Apuntes científicos desde el MIT

Apuntes científicos desde el MIT

Este Blog empezó gracias a una beca para periodistas científicos en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en Boston, donde pasé un año aprendiendo ciencia con el objetivo de contarla después. Ahora continúa desde Nueva York buscando reflexiones científicas en otras instituciones, laboratorios, conferencias, y conversando con cualquier investigador que se preste a compartir su conocimiento.

Teoría de la Mente

Por: | 31 de marzo de 2013

Theory of mind

Imagina estar tú, un niño de 5 años, y otro de 3, observando a través de una cámara oculta qué ocurre en una habitación vacía donde sólo hay un sillón, una caja, y una pelota.

De repente veis entrar una niña en la habitación, jugar un rato con la pelota, dejarla dentro de la caja, e irse. Pasan un par de minutos, y aparece una mujer caminando de manera sigilosa, saca la pelota de la caja, la esconde detrás del sillón, y se va como comprobando que nadie la haya visto.

Pasa otro par de minutos, vuelve a entrar la niña, y entonces unos investigadores detienen la imagen y os preguntan: ¿dónde irá la niña a buscar la pelota: dentro de la caja o detrás del sillón?

Tú evidentemente respondes que irá a buscarla dentro de la caja, porque allí es donde la dejó. El niño de 5 años responde lo mismo. Sin embargo, el de 3 años contesta que irá a buscarla detrás del sillón, porque allí es donde está la pelota.

Experimentos como éste se han repetido infinidad de veces, y todos los niños menores de 3 años responden que la niña iría a buscar la pelota donde ellos saben que está, y los de 5 –a excepción de los autistas- donde la niña cree que está.

A los tres años, el cerebro todavía no ha desarrollado la capacidad de interpretar la mente de otros. Es en algún momento alrededor de los 4 años que aparece en el cerebro una capacidad cognitiva que los psicólogos llaman “teoría de la mente”, que nos permite ser conscientes del estado mental ajeno e imaginar qué están pensando otras personas.

Obvio que hay un componente de observación y aprendizaje por parte del niño, pero que aparezca de manera tan consistente alrededor de esta edad indica que existe también un claro condicionante neurofisiológico.

RtjDe hecho, escaneando con resonancia magnética funcional el cerebro de niños de diferentes edades mientras realizaban tests parecidos al de la pelota-caja-sillón, Rebecca Saxe del MIT descubrió una zona en el neocortex justo detrás de nuestra oreja derecha que va desarrollándose y especializándose durante la infancia y adolescencia, y que está claramente asociada a la capacidad de interpretar qué puede estar pasando por la mente de otras personas. El área se llama Right Temporoparietal Junction (rTPJ), y la utilizas negociando con un cliente, intentando buscar los motivos de la cara de enfado de tu pareja, pensando qué regalo le gustará más a una amiga, o juzgando si alguien que cometió un error lo hizo con mala fe o de manera inocente.

(*) Nota: la expresión “teoría de la mente” es confusa: no se refiere a una teoría/hipótesis, sino a una capacidad cognitiva. Tener teoría de la mente es tener capacidad de interpretar la mente ajena.

Modificar tus juicios morales con un click magnético transcraneal

Similar a la situación anterior habitación-niña-pelota, ahora estás observando desde una cámara oculta a Olga y Esther.

Olga y Esther son dos jóvenes investigadoras que trabajan en mismo laboratorio y que, aunque intenten disimularlo, no se caen nada bien. Se toleran, van a tomar café juntas, hablan de sus cosas, pero en realidad se tienen una profunda manía mutua. Especialmente Olga hacia Esther.

Son las 11 de la mañana, y como cada día a esa hora van a tomar café a una pequeña sala anexa a su laboratorio. Olga prepara los cafés, y le pregunta a Esther cuantas cucharadas de azúcar quiere. Esther dice que dos, Olga va a ponerlas, pero justo al lado del bote de azúcar ve otro idéntico que contiene un compuesto de textura muy parecida al azúcar, pero que ella sabe provoca fuertes diarreas. Olga se detiene un par de segundos, y a plena conciencia pone dos cucharadas del producto tóxico en el café de Esther.

Sin embargo, antes había ocurrido algo que Olga desconocía: Alguien cambió las etiquetas de ambos botes, y en realizad lo que Olga puso en el vaso de Esther fueron dos cucharadas de inofensivo azúcar. ¿Cómo juzgas la inocua acción de Olga?

Imagínate el caso que le hubiera dado el tóxico sin saber lo del cambio de etiquetas, convencida de que era azúcar. ¿En cual de las dos circunstancias sería más culpable “moralmente”? Tú seguramente asumirás que lo segundo fue un error que no merece castigo, y lo primero un acto de mala fe que, a pesar de no tener consecuencias, sí merece ser reprobado.

Si le preguntas algo parecido a un niño de 3 años sin teoría de la mente, opinaría todo lo contrario: Olga es culpable cuando provoca una intoxicación a Esther y no lo es cuando nada ocurre. Y si haces la prueba en niños cada vez mayores, irás viendo una gradación en las respuestas, con una variabilidad que todavía se mantiene en edad adulta.

De hecho Rebecca Saxe puso varios hombres y mujeres bajo el scanner de fMRI mientras les planteaba situaciones como ésta, y encontró una asociación significativa entre la actividad de la rTPJ y la proporción de culpa que daban a Olga en ambas situaciones (dar azúcar pensado que era tóxico, o dar tóxico pensando que era azúcar). Siempre la juzgaban como más culpable cuando su intención era provocar un daño aunque no lo consiguiera, pero cuanta menor actividad tenían los voluntarios en la zona rTPJ, más grado de responsabilidad le otorgaban cuando causaba un daño por accidente involuntario.

Y aquí llega lo más espectacular: una investigadora del grupo de Saxe, Liane Young, consiguió alterar el juicio sobre la actitud de Olga de varios voluntarios, desactivando su rTPJ con Estimulación Magnética Transcraneal (TMS). El título del paper de PNAS es contundente: “Disruption of the right temporoparietal junction with transcranial magnetic stimulation reduces the role of beliefs in moral judgments” (La distorsión del rTPJ con TMS reduce el rol de las creencias en los juicios morales).

 

Pere estupinya tms
Estimulándome con TMS mi corteza motora, el pasado marzo en laboratorio de Mar Cortés (Burke Rehabilitacion Center, NY)
En función de la frecuencia a que se aplique, la estimulación magnética transcraneal puede servir para activar o desactivar circuitos neuronales específicos del cerebro. Liane Young planteó el dilema entre Olga y Esther a voluntarios mientras les bloqueaba el rTPJ, y observó que modificaban significativamente sus opiniones sobre el grado de culpabilidad de Olga. No llegaban a invertirlo, pero sí daban significativamente más valor al resultado final de la acción y menos a la intención oculta de Olga. Impresionante. Unas simples ondas magnéticas pueden desactivar temporalmente una parte de nuestro cerebro y cambiar nuestros juicios morales, que por otra parte solemos considerar tan sólidos.

 

Conocí a Rebecca Saxe durante mi época en el MIT, y hablé de ella en el “rascar donde no pica”. Pero cuando el mes pasado volví a verla presentar sus apasionantes investigaciones durante el congreso de la AAAS, me prometí que debía explicarlo en este blog.

Asociar comportamiento a actividad cerebral tiene un punto demasiado reduccionista, la capacidad diagnóstica del fMRI se ha exagerado (más por culpa de los propios investigadores que de los medios, aunque ellos se autoprotejan diciendo lo contrario), y es un tema muy delicado pues se empieza a pretender identificar delincuentes o psicópatas reincidentes mirando al cerebro en lugar de al comportamiento. Obvio que se necesita ser cauteloso, pero queda fuera de toda duda que nuestros pensamientos y decisiones son fruto de una actividad neuronal, y que en realidad la personalidad y sensación de identidad son una ilusión generada por nuestro cerebro, para dejarnos tranquilos haciéndonos creer que somos siempre el mismo individuo. No lo somos.

********

Ladron mini blogContacto: pere@mit.edu / Twitter: @Perestupinya

Facebook group: Apuntes Científicos desde el MIT

Web: www.elladrondecerebros.com

 

Hay 10 Comentarios

Como sugerencia sería interesante para el blog poder responder a algunos comentarios, en cuanto al artículo el desarrollo del sistema cognitivo de los niños nunca se podrá aislar de la influencia de los padres o la gente que está alrededor que le permite su sobrevivencia, el desarrollo fisiológico del cerebro está directamente relacionado con el ambiente en el cual interactúa, el ser humano en particular y la vida en general está condicionado al ambiente que le permite su existencia esto modifica su estructura, un ser humano aislado durante su desarrollo de una familia humana deja de ser humano si es que sobreviviese a esta condición.
La estimulación magnética transcraneal es solo eso una estimulación que puede gatillar un proceso de cambio de conducta pero no puede predecir ni controlar de manera determinista ese comportamiento pero como método de investigación es excelente.

Hablar de ciencia para poder entenderla es la mejor idea en la que he pensado. Chócale, hago el mismo intento que tu, bueno no tan bien!

Interesante artículo, si bien la conclusión no se sigue en absoluto, como señala Alejandro, claro que somos los mismos, la ilusión reside en pensar que nuestra identidad pueda ser aquella en la que no interviene nuestra voluntad, a diferencia de Alejandro...

Excelente artículo, muy interesante a excepción de lo siguiente:
"Obvio que hay un componente de observación y aprendizaje por parte del niño, pero que aparezca de manera tan consistente alrededor de esta edad indica que hay también existe un clar condicionante neurofisiológico."
El segundo "hay" es "ahí", ojo con eso y, a su vez, ¿qué es "clar"?
Un texto como esto no se debe, ni es permisivo tales faltas.....
Atte.,

La verdad me ha intrigado el articulo, y me planteo varias preguntas, cual es la frecuencia de honda magnetica que desactiva esta zona del cerebro, este cambio de juicio en el cerebro dura lo que dura la expocisión a las hondas?, os dejo un articulo para que curioseen que efectos tienen las hondas electromagnéticas de baja frecuencia en los seres vivos especialmente las de los moviles, http://www.dsalud.com/index.php?pagina=articulo&c=861

¿Y no habrá aparatitos de esos de ondas de estimulación cerebral, debidamente disimulados en maceteros, lámparas, etc, que anulen la capacidad de empatía, de ponerse en el puesto de los demás, en todos los empleados que trabajen en ciertos edificios pertenecientes a bancos y compañías financieras?

Me alegro de encontrar un blog de esta temática escrito desde la curiosidad y la humildad.

El experimento es interesante, mas la parte en la que acota la edad y zona del cerebro a la que desarrollamos la empatía (teoría de la mente) que la otra que modifica un determinado juicio o conducta mediante impulsos magnéticos ya que se ha hecho muchas veces.

En cuanto a tu conclusión: "nuestros pensamientos y decisiones son fruto de una actividad neuronal" ¿de que iban a ser fruto si no? "personalidad y sensación de identidad son una ilusión generada por nuestro cerebro, para dejarnos tranquilos haciéndonos creer que somos siempre el mismo individuo" No estoy de acuerdo, todos tenemos claro que no somos siempre los mismos, por ejemplo la rama del aprendizaje en la psicologia nos demuestra como nuestra conducta cambia en cada instante con la simple experiencia obvio que lo hará también con estimulación intracraneal. Por último, para mi la ilusión es el creer que la personalidad e identidad la controlamos nosotros, es decir, que es producto de nuestra voluntad en vez de determinada por procesos neurologicos ajenos a nosotros, esta es la ilusion.

Vaya tocho, un saludo.

Da miedo adentrarse en estas posibilidades de influir en la conducta y en nuestros pensamientos.

Carla
www.lasbolaschinas.com

Estupendo post , no he entendido nada, debo estar mal de la cosa esa que llamas cerebro.

http://www.antoniolarrosa.com

Fascinante artículo, como ya es costumbre, aunque debo reconocer que lo que más me ha gustado es tu foto, estás muy guapo conectado a todos esos aparatitos y con cara de "¡Socorro.... yo no quería! ;-)
Un abrazo Pere, y de nuevo gracias por estos momentazos científicos.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Pere Estupinya

. Soy químico, bioquímico, y un omnívoro de la ciencia, que ya lleva cierto tiempo contándola como excusa para poder aprenderla.
Sígueme en Facebook o a través de mi web pereestupinya.com.

Libros

S=EX2 S=EX2
En esta nueva aventura científica que recorre desde laboratorios y congresos de medicina sexual hasta clubs de sadomasoquismo o de swingers, Pere Estupinyà nos ofrece la obra más original y completa que ningún autor hispanohablante haya escrito nunca sobre la ciencia de la sexualidad humana.

El ladrón de cerebros La ciencia es la aventura más apasionante que puedas emprender.
En El Ladrón de Cerebros, Pere Estupinyà se infiltra en los principales laboratorios y centros de investigación del mundo con el objetivo de robar el conocimiento de los verdaderos héroes del siglo XXI —los científicos— y compartirlo con sus lectores. El Ladrón de Cerebros

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal