objetos físicos o conceptos) a su partición o partícula mas pequeña (que ilusos) nos creemos que eso no puede entenderse... y que si algo no está pensado y repensado parece que no se puede hacer intencionadamente... los animales tiene otros modos de funcionar que nosotros perdimos hace tiempo. ¿porque no pueden tener comportamientos sofisticados que funcionen de manera relativamente instintiva sin saber exáctamente que hacen y porque pero si con una intuición (heredada o no)?

Si de algo te suena el capitalismo, supongo que sabrás ... que la fuerza de trabajo (mono activo) está enjenada en favor del capitalista que se supone que "arriesga", (lo mismo que arriesga alguién que intenta hacerse con los contratos de la administración por influencias políticas hoy y siempre en boga (haciendo lo imposible para no arriesgar)) y que intenta favorecer su acumulación ilimitada abaratando el coste de la fuerza productiva y endureciendo la vida del productor (mono activo). Ese egoismo capitalista, polarizando las condiciones de vida de unos y otros, tiene su límite, como lo tiene en el experimento. Me ratifico en mi visión: el capitalismo y su vocación acumulatoria, a parte de ser injusto, no funciona y trae el cabreo de cualquier productor incluido el mono activo. Saludos

Manu, tu "comunismo mejorado" es sospechosamente parecido al capitalismo de verdad (y no la parodia que tú llamas capitalismo). Lo único que cambia es que tú no quieres considerarlo como lo que es. Por cierto, ¿para ti tirar de una palanca es "producir"? ¿El hecho puramente fortuito de que los investigadores hayan puesto la palanquita en tu jaula te hace un "productor"? Es justamente esa idea de "producción" que tenéis algunos la que hace inviables empresas colectivas como el comunismo. La reacción del mono que se planta ante la injusticia es puro capitalismo (o mera justicia social): si no obtengo una recompensa proporcional a mi desempeño relativo (mayor o menor que el de mis congéneres), dejo de desempeñar una función. Me parece un chiste malo el que quieras equiparar la función de capitalista a la del mono que recibe los plátanos sin tener que tirar de la palanca: si de algo te suena el capitalismo, supongo que sabrás que es el empresario quien controla los bienes de producción, el propietario de la fábrica y, por lo mismo, quien tendría que tener la palanca (y con ella darse tres plátanos a sí mismo y uno al trabajador). Si no es él quien tiene la palanca, entonces no es él el capitalista: para abrir una fábrica hace falta amasar un capital (no es suficiente el capital de un único proletario); si los proletarios queman la fábrica, es el capitalista el que pierde algo, no los proletarios, lo cual implica que efectivamente es el capitalista el que posee "la palanca". Eso debería permitirte darte cuenta de que tu reinterpretación de los hechos es, como mínimo, poco rigurosa.

Para monkeybussines. Pues yo lo leo al revés: el sistema comunista funciona mejor que el capitalista: Comunista defectuoso: una galleta para todos: va funcionando. Comunista mejorado: una galleta para el productor, media para el pasivo. Capitalista: el capitalista se lleva 3 galletas y le da una al productor (con intención y amenaza de bajarla a media): no funciona.

pues para mi esta claro: si la seleccion natural favorece al que esta mas alimentado, si el mono le da a la palanca, se come una galleta pero el otro come 3 y por tanto le sacara ventaja; si no le da a la palanca, estan al 50% de probabilidades de sobrevivir asi que el instinto le dice que pase de palanquita

Escucha esto, Pere. En la línea de lo que cuentas pero va algo más allá de la simple supervivencia. Tiene más que ver con creencias (religiosas, si quieres), y el peso de las costumbres. En un experimento con diez monos encerrados en un recinto, los experimentadores colgaban unos plátanos del techo a los que los monos podían acceder subiendo una escalera. Cuando un mono subía y cogía los plátanos, una ducha de agua congelada bañaba a todos los monos presentes. Obviamente, con el tiempo, los monos desistieron de los plátanos, cuando estos se ponían a su disposición. En ese momento, cambiaron a un mono por otro nuevo, que, por supuesto, al ver los plátanos salir hizo el amago de subir a por ellos. La reacción de los otros monos, que sabían lo que ocurriría, fue sacudir al nuevo para hacerle desistir de su intento, hasta que lo conseguían, claro. Seguidamente, cambiaron otro de los viejos monos por otro nuevo, que rápidamente fue aleccionado a no subir por la escalera. Así sucesivamente, hasta que todos los monos originales fueron substituidos por nuevos. Lo curioso es que, entre una población de monos que nunca habían experimentado la ducha helada, cada vez que uno nuevo entraba, le seguían atizando para hacerle desistir del intento de coger los plátanos. Pero, por supuesto, sin saber por qué lo hacían. ¿El peso de la costumbre? ¿La explicación animal al peso de creencias sin justificación material? Eso para ti, que te gustan estas cosas. Un abrazo.

Pere y gente, Pere, cuantos macacos habia implicados en este ultimo experimento del que hablas? Me da la impresion de que podrian ser dos. Sigue siendo interesante, pero no es lo mismo. De hecho, ahora que Sugoi ha propuesto modificar las condiciones experimentales, me doy cuenta de que habria mucho que estudiar: en un "cara a cara" entre dos monos (uno tira de la palanca y consigue platanos y al otro lo electrocutan por ello) seguramente el uno deja de tirar de la palanca porque tema, mas o menos razonablemente, represalias por parte del primero (dependiendo del regimen de alojamiento que tengan ambos en el laboratorio y si comparten o no espacios -tambien habria que ver que pasa si son monos que se conocen de antes o de nada, etc.-) En cambio, si hay cincuenta monos, uno tira de la palanca y tanto el como otros cuarenta y ocho consiguen comida, habiendo solo uno que se queda sin ella, que pasaria? Dejarian que ese mono se muriera de asco o aceptarian no comer los cuarenta y nueve? (una verdadera resistencia numantina). Habria 25 que pondrian en marcha un revolucion y otros 25 que se aguantarian? Sucumbirian antes los mas hambrientos? Se comerian al dichoso mono? :-D En resumen, muuuy interesante la propuesta de Sugoi. Y creo que las jaulas inhiben una gran parte de la gracia. Otra variable experimental a modificar seria la de hacerlo "en campo abierto", sin jaulas, que es algo asi como el voto secreto (o el anonimato en los blogs ;-). Que pasaria si todos los monos pudieran acceder a la palanca? Lucharian por el control? Se condenarian unos a otros a no comer platanos por venganza? Llegarian a un acuerdo para alternarse en la dieta, o habria un mono que siempre pringaria y siempre seria el mismo? :-D Indudablemente, hay tantos factores que dan ganas de empezar a jugar. La verdad es que cualquiera que tenga tres o cuatro gatos o perros en casa podria ponerse a ello. Quiza tambien quien tenga hijos ;-) Un saludo,

no es exactamente lo mismo que propone sugoi... pero en su libro "Moral Minds", Marc Hauser tambien explica un experimento con macacos que dejaban inmediatamente de comer cuando advertian que eso implicaba que un companero de otra jaula recibia un castigo fisico.

Pues sí. Con el experimento que propone Sugoi y que apoya "3 de Febrero" se podría comprobar el verdadero valor biológico de la "justicia". La justicia no es justa cuando sólo nos beneficia a nosotros mismos. O cuando sólo beneficia al que domina las reglas de juego y la situación, en este caso, el mono que tiene la palanca a su alcance.

Sugoi, Excelente observacion. Estoy totalmente de acuerdo, seria sumamente interesante ver que pasaria en el caso que propones.

Lo interesante sería ver si, siendo tres los monos, el que tiene el control de la palanca, recibiendo él tres platanos, otro de sus compañeros otros tres platanos y el tercer mono sólo uno, accionaría o no la palanca? Es justo solo cuando le perjudica a él directamente?

Bueno, una cosita mas. El experiemento tal como lo cuentas debe ser otro montaje del experiemento ya realizado por Frans de Waal, tal como lo cuenta en el libro que os he recomendado. Si mi memoria no me engaña, Frans de Waal entrenaba los monos par hacer una tarea y a cambio les daba digamos 1 cacahuete. Al cabo de un cierto tiempo, a uno de los monos le aumentaba la racion de cacahuetes por realizar la misma tarea, y al otro le seguia dando 1 cacahuete. Resultado: el mono que recibia un solo cacahuete se negaba a ejecutar la tarea, y se quedaba sin cacahuete. Viendolo desde nuestro punto de vista: El mono se ponia en huelga ante la injusticia salarial. http://en.wikipedia.org/wiki/Frans_de_Waal

Hola Père, Me permito recomendaros un libro que tiene que ver con todo lo que decis por aqui: "El mono que llevamos dentro" de Frans de Waal Tusquets Editores 2007 Frans de Waal es un eminente primatologo. Saludos,

Apoyo la idea de evolución "comunitaria" expuesta en algunos de los comentarios. Es obvio que las especies gregarias, en tanto que se agrupan en comunidades, deben primar de alguna manera no solamente la supervivencia individual sino también la supervivencia del grupo en su conjunto (lo cual explicaría el comportamiento altruista). Sin embargo, creo que esa misma idea reside en el sentido de "justicia" primitiva. De hecho, se complementan en cierto modo. Si los individuos dan algo a la sociedad, es obvio que la sociedad debe "dar algo" a los individuos. La justicia sería por tanto una suerte de sentido común, que se encargaría de distribuir equitativamente los recursos disponibles a menos que la situación no fuera extrema. En resumen: 1.-El individuo deberá velar por el interés del conjunto, salvo cuando se encuentre en una situación de peligro individual. 2.-El altruismo beneficia al conjunto. 3.-La justicia contrarresta el "exceso" de altruismo, repartiendo por igual en igualdad de condiciones..

Pues a mi me parece muy bueno... al fin conseguir justificar ese rencor o disgusto que uno siente cuando se esfuerza por algo y por ironías; el que obtiene más recompensa es otro que no hizo nada. Ninguno me parece gay en la foto. ;-)

para mi es mar oggullo que egoismo, o mas bien una conbinacion de ambas... my si sale un poco gay en la foto..

A "Monkeybusiness": Lo que sucede en realidad es que no hay ningún sistema económico puro. Menos mal. Ningún sistema es "comunista" ni "socialista" ni "capitalista" en su totalidad. Mientras más totalitarios peor. El mejor sistema está por llegar. En resumen debería ser así: TODO las personas y familias un poco por encima de lo necesario para virvir dignamente, con trabajo que dignifica y, a partir de ahí, desarrollo, innovación y MERITOCRACIA. Hoy por hoy, pura utopía, por la sencilla razón que todavia estamos en el estadio que podríamos denominar "la selva urbana".

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef01675feb5b51970b

Listed below are links to weblogs that reference El valor biológico de la justicia:

Sobre el autor

Pere Estupinya

. Soy químico, bioquímico, y un omnívoro de la ciencia, que ya lleva cierto tiempo contándola como excusa para poder aprenderla.
Sígueme en Facebook o a través de mi web pereestupinya.com.

Libros

S=EX2 S=EX2
En esta nueva aventura científica que recorre desde laboratorios y congresos de medicina sexual hasta clubs de sadomasoquismo o de swingers, Pere Estupinyà nos ofrece la obra más original y completa que ningún autor hispanohablante haya escrito nunca sobre la ciencia de la sexualidad humana.

El ladrón de cerebros La ciencia es la aventura más apasionante que puedas emprender.
En El Ladrón de Cerebros, Pere Estupinyà se infiltra en los principales laboratorios y centros de investigación del mundo con el objetivo de robar el conocimiento de los verdaderos héroes del siglo XXI —los científicos— y compartirlo con sus lectores. El Ladrón de Cerebros

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal