Apuntes científicos desde el MIT

Apuntes científicos desde el MIT

Este Blog empezó gracias a una beca para periodistas científicos en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en Boston, donde pasé un año aprendiendo ciencia con el objetivo de contarla después. Ahora continúa desde Nueva York buscando reflexiones científicas en otras instituciones, laboratorios, conferencias, y conversando con cualquier investigador que se preste a compartir su conocimiento.

Período refractario y hombres que mantienen la erección tras eyacular

Por: | 27 de abril de 2013

Screen Shot 2013-04-27 at 10.45.31 AM
Si pones una rata macho en una celda con cuatro hembras en celo, copulará con todas ellas hasta quedarse exhausto sin ganas de más. Las hembras pasarán por delante de él y le irán mostrando su espalda arqueada, pero durante un tiempo el saciado macho no les hará ni caso.

Screen Shot 2013-04-27 at 11.42.59 AMSin embargo, si de repente introduces una hembra nueva en la caja, se tirará de golpe sobre ella. Esta renovación instantánea de interés sexual se denomina Coolidge effect, y es el efecto de que el período refractario (tiempo necesario para sentir excitación sexual y tener una erección tras eyacular) se acorta ante la aparición de parejas nuevas. Una rata macho prefiere copular con dos hembras diferentes que dos veces con la misma, y observaciones de comportamiento animal indican que es muy frecuente en otras especies. Ningún comité de ética ha aprobado experimentos parecidos en humanos, pero estudios indirectos indican que el Coolidge effect puede mantenerse.

Significado evolutivo del Coolidge effect

El nombre de Cooldige effect proviene de una anécdota muy graciosa: cuentan que a finales de los años veinte la esposa del entonces presidente de los Estados Unidos, Calvin Coolidge, estaba paseando por los jardines de su casa de campo, y cuando vio a una pareja de gansos en plena acción preguntó al granjero que la acompañaba: “¿Cuántas veces al día se aparean?”. “Docenas!”, respondió el granjero, a lo que la sorprendida Sra. Coolidge  interpeló “¿Ah sí? ¿Podría ir a informar de este hecho al Sr. Coolidge por favor?”. Cuando el granjero se lo comunicó al presidente éste le preguntó “¿Siempre copulan con la misma hembra?”. “No señor; van cambiando”. “¿Ah, sí?… ¿Podría ir a informar de este hecho a la Sra Coolidge, por favor?”, replicó con sorna el presidente.

Desde entonces se denomina Coolidge effect a esta disminución del período refractario ante la presencia de nuevas parejas sexuales, que tiene mucho sentido evolutivo. Se especula que evolutivamente la pérdida de interés sexual y erección tras la eyaculación masculina es un mecanismo para evitar gastar energías y reservas espermáticas con una hembra con la que acabas de copular. Para maximizar las posibilidades de reproducción es “mejor” tener período refractario, pero al mismo tiempo, que se acorte de inmediato si aparece una nueva hembra en celo.  Evolutivamente tiene mucha lógica, las observaciones de etología animal lo confirman, y los científicos están buscando mecanismos para explicarlo.

Hombres sin período refractario

Sin duda las hormonas deben estar implicadas. Sabiendo que los antidepresivos que aumentan los niveles de serotonina disminuyen la excitación sexual y extienden el tiempo requerido para llegar al orgasmo, los investigadores disminuyen los niveles de serotonina en ratas y ven cómo se acorta el período refractario.

También sabemos que la adrenalina excita de manera general el organismo, y que la dopamina (hormona de la motivación ante nuevos estímulos) facilita las reacciones sexuales: inyectar en ratas adrenalina y dopamina también acorta el período refractario.

Pero la hormona más sospechosa es la prolactina, claramente asociada a una disminución de deseo sexual, y que se segrega en grandes cantidades tras el orgasmo. Sospechando que podría ser la clave neuroquímica del período refractario, investigadores alemanes decidieron hacer pruebas con un chico de 25 años que no perdía la erección tras la eyaculación.

Porque sí, esto ocurre: hay hombres sin período refractario. Son hombres que pueden tener una relación sexual convencional, llegar al orgasmo, eyacular, y si quieren pueden continuar sin problema. No sienten hipersensibilidad en el pene ni pierden un ápice de erección. Si deciden parar, a los segundos baja. Pero si se sienten todavía estimulados, pueden retirarse tranquilamente, quitarse el preservativo, poderse otro, y proseguir como si nada. Durante la escritura de S=EX2 conocí a un chico de 30 años al que le ocurría, y varias mujeres que explican haberse encontrado con algún caso. Pero qué mayor evidencia, que el estudio alemán.

Los investigadores de la University of Essen convocaron a su laboratorio al chico alemán y nueve voluntarios de su misma edad, y con la ayuda de películas pornográficas les pidieron que se fueran masturbando. Ellos registrarían los tiempos e irían tomando muestras de prolactina. Los resultados fueron muy significativos: el chico sin período refractario se masturbó bastantes más veces (llegó a tener dos orgasmos con eyaculación separados sólo por dos minutos), y sus niveles de prolactina en sangre no se vieron alterados. En cambio en los otros voluntarios los valores de prolactina subieron sustancialmente tras el primer orgasmo, no pudieron repetir la estimulación, bajaron un poquito a los 20 minutos, y volvieron a subir después del segundo orgasmo. Junto con otros datos experimentales, los científicos alemanes publicaron una revisión concluyendo que la segregación de prolactina inducida por el orgasmo era uno de los mecanismos involucrados en el período refractario.

Screen Shot 2013-04-27 at 10.57.13 AMEstos resultados han sido matizados, y en una extensa y más actual revisión de bibliografía científica sobre el período refractario publicada en The Journal of Sexual Medicine, el grane experto en fisiología de la sexualidad Roy Levin argumenta que la hyperprolactinemia no siempre provoca falta de deseo, y que no es el principal factor. Levin cree que el rol de la oxitocina no ha sido todavía investigado, y que al modelo le falta incorporar la pérdida de actividad en algunas zonas del cerebro como la amígdala.

Mujeres con período refractario

¡Claro que las mujeres también tienen período refractario! Obvio que ellas tras el orgasmo pueden continuar con penetración vaginal, y llegar a tener más orgasmos, pero en muchas ocasiones su clítoris también pierde flujo sanguíneo y se vuelve hipersensible, pidiendo a sus parejas que eviten la estimulación directa. Hay muy pocos estudios sobre período refractario en mujeres, pero uno canadiense publicado en 2009 pasó un cuestionario a 174 estudiantes universitarias (media de 25 años) preguntando (entre otras cuestiones):

1) “¿Tu clítoris se vuelve más sensible cuando tienes un orgasmo? (A-Si, en el momento del orgasmo; B-Sí, pero no hasta después del orgasmo; C-No)”.

2) ”Después de tener un orgasmo, ¿deseas continuar con la estimulación clitoriana directa? (A-Si, en seguida; B-Sí, pero me concentro en mi pareja; C-Si, pero necesito algún tiempo; D-No)”.

Screen Shot 2013-04-27 at 11.06.07 AMAnte la primera pregunta el 96% de las chicas respondieron la opción B y el 4% restante la C.

A la segunda pregunta sobre el deseo de continuar la excitación clitoriana el 86.2% de las chicas respondieron “D-No”. El 11,5% “C-Sí, pero necesito tiempo”, el 1.7% la “B-Sí pero me centro en él”, y sólo el 0.6% “A-Sí, en seguida”.

La hipersensibilidad del clítoris tras el orgasmo es muy frecuente en mujeres, cosa que no implica que no puedan continuar el coito y tener más orgasmos. De hecho una de las preguntas del cuestionario era “¿Cuán a menudo tienes múltiples orgasmos?”. El 6.9% respondió “siempre”; el 10.3%, “sólo con masturbación”; el 8.6%, “sólo durante el coito”; el 25.3%, “ocasionalmente”; el 21,8%, “raras veces” y el 27%, “nunca”. Sobre la pregunta “¿Cuántos orgasmos sueles tener durante el coito?” el 50,6% dijo “uno”; el 13.8%, “más de uno” y el 29.9% respondió “ninguno”. Conclusión: al menos entre las estudiantes universitarias canadienses, la anorgasmia durante el coito es más frecuente que la multiorgasmia.

De entre todas las participantes las investigadoras seleccionaron un grupo de 11 voluntarias para hacer un seguimiento más exhaustivo sobre la hipersensibilidad del clítoris, y comprobaron que la hipersensibilidad puede durar desde unos segundos a varios minutos, que en la mayoría la punta del clítoris es la que está más hipersensible, y que en masturbación la molestia es menor que en pareja porque ellas pueden regular la estimulación mejor que el amante. 

La ciencia te puede explicar muchísimas cosas sobre la sexualidad humana, algunas tan o más interesantes que las encontradas en novelas eróticas. Si las fotos de títulos de artículos científicos te despiertan tanta curiosidad como las típicas de hombres o mujeres en actitud sensual, S=EX2 te va a encantar. 

Screen Shot 2013-04-13 at 4.47.21 PM********


Contacto: [email protected] / Twitter: @Perestupinya / Facebook Group

Web: www.pereestupinya.com / www.elladrondecerebros.com

 

Hay 35 Comentarios

Vine aquí porque conseguí mantener la erección tras eyacular, después de intentarlo durante bastante tiempo, y me alegra ver que no soy el único que lo ha logrado; solo quiero decir que es posible entrenar (el cuerpo y la mente) para conseguir "mantener la erección".

Muy bueno el articulo de esta `prestigiosa universidad

Muy interesante el artículo. Son cosas de las que se había escuchado hablar pero no había tenido la oportunidad de leerlo en un estudio serio.
Muchas gracias por el aporte.

Como ya vengo comentando en otro blog de este mismo diario, el enfoque que se le da a este tipo de estudios no es el más adecuado, en el caso del hombre. Es decir, se estudia el período refractario, puesto que se parte de la base - incorrecta - que como orgasmo y eyaculación se producen al mismo tiempo, después de ésta última viene el período refractario, que según la edad del sujeto podrá ser muy variable.
Al contrario de lo que se piensa, es posible separar el orgasmo de la eyaculación, ya que son procesos fisiológicos distintos… Otra cosa muy distinta, es que la gran mayoría de los varones, hayan crecido asimilando que ambos fenómenos se producen de forma simultánea. En resumen, es posible para el hombre tener orgasmos sin eyaculación, y por tanto, sin período refractario posible.
A modo de ejemplo, les pongo un extracto sacado de “El hombre multiorgásmico”, de Mantak Chia, auténtico gurú de las enseñanzas taoístas:
El Dr. Wayne Van Voorhies, descubrió el secreto para que un hombre pueda ser multiorgásmico realizando un experimento con gusanos nematodos, puesto que dichos gusanos tienen los mismos genes y procesos bioquímicos que los humanos y otros mamíferos. Para descubrir el secreto del multiorgasmo el doctor Van Voorhies hizo una prueba con 3 tipos de gusanos. Al primer grupo se le permitió aparearse produciendo esperma para fecundar. Como resultado estos gusanos solo vivieron 8,1 días. Al segundo grupo no se le permitió aparearse: este grupo vivieron una media de 11,1 días. Pero aunque no lo creas, los del tercer grupo que si se aparearon como los del primer grupo pero no producían esperma, vivieron cerca de 14 días; es decir ¡más de un 50 % mas que los del grupo que tenían que producir esperma continuamente! Lo que quiere decir que estos gusanos eran considerados multiorgásmicos.
En conclusión el experimento descubrió que la producción continua de esperma les sale cara a los machos quizá porque el uso de complejos procesos bioquímicos y enzimáticos producen desechos metabólicos dañinos, lo cuál en los hombres la excesiva eyaculación no solo atentaría contra la posibilidad de obtener orgasmos múltiples, sino que además podría ¡acortar la vida del hombre! y eso explicaría una mayor esperanza de vida de las mujeres.
Visita: http://sexomultiorgasmico.blogspot.com.es/


Pere, he comprado tu libro y lo estoy pasando fatal. Dime por Dios que Jorge conseguirá recuperar su confianza con Sonia y dejarla saciada. En apenas cincuenta páginas este pobre hombre no puede estar más destrozado... ¡Dale una oportunidad! Ahora en serio: Estoy disfrutando un montón y cada día sorprendo a mis amigos con algún extracto del libro que procuro ilustrar con alguna imagen. Me fue imposible encontrar fotos de ratas con chaquetas de cuero... Ese experimento en particular me recordó un monólogo de Chris Rock en el que decía que los hombres no pueden volver atrás en el sexo ("men cannot go back sexually in relationships. Once they have tried something, it´s on the menu..."). La culpa no es de los hombres. Es de las mujeres con las que se han acostado previamente...

Para Errata: "Cuán a menudo" sería una traducción literal de "How often". Me temo que Estupinyá, después de tanto tiempo en EE UU, piensa en inglés. No me parece tanto problema en el blog, pero si en el libro se cometen estos errores, ya sería más grave

Por fin!!!! Ya puedo darle un argumento cientifico serio a mi mujer a favor de los trios!!! (cariño, no soy yo, es mi periodo refractario)

Ahora en serio, el articulo es MUY interesante.

Para los que no eyaculan: ¿Habéis probado la comunicación tipo Morse con el trasto dentro del otro trasto?

"De cando en cando hai que cambear de vaquiña, que si non, deixache de gustar a leite" Popular gallego.

Las ratas son nuestros antecesores, tan antiguos como los dinosaurios casi. No hay razón para inferir que en human@s no se da también. Y, se autoricen o no, (por cierto, quien es la autoridad, y quien la ha nombrado?) basta con preguntar, incluso a la pareja del sujeto/a, qué hay de eso.

Recuerdo haber conocido una buena moza, que su período refractario era tan corto, que una tarde de amor y placer doce orgasmos tuvo.
Erección continua de varón y período refractario corto de mujer. ! El Amor Ideal !

"Hominus post coitum tristum est"

Me ha gustado el artículo.
En cuanto al estudio, hay que tener en cuenta que la referencia son los ratones y no otras especies. En esto, habría que matizar para evitar la exclusión o la uniormidad. No solamente mantenemos similitudes con algunas especies y por ora parte, los ratones se encuentran aislados. En fin, hay que considerar la biodiversidad.
Apunta Eva que el estudio se ha limitado a un órgano y es cierto. Pero ya se indica que se parte de un único estudio al respecto. Creo que la insuficiencia es negativa y ayudaría científicamente a despejar lagunas en cuanto al apelativo de ninfómana, tal y como se trata de aportar luz al de follador. Fundamental que sea la ciencia la que tome la iniciativa y la cátedra; y no la cultura o el costumbrismo.
Felicidades

Despues de eyacular no quiero ver a la tia con la que estoy ni en pintura y me largo .

Exacto Eva ¿solo en el clitoris? Pues deben ser unos simples estadistas.El cuerpo de la mujer es todo el una maravilla y si se penetra la vagina me imagino que es para tener el orgasmo, indistintamente que se excite con la ayuda del clítoris.En fin estudios o no, cada uno se debe buscar la vida para que el conocimiento mutuo ayude en la vida sexual.

gracias por acercarnos los resultados de la ciencia de manera tan amena y sobre un tema de tanto interés- Enhorabuena.

He visto algunas erratas y errores en el artículo, pero el más fuerte me parece ¿Cuan a menudo...?, aunque parezca gramatical, esa expresión no pasa la prueba del uso, es decir, no lo dice nadie. Nadie de nadie. Se diría: ¿con qué frecuencia...? Si acaso habría que poner cuán. Me sigue sorprendiendo El País, supongo que en los últimos EREs han tenido que sacrificar el personal de correctores. Una lástima. Un saludo.

Enhorabuena por la interesante entrada de hoy, la ciencia acaba explicándolo todo. Suscribo el comentario de Drlove,a excepción de lo del coche, jeje.

http://cocinarconciencia.blogspot.com.es/2013/04/arroz-la-marinera.html

Le pediré a mi mujer que se lea este articulo y así me comprenda mejor. Gracias

A ver si me he aclarado... entonces, los que llevamos la torta de casados... cuando la santa nos diga "parece que ya has tenido bastante conmigo", lo que tenemos que hacer es enseñarle tu artículo y contestar "es que no tengo lo suficiente". Los musulmanes polígmos con harén deben comer a base de bechamel y yogures.

Mi experiencia en el tema es que sólo una vez he logrado eyacular y debido al alto grado de excitación continuar y al minuto volver a eyacular, alcanzando de esta manera 2 eyaculaciones con sus respectivos orgasmos, de manera casi continuadas.
Otra cosa de la que estoy facultado para reconocer es que debido a la toma de antidepresivos desde hace años por padecer agorafobia tengo que estar horas practicando sexo para poder eyacular y alcanzar el orgasmo. Nunca he tenido problemas para controlar la eyaculación, pero para mi se acabó aquello de "uno rapidito".

Ay, que envidia sana de los hombres!! Erecion debida al traqueteo del vehiculo! Freud Tenia toda razón. Envidia del penis, corretíssimo!

Habiendo leído el artículo con todo cuidado y felicitando al Pere, me pregunto, como objeto de investigación: cuánto tiempo tomará a un ser humano normal y heterosexual, huir despavorido del lugar donde tuvo un encuentro con Belén Esteban y si en esa fuga, el pene se mantendrá erguido a pesar de la proeza realizada. Muchas gracias.

@ DrLove: Totalmente de acuerdo en todo, punto por punto, tu mensaje podría haberlo escrito yo mismo, incluida la parte sobre la erección debida al traqueteo del vehículo.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Pere Estupinya

. Soy químico, bioquímico, y un omnívoro de la ciencia, que ya lleva cierto tiempo contándola como excusa para poder aprenderla.
Sígueme en Facebook o a través de mi web pereestupinya.com.

Libros

S=EX2 S=EX2
En esta nueva aventura científica que recorre desde laboratorios y congresos de medicina sexual hasta clubs de sadomasoquismo o de swingers, Pere Estupinyà nos ofrece la obra más original y completa que ningún autor hispanohablante haya escrito nunca sobre la ciencia de la sexualidad humana.

El ladrón de cerebros La ciencia es la aventura más apasionante que puedas emprender.
En El Ladrón de Cerebros, Pere Estupinyà se infiltra en los principales laboratorios y centros de investigación del mundo con el objetivo de robar el conocimiento de los verdaderos héroes del siglo XXI —los científicos— y compartirlo con sus lectores. El Ladrón de Cerebros

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal