Apuntes científicos desde el MIT

Apuntes científicos desde el MIT

Este Blog empezó gracias a una beca para periodistas científicos en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en Boston, donde pasé un año aprendiendo ciencia con el objetivo de contarla después. Ahora continúa desde Nueva York buscando reflexiones científicas en otras instituciones, laboratorios, conferencias, y conversando con cualquier investigador que se preste a compartir su conocimiento.

Lyuba: los secretos del Mamut Congelado

Por: | 18 de abril de 2009

Lo peor contra el sueño cuando regresas a tu casa un viernes de madrugada no es cierta llamada inoportuna, sino encontrarte en tu buzón el número de Mayo de la revista del National Geographic y sucumbir a la tentación de empezar a ojearla. A la mañana siguiente te habías planteado la dura tarea de buscar información no parcial sobre transgénicos y escribir un post sobre este importante pero ya casi cansino debate. Sin embargo, no puedes quitar ojo de la revista que la noche anterior dejaste tirada en el suelo abierta por las páginas de un maravilloso reportaje sobre el mamut congelado mejor preservado descubierto hasta la fecha. El descubrimiento de Lyuba Una mañana de Mayo del 2007 el cuidador de renos Yuri Khudi iba caminando con tres de sus hijos por las congeladas cercanías del río Yuribey en la península de Yamal en el Noroeste de Siberia, cuando vio frente a él algo que le dejó sobrecogido. A lo largo de su vida había encontrado gran cantidad de colmillos y otros restos de mamuts, pero nunca un ejemplar entero y aparentemente intacto. Inquieto por las leyendas sobre los malos augurios que acompañan a los mamuts, pero consciente de la posible gran notoriedad del hallazgo, avisó a las autoridades locales. Días después Yuri tomaba un helicóptero con varios museólogos en búsqueda del cuerpo del animal extinto. Cuando llegaron a la zona del descubrimiento, el mamut había desaparecido. Tras las dudas iniciales, sabiendo lo preciados que son los restos de este animal, una opción nada disparatada es que alguien se hubiera percatado de la noticia y lo hubiera recogido antes que ellos. Efectivamente, durante la visita al poblado de Novyy Port encontraron el ejemplar mejor conservado de mamut hallado hasta el momento recostado sobre la pared de una tienda, a la que fue ofrecido a cambio de 2 motos de nieve y un año de comida por el propio primo de Yuri. Con sólo unas pocas marcas de mordeduras de perros, los expertos consiguieron recuperar la cría de Mamut y llevársela al Museo cercano de Shemanovsky, desde donde empezaron a ofrecerla a la comunidad científica para su estudio. Breve historia de los mamuts Los mamuts provienen de elefantes africanos que migraron hacia el norte y poco a poco quedaron adaptados a climas fríos: Los primeros mamuts lanudos aparecieron hace 400.000 años provistos de una densa mata de pelo, piel gruesa, orejas pequeñas, y largos colmillos que les permitían luchar y escarbar en la nieve. Durante la edad de hielo se expandieron por una amplia zona del hemisferio norte, su población descendió durante una época de calentamiento 120.000 años atrás, su número volvió a aumentar, luego se redujo drásticamente durante un corto período entre 14.000-10.000 años, y el último ejemplar se extinguió hace 3.900 años. Hay cierta controversia sobre las causas del tremendo declive sufrido por los mamuts y otros grandes mamíferos hace 10.000 años. Se habla de meteoritos, enfermedades, sequías, fuegos, cambios en la vegetación… pero todo indica que está ligado al final de la edad del hielo y las consecuencias derivadas del agudo aumento de la temperatura. Una de ellas, la expansión de humanos modernos a latitudes superiores acompañados de virus y eficientes técnicas de caza. Desde que en 1806 se descubriera el primer mamut lanudo congelado se han ido acumulando otros ejemplares, pero ninguno tan bien preservado como Lyuba, la cría de mamut cuya excelente conservación de dientes, estómago, esqueleto y órganos internos entusiasmó a los científicos. La autopsia Quizá la pregunta más inquietante sobre Lyuba es ¿cómo puede aparecer de golpe en medio del paseo de un cuidador de renos? Una de las primeras pruebas que hicieron fue un escáner del interior de su cuerpo. En él se comprobó que la garganta, esófago, nariz y boca estaban llenas de un sedimento denso, por lo que se dedujo que Lyuba había muerto asfixiada tras quedar atrapada y sumergida en el barro. Pero lo que más llamó la atención era su excelente y enigmático estado de conservación. Debió fallecer rápido, y hundirse por algún movimiento de tierras en los hielos del permafrost. Pero aún así, después de 40.000 años su impecable estado era inexplicable. Durante la autopsia que le realizaron en junio del 2008 los científicos descubrieron un hecho curioso: Olía extraño. Esto hizo sospechar que algunos microorganismos podían estar implicados en tal preservación. Lyuba había sido protegida durante todo este tiempo por el ácido láctico que ciertos microbios habían generado en condiciones anaerobias entorno a sus tejidos. Sobre el misterio de su repentina aparición, la explicación más coherente es que los fuertes movimientos por el deshielo que se produjo en esa zona en el 2006 rompieron el permafrost, llevaron a la superficie el fragmento que contenía a Lyuba, éste se derritió, y su cuerpo quedó expuesto hasta que Yuri Khudi lo descubrió. Con la autopsia los investigadores descubrieron muchos aspectos más: el análisis de sus dientes reveló que Luyba sólo tenía un mes de edad cuando falleció. Analizar la piel y grasa del abdomen permitió concluir que tanto hija como madre estaban muy bien alimentadas y no debían pasar penurias. Con los restos fecales se comprobó que, como también hacen los elefantes, las crías se alimentan de las heces de la madre para conseguir sus bacterias intestinales. Se identificó el tipo de vegetales que había en esa zona, el grado de parentesco con los elefantes… pero lo más intrigante fueron las posibilidades que ofrecía su también muy bien conservado ADN. Recuperar especies extinguidas ¿valdría la pena volver a ver a Luyba caminar? Esta sería una de las primeras preguntas a hacernos. Inmediatamente aparece la segunda ¿sería posible, y cómo? La primera opción que nos viene en mente es al típica clonación por transferencia nuclear. El método con que se clonó a la mítica oveja Dolly: Extraer el material genético del núcleo de una célula de mamut, introducirlo en un óvulo de elefanta, hacer que empiece a dividirse, implantarlo en el útero de otra elefanta, y esperar a que nazca un mamut sano. Esto, imposible no es, pero a medida que la clonación reproductiva acumula fracasos se ve cada vez más complicado. Otra opción que barajan los científicos es conseguir el esperma de un mamut macho y fecundar un óvulo de elefante con él. Si fuera exitoso nacería un híbrido. que por reproducciones selectivas posteriores podría terminar generando un mamut. El año pasado, la secuenciación del 70% del genoma del mamut abrió la puerta a dos nuevas posibilidades más descabelladas todavía. Una sería sintetizar la cadena de ADN del mamut, organizarla en cromosomas, empaquetarla en un núcleo, y clonarlo. La otra sería fijarse en las diferencias entre el ADN de elefante y de mamut, y hacer los 400.000 pequeñas modificaciones que transformarían el ADN de un elefante en el de un mamut. Aunque suene irrisorio, algunos científicos creen que es cuestión de tiempo poder conseguirlo, y que algún día seremos realmente capaces de revivir especies extinguidas. Yo no termino de creérmelo, pero de nuevo, los científicos implicados deberían poder justificar muy claramente porqué merece la pena siquiera intentarlo. Más info: visitad la excelente web del National Geographic, y estad atento@s al nuevo documental sobre el descubrimiento de Lyuba que se estrenará a finales de abril. Créditos fotos: Francis Latreille, todo plagiado de la web del Nat. Geo.

Hay 21 Comentarios

me pareció muy bien la información... ¡gracias! <3
:-) :-D :-P

me parece muy cheevre esta pag una herramienta de aprendizaje

me parece muy cheevre esta pag una herramienta de aprendizaje

me parece muy cheevre esta pag una herramienta de aprendizaje

me parece muy cheevre esta pag una herramienta de aprendizaje

me gusto mucho [`´][8|][;)]

me gusto mucho

PUS S0N MENTIRAS

[`´]buena pajina

guaaauuuu cuando vi ese mamut me asombre por que siempre siempre quise ver un mamut lanudo como sea aunque es no muy satisfactorio

buena pagina

Quien ha dicho que los mamuts se extinguieron por causas natirales? Bueno, si decimos que el ser humano es una causa natural...

El artículo es muy bueno, pero quisiera comentar los comentarios: 1) No peino canas por motivos genéticos, pero recuerdo que a principios de los 80's la revista divulgativa "ALGO" ya comentó que los soviéticos "estaban trabajando en ello". Parece ser que intentaron inseminar elefantas índicas (próximos y/o descendientes del E. maximus) con esperma de mamuts siberianos congeledos (los óvulos de las mamuts estaban en mal estado) , pero que nipadiós. 2) Los mamuts deben ser caros de mantener, pero no más que los tigres. Yo visitaría un "parque pleistocénico". Me da más apuro ver ciertas razas de perros y gatos... 3) El problema principal para lograrlo, desde mi pdv, radica en la "racemización de los aminoácidos". Con el paso del tiempo se producen cambios en la isomería óptica de los aminoácidos, lo que los invalida para su función biológica. Si el mamutito tiene 10000 años debe tener bastantes aminoácidos mal. ¿Cuál es el problema? Que el ADN no va por libre, está empaquetado en proteínas, las histonas. Y si éstas están mal, no hay replicación natural posible. Otra cosa es que se logre secuenciar todo: ADN, histonas, y demás. Y que se intente fecundar. Y que la gestación llegue a buen puerto. Non haberá cousas que facere...

Excelente informacion seguro que en poco tiempo los cientificos podran realizar todo lo que tienen pensado experimentar y de paso con exito

Magnífico artículo, ¡te felicito!

lo de volver a ver mamuts estaría bien, pero creo que primero tendríamos que asegurarnos de no perder ninguna especie más. porque ¿dónde van a meter a los mamuts, si los osos polares dentro de nada tendrán que raparse para aguantar el calor?

No soy "Anónimo", soy Athos

¿Por qué no? Si a base de ingeniería genética es posible, ¡adelante!. Sería muy interesante el bosque de Baisaín y Cotos amenizado con tigres de dientes de sable, u Ordesa, Baticielles y Eriste con velociraptors, triceraptos y T.Rex; y qué decir de Cala Ratxada o El Mar Menor animadas a base de ictiosauros. Seguro que una marcha de aproximación al Naranco apartando escolopendras de tres metros en erección tiene que ser de lo más sexi... ¿Es que se piensa en el Parque Jurásico? Bueno, y ¿por qué no una docena de neanderthales, esos bisabuelos tan despre- ciados por feos? O siete docenas de Lucys para animar ls patios de vecindad, tan venidos a menos. Seamos serios. Si tal se pudiera hacer ¿no sería prefefible clonasr núcleos de se- res de la categoría de Sócrates, Séneca, Confucio o Jesús? He dicho "de la cate- goría" no ellos, que eso sí que es imposible. ¡Adelante pues, yo os sigo!

¿valdría la pena volver a ver a un mamut caminando? Esta pregunta es genial! Si pensamos en traer de vuelta a los mamuts, cualquiera podría decir que sería antinatura ya que su extinción fue fruto de la propia selección natural. --Ahora no hay mamuts y no deben de volver (no debemos intervenir)-- Si aplicamos la clonación para mantener la población del oso pardo en vias de extinción, la cosa parece menos antinatural. Quizás porque en buena parte el hombre a roto el equilibrio en la naturaleza, y la selección natural ya no esta garantizada. -- Ahora casi no hay osos pardos (por ingerencia humana) y hemos de mantenerlos a cualquier precio (debemos intervenir??)--- Si tuvieramos que aplicar la clonación para salvar a la especie humana, seguro que no habría ningún tipo de percepeción antinatura en una decisión afirmativa al respecto. -- La humanidad en peligro, clonaremos lo que haya que clonar--- Personalmente me encantaría ver a un mamut vivito y coleando... pero no sabría poner un límite ético a mi curiosidad "clonadora"... Excelente post, felicidades. Uno

Su blog tampoco se queda corto a la hora de quitr el sueño un domingo a la 1 de lamañana, sobre todo con "webrografía" que que propone (no sé si exte esta palabra, pero cro que se entiende). A simple visa del "mamutito" ¿no es imrpesinante la relación entre temperatutura y tiempos caracerístico de los procesos químicos.-físicos ? El "mamutito" tiene pinta de poder dar una muy buena cantidad de información sovre la biología de la especie y sus diferencias y similitudes con especies actuales y sobre porcesos de conservación de tegidos, suena marabilloso. Más que irrisiorio la "resurrección" de especies cuyo ecosistema ha cambiado drásticamene es algo con lo que tener cuidado, ¿no? ¿Sería férti todavía el híbrido elefante-mamut? ¿Qué efectos tendría la reaparición de Mamuts en los ecosistemas acutuales? ¿Sería posible matener controlado a los mamuts para que no se diera un "Parque neoegénico"("actualización" de "Parque Jurásico")?

felicito por tus artículos, la manera de relatarlos. Dan ganas de leerlos, y son claros y entendibles. gracias

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0162fef67f4c970d

Listed below are links to weblogs that reference Lyuba: los secretos del Mamut Congelado:

Sobre el autor

Pere Estupinya

. Soy químico, bioquímico, y un omnívoro de la ciencia, que ya lleva cierto tiempo contándola como excusa para poder aprenderla.
Sígueme en Facebook o a través de mi web pereestupinya.com.

Libros

S=EX2 S=EX2
En esta nueva aventura científica que recorre desde laboratorios y congresos de medicina sexual hasta clubs de sadomasoquismo o de swingers, Pere Estupinyà nos ofrece la obra más original y completa que ningún autor hispanohablante haya escrito nunca sobre la ciencia de la sexualidad humana.

El ladrón de cerebros La ciencia es la aventura más apasionante que puedas emprender.
En El Ladrón de Cerebros, Pere Estupinyà se infiltra en los principales laboratorios y centros de investigación del mundo con el objetivo de robar el conocimiento de los verdaderos héroes del siglo XXI —los científicos— y compartirlo con sus lectores. El Ladrón de Cerebros

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal